Facebook Twitter Google +1     Admin

Crónicas y pitxorradicas Javieranas del San Fermín 2013

20130724190917-ciaruquyqui.png

Seis de Julio, dos mil trece, seis de Julio, EL TXUPINAZO,  LAS FIESTAS DE SAN FERMÍN.

Subida ya la escalera,
uno de enero empezando
y seis de junio acabando.
Las doce del mediodía,
la Plaza el Ayutamiento,
abarrotada de gente,
vestidos de blanco y rojo,
y pañuelicos al aire,
aguarda espectante prenda,
el concejal pertinente,
la llama de ese cohete,
anunciador del inicio
de siete días de fiesta,
alegría y hermandad.:
"Pamplonesas, pamploneses,
iruindarras, irushemes.
!Viva San Fermín, nos dice,
Gora San Fermín repite¡"
Y el pueblo con entusiasmo,
baila y canta sin parar,
goras y vivas gritando
 
Hoy hace setenta años,
año del cuarenta y tres,
que mis padres se casaron,
en la Iglesia de Burlada,
ceremonia celebrada,
por Don Basilio Armendáriz,
el hermano de la novia
y el cuñado de mi padre.
Este día lo eligIeron,
vísperas de San Fermín,
por ser devotos del Santo,
de la fiesta y la alegría,
de la música y el baile
y de todo el copetín.
 
Antes del mediodía,
toda la gente exultante,
apareció una ikurriña,
una ikurriña gigante,
que tapaba la visión
de ediles o concejales.
De los tejados de al lado
salieron tres pescadores,
con barbas y con melenas,
que con caña de pescar
la ikurriña colocaron,
en toda su inmensidad.
En la calle Chapitela,
cargan los municipales,
ayudados por forales,
y no dejan que se acerquen
las otras banderas tales.
 
Se retrasó el Txupinazo,
dieciocho minutos largos,
hasta que varios agentes,
la bandera descolgaron.
Así comenzó la Fiesta,
Sanfermines dos mil trece,
con un poco de retraso,
y como todos los años,
con mucho, mucho entusiasmo.
Salen después, los gaiteros,
txistus y tamboriles
a recorrer la ciudad,
por las calles del encierro
y otras rúas adyacentes.
 
Algunos vamos deprisa,
a la Plaza de los Fueros,
a ver las danzas que trenzan,
varios grupos de dantzaris,
que prepara con esmero,
un grupo determinado,
desde tiempos muy lejanos.
La música y el colorido
envuelven toda la,plaza,
folklores de nuestro pueblo,
de particular arraigo,
que anima nuestros sentidos
y la vida al contemplarlos.
 
Después a Vísperas vamos,
con nuestra corporación,
el riau-riau era este acto,
hace tiempo prohibido
y por años aplazado.
El vals de Astrain se tocaba,
muchas veces un montón,
por la banda de Pamplona,
con entusiasmo y tesón:
"Por que llegaron las fiestas
de esta gloriosa ciudad,
que no hay en el mundo entero
unas fiestas sin igual.
Riau, riau.
Por San Fermín te conocí...
riau, riau".
 
Siempre yo he conocido
muchas reevindicaciones,
en estos días de fiestas
en el riau-riau, en pancartas,
octavas y procesiones
Yo recuerdo que Ardanaz,
inventor de las pancartas,
que con primor dibujaba,
fotógrafo y cartelista,
el droguero Nicolás,
en la prensa dijo un día:
"Carteles mezeteriles,
zumpatako a los ediles."
Siempre ha habido canciones,
como aquellas que recuerdo,
cantadas por la mozina,
en las calles y en la plaza,
siempre reevindicativas:
"Tres cosas hay en la vida,
que no las quiere ni Dios,
el Alcalde, el Arzobispo,
y el Señor Gobernador"
Y otra que así decía:
"Que le quiten el tapón,
que le quiten el tapón,
que le quiten el tapón
al botellón, al botellón.
Si el alcalde es el tapón
y Pamplona el botellón,
que le quiten el tapón
al botellón, al botellón."
O aquel eslogan que dice:
"Pamplona, ambiente sano,
curas en invierno, curas en verano"
Y en esos tiempos lejanos
del Monseñor Padrecito:
"Ya viene el Bala, ya viene el Bala,
ya viene el Bala, el Balaguer..."
 
El día grande es el siete,
día de San Fermín.
el ilustre Ayuntamiento,
ya sale en corporación
a recoger al Cabildo
que espera en la Catedral,
en Curia y Navarrería
hay gritos de dimisión.
Llegados a San Lorenzo,
con misa y celebración,
se conmemora  la fiesta
del Glorioso San Fermín,
de Navarra copatrón.
Y terminado el oficio
comienza la procesión::
 
Banderas de cofradías
y el Rosario los Esclavos,
los timbales y maceros,
la guardia municipal,
que va vestida de gala,
casco de plumas al viento,
porteadores llevando,
con pelucas y uniforme.
la imagen de San Fermín.
Gigantes y cabezudos,
que son kilikis aquí,
gaitas txistus, tamboril.
Y al final uniformada,
la Banda Municipal.
Alcalde, los Concejales,
Canónigos y Arzobispo,  
recorriendo los tres burgos,
Navarrería, San Cernin
y el burgo San Nicolás.
Vivimos dos momenticos,
que nos llenan de emoción.
En la plaza del Conçejo,
detras Neptuno infantil,
la Coral de la Txantrea,
le canta al Santo moreno,
el Glorioso San Fermín,
esta inspirada canción:
"Es la jota de mi Navarra,
la que hoy te canta,
la que hoy te reza..."
Aplausos, gran emoción
y hasta el pocico San Cernin, ,
se acerca la procesión.
Lugar donde San Cernin,
San Saturnino nombrado,
y patrón de la ciudad,
junto a otros compañeros,
le bautizó a San Fermín.
Cantos, ofrendas de flores,
bailes de los gigantes,
con el asombro infantil.
 
De quien no puedo olvidarme,
en estas fiestas sin par,
de gigantes y kilikis,,
de la comparsa, zaldikos,
que recorren la ciudad,
golpeando a los viandantes.
¡Aki, kilikiki
con el palo no,
con la verga sí...!
Geta de pocos amigos
nos muestra el Cara Vinagre,
le siguen Napoleón,
los zaldikos galopantes,
la Japonesa, el Verrugas
y demás acompañantes.
Reyes  de Äfrica y Asia,
de América y de Europa,
bailan polkas, pasacalles,
valses y ariñ-ariñ.
Corte de padres y abuelos,
y mucha chavalería
les  persigue por las calles,
con los niños y las niñas,
en los carricos subidos.
¡Hay que prestar atención
a  espinillas y tobillos,
a los callos y juanetes,
y a un posible pisotón,
que te dan desprevenido.
 
Este año la Reina Braulia,
esposa de Toko-Toko,
la pareja de gigantes,
Reyes de Ämérica negra,
tuvo un grave percance.
Después de la procesión,
mareada por el baile,
el tumulto y el calor,
tuvo un desvanecimiento,
y el cuello se seccionó
con una herida muy grande.
Tuvo que ser trasladada,
través la Calle Mayor,
hasta el Palacio Ezpeleta ,
y con cuidado y esmero,
le hicieron la cirugía
y restauraron su cuello,
cartón de piedra aplicaron
y dosis poliuretano,
cosméticos y pinturas
en su herida le aplicaron.
Y a las dos de la mañana,
todo estaba controlado.
Salió en el siguiente día
abuelos, padres y nietos,
con júbilo le aclamaron,
pronta recuperación .
 
El último día de fiestas,
los gigantes y kilikis,
despiden al personal,
sus fieles acompañantes,
durante todas las fiestas.
Los niños y niñas lloran
y con todo su cariño,
los chupetes les ofrecen.
Les besan y les adoran,
y ellos agradecidos,
se rebajan a su altura,
y les bailan una polka,
como hermosa despedida.
Agur, agur, Erraldoiak,
Adios, adios los Gigantes,
los Gigantes de Pamplona.
Gure arte, ikusi arte,
en Sanfermines Txikito,
ya nos veremos de nuevo.
Siempre que hablo de gigantes,
me acuerdo de Nicolás,
de Nicolás Ardanaz
y aquel cuento titulado:
"El Gigante kilikizarra,
que murió y estiró la garra."
que en las fiestas nos narraba.
 
En el parque de Antoniutti
han puesto, este año, una noria,
que es de metros mogollón,
la mayor de Europa dicen.
Desde arriba se divisa,
la Cuenca y hasta el Perdón,
Val de Goñi y Aranguren,
las Dos Hermanas y Aundía,
y de Echauri el Cabezón.
La Ulzama y el Monte Ezkaba,
Iga Monreal y Villava,
Burlada y hasta el copón,
cabinas refrigeradas,
seguridad esmerada,
para todas las personas
y las discapacitadas.
 
Hay un acto en San Fermín,
acto social y agradable.
Es el acto del vermouth.
Al filo del mediodía,
después de ver los gigantes,
se reunen en los bares,
niños, abuelos y padres
tomando el aperitivo,l
Al filo del mediodía,
Con las bebidas comemos,
fritos de huevo y pimiento,
gambas y calamares,
tigres o mejillones,
mientras todos los presentes
bailan rock and roll o funk,
canciones sanfermineras,
flamenco, tecno, latino.
Y los mayores, mayores
bailan la yenka o el twist,
Brincos el Dúo Dinámico
jotas y mejicanas,
con salero y pedigrí.
 
No me olvido del encierro,
famoso en el mundo entero.
De víspera se realizan
todos los preparativos,
hacia las diez de la noche,
del Gas, hasta el Corralillo
por el puente Curtidores,
se celebra el Encierrillo,
toros mansos y pastores,
suben en hondo silencio,
hasta el corral preparado
al lado de las murallas,
huertas de Santo Domingo.
Desde el Paseo de Ronda,
se oyen sonar los cencerros
de los mansos o cabestros,
las pisadas de los toros,
que imponen en el silencio.
"El que se levante,
para las seis
en el encierro correrá,
San Fermín que todo lo ve,
le bendecirá, le bendecirá,
riau-riau"
Hoy en día es a las ocho,
las dianas son a las seis,  
la banda "La Pamplonesa"
alegra muchos momentos
de máxima espectación.
"Patrones, cabrones
más extraordinaria,
que solo nos llega
hasta el día diez"
En la hornacina del Santo,
frente al antiguo convento
de los Padres Dominicos,
con periódico en la mano,
los mozos ya preparados,
entonan con devoción,
los tres cantos de rigor:
"A San Fermín pedimos
por ser nuestro patrón,
nos guie en el Encierro
dándonos su bendición"
Sale los toros corriendo,
cuesta de Santo Domingo,
quiados por los cabestros,
plaza del Ayuntamiento,
curva de Mercaderes
y Estafeta todo recto,
pasando la Telefónica,
el callejón nos espera,
cuando pisamos la arena,
y entrados en los corrales
los toros de la faena.
suena un cohete final,
que anuncia a todos los vientos,
que el Encierro ha terminado.
Unos más cortos o largos,
otros más peligrosos,
sustos y revolcones
igual que todos los años,
grandes y limpias carreras
los mozos han realizado.
 
En el año dos mil trece,
de asta no hubo cogidas,
en los primeros encierros,
pero en la sexta carrera,
los astados del Pilar,
sobre todo Langostero
provocaron tres heridos
de estremada  gravedad.
Un joven de veinte años
de origen americano,
cuesta de Santo Domingo,
en el bazo fue alcanzado
y tuvieron que estirparlo.
En la Calle de Estafeta,
Langostero se cebó
con un tal Diego Millares,
experto de Castellón.
Dos cornadas asestó,
el mismo toro otra vez,
en el brazo  y en la axila
a un corredor de Tarrasa,
en el mismo callejón.
En el penúltimo encierro,
pánico en un tapón.
Toros y mozos revueltos
en el mismo callejón,
miedo, afixia contusión.
Veintitres heridos hubo
en tan grande confusión,
parece ser que una puerta
de la plaza no se abrió.
Hoy en la prensa ha salido
que todos estos heridos,
fuera de peligro están,
como siempre nos ha hechado
un capote San Fermin.
 
Las corridas trascurrieron
con muy poca brillantez,
El Padilla y El Fandiño,
se salvaron este año.
Toros con poco trapio
y en el tendido de sol,
las peñas siguen su juerga,
todo tipo  de meriendas
se consumen por doquier
zurracapotes, sangrías,
estofados, ajoarrieros
y hasta magras con jamón,
quise decir con tomate.
De postre tartas, sandía,
arroz con leche y melón.
Y al que no le guste esto,
que por el riau le den
y con todos mis respetos,
y como es  por San Fermín
sin ánimo de ofender,
que le den por... zacutín,
o mejor por e culín.
No lo digo por vosotros.
es por ciertos comentarios,
de la prensa derechona,
que de bárbaros nos tildan.
a la gentede Pamplona.
 
 
Y no quiero terminar
sin mentaros un suceso.
Carmen Alba se orinaba,
Delegada del Gobierno,
y del palco se ausentó.
A la vuelta, por alcorces
se metió en el callejón,
cosa que está prohibido
y es motivo de sanción.
Por pura casualidad,
por allí un toro saltó,
embistió a la delegada,
que con rostro demudado,
de pánico y de terror,
con las melenas al viento,
en el burladero entró.
Su foto espectacular
en la prensa apareció.
Dice que está arrepentida
de la susodicha acción,
y que pagará gustosa,
trescientos euros de multa,
que le importa la sanción,
espero de su bolsillo
salga la cuestación.
 
Stop a las agresiones,
a burdas complicidades
y a tibias declaraciones.,
El día ocho celebramos
el homenaje a Germán,
Fermín Valencia nos canta,
y todos le recordamos,
Avenida Roncesvalles
con muy profunda emoción.
La barracas en la Runa
y Gora  Iruña a su lado,
en la Vuelta del Castillo,
junto a la Misericordia,
el Circo nos han plantado.
 
Los conciertos y verbenas,
fueron de lo más granado,
muchos grupos diferentes
y para gustos variados.
En la Plaza de los Fueros,
De la Cruz y del Castillo,
Antoniutti y de los Burgos,
muchos grupos desfilaron:
Los Brincos y Mocedades,
el Consorcio ahora se llaman,
para todos los nostálgicos,
Celtas Cortos y Chambao,
los Burning, La Pegatina,
Suso Jones y Eme Clan,
Bill Evans y la Martirio,
por Colina acompañada,.
Y como traca final
Los MojinosEscozíos
con su rock trascendental.
Y con la Coral de Cámara,
un grupo de percusión
y de negros africanos,
hizo completa fusión
entre música de Bach,
de bellas cadencias vascas
y  melodía tribal
y ya como despedida
a  Mandela celebró.
En la Plaza San José,
el alarde txistularis, ´
a todos emocionó,
aquellarres y sorgiñas,
brujas de Zugarramurdi,
txistulari en el balcón,
magnífica puesta de escena,
mejor interpretación.
 
Y como todos los años,
a las doce de la noche,
con las velas encendidas,
los pañuelos se recogen,
sale el alcalde al balcón
y a los presentes anuncia,
que la fiesta se acabó,
y las mozas y los mozos
entonan esta canción:
"Pobre de mí, Pobre de mí,
que se han acabado las Fiestas
de San Fermín"
"Ya falta menos pa el Glorioso
San Fermín...tirí...tiri...
Se oye una traca final
de fuegos artificiales
y en la plaza del Castillo,
van desfilando las peñas.
"Pobre de mí, pobre de mí..."
y todos nos agachamos,
con el dedo señalando:
"aquí hay un potico, potico
de mierda....ta-ra-ra-ra-ra-ra"
y los brazos levantamos.
 
En estos últimos años
mozos y mozos le llevan
pañuelo y velas,al Santo,
en la puerta San Lorenzo,
las vamos depositando,
como devoción al Santo,
en recuerdo de unas fiestas,
que ya se han terminado.
Para los más pertinaces,
encierro la Villavesa
a correr ante la Spada.
 
El peñazo ya os he dado,
y esperando disculpeis,
esta crónica tan larga,
de vosotros me despido,
hasta el próximo verano,
el año dos mil catorce
en Fiestas de San Fermín.
 
Esperando no os hayan aburrido mis pitxorradicas y mi larga crónía un fuerte abrazo con todo mi cariño para todas y todos.
 
Javier Cirauqui
 
 

Domingo, 28 de Julio de 2013 21:07. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comjoaquin lopez-malla ros

Javier, no sólo no me has cansado sno que te has esmerado con esta magnífica crónica-pitxorradica ya que has descrito como nadie todos los sanfermines en un ratico. A los que los conocemos nos ha emocionado y a los que no los conocen les motivará para ir a conocerlos con lo que en el fondo nos has "jibado" un poco porque vendrá mas gente a Pamplona y si este año casi no cabiamos imaginate si se va animando más gente.
Bueno, fuera de bromas, realmiente te has superado si cabe así que de vez en cuandoi no te cortes y escribenos algo. Un abrazo , Ros

Fecha: 29/07/2013 11:05.


gravatar.comJavier Cirauqui

Me alegro muy mucho, Joaquín, que te hayas emocionado con mi crónica-pitxorradica, es es mi intención. Adoro los Sanfermines y me encanta que se entere todo el mundo de ello. Un fuerte abrazo, Joaquín, para tí y toda tu familia. Con mucho cariño. Javier.

Fecha: 30/07/2013 00:59.


gravatar.comMariano Estrada

Hola, Javier:

Efectivamente, considerando el género literario en el que está escrita, es una crónica larga. No obstante, por este motivo no recibirás de mí ninguna recriminación, ya que yo tengo algún poema que es incluso más largo. Y si acaso se me ocurriera recriminártelo, siempre podrías contestarme: “Y tú más”. Y no voy a obligar a un poeta a que me dé una respuesta de político.

Para sacarle todo el jugo con el que la has aliñado, y dado que la has escrito en romance, yo me imagino a algún juglar de greñas largas, gafas oscuras y guitarra vieja recitándola en una esquina de la Plaza del Ayuntamiento. Seguro que reuniría a su alrededor a un buen número de turistas. Claro que a lo mejor tendrías que traducirla a varios idiomas. O por lo menos al inglés, que es el que entienden los guiris.

Finalmente, compañero, después de leerte, y a pesar de que hay detalles que lógicamente se me escapan, casi puedo decir que he estado en los sanfermines. Tanto es así que casi me atrevería a hacer yo mismo una crónica. Este sería el comienzo:

Pamplonesas, pamploneses:
Gora San Fermín, el Santo
que nos ama y nos protege…

Ánimo para la próxima pitxorradica, aunque no creo que necesites que nadie te anime. Te animas muy bien tú solo.

Un abrazo
Mariano

Fecha: 30/07/2013 03:32.


gravatar.comJavier Cirauqui

Gracias, Mariano, por haberte leido mi larga crónica y y decirme que te ha gustado y has estado en los Sanfermines.
No estaría de más que estas y otras crónicas, asi como muchos poemas, fueran recitados por un juglar en las calles y plazas, con guitarra o sin guitarra vieja, con greñas o sin greñas, con gafas o sin gafas oscuras.
Pero me temo que esos tiempos ya han pasado y que por lo menos el día 14 de septiembre nos reuniremos en torno a un bardo o juglar a escuchar tus poema-canciones con música de Ramón Arcusa, Oloríz, Zamanillo, etc.
Respecto a los sanfermines, decirte que a pesar de las aglomeraciones, las desvirtuaciones de la fiesta, no hablo de la politización de la fiesta, porque siempre la habido y la habrá, menos mal, siempre estará por encima el espíritu navarro, la acogida y la fiesta libre, alegre y solidaria.
Un abrazo y hasta la próxima.
Javier.

Fecha: 31/07/2013 13:32.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris