Facebook Twitter Google +1     Admin

LA SANTUCA DE LIÉBANA (por Isidro Cícero)

20151003145848-la-santuca.jpg

Uno de los milagros de la Virgen del Camino aquí mencionados por mi maestro Jaime R. Lebrado se parece muchísimo a otro de la Virgen de la Luz en 1796 y que yo relaté este año. Como Camino es la patrona de León, Luz es la patrona de Liébana, lo digo para los no iniciados. Este era mi relato: 

NO SIEMPRE LA SANTUCA CAE EN LUNES COMO ESTE AÑO Y 1796

Isidro CICERO

- Así desde la jorcadura –señalaba el cura de Aniezo su entrepierna–. Desde la jorcadura hasta esti hombral. Toda esta parte del pecho machacada por la rueda. La rueda le pasó así, por encima de las tripas, por todo el corazón y por el costillar del lado izquierdo. Y discúlpeme usted la manera de señalarme la entrepierna, alcalde mayor.


- ¿El hombre cómo quedó? –preguntó el alcalde mayor. 


- ¿Cómo que el hombre cómo quedó? Al hombre no le pasó nada y ahí está el milagro. Ni un cardenal tiene Matías. Su merced, amigo Bustamante, podrá comprobarlo por sí mismo deseguidamente porque Matías y Claudio Balentín están ahí afuera esperando para pasar cuando usted lo mande. 

Bustamante hizo una pausa y se rascó la sien.
-Entonces el señor cura de Aniezo quiere que yo, como alcalde mayor de esta jurisdicción de la Provincia de Liébana, alce un acta…
El alcalde mayor que hace en Potes las veces de notario, o de oficial de la justicia, se agacha sobre el cajón de debajo de la mesa de nogal, saca un pliego de papel de barba, lo coloca encima de la tabla, pasa dos o tres veces la mano sobre el papel alisándolo, comprueba la punta de la pluma de pato y empieza a quitarle la tapa metálica al tintero negro.

- Un acta certificando un hecho milagroso que ocurrió, dice usted señor cura días atrás. Y que pese a no haber sido testigos de él ni su merced, señor cura ni yo mismo, quiere usted que yo produzca constancia indubitable a través del acta, si no le comprendo mal -continuó B. Bustamante, sin quitarle la vista de encima al párroco de Aniezo, consiguiendo con ello que don Manuel se sintiera desazonado e incómodo.

Don Manuel Gómez, mientras tanto, con rostro severo y pálido, fijaba sus ojos saltones en la mesa de nogal que le separaba de Bustamante, el escribano. Los vecinos de Potes diferenciaban claramente un notario, un escribano y un alcalde mayor. Bustamante en realidad era en aquellas fechas alcalde mayor, pero los vecinos de Liébana seguían llamándole escribano como toda la vida de Dios.  

-Pues sí, señor escribano -dijo al fin el cura rompiendo el silencio. Y me preguntará usted el porqué de este interés mío en relatar los hechos en un acta fehaciente. Me ha convencido el padre Domingo. Estuve el sábado en San Raimundo a confesar y fue él y el otro dominico que se encarga de los niños los que aconsejaron esta diligencia judicial, porque el caso es de gran importancia y es necesario ir con papeles cuando vaya a presentárselo deseguidamente al obispo. Iré a León en cuanto se quite la nieve del todo a pedir que me reciba monseñor Cayetano. Yo, permítame que se lo diga, milagros he leído muchos, pero no creo, no creo –don Manuel se permitió unos golpecitos con los nudillos de los dedos sobre la mesa- que se hayan registrado tantos del volumen de este que le venimos a certificar. Y lo mismo opinan en San Raimundo. 

A continuación pasó a la estancia don Matías Gómez, vecino de Aniezo, que en todo el valle Estrecho y también en la villa de Potes a donde solía acudir un lunes sí y otro no, era conocido como el tío Matías, o el Timatías. Lo primero que le preguntó Bustamante, casi sin dejarle que se sentara, fue la edad. Contestó que, según sus cálculos, no le faltaría mucho para cumplir sesenta, año arriba, año abajo. Y añadió que de siempre tenía él oído en la casa de sus padres que su nacimiento personal, “o, como yo digo, mi entrada a las fatigas de este mundo tuvo lugar la víspera de Santiago”. Pero el año, con sus cifras exactas, o no lo había sabido nunca, o de saberlo, a Matías ya se le había ido de la memoria, con estas cosas que traen a los viejos los achaques de la edad. “Mil setecientos, sí, seguro. Pero el picu no me lo pregunte usted”. 

Aquella no era la primera vez que la Santuca caía en lunes, ni tampoco iba a ser la última. Pero nadie recordaba otro año que, al llegar al mercado la procesión, el señor cura de Aniezo abandonara el desfile para ir al notario. Ya se lo había anunciado en la misa de alba a los feligrese antes de echar a andar valle abajo, y después de relatar a toda la mocedad de Aniezo, Lamedo, Belmonte, Valdeprado y Cotillos allí presentes el portento que unos días antes acababa de hacer la patrona en Saldaña o mejor dicho, sin llegar a Saldaña.

En el sitio donde se unen los dos ríos que, cada uno por su vereda bajan de las montañas, el cura don Manuel, el tío Matías Gómez que era pariente suyo, ya que los dos pertenecían a los Gómeces de Aniezo, y Claudio Balentín Cuevas abandonaran el desfile. El cura se quitó el roquete, les hizo una señal a los otros dos para que dieran un beso a las cintas y se marcharon por entre las cebolleras que vendían para plantar, los marraneros que traían cajones de recría, alguna jaula de palos con pollos amarillos, algunas renoveras de mantecas y dos o tres tresvisanas. Como ya había entrado mayo, las tresvisanas empezaban ya la rueda del año presentando el lunes sus quesos apestosos y llevando de la mano algún chiquillo por si algún lebaniego le quería para servir. 

Al cura las vendedoras le decían “con Dios” y a los dos que iban con él hasta luego. La procesión de la Santuca no tardó en reanudar la marcha hacia Santo Toribio como todos los años por un igual. Al frente de la procesión, al cura de Aniezo le sustituía ahora el de Potes. Cargaba con la virgen el alcalde de la villa, que sin soltar el bastón de mando de la mano derecha, le sobraba mano para empuñar también a la vez la galga derecha de las andas por la parte delantera. Detrás de la virgen, pero pegados a ella, venían desde El Cantón los frailes de San Raimundo, cantando el rosario con buena voz. Tocaban las campanas de la iglesia de San Vicente tan vieja, tan estropeada que era un peligro subir a tocarlas. Decían que había que tirarla y hacer otra nueva que fuera más capaz, pero a saber . 


- Pues dígame usted , señor cura, cómo quiere que escribamos el acta de ese milagro tan grande operado por Nuestra Señora de la Luz en tierra de Castilla o Tierra de Campos -dijo el notario: 
- Solo quiero que ponga la verdad –dijo el cura. Hace unos cuantos días Matías Gómez, aquí presente que es vecino del concejo de Aniezo, unció la pareja para llevar hasta Saldaña un carro de tablones que había sacado de unos robles. Los robles los había cortado en el monte de Aniezo la primovera anterior y en la luna correspondiente. Y ponga también que el mozo Claudio Cuevas, del mismo pueblo, le ayudó a cortarlos, a taparlos para que no se mojaran, a llevarlos al serradero, en el mes de abril de este año, a marcarlos de atrás adelante, a subirlos al serradero y a serrarlos. Yo estoy canso de verlos, a Claudio de arriba y a Matías de abajo.  


-¿Hará falta poner todos esos detalles? –preguntó Bustamente dejando de escribir mientras don Manuel pensaba la respuesta. “Bien mirado, no”, dijo el cura. “Es mejor que vayamos derechos a lo que pasó en Saldaña”. 
-Pues al grano entonces, señor cura. Qué fue lo que pasó. 


Pasó, explicó don Manuel de forma ya más concisa que cuando los jañezanos iban con los bueyes y el carro cargado de madera, ya casi llegando a la villa de Saldaña, en un sitio que llaman La Puebla, Matías Gómez cayó a tierra de espalda, delante del carro. Y no le dio tiempo a apartarse. Ni a usar la ijada para dar a los bueyes en el hocico y hacer que se detuvieran. Ni siquiera a decir ohhhh como otras veces. Fue todo de repente, cayó de culo y le cogió una rueda por la jorcadura, por el vientre y por el pecho sin que le diera tiempo a decir nada más que “Virgen de la Luz bendita”. El caso fue que terminar él de decir “Virgen de la Luz bendita” y acabar de pasar la rueda del carro por encima del hombral izquierdo fue todo uno. 

“Fue todo uno”, escribió el señor B. Bustamante. Y cuando terminó de poner “fue todo uno”, levantó la vista mirando al cura a ver qué más le ordenaba escribir. Don Manuel continuó: “El mozo Claudio Balentín de las Cuevas, aquí presente, que iba detrás del carro teniendo por uno de los dos lados para que no entornara nunca, oyó a Valentín gritar “Virgen de la Luz bendita”. Entonces soltó el carro y corrió rápidamente a ver qué había pasado. Y lo mismo que hizo Claudio lo hizo otro carretero que viajaba detrás de ellos, que también paró al instante su propia pareja. Enseguida se acercaron por el camino real a ver qué había pasado muchos vecinos de La Puebla. 

Y tanto Claudio Balentín, como el otro carretero, como también los feligreses de La Puebla como los que después fueron viniendo del propio Saldaña a donde estaba destinada la madera se quedaron todos pasmados. Venían a recoger a un lebaniego muerto y le encontraron tan vivo como ellos y sin ninguna lesión.

 
- Y ¿cuál es señor cura, la intención con la que su reverencia quiere que se levante esta acta?
- Solo para que todo cristiano alabe a Dios, respondió el cura. Porque Dios está siempre presente en todo lugar y en todo tiempo. Y también porque en la vida hay muchos y los cristianos de aquí y de la otra parte tengan esperanza en el socorro de la Virgen de la Luz de estos términos de Aniezo. Y para que se vea que su patrocinio soberano sobrepasa Liébana asi que es falso lo que dicen los ermitaños del Brezo.

El señor Bustamante dejó otra vez de escribir para observar al cura. Don Manuel adoptó un tono confidencial. ¿Sabe usted lo que dice el zampalimosnas del Brezo cuando viene por aquí? Que el Brezo tiene más poder en Liébana que la Santuca. Pero esto no lo escriba usted. El tardíu pasado se encontró el ermitaño del Brezo con el nuestro en Camasobres y le pegó una paliza. 

Acabada la declaración del cura, declaró Matías Gómez. El alcalde mayor le tomó juramento por Dios y la señal de la Cruz, como se requiere en derecho y Matías la hizo cumplidamente prometiendo decir la verdad en todo. Preguntado por el contenido de la petición que antecede dijo que era cierto todo y que todo le constaba. El mismo Matías Gómez relató punto por punto con sus propias palabras lo mismo que don Manuel Gómez: “Y al que pensaban muerto (al declarante, especificó Bustamante) se levantó sin la más leve lesión. Lo que Matías atribuyó sin dudarlo a milagro de dicha santa Imagen. Dijo que esto era la verdad y que lo afirmaba y lo firmaba y lo ratificaba como el tal Matías Gómez junto con su merced y su merced con él, dando fe. 

A continuación Claudio Balentín de las Cuevas, de 25 años, declaró también lo mismo y con las mismas palabras. 

B. Bustamante una vez evacuadas los dos declaraciones pedidas entregó el auto al párroco de Aniezo para que de ellas hiciera el uso que le pareciese conveniente. Así lo firmó, proveyó y mandó en Potes a 2 de mayo de 1796 en un folio que debería valer para el reinado de Su Majestad el Señor Carlos III.

Sábado, 03 de Octubre de 2015 14:58. antiguosalumnosdominicos #. 50 ANIVERSARIO COLEGIO

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comJoaquín Urbano

Isidro: Una gozada. gracias y un abrazo.

Fecha: 03/10/2015 18:25.


gravatar.comisidro cicero

Me alegro mucho que lo hayas disfrutado,amigo Joaquín

Fecha: 04/10/2015 09:11.


gravatar.comEugenio Cascón

Un placer leerte, una vez más, amigo Isidro. He entrado en este foro después de algún tiempo, en el que he andado por otros lares, y me he encontrado con esta deliciosa narración tuya, tan cercana y tan atenta a la cordialidad (en sentido estricto) de lo terruñero.
No he podido dejar de relacionar la historia milagrera que cuentas con otras incluidas en en una novela que estoy leyendo estos días, de autor novel y casi desconocida por su reciente aparición y por sus escasas posibilidades de difusión, relativa a la Virgen de la Peña de Francia, tan dominica ella, patrona de mi tierra e incluso de toda Castilla, en otro tiempo más conocida en el mundo que advocaciones tan famosas como Lourdes y Fátima. Una gozada la aventura medieval de Simón Vela.
Espero que sigas haciéndonos disfrutar.

Fecha: 04/10/2015 15:01.


gravatar.comluis Heredia

A mi también me encantó el relato milagrero, como siempre todos los tuyos.
El día que yo escriba como muchos de vosotros se producirá otro milagro, y además, de los más llamativos.

Fecha: 04/10/2015 17:54.


gravatar.comJosé Luis Alcalde Revilla

...me enriquece todo lo que expresas, Isidro Cicerito. Te doy las gracias por apotarlo con tosa el alma, porque tttiiiivvvogliooobbbenee
joseito chiquitito

Fecha: 04/10/2015 20:21.


gravatar.comLuis Carrizo

Pues yo estoy convencido, tocayo Heredia, que aquí el maestro Cicero nos cuenta el milagro explícito producido en Matías y el milagro implícito producido sobre el propio Cicero, quien por una especialísima gracia de la Virgen de la Luz fue transportado al lugar de los hechos a través del tiempo, a fin de que lo contase tan deliciosamente bien para su mayor gloria. No encuentro otra explicación para semejante relato que la presencia física del narrador entre los protagonistas que ahí se describen. Bueno, su presencia y saber escribir de esa manera.
Eugenio: tu comentario me invita a transcribirte a continuación una poesía de Fr. José María Guervós, que está colgada en una de las paredes de la iglesia de La Peña de Francia. Seguramente la conocerás, pero aquí la dejo para disfrute de quienes no hayan tenido la suerte de subir a ese "barco de roca", como dice la poesía. Yo tengo la intención de pasar por Salamanca a no mucho tardar y quiero acercarme a San Esteban por ver de comprar algún libro, si lo hubiera, que recoja los poemas de Guervós.
A LA VIRGEN DE LA PEÑA DE FRANCIA
Fr. José María Guervós Hoyos, OP. 24-V-1952

María campesina, desde tu hogar labriego
¡da a Castilla tu Paz!
María labradora, caliente de tu horno,
parte para nosotros, un poco de tu pan!

Te vi siempre inclinada, como espiga fecunda,
sobre la llamarada ardiente de tu hogar;
trajinando amorosa para tus muchos hijos
que, alegres, con el alba, salieron a sembrar.

María labradora que, con tus propias manos,
me ofreces esa agua que mi sed calmará;
tus días y tus noches son para mí, María;
tú preparas mi arada, mi siembra y mi cantar.

Sencilla labradora, capitana de sueños,
en tu barco de roca sobre el dorado mar;
tú me lo has dado todo, envuelto en humildades,
como el que nada hace, como el que nada da.

¡Tú me diste a tu Hijo, destrozado y sangriento,
como racimo pleno pisado en el lagar!

Soy de Castilla, Madre, y saben ver mis ojos,
la inmensa lontanaza de tu amor sin final.

Tú me lo has dado todo, María labradora,
y mis manos vacías, nada te pueden dar.

Pero con alma alegre, al volver de la siega,
calientes de la tierra, te quiero colocar
un manojo dorado de espigas de Castilla
en tu frente morena. ¡No puedo darte más!

¡Acepta de este hijo, que trabaja en tu campo,
esta corona humilde que tu campo me da!
María campesina, desde tu hogar labriego,
da a Castilla sus trigos y a mi alma tu Paz…

Y cuando al ser de día, sentados a tu mesa,
tu Hijo primogénito, el mejor del hogar,
cuando mi Hermano, Madre, te presente su hogaza
¡párteme con tus manos un poco de su Pan!

Fecha: 04/10/2015 20:35.


gravatar.comIsidro Cicero

Me alegro haberte producido ese placer, Eugenio. Yo también lo experimento, pero no cuando lo escribo, que eso es trabajo, sino cuando lo releo. Sí, me gustan las cosas cercanas, cordiales y pegadas al terreno de la gente.
Suerte al autor novel del que nos hablas. ¿La novela va sobre Simón Vela?

Fecha: 05/10/2015 18:46.


gravatar.comIsidro Cicero

Los relatos sobre milagros, Luis, forman parte del conjunto de relatos fantásticos o relatos prodigiosos de los que está plagada la historia de la literatura y que nos han encantado a los humanos desde que empezamos a serlo. Ojalá un relato mío además de tratar de prodigios para encantar fuera también "milagrero", Luis. O sea, que hiciera milagros él personalmente como tantos santos y vírgenes y objetos distintos han hecho en el mundo, si hacemos caso a relatos prodigiosos como este que te he contado aquí. Si mi relato fuera milagrero o milagroso haría milagros per se o ex opera operantis como una imagen de San Antonio o un libro del Corán. Pero no creo que lo consiga, ojalá, con la falta que tiene de prodigios este mundo desencantado. A mi con entretener me vale.
¿Hacer tú milagros escribiendo? Los haces igual que yo. Incluso los haces mejor que yo, porque como eres un gran tipo, consigues hacer sonreír al prójimo.

A veces los milagros se hacen incluso leyendo. Como San Ambrosio de Milán. Una vez vio San Agustín leer a San Ambrosio (San Agustín todavía no era ni santo ni nada, era más bien un vividor) y se quedó asombrado. Aquella manera de leer era un milagro. ¿Por qué? Pues porque Ambrosio leía con los ojos, únicamente con los ojos, sin mover los labios ni la lengua.
El de Hipona quedó tan asombrado como si se le hubiera aparecido un ánima y lo contó así: "Ambrosio leía oculis; vox autem et lingua quiescebant"... Un milagro, si pensamos que hasta entonces las lecturas se hacían siempre en alta voz, par ser escuchadas. Incluso los griegos y los romanos, lo mismo que tenían un esclavo cocinero y otro para servir las copas, tenían un esclavo lector. Este era el que les leía los libros, para no gastarse ellos la vista, supongo. En los monasterios medievales, leía en voz alta el lector. Los otros escuchaban. Sólo he oído una excepción a esta regla Aristóteles, que como no se fiaba de nada que no viera con sus propios ojos, leía personalmente los libros de Platón por lo que sus discípulos le llamaban el lector.
Milagros muchos.

Fecha: 05/10/2015 19:32.


gravatar.comsantiago rodriguez

Despues de disfrutar de esta gran pluma lebaniega, quiero añadir pues a Isidro se le ha pasado ono ha considerado necesario decirlo, que la procesión de la Santuca es sin duda la que mas kilometros recorre de España....¿del mundo?....tal vez tambien

Fecha: 05/10/2015 19:41.


gravatar.comEugenio Cascón

Isidro, la novela gira, efectivamente, alrededor del personaje de Simón Vela, que es el protagonista casi absoluto, salvo en los capítulos en los que se producen saltos en el tiempo, hacia adelante o hacia atrás, para narrar milagros, antecedentes históricos o legendarios, etc. Lo que se relata es su búsqueda interior, la de su destino, resuelta finalmente con el hallazgo de las imágenes sagradas en la cima de la Peña de Francia.
Tiene algunos defectos de construcción y de técnica, como no podía ser menos tratándose de un principiante, y algunas concesiones a la moda de la pseudohistoria medieval, heredera del Código da Vinci y sus descendientes, legítimos o espurios, que invade la literatura actual, pero está bien narrada y, al menos para los que somos de por allí, posee el interés de recoger muchos aspectos humanos, históricos, tradicionales, legendarios y costumbristas de la Serranía salmantina.

Luis, conozco en efecto el poema que transcribes, aunque no deja de alegrarme verlo aquí. Copio seguidamente otro, que el propio padre Guervós escribió siendo estudiante de teología en Salamanca, cuando el "barco de piedra" se llenaba todos los veranos de siluetas blancas. Es algo exótico, pues se trata nada menos que de un pasodoble, aunque confieso que nunca he podido escucharlo. Resumo la historia de su origen:
En el año 1956 la Virgen de la Peña de Francia fue coronada como patrona de la provincia, y de toda Castilla, primero en la Plaza Mayor de Salamanca y después en las alturas del propio santuario, con la presencia de todas las autoridades, laicas y religiosas, que os podéis imaginar.
Me acuerdo, aunque vagamente, de aquellos festejos porque, con mis cinco años, mis padres me subieron hasta allá, incluso llegué a salir en una foro del álbum que se confeccionó al efecto y que hasta no hace mucho aún se vendía en la tienda de recuerdos del santuario. Lo que más me impresionó fue el vuelo, casi rasante, de unos aviones venidos de Matacán, supongo que del género de aquellos Junkers alemanes que veíamos pasar también sobre los campos de deportes del colegio y los que algunos compañeros motejaron como "burra cansona", sin duda por el poco donaire con que volaban.
El caso es que, con ocasión del evento, se celebró, una corrida de toros, la de más altura que se haya efectuado nunca en España, si bien se lidió una sola res por parte de Jumillano, torero salmantino, uno de los más famosos de la época. No sé si la lidia fue brillante o no, pero dos de aquellos estudiantes decidieron componer el citado pasodoble, letra y música, oración colorista y revolera. Helo aquí:

PASODOBLE DE LA VIRGEN DE PEÑA DE FRANCIA

Letra: P. José Mª Guervós OP
Música: P. Luis Mª Vicuña OP

1.- En el campo salmantino,
tierra torera y bravía,
reinas Tú, Madre de Dios,
Morena de serranía.

Sobre mi capote grana
siento tu luz que me guía
y entre la cruz de mi estoque
tu mano sobre la mía.

CORO
Virgen de Peña de Francia,
Morena de sol y viento:
yo te ofrezco el clavel rojo
de mi capote entreabierto.

Cuida tú, Madre, mi vida,
cuando la juego en el ruedo
Virgen de Peña de Francia,
Morena de sol y viento.

2.- En las tardes de corrida
sobre el fuego de la arena
brota gracia de espuma
que remata mi faena.

Encina que me das sombra,
brisa que frente seca,
agua que besa mis labios,
mi Virgencita morena.

(Al coro)

Fecha: 05/10/2015 20:33.


gravatar.comIsidro Cicero

PARA CARRIZO Y SANTIAGO
Permíteme, Luis Carrizo, que me dirija primero a Santiago Rodríguez, pues de lo que a él tengo que decirle, resultará con más lógica lo que luego te diré a ti.
Santiago, no lo sé bien, pero creo que el escribano B. Bustamante no sabía las leguas que recorrían otras procesiones en los reinos de Carlos III; por eso quizá no nos ilustró con el dato que tú y yo sabemos de que la de la Luz "es sin duda la de más kilómetros en España y posiblemente en el mundo". Dudo también de que el cura de Aniezo supiera ese dato. Así pues solo nos quedan el TiMatías y Claudio Balentín. Pero de esos dos estoy yo completamente seguro que no tenían informaciones generales, ni curiosidad por las estadísticas. Estoy seguro de ello por la cantidad de personas que trato de su mismo pelaje y conozco bien cuáles son sus inquietudes en cuanto al conocimiento de cosas que no sean Ronaldo o Messi. Supongo que entonces no había tampoco ni tanto gusto por la estadística como hoy, ni libro guinnes, ni informaciones de masas como las actuales que si no especifican comparativamente tamaños y valores parece como que no informan. Así que si ninguno de ellos lo sabía o no le daban importancia ¿quién otro podría habernos proporcionado esa comparativa? Los únicos personajes que aparecen en el relato son esos cuatro, querido Santiago.

Fecha: 06/10/2015 00:28.


gravatar.comIsidro Cicero

De lo que antecede se deduce, Luis Carrizo, que la Virgen hizo el milagro explícito en la persona humana de Matías, pero no obró ningún portento implícito en el propio Cicero, el cual quedó al margen del prodigio y de la especialísima gracia de la la Luz. Cicero no parece que fuera transportado al lugar de los hechos "a fin de que lo contase tan deliciosamente". ¿Qué le habría costado al susodicho intervernir en el relato con conocimientos de hoy, pasando de anacronismos y demás servidumbres? De haber estado allí Cicero, querido Luis, se lo habíamos notado, ¿no crees?.

Fecha: 06/10/2015 00:38.


gravatar.comIsidro Cicero

Yo también te quiero José Luis. Te eché en falta en Valladolid el pasado domingo. Un abrazo.

Fecha: 06/10/2015 10:50.


gravatar.comJavier M. de Pablos


Luis y Eugenio, siendo salmantino me habéis tocado en lo más hondo del corazón con la Virgen de la Peña de Francia. Cierto es lo que cuenta Eugenio. El P. Constantino,
artífice de tal coronación, con "su
Virgen", recorrió casi todos los pueblos de Salamanca y Cáceres presentándola a todos
como reina de Castilla y por supuesto de
Salamanca.
No podía faltar el himno.

A la hora de los maitines
durmíose en Francia Simón
y al terminar los maitines
oyó esta esta divina voz.

No te duermas Simón Vela
mi imagen está escondida
en una Peña lejana
y tú debes descubrirla.

Siete años tardó
el buen fraile
la peña hallar
pero al fin, quiso Dios
que en España la fuese a encontrar.

Por ser tu pecho tan blanco
te llaman la de la Peña
y siendo de Salamanca
el nombre de Francia llevas.

A tu peña he de subir
clavel de la tierra charra
pues no me quiero morir
sin verte otra vez la cara.

Fecha: 06/10/2015 11:25.


gravatar.comLuis Carrizo

Ya me barruntaba yo, amigo Cicero, que la hipótesis de tu traslación en el tiempo tenia pocas posibilidades de confirmarse como cierta. Esta circunstancia no va, sin embargo, en detrimento de la calidad de tu escrito, antes bien, lo magnifica. Digamos que escribes milagrosamente "per te".
Me ha gustado mucho tu digresión hacia la lectura y los modos de leer. Curioso y sugerente.
Escuchar leer a alguien que sepa hacerlo de decentemente para arriba constituye un raro placer, yo creo que hoy desconocido, y no solo por los seguidores de Messi y Ronaldo. En alguna emisora he habla inglesa que pillo de vez en cuando por el dial descubro que existen programas en que alguien lee con muy cuidada y sugerente entonación lo que imagino serán obras literarias a juzgar por el tiempo que duran dichos programas. Esas cosas me dan envidia. A veces, también escucho, en la radio o en la iglesia, las lecturas de la misa y me sorprende la alegría con que se nombra "lector" al primero o primera que pase por allí. Que falta de respeto, de estética y de ética, que diría Carmena. Es para salir corriendo.
Un día de estos le voy a escribir a Bergogglio.

Fecha: 06/10/2015 17:17.


gravatar.comIsidro Cicero

De la comida en Dos Pozos (Bezana) que compartimos este verano, me quedó el dato, Carrizo, del placer que te supone a ti la lectura activa y en voz alta para otros: La lectura no a base de movimiento de ojos como Ambrosio, sino moviendo los labios y la lengua;fonando adecuadamente con los órganos fonadores, de manera que se acompase el producto de ese ejercicio físico del cuerpo al mensaje inmaterial de las oraciones y periodos. Me acuerdo de haberte oído que practicas ese arte de lector y que te deleitas en él. A mi también me gusta, pero lo he practicado poco. Cuando entonces por causa de la egue y después por carencia de auditorio. De todas maneras, cuando te conteste Bergoglio me cuentas.

Fecha: 07/10/2015 10:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris