Montaje creado Bloggif

VISITAMOS A D. ANTONINO

20070823095435-anotni.jpg

El martes día 21 hemos visitado a D. Antonino Fernández quien, generosamente, nos abrió sus puertas para hacerse partícipe de la iniciativa de la celebración del 50 Aniversario del Colegio de los PP Dominicos en la Virgen del Camino.

 

También nos abrió su corazón para escuchar los motivos (Reencuentro, Agradecimiento, Sentimientos), que, junto a la Comunidad de Padres Dominicos,  nos han movido a liderar esta iniciativa, así como a sus recuerdos de una vida llena de trabajo y de una generosa colaboración en todo lo que se relaciona con la Virgen del Camino (muy dentro de su alma) y con los Padres Dominicos.

 

De esta visita hemos obtenido tres cosas muy importantes:

  • El conocimiento personal y el trato cariñoso que nos dispensó.
  • Su promesa y compromiso de estar con todos nosotros en Octubre y asistir a los actos de la celebración. ¡No podía faltar!
  • Su colaboración generosa en los actos a organizar.
 

La visita se desarrolló, durante hora y media, en un clima de sencillez, humanidad y cariño.

Gracias D. Antonino, amigo; no lo olvidaremos. Usted es uno de los nuestros.

Jueves, 23 de Agosto de 2007 09:56. antiguosalumnosdominicos #. PERSONAS QUERIDAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

Creo que lo escrito por el Furriel, refleja todo. No quiero ampliarle nada. Simplemente, mi reflexión personal.

Como siempre, me citaron que había que ir a ver a Don Antonino. Y lo primero que piensas: Estos chicos -generoso que soy- están locos. Ir a saludar e invitar al Cincuentenario a un hombre de -para mí- relevancia social, que yo solo conocía por los medios de comunicación. Parecía inalcanzable el empeño, por la experiencia profesional que tenemos. Quizás, una entrevista más, despachada en diez minutos.
Pero fue una sorpresa. Encontré a un leonés más, con el que intercambiamos anécdotas ocurridas hace muchos años, ayer. Recordamos a Don Pablo Díez y Doña Rosario, sus tíos, con aquél respeto reverencial que producían en un rapaz de doce años con pantalón corto, que había llegado a los Dominicos, y al comenzar el segundo curso, se iba a inaugurar el Santuario de su Patrona, La Virgen del Camino, que Don Pablo había financiado, junto con el Colegio.

Me sentí como en mi casa. La hora larga que charlamos con él, no tenía fin. Estábamos todos felices. No fue una entrevista al uso, por la próximidad humana que nos brindo Don Antonino. Y, personalmente, creo que esta locura que emprendimos en el mes de marzo, está ya totalmente respaldada con la presencia de Don Antonino, a quien publicamente quiero agradecer su recibimiento y su calor.

No fue la "entrevista" que yo pensé; ni siquiera, una reunión. Para mí fue un REENCUENTRO.

Fecha: 23/08/2007 21:20.


gravatar.comMariano Estrada

Querido Trapiello AM:

Si lo tuyo es ahondar en lo de Josemari (allá vosotros con vuestras cuentas), lo mío es ya llover sobre mojado. Pero quiero exponer también mi visión sobre el particular. No de la reunión, en la que no estuve, sino sobre ciertos aspectos de la generosidad.

Como algunos habréis leído en otro post, yo tengo una hermana misionera dominica, cuya vida ha consistido y consiste en ayudar a personas con carencias, tanto afectivas como corporales o materiales. Una de las formas en que se materializa esa ayuda es a través las donaciones, unas pequeñas, otras grandes, otras superlativas. Todas igualmente generosas, por supuesto, porque la generosidad no se mide por el tamaño de la dádiva, sino por el compromiso del corazón. Sin embargo, sí se puede decir que cuando se juntan la disposición y el tamaño (la buena disposición y el gran tamaño), son muy bien recibidos por los administradores de la generosidad, que son los que canalizan los bienes recibidos hacia sus destinatarios finales, que suelen ser los necesitados y menesterosos.

Por lo que sé, la Fundación Virgen del Camino, es una Institución levantada por la generosidad de don Pablo Díaz y la familia a la que pertenece don Antonino Fernández. Ahí nos hemos formado algunas personas en momentos delicados en los que, los niños de las zonas rurales y/o montañosas, teníamos un difícil acceso a los centros de formación, que, incluso para los urbanitas, eran deficientes y escasos. Yo siempre he estado agradecido por ello. Así lo he dicho cuando he tenido ocasión. Y así lo digo ahora. La de la familia de don Antonino ha sido una generosidad de envergadura. Esperemos que siga siéndolo por muchos años y en beneficio de quieren realmente lo necesiten.

Fecha: 23/08/2007 22:03.


gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

No te quepa duda, Mariano.

Fecha: 23/08/2007 22:55.


gravatar.comJavier del Vigo

Sin que sirva de precedente, me pongo también grave y serio para felicitar al "grupo leonés" que tanto empeño estais poniendo en ganar esta batalla del reencuentro brillantemente a cuyo fin dedicais tiempo, gestos, humor...

Y que sepa la familia de quien levantó aquella "Fundación" que somos "legión" quienes apoyamos a Froilán, Andrés, Enrique y Josemari, en su visita a D.Antonino, la cabeza visible actual del memorable D.Pablo.

No diría yo que celebrar el cincuentenario de la fundación de un colegio cuando en España hacían falta tantas cosas -santuarios del saber, de forma preferente- no sea asunto de León en su conjunto y sus autoridades. Como soy algo "bilbaino", creo, incluso, que de toda la administración de la Junta de Castilla-León. Esto sin tener en cuenta que un buen puñado de alumnos lo fueron del Principado. Y otros llegamos allí desde otras autonomías, aunque en proporciones menores, quizá...

La efeméride no tiene por qué ceñirse a un día, sólo. Puede y debe haber actos brillantes a lo largo de todo un año. Aunque esto sea una forma de tener "trabajando" al compacto grupo de leoneses más allá del 12 de octubre.

Gracias, compañeros, por el esfuerzo!

Agradecidos, Don Antonino Fernández, porque quien trata bien a uno de estos organizadores, está bientratando a miles de antiguosalumnos!

Fecha: 24/08/2007 09:13.


gravatar.comFroilán Cortés

GENIO Y FIGURA.-

No quiero que parezca una alabanza obligada y colegiada, ni mucho menos, la reverencia del humilde ante el poderoso, pero necesariamnete tengo que agradecer a D. Antonino, el trato que nos dispensó.

Nos recibió con una sonrisa franca, nos fué estrechando las manos con firmeza de amigo, se mostró feliz escuchando nuestra "locura", se identificó plénamente con nuestro planteamiento, siempre con una sonrisa en su boca, con un gesto de amigo en su rostro.......pero, nos regaló más!

Nos regaló sus confidencias, sus recuerdos de D. Pablo, su amor a la Virgen del Camino...

Nos contó el "despioje" que le hizo su madre, en el único permiso que tuvo durante la guerra, sus muchas dudas antes de emigrar....sus primeros salarios en Méjico, y hasta nos enseñó la cornada criminal que una pistola secuestradora le dejó en su muslo derecho......

Llegado el final de la entrevista, le pedimos que se hiciera una foto a nuestro lado. Casi de un brinco, se levantó del sofá en el que estaba recostado, pidió su americana, se estiró, y preguntó:
Estoy despeinado? atusándose los pelos....(me recordó instantáneamente a mi padre, a quien siempre conocí sin pelo, pero siempre preocupado de ir impecablemente peinado).

Ví sus ojos brillantes, posando entre nosotros, con la alegría de sentirse querido entre unos "desconocidos". GENIO Y FIGURA, D. Antonino. Y mi personal agradecimiento, y el de tantos y tantos ex-compañeros y amigos, por su encantadora manera de mostrarse ante nosotros.

Fecha: 24/08/2007 12:17.


gravatar.comEnrique Muñiz-Alique Iglesias

Desde el principio, no quería escribir en esta escena. Ya la había vivido con intensidad y,
no encontrando la forma de mejorar las gratitudes ni las satisfacciones anteriores, escogí otro silencio desde el que respetar y admirar la cálida atención de D. Antonino.
Porque, aunque no resulta fácil acercarse a él, cuesta más despedirse. Casi me duele,
porque percibí cómo escucha y cómo distingue lo sincero de lo que semeja adorno;
y cómo atiende el sentimiento y te lo devuelve en sonrisa; y cómo los minutos se hicieron agradablemente lentos... hasta que se fueron, delante de nosotros, las prisas de nuestras obligaciones familiares; y cómo se adentró en nuestro sueño queriendo participar en su
motivo y su disfrute.
D. Antonino se nos ha aproximado así de auténtico: Cuando nos despedía, insistió en que orientáramos toda nuestra gratitud, y la de siempre, a D. Pablo que lo inspiró todo. Y entusiasmado con nuestra ilusión, aunque debería marchar en septiembre, prometió quedarse entre nosotros hasta ese día.
Y ya no puedo esconder más mi reconocimiento, aunque nunca le alcance.

Fecha: 30/08/2007 13:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.