Facebook Twitter Google +1     Admin

EJERCICIO ESPIRITUAL (Por Pedro Trapiello)

20200321184112-pedro.jpg

Todo confinamiento domiciliario tiene algo de retiro espiritual, aquella epidemia en una España franca con Casas de Ejercicios por doquier como lo eran las de Observación en tiempos de Quevedo. Durante tres días paraba tu mundo y entrabas en otro con dormitorio o celda, capilla y comedor, te daban jabón místico unas horas al día y en las inútiles meditaciones contabas los lamparones del techo agrupándolos por categorías. A veces las horas no pasaban de puro plomizas y el silencio apenas se rompía o se volvía temible. Pero en todo caso nadie protestaba de aquella minivacación piadosa, vida contemplativa donde tenían su buen rato las sapas bardas, las musarañas y a veces la poesía vieja.

Por eso el confinamiento, este acuartelarnos, es una inédita oportunidad para convertirlo en ejercicio y aprovechamiento, aunque tiene su jodía gracia el slogan YoMeQuedoEnCasa apelando a que saques renta del infortunio... ¿casa?, quien la tenga, señora mía, que aquí lo común es un piso, y más común el piso enano, de modo que quince días en él pueden hacerlo calabozo donde cabe la guerra de nervios, la chispa incendiaria o el disparate afilado. Sin embargo, confinado en una casa como la de Pablo Iglesias, valga el ejemplo, la cosa y la casa son otro caso; ahí cualquiera se lo puede tomar como unos largos y holgados ejercicios espirituales, quincena sabática o mes sabaticón, y organizarse excursión interior al tuétano de la vagancia, después masaje lírico-intelectual, reposo, pedaleo, piscinita, hamaca en el porche, sermón-tuit en las redes, tele selecta... y cervecita fría brindando para que nos sea leve este castigo divino bien merecido por una humanidad que peca contra el planeta, la Bolsa y la vida, castigo de Dios cuya parábola incendiaria aún no ha subido a púlpitos ni a discursos (salvo el de atorrantes torras, requetés revox y jefes de somatén que no dejan de joderla en cuanto ven un micro con condón), aunque subirá a voces en cuanto la gente vuelva a las iglesias o a los mítines sin espantarles el bulto o las miasmas... o sea, sin haber aprendido nada.

Pedro Trapiello (DARIO DE LEÓN 21-3-2020)

Sábado, 28 de Marzo de 2020 14:54. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comLuis Heredia

TOTALMENTE DE ACUERDO¡¡
Que tengáis buen y bendito Domingo.
A cuidarse tocan.
Salud

Fecha: 29/03/2020 08:08.


gravatar.comRamón Hernández Martín

En este tiempo de "curvas", "cimas" y "cumbres" es un gozo ver cómo en, su décimo tercer aniversario, este blog se está llenando de "ochomiles" cuyas centenas de metros de diferencia no cuentan. Ahí están dos claros ochomiles como demuestran ser claramente Santos y Pedro, acompasados por comentarios que claramente están también por encima de esa línea de gloria de las alturas. Gracias, una vez más, Pedro, Santos, Josemari y comentaristas por pasearnos por tan altas cumbres y por servir en nuestra mesa uvas tan sabrosas. Ya solo nos falta que este maldito virus, que nos atormenta y hoy estrecha más los barrotes de la cárcel en que nos ha metido, tras la derrota humillante que le está infligiendo la gratuidad con que la población actúa contra él, comience a despeñarse desde la tremenda altura que el cabrón de él ha logrado alcanzar. Feliz día, un día menos de cautiverio y, además, un día más corto.

Fecha: 29/03/2020 11:30.


gravatar.comRamón Hernández Martín

Perdón, pues lo de "claros" y "claramente" por partida doble en una sola frase ha debido de deberse a un mareo de altura o a un deslumbramiento pasajero, ¡jajajá!

Fecha: 29/03/2020 11:35.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris