Facebook Twitter Google +1     Admin

PUYA´L RAMU (Ilusión muerta)

20110227190939-puya.jpg

Hoy se nos confiesa, solo un poquitín, Avelino, mi querido e inolvidable compañero de la gloriosa del 61. Emoción y recuerdos, unos mejores que otros ¿verdad?


Me complace  compartir con vosotros una experiencia inolvidable y única que dejó en mí sentimientos de gozo y resquemor de impotencia.

Eran tiempos de felicidad interior y satisfacción  compartida al ir quemando etapas en el desarrollo personal: buenos compañeros de estudios, buenos resultados en el esfuerzo, mejores amigos, sinceridad, ilusión, digamos… un grupo envidiable.

Por esas fechas tuve la posibilidad de asistir al enlace de mi querida hermana. Se presumía  un día feliz. Se truncó de forma no deseada al final de la ceremonia

religiosa cuando le reproché de forma cortés, al párroco oficiante, su actitud deplorable con los asistentes a los que profirió todo tipo de frases despectivas alusivas a su posible mentalidad anticlerical o materialista. Su respuesta no dejó de molestarme aún más “a estos comunistas voy a meterlos yo en vereda”.Los tales “comunistas” eran todos mineros que acababan de costear la edificación de su parroquia y casa sacerdotal.

 

 Durante el convite me hacen saber que esa actitud es habitual, además sucede en otras parroquias y que hasta se niegan a subir a las aldeas el día de su patrono@. Les prometo, tal vez impulsado por los rigores de juventud o tal vez por ese ardor de principiante en la difícil tarea del apostolado, interceder ante ellos y “si no tienen cura, tendrán frailín”(así me llamaban)

 

 La intercesión ante los párrocos resultó un auténtico fiasco y, a fin de cumplir la palabra dada, auxiliado por dos amigos de la infancia, se iniciaron los preparativos con el horizonte de casi un año.

 

 Mi deber y sus deseos estuvieron a punto de quebrarse ya que, durante el segundo año de Filo, me sobrevino una inesperada y profunda depresión que no me permitía apenas desarrollar las obligaciones diarias. La amenaza de “suspenso en conducta” se podía producir en cualquier momento (en aquella época la palabra “depresión” se entendía como dejación del deber y mala conducta). A duras penas me fui recuperando gracias, sobre todo, a la comprensión e interminables horas de charlas sobre lo divino y lo humano que mantuve con el P. Prior, durante muchos día. Su espíritu me dio fuerzas.

 

 Llegado el día señalado iniciamos la cabalgadura, por suerte ninguno de los caballos se llamaba Rocinante, con los nervios templados y enormes deseos de que la tarea fuese acorde con las expectativas.

Durante semanas recorrimos varias aldeas en las que éramos recibidos con grandes muestras de cariño y agradecimiento. Mi labor consistía, ésa era la propuesta, en sustituir y dotar de contenido la parte religiosa anterior y durante la procesión.

La primera se basaba en lecturas, cánticos y rogatorios religiosos así como breve exposición de las virtudes propias de cada patrón@ y su entorno. Lo que hoy se conoce como Celebración de la Palabra.

La segunda procuraba el acompañamiento de la imagen y marcar los tiempos y pausas de la misma hasta la vuelta a su emplazamiento.

 

 El final de la ¿aventura? me procuró una gran carga espiritual, una sensación extraña de felicidad por haber hecho felices a todos aquellos que confiaron y creyeron en mí y, además, un grave problema de índole más terrenal: La puy·al ramu había resultado ser demasiado generosa.( Es una costumbre ancestral que consiste en subastar productos tales como panes, frutos, algún conejo, gallina etc. que cuelgan de una rama o armazón de madera y cuyo beneficio se destina, según el lugar, a pagar a los gaiteros y al cura). La solución la conseguí  dividiendo el total en seis partes y, dado que los caballos eran propiedad de mis amigos, a ellos les correspondieran cinco partes. Yo, con el resto bastante jugoso todavía, pensé en regalarme una mecanográfica.

 

 Aquella endemoniada máquina terminó con mi carrera definitivamente cuando cierto día alguien se puso a sumar dos y dos y, como era hombre de letras, se confundió en el resultado de la suma. Salió mi número. Se constituyó en juez, fiscal y abogado del diablo y sin abogado defensor, dado que la inquisición había ocupado su mente, me envió directamente a la hoguera de las vanidades.

 Años más tarde encontré sentido a lo sucedido en un poema del P. Guervós. Este  fragmento que transcribo me aclaró definitivamente mis dudas.

                                      

                                         Blanco es el hábito mío

                                      lo mismo que la azucena

                                      Y negro como la noche

                                      de huracanes y tormentas.

                                      Blanco, como la sonrisa.

                                      Negro, como la tristeza.

                                      Blanco como la alegría

                                      y negro como la pena.

                                      Blanco, como nieve virgen.

                                      Negro, como la ilusión muerta.

                                

 Avelino Díaz Fernández

 

Viernes, 04 de Marzo de 2011 13:28. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comDaniel Orden Santamarta.

Avelino: espero que eso que se intuye haya abandonado tu alma hace años. Por cierto ¿ no compartimos tareas de organización y planificación de la limpieza en Caldas? Un abrazo.

Fecha: 04/03/2011 20:11.


gravatar.comamador robles

hola avelino, no te conozco a pesar de presentirte """próximo"". es que los de la yeguada de 10 años más tarde no estamos tan implicados en este blog,,,,pero eso es cosa de sentirse parte de.... o no sentirse tanto. en cualquier caso vuelvo a insistir en una reflexión que ya escribí es este blog más veces, pero hoy (y más con tu exposición....) hoy, vuelvo a repetirme en ella. la reflexión, era y sigue siendo, que la iglesia española cometió un GRAVISIMO GRAVISIMO error del que todavía hoy no es capaz desalirse y de liberarse. en la contienda civil, llamada guerra!!! porque eso es lo que fue y no otra cosa, la iglesia se puso de parte de DE PARTE DE!!!, se arrimó al dictador y la larga y siniestra dictadura. aunque ellos supuso que se alejara en igual y enormeeee distancia de los más débiles de quienes menos tenían, de quienes humillados tuvieron que trabajar 20 horas al día para sacar adelante sus vidas, y ese cura de esos pueblos y aldeas asturianos era uno más de aquellos que estaban encantados de estar y actuar TAN significados con la causa totalitaria. en cualquier caso observo que por alguna extraña razón......esta reflexión de qavelino cargada de veracidad y de emotiva realidad....ha tenido apenas un comentario adicional, muy poco para lo que suele ocurrir. permíteme avelino hacerte unapregunta: en qué aldea o pueblo está sacada esa foto de la puya'l ramu??? acaso algun pueblo del concejo de lena???
saludos cómplices!!! un abrazo desde oviedo en una noche que aparenta estar muy fría en las calles del casco antiguo.

Fecha: 04/03/2011 23:07.


gravatar.comJulio S.

Avelino, me ha provocado una gran satisfacción el que hayas compartido tu dolor, al tiempo que una enorme pena las circunstancias que lo provocaron.

Cuando mi ánimo se enfrenta a dos contradicciones sólo puedo aportar comprensión y afecto, pero no me resigno en esta ocasión y por el cariño que te profeso transcribo lo que otros han expresado mejor:

“Siempre he tenido la sensación de que nadie me entendía, de que nadie sabía quién era yo y qué me había llevado a la situación en la que estaba. Y, ¿sabes una cosa?, cuando nadie te entiende, tampoco te pueden pedir cuentas nadie”. EL LECTOR, de Bernhard Schlink (Este libro me lo regaló nuestro gran compañero y campeón mundial de la amistad: Fernando Alonso).

“Era notable lo rápido que podía surgir un juez del traje a lunares de un payaso”. EL RECTOR DE JUSTIN, de Louis Auchinloss

“Para conocer la injusticia del mundo sólo hace falta un poco de experiencia. Para aceptarla sin amargura o envidia se necesita casi la suma de toda la sabiduría humana”. LA HOJA PLEGADA, de William Maxwell.

Un fortísimo abrazo, compañerín.

Daniel, creo que tu ayudante al llegar a las Caldas fui yo (antes bacaladero, balonero, camarero, cristalero, limpiador de piscina, tranviario, champiñonero, jardinero, calefactor, albañil, fontanero... Creo que dejo algún grado de FP).

No obstante Avelino permaneció contigo un años más en la Caldas, por lo que no se puede descartar lo que dices.

Un abrazo a todos y buen fin de semana.

Fecha: 04/03/2011 23:19.


gravatar.comIsidro Cicero

Avelino: Emocionante .
Un abrazo desde la más honda comprensión

Fecha: 04/03/2011 23:46.


gravatar.comJOSE MANUEL GARCÍA VALDES

Avelino, yo fui quien arriesgó el adjetivo "tímido" para calificarte, no sé si es o no verdad, si lo fuere esta entrada tuya en el Blog desmiente mi tesis, de lo cual me alegro. Lo de la Puya´l ramu" es muy característico de nuestros pueblos asturianos, en mi pueblo no hay conejo apropiado por lo que se subasta roscas de PAN DE ESCANDA y efectivamente, su finalidad es pagar a gaiteros y cura. También ocurrió (espero que no ocurra) que algunos curas un buen día se presentaban con la encomienda de convertir a "tanto rojo" como había por nuestros pueblinos y cuántos errores cometían. Recuerdo a un cura, de cuyo nombre sí me acuerdo pero no quiero citar, que los domingos, antes de la misa, vigilaba/perseguía a mi padre por los "praos" porque sabía que estaba segando la yerba, como si fuera el gran crimen, hasta que un día, como no podía ser de otro modo, mi padre le hizo frente y desde aquel momento se acabaron los problemas. Aquel cura acabó en una población de la cuenca del Nalón de cura obrero, que se decía; había caído del caballo deslumbrado por la realidad.
Nos quedaremos con el blanco azucena, el blanco sonrisa, el blanco alegría y el blanco nieve que dan más sentido a la vida.
Por cierto, los vecinos están esperando que traigas de Suiza lo recaudado en la Puya, tienen que "reteyar" y el cura diz que nun tien un rial.
¿ande tienes el negocio? Te visitaré. Avisos a jmgarciavaldes@gmail.com. Ayer estuve con tu colega Santiago Alfayate, con el que tomo algún viín, y me preguntaba eso mismo que dónde estabas; necesitamos fotocopiarnos a nosotros mismos para la posteridad.
Un abrazo al frailín (otra expresión muy empleada en aquel entonces en mi entorno) y al resto.

Fecha: 05/03/2011 09:25.


gravatar.comAntonio Argüeso

«Avelino Díaz», tu nombre está clara y definitivamente incrustado en mi memoria de nosotros, sin embargo no consigo ponerte cara. Cuando saque un rato husmearé entre las fotos a ver si lo logro. ¡Cómo te entiendo!

Enternecedor y ajustadísimo relato. La depresión también me visitó en Las Caldas y nadie sabía cómo enfrentarla, evidentemente.

Tu relato me ha llevado a recordar cómo superé la mía: tuve la suerte de poder irme prácticamente un año a Montesclaros donde con el Padre Bravo hice, además de sembrador y recolector de patatas, apicultor, ganadero, segador, electricista, cantero, pintor (del pasadizo elevado que va a la hospedería), cocinero, monaguillo, de todo lo que Julio dice más arriba hizo. Y el estar continuamente ocupado me salvó. El Padre Bravo consiguió infundirme el suficiente ánimo para sobrevivir en aquél frío invierno, con una nevada que nos mantenía encerrados durante días, oyendo las historias del Padre Brañas (¿o Bañas? ¿lo recodáis?) -bueno y también fumándome algún que otro puro canario que a veces nos daba- y los certeros y profundos comentarios del Padre Griñón, que cuando nos íbamos a dormir, lo estoy viendo, llevaba siempre (para el canario decía él) un tazón de migas de leche con pan.

Fecha: 05/03/2011 09:39.


gravatar.comAntonio Argüeso

¡Vaya por Dios! Se me coló El Pitu ¿no celebras tu cumple o es que toos/as andan todavía dormidos?

Un complemento al comentario que tú dices: no sé de qué os quejáis los asturianos. Cuando el sur de agosto llegaba un domingo, una de dos o se cortaba el trigo en domingo o ese invierno había que racionar el pan, pues el puto sur de agosto diezmaba en un día los trigales. Pues bien, si mi padre iba a la tierra el cura no se acercaba, no (no olvidéis que si a mi padre le llamaban Mingón era porque medía 2 metros y 8 centímetros). Pero llamaba a la guardia civil, que se personaba y le multaba…. Y eso que mi padre, inocente él, era de los de ellos.

Pero sí, también prefiero quedarme con el blanco azucena, sonrisa, nieve, alegría, sí.

Feliz cumple, Pitu

Fecha: 05/03/2011 09:47.


gravatar.comFernando Alonso

Avelino, mi recuerdo más afectuoso. Espero abrazarte en el prometido próximo encuentro en algún lugar de Asturias. Hasta pronto.

Fecha: 05/03/2011 12:05.


gravatar.comAvelino Díaz

Mi alma está curada.Un cántico minero dice dice de los problemas que acontecen en la vida: "si tien remediu se arreglará y si nun lu tien arreglao tá" Ese,tal vez,es el mejor modo de entender y superar cada mal momento y seguir en la lucha diaria. No recuerdo haber compartido la tarea de limpieza, parece que era mi querido Barrio.
Amador: la foto es de Rio Aller en Casomera, un pueblo de 50? habitantes, muy bonito.No te sorprenda que haya pocas entradas en este tema, es demasiado escabroso y, tal vez, la función de este blog no es tratar determinados asuntos sino unir y recordarnos como éramos y somos nosotros.Soy hijo,nieto,biznieto y más de mineros duros y de buen corazón que tenían y tienen su forma distinta de ver las cosas.Tal vez se equivocaron o no, no soy quién para juzgarles,pero no por eso un cura cualquiera tiene derecho a insultar,perseguir,vilipandiar y desposeerles de sus costumbres o ritos.Son gente leal y noble aunque un poco rudos.Primero respeta después comparte tu vida con la suya y puede que así,poco a poco, lleguen a entenderte y vean en tí algo bueno que merezca la pena imitar.
Gracias Barrio, siempre encuentras el párrafo apropiado.
Valdés, lo mío es prudencia disfrazada.La recudación se perdió en un bajón de la Bolsa.
La depre me la tuve que quedar para mí sólo en los Montesnegros de Las Caldas estudiando la fórmula para convertir una faba negra en blanca.
Sigo pensando que quienes tenían en sus manos la función de gestionar los RR.HH.cometieron exceso de torpezas y su prepotencia exagerada convirtió el blanco en negro de penas,tristezas e ilusiones muertas no sólo para quienes lo sufrieron sino también para quienes esperaban aires nuevos de una generacíon espléndida que hubiera ayudado mucho a cambiar el ostracismo imperante.
He visitado hace poco El Veneto y La Toscana, en Ferrara me encontré con la estatua de Savonarola, me impactó el lugar que ocupa: de espaldas al Castillo y frente a la Catedral.
Es la imagen de su desamor por lo humano y su efrentamiento con el sistema eclesial (creo que perdió el control al final)sin embargo me parece que hoy también terminaría en la hoguera. No ví, sin embargo ninguna estatua en Verona de San Pedro sólo una vidriera en Sta. Anastasia. A veces lo errores llegan hasta para hacer Santos.Es un gran cosuelo.

Fecha: 05/03/2011 15:00.


gravatar.comJuliio Correas

Avelino...
aquellos, nos echaron de la iglesia. Los Roucosquevienen han hecho que nos fueramos antes de que nos echaran.
Veremos quién estará en SU infierno. Tú y yo... no!.
Un abrazo.

Fecha: 05/03/2011 23:07.


gravatar.comJesús Herrero

No sé cómo ni cuándo pero este año nos tenemos que ver. Que Julito nos lo diga. Un fuerte abrazo previo.

Fecha: 06/03/2011 09:05.


gravatar.comAvelino Dïaz

Correas: lo de Rouco es impresentable.Cualquiera de nosotros, me incluyo, haría mucho mejor las cosas que él. Así les va. Recuerdo que en el Folleto de Captación de Alumnos para ingreso en el colegio decía: no queremos tontos ni demasiado listos. Los demasiado listos os fuítei antes, a los tontos nos fueron eliminando abúptamente

Fecha: 06/03/2011 14:03.


gravatar.comJOSE MANUEL GARCÍA VALDES

Avelino, tú que citaste a Girolamo Savonarola quizás estarías de acuerdo en que se volvieran a instaurar las célebres “hogueras de vanidad” que él organizaba para que se arrojaran a ella lo superfluo y lujoso. Era un predicador vehemente que arremetía contra todo lo supusiera lujo, lucro y corrupción, pecados capitales de gobernadores civiles y religiosos. Su espíritu crítico, especialmente contra la Iglesia y, en particular, contra el papa Alejandro VI (uno de los Borgia) que, por lo que se ve, debía ser tan tolerante como los roucos del siglo XX-XXI, le llevó a la hoguera. En aquella época era la Inquisición, ¿Ahora?
Si viviera hoy hubiera estaría excomulgado pero, a la vez, iría de la mano con los roucos en la manifestación para pedir la prohibición del matrimonio entre homosexuales. Es un tipo interesante con claros y sombras; claro que estamos hablando de alguien que vivió en pleno S. XV.
Hay que seguir reivindicando el espíritu crítico de los filósofos.
Un abrazo

Fecha: 07/03/2011 20:02.


gravatar.comSalva

Lo de la Puya del Ramu, me trae recuerdos, ummm..Pues si, como ya está explicada su finalidad, paso a relataros como fuí capaz de amasar una incontable fortuna personal gracias a este método. Como soy de un pueblín cerca del de Valdés, Sotiello, en el Concejo de Lena, pues también tenemos viva la tradición de la Puya del Ramu. Ahí va la fórmula. La escanda se siembra en el invierno con arado romano y un caballo que tira de él para enterrar el grano, previamente esparcido a "voleo". Como no tenía caballo, pues se lo pedía prestado a un vecino y, ya se sabe, favor que le devuelves segando a "gadaña" los sucos de cualquier práu suyo. Cuando nace, hay que "sallar" la planta; más tarde, "arreandarla". Cuando las espigas estan altas, ya en verano, no suele faltar alguna nube que las derribe y refocile en condiciones y hace que , para recogerlas, un lugar de usar las "mesorias",(antiquísimo artefacto que consiste en dos palitos unidos por una cuerda en un extremo que abraza los tallos en racimo y al tirar hacia arriba hace que salgan las espigas) tengas que hacerlo de una en una. Ahora que, a pleno sol de agosto, para que la espiga rompa y no se doble, ya hemos recolectado, solo nos queda :Mayar las espigas, llevarlas al rabil- separar el grano del envoltorio- y luego al molino. Para que funcionen ambos ingenios,rabil y molino, tiene que : haber agua suficiente en el reguero, que hay otoños puñeteros; que el molinero pueda y quiera hacerlo, llevar la espiga o el grano el día que te mande, pagarle lo que te pida, rezar para que no maquile mas de la cuenta y, si todo ha salido bien, vienes a casa con el saco de la preciada harina. Ahí entra en juego tu madre. El día antes de la fiesta del pueblín, tu madre amasa el pan de escanda -la leña de haya para "roxar el forno" has ido tu previamente a buscarla al monte-, prepara las roscas y te encarga a ti que las lleves y coloques en el caballete de madera que está en la Iglesia. Y llega el momento, el día grande a la salida de Misa. El mayordomo, o cualquiera de tus amigos mas decididos es el que las subasta y vas tu y compras una, a ser posible la "enramá", o sea, la mas cara. Obviamente, tu madre ha regalado las roscas a la Iglesia. ¿ Lo habéis entendido ? Pues eso.

Fecha: 16/03/2011 11:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris