Facebook Twitter Google +1     Admin

CHORRO DE VOCACIONES

20080716190334-file0035.jpg

¿Vocaciones a manta?, ¿Taller de montaje?, ¿cadena de producción?, ¿Apostólicos estudiando?, ¿Estudiantes dormidos?, ¿reclusos uniformados?, ¿compañeros de nuestra infancia?, ¿cuántos santos, cuántos viles?, ¿Estudiosos o aburridos?, ¿vista desde la cátedra?, ¿miedo a mirar a la cámara?, ¿estudio antes de la cena?... 

He dudado a la hora de titular esta fotografía, se me ocurrían todos estos y más.

Jueves, 17 de Julio de 2008 10:18. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comLuis Heredia

Josemari, lo titulaste muy acertadamente porque hiciste un compendio de lo que al fin y al cabo, el chorro dió de si y sigue dando con alumnos como Alberto y Cìa.
- ¿Vocaciones a manta? = Todos y de todas, unos con más manta que otros, la tuvimos. Lo que ocurrió con el paso de los días, que no del tiempo, es que nos dimos cuenta que el término "Vocación" no tenía que ser obligatoriamente sinónimo de inclinación a la carrera sacerdotal. Descárgate tú mismo la lista de “reencontrados” y verás que el Código de Actividades Económicas se ha quedado corto con nosotros.
- ¿Taller de montaje? = El “estudio” sirvió lo mismo para un roto que para un descosido. La recreación tenía un solo destino; como las Capillas de la E.Menor y la Mayor. El “estudio” fue realmente un taller inmenso- incluso sus columnas y tubos fluorescentes lo delatan- que sirvió como biblioteca, salón de actos, ludoteca, y, por supuesto, sala de tortura también, pero en “minúscula”. Todos fuimos “montadores” de esta inmensa máquina que no hay quien la pare. Ni el tiempo, que dicen que todo lo borra.
- ¿Cadena de producción? = También. Cada uno teníamos a nuestro alcance la herramienta que aquellos años, con los pocos medios de los que disponía la Comunidad, nos permitió forjar un futuro más o menos digno. Yo creo que el fabricante está más que satisfecho con los resultados obtenidos por haber trabajado en cadena, que no encadenados.
- ¿Apostólicos estudiando? = Joder, Josémari. ¡Vaya pregunta¡ Si mi güela tuviera ruedes sería una bicicleta y si fuera la Escuela de fútbol de Mareo estaríamos con medies y botes de tacos. Lo que sí pongo en duda es lo de “estudiando”. Más bien, yo recuerdo que “pensando”. ¿en qué? El que se atreva, que lo diga o calle para siempre. ¿A qué quedásteis todos mudos?.
- ¿Estudiantes dormidos? = Josemari, ¿Tú dónde estudiaste? ¿ Nunca te enteraste para que se utilizaban las últimas filas? Sigues tan ingénuo como siempre. Menos mal que Isabelita te hizo espabilar pronto y a tiempo.
- ¿Reclusos uniformados? = Bueno, vamos a mirarlo en positivo y de forma reflexiva y digamos que nos sentimos recluidos en familia. Siempre queda muy bien, y la verdad, yo tiendo a recluirme en ella y en mis amigos. Yo de pequeñín también tenía mandilón y baberu, como todos mis hermanos.
- ¿Compañeros de nuestra infancia? = Y de mayores, Josemari, de mayores.
- ¿Cuántos Santos, cuántos viles? = ¡Buff¡ A mogollón, los Santos. Fíjate que yo conozco a cuatro y tres son de mi curso. Más luego, los que se les reconoce por su halo cuando estás frente a éllos, te miran y te hablan y te transportan a otra dimensión, y que entre los compañeros son multitud. De aquellos años, no reconozco a ningún vil. Fíjate que sigo pensando que lo del jersey amarillu de Isidro fue una fatal coincidencia de circunstancias. ¡Hombre, quizá alguno de cursos superiores con instintos abyectos alargaba más de la cuenta la pata para rozar la pierna de Bañugues y frenar sus escapadas. Pero bueno, parece ser que tampoco tuvo el resultado apetecido a tenor de la insistencia después de cuarenta años en repetir las mismas artimañas. Viles, en la actualidad, nos hemos convertido muchos. A mi, por ejemplo, el vil metal no me quita el sueño. Pero si me tocase la Primitiva, te juro que iba a mandar a tomar por el culo la crisis por la que estamos pasando. ¿Seré vil por éllo?.
- ¿Estudiosos o aburridos? = Aparentemente, lo primero. Los segundos, no tuvieron ni tiempo de saber lo que era el aburrimiento desde que dieron su primera vuelta a nuestra finca. Otros, reaccionaron a tiempo.
- ¿Vista desde la cátedra? = Que nos lo describa Chema Sarmiento, ya verás qué bien lo hace.
- ¿Miedo a mirar a la cámara? = Algunos, por miedo escénico. Otros, todo lo contrario: comenzaron a hacer sus pinitos para el futuro y se dieron cuenta de la atracción de ésta con resultados más que sobraos.
- ¿Estudio antes de la cena? = Por supuesto. Noche fría de invierno. Tubos fluorescentes a todo meter y deseo incontenible de ir al pasillo para acariciar sensualmente nuestras pequeñas extremidades al lado de la galáctica calefacción, si funcionaba.

Fecha: 18/07/2008 19:55.


gravatar.comjose ignacio serrano mallada

En ese día y a esa hora,

Padre está sentado en su silla apoyando su codo sobre la mesa de la cocina recubierta con un viejo mantel plastificado a cuadros blancos y rojos, mientras escucha las noticias de las 8,00 emitidas en su gastada Telefunken.

Padre está pensativo, fumando un cigarrillo, viendo como el humo sube sua vemente hacia el techo. Está sufriendo la ausencia de un niño, mientras mira de soslayo a los dos hijos que están recitando con voz angelical de inocencia la lección de geografía de la enciclopedia Alvarez.

Madre acaba de llegar del gallinero con unos pocos huevos y se pone a pelar cuatro patatas para freirlas y cenar.Madre contiene el suspiro, está sufriendo la ausencia de un niño y no quiere que la vean triste.

Los dos hermanos leen en voz alta la lección de geografía asignada por el maestro para el dia siguiente. No dicen nada pero sufren la ausencia de un niño, de un hermano que dicen que está lejos, estudiando en un colegio de León. Tienen ganas de verlo pero tienen que esperar a que venga de vacaciones porque cuesta mucho el viaje.

El Tarzan, el perrito ratonero, está enroscado al calor de la cocina. El también piensa. Nota la falta de un niño que la daba
caricias y cuya voz ya no escucha hace tiempo.

En ese día y a esa hora,

Tú y yo y muchos niños más estábamos estudiando en una sala enorme, desangelada y fría, con la aplicación que se aprecia en la fotografía, uniformados con bata grís, y a la espera de una cena caliente.

En ese día y a esa hora éramos todos unos niños de corazón blanco.



Fecha: 19/07/2008 22:57.


gravatar.comvaldés

Bravo Mallada!

Creo que es una descripción generalizada y puntual de nosotros y nuestras familias, detallada con sencillez, delicadeza, y que deja entrever los más importante , un gran cariño y respeto.

Yo lo veo así :

Mirando al libro,
la mente lejos,
las manos frías,
cerca los sueños....

Un abrazo.

Fecha: 21/07/2008 15:00.


gravatar.comjose ignacio serrano mallada

Mi querido Valdés,

…los dulces sueños
de unos pequeños
que fueron flores
y ya mayores
con ellos duermen
hasta que mueren….

Por qué hablamos tan poco de nuestros padres…?

Un abrazo a todos.

Fecha: 22/07/2008 14:33.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris