Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS DOS ENORMES ARBUSTOS DE ALIGUSTRE

20110113174608-camarilla2.jpg

Esta es la fotografía  a la que hace referencia Santines Vibot en su comentario de días pasados contestando a Javier Cirauqui. He intentado mejorarla en lo posible, pero tiene muy baja calidad y poco más he podido hacer.

También os dejo una fotografía actual de ...junto a la pared larga de la capilla...

 


 

Cirauqui, amigo, la fuentecilla del pulpo estaba en la escuela mayor, no en la menor. En aquel recodo entre la parte de atrás de la capilla, el vestíbulo de acceso a la misma, un laboratorio de ciencias con unos enormes ventanales y el acceso a la recreación, en el que había una pequeña puerta que daba a este inolvidable espacio. PERDIDO. A todos os ha encantado mi relato pero nadie se une a mi reclamación.
Perdona pero me subleva esta desaparición vandálica.
En otra de las fotos de mi primo Patrín que Josemari os colgará en los álbumes, aparece él entre dos enormes arbustos de aligustre que había junto a la pared larga de la capilla -me pregunto si también los habrán arrasado- y al fondo puede verse aquel recodo y la añorada fuente en que nos salpicábamos bajo las jóvenes catalpas rumorosas. Sería la sexta foto -de la era blanco y negro- recién recuperada. 

 

20110113232028--1030598.jpg

 

¡Y pensar que tal vez los más jóvenes tendrán fotos en color, incluso del mosaico!
Me pregunto si alguno de vosotros, lectores tan numerosos que nunca escribís, nos dará la alegría alguna vez... No sólo esta alegría de la foto que digo, sino la de recuperar nuevos amigos, nuevos puntos de vista, nuevas subscripciones para poder editar ese Cuaderno de la Memoria que luego a todos os gustará tanto tener. Si os gusta leernos, agradecédnoslo de esta menera, hacédnoslo sentir: que estáis ahí, que no escribimos en la alta madrugada para sólo unos pocos.
Cirauqui, me he embalado, que gracias por dejarte enamorar por dos de mis relatos.
¿Qué haríamos para que estos cursos posteriores rompieran a escribirnos, Javier?

Sábado, 15 de Enero de 2011 00:31. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comVibot

ESA IMAGEN EN COLOR ES COMO UN PUÑETAZO EN LA BOCA DEL ESTOMAGO.
Ahí tenéis la pruba fotográfica de la desaparición de La Fuentecilla del Pulpo. y de las Catalpas ya cincuentenarias que sombreaban aquel Locus Amoenus, aquel Hortus Conclusus, aquella Fons Signata. Todo, como nuestra adolescencia, pisoteado sin piedad e impunemente por esa negra carretrona que lleva al "almacén".
Acabarán ahogándolo todo bajo áspero cemento y turbio asfalto tóxico. Hasta las mismas almas.

En la foto en blanco y negro de mi primo Patrín, aunque borrosa -volveré a enviárosla desde un laboratorio profesional- se percibe, se derama en el aire como una primavera, ortro amor por la tierra, por la vegetación, aquella cercanía que siempre tuvimos con las piedrecillas que nos servían para jugar y aquel suelo arcilloso para el guá y las canicas, la sensación de pisar en el campo...de buscar pajarillos en los verdes arbustos rozagantes...

Locus amoenus, Hortus conclusus

¿¿¿¡¡¡DONDE ESTA NUESTRA FUENTE,COÑO!!!???

Fecha: 15/01/2011 13:32.


gravatar.comMariángeles

Vibot,querido,no te vuelvas loco....Una fuente es eso,si quieres te envio la de nuestro Fontán,aunque se quedaría muy desangelado este emblemático sitio sin ella,pero por favor no te pongas así,es muy malo para la salud.....Al fin y al cabo la fuente daba agua¿no?,otra cosa es que diera sidra,entonces sí es para ponerse aún peor...Ahora digo yo¿Dónde c...está la dichosa fuente?.....Besín y para Borja otro....Mariángeles

Fecha: 15/01/2011 15:54.


gravatar.comfederico esteban monasterio

Una vez más me remonto a los años de mi curso (58-59-60)y en esa época, o el alzheimer empieza a gastarme bromas, o esa famosa fuente no existía, como no existía esas zonas con verde y esos escalones para acceder con mayor comodidad a los desniveles del terreno. Pero eso no justifica el cabreo por ignorar el paradero de esa fuente guardiana de múltiples recuerdos para muchos, y que de seguro que se encontrará en algún jardín de aquellos que no les importa emplear como almacén los recintos con historias fantásticas llenas de amor y sinceridad. Pero por mucha especulación que tengan, unos y otros, por mucho interés económico que deseen tener,sí se podrán llevar la fuente, los mosaicos todo lo que quieran para saciarse del rendimiento capitalista, pero nunca se llevarán esas raices que entre todos tenemos y que demostramos constantemente a través de este blog. Esas raices son de nuestra propiedad desde hace más de medio siglo y en el fondo es un tesoro mayor que la fuente.
Saludos a todas y a todos.
Vibot no te cabrees, seguro que en el orden de prioridades, la fuente no ocupa tu primer lugar.

Fecha: 15/01/2011 20:45.


gravatar.comSantos Vibot

Mariángeles, lo que daba aquella fuente era ambrosía y la destrucción
-o robo- del mosaico que había en su cuenco no tiene nombre, de
verdad.
Donde dice "carretrona" quise decir carreterona, que todos los
despectivos me parecen pocos para esa desolación.
Y también cercenaron los dos aligustres gigantes -que son eternos- se
conoce que estorbaban el paso de las máquinas hacia... mejor me callo!
Besos, chata, pero estoy que trino.

Fecha: 15/01/2011 20:58.


gravatar.comVibot

Federico gracias por solidarizarte. Claro que no ocupa el primer lugar, pero...¡ay!

Fecha: 15/01/2011 21:39.


gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

Espera, Vibot, que no te desesperes; ¿parece que me gritas a mi?
Voy a por un candil.

Fecha: 16/01/2011 12:49.


gravatar.comVibot

Me parece, Trapi, que ni con un candil me encuentras ya esa fuente.
¡Qué habrán hecho con ella!

Fecha: 16/01/2011 22:09.


gravatar.comMariángeles

Querido Vibot,¿acaso en esa fuente bebián los dioses?.....

Fecha: 17/01/2011 12:13.


gravatar.comJavier Cirauqui

Acabo de llegar de San Sebastián, y me encuentro, con esta foto, con la imagen de ese rincón tan entrañable para mí. Recuerdo perfectamente los aligustres, (en aquellos tiempos yo los habría llamado pinicos), destacando sobre la piedra marmórea blanca de las capillas y sobre todo ese rincón ameno, huerto de Calixto y Melibea, donde estaba la fuente del pulpo y los pececicos de mosaico. Cuando salíamos al recreo corríamos a aliviar nuestra sed y a regarnos con el chorro de agua, diciendo: "aquí no llega la manga-riega, si llegaría me mojaría".
Este rincón estaba adornado por unos árboles, de hojas grandes y rasposas, que recuerdo, porque en los jardines de los chalets de Burlada y Villava, había muchos de ellos. Tenían como frutos una especie de vainas.
Es triste, Vibot, ver cómo desaparecen esos rincones maravillosos, pero en nuestra memoria siempre quedarán aquellas sensaciones vividas en ellos. Reivindico su recuerdo y su defensa, pero me temo que no volverán.
En la segunda fotografía, en color, reconozco el alero de la recreación, donde pase maravillosas tardes, jugando a las cartas, al parchís, al palé, al futbolín y hasta hubo una seta y una rana, como las que había en los bares de mi pueblo.
A mí siempre me han gustado, el juego de los naipes, el chinchon, el rommy, el mús, el tute, el tresillo, el subastao, el orón, la guerra, el julepe, los montones y hasta la carteta y los seises y también los solitaios, la ajedrez, las damas y el dominó.
No soy aficionado al juego, pero conozco todos, pues en mi familia, a las tarde se jugaba a cartas y se hacían mas cortas, aquellas tediosas y largas tardes de invierno. Participábamos todos, niños grandes y mayores.
Esas escaleras y ese suelo afean la foto, que no tiene nada que ver con aquel pequeño terraplén y aquel suelo de barro, piedras y algunos hierbajos, cardos borriqueros y malvas. Lo más apropiado para jugar a las canicas, el "gua", el triángulo,, el hinque y el hirulario.
Qué hermosura de txoko, en la memoria y el recuerdo, que no en la fotografía.
Un saludo para todos.
Javier.

Fecha: 17/01/2011 13:30.


gravatar.comVibot

Querida Mariángeles, sí.

Fecha: 17/01/2011 23:47.


gravatar.comVibot

Cirauqui, al Rommy –y su pariente el Chinchón- jugábamos en Las Caldas entre humo de tabaco y chupitos de anís y de coñac, en bulliciosas y felices partidas de a seis. El vicio continuó en Valladolid, donde subíamos a la carrera –o tempora, o juventus!- cuatro o cinco altísimos pisos después de comer para coger el sitio en la mesa de juego –a veces había hasta dos timbas- .
El Subastao –el Tute subastao, supongo- me recuerda a mi padre, que lo adoraba. Y a mi hermano Melchor, que continúa jugándolo veladas enteras con sus buenos amigos, abstraídos por sus volutas de caballos y sotas y reyes y bastones floridos.
De los otros juegos de naipes que nombras, al Tresillo le encuentro yo un prestigio literario, como juego de curas en aquellas soirées de camilla y brasero con el médico, el boticario y el juez. Debe ser intrincado y fascinante.
La palabra Julepe me suena a Valle Inclán, a Esperpento cañí, lamenta uno no haber sido más golfo y haber jugado a todos los palos.
Y ¿qué decir del Mus? Algún conocedor debería hacer su laudatio.
La Guerra, Los Montones y Los Seises, no los conozco. Has sido muy afortunado de jugar a tantas cosas con los tuyos en aquellas tardes interminables de invierno que dices.
Me encanta cómo suenan, la diversión infantil e ilusionada que sugieren: La Carteta y, sobre todo, ¡EL ORÓN!
¡Y el sortilegio de los Solitarios…como un emblema de nuestro aislamiento, aquella soledad incompartible, los laberintos que recorrimos solos, la fascinación de los números y la simetría para huir del dolor y del hastío!

La Damas y el Dominó, así como el Ajedrez, con su prestigio medieval, siempre me recuerdan a Santos Suárez Sánchez, que me enseñó a jugarlos en aquella Recreación cuyo interior poblado de nosotros hasta el cielo, ya se llevó la trampa. También. Con el suelo campestre, los primorosos cardos, los brotes de las viñas y las malvas rosadas…
junto a la fuentecilla de los dioses que fuimos.

Fecha: 19/01/2011 12:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris