Facebook Twitter Google +1     Admin

BENDITO DIA DE SANTA CECILIA

20081121195533-cecidefinitiva33.jpg

No encuentro otros textos mejores para celebrar este bendito día que lo que nuestro siempre muy querido Santos Vibot escribía al no menos querido Luisito Heredia en este Blog, hoy hace un año:

¿Verdad, Heredia? Aquella merendola en la recreación, con su olor a banderillas toreras, queso, patatas fritas...cervezas con gaseosas dulces, mistela, anís y coñac para los mayores, galletas de coco...Y tu tío Angel feliz comiendo y fumando con nosotros...¡Santa Cecilia, qué vientos de Rondalla e inminente emoción de villancicos, turrones, contadas peladillas de piñones y frutas escarchadas como besos!

Recordad lo que escribió en AROMAS DEL COLEGIO II.

Oigo de nuevo, como el rumor del mar en aquella querida caracola de mi abuela leonesa, la luz y la alegría tan serenas, aquél mediterráneo destellante en los trinos de sol de las bandurrias, la ceremonia y gracia de aquellas islas míticas bañando nuestro páramo de espumas: ¡"Bolero Mallorquín"!


Irrumpe...(esta palabra evoca muy bien La Rondalla: escuchad en el tesoro de los discos la "irrupción" que introduce el villancico leonés "La Baila", con su aliento orquestal, y que tal vez sea la única grabación que nos queda de toda aquella magia).

Irrumpe la agitada "Gavota" de la Suite nº 5 para clavicembalo de Juán Sebastián Bach, con aquellos pasajes turbulentos de las guitarras en el segundo tema.
Y el "Rondó" de la Suite en Si menor, también de Bach, con su anhelo sin fin, tan alemán, tan hondo.

Y aquellas elegantes "Tiranas" del siglo dieciocho, tan goyescas y amables.
La de Pablo Esteve, exultante de vida.
Y el Anónimo, dando protagonismo en el segundo tema a los dulces laúdes varoniles.
También escucho absorto la íntima "Sonatina" de Scarlatti, esa meditativa danza de cámara, lánguida y suspirante, tal vez coreografiada en el fresco Palacio de La Granja, una tarde de junio, con los altos visillos de encaje mecidos al oreo de los jardines.
Esfinges y tritones.

Otro italiano prendado de Madrid nos hacía silbar sus fantasías: ¡querido Boccherini, cuánto amamos esa segunda parte de  tu azul "Minuetto", trufado de boleros y verdes quitasoles con puño de marfil!

Y aquél alado tema, desvalido y ambiguo de Beethoven, su "Minuetto en Sol"...: ¿de qué daño nos habla, ensimismado, de qué secretas penas?

Pero acudía el Mozart más alegre con su "Pequeña música de noche", a bendecirnos con todos sus ensueños, sus minuettos de sedas y sonrisas, sus  giros  y melodías querubínicas para tararear por los pasillos.
Y aquél "Vals nº6", que era otro minuetto  de felicidad.

Y recordáis aquellos Pasodobles y Zarzuelas...  la "Fantasía de La Verbena de la Paloma", "Amparito Roca" -la España más feliz de nuestros padres, sus ecos de fliscorno tuba y ron-,
el Coro de repatriados de "Gigante y cabezudos"  ("Tras larga ausencia..." ¿lo escuchais?).

Cuando además cantaba La Escolanía se nos hacía un nudo en la garganta.
Como en "La Baturrica" y en "La Baila" (¡por Dios!)

Y aquellas "Cuatro sevillanas" con las que vibraron de contento los pocos andaluces que hubo en el Colegio.
Y nosotros también.

Y aquel "Per tu ploro" inolvidable donde volvían de nuevo las brisas y el dolor mediteráneos en su envolvente ritmo de sardana sinfónica, y aquellos pocos chicos catalanes que también nos quisieron.

Y el "Rêverie" de Schumann, ese rumor de alas, esa caricia en nuestro ojos casi adolescentes, ese beso soñado -tal vez de nuestras madres- en la penumbra de las camarillas antes de adormecernos en la noche...

Y aquella "Canción india" de Rimsky-Korsakow que descendía del cielo entre suspiros... - siempre la imaginé en las noches de luna, tan punzante y sutil-

¡¡"Recuerdos de la Alhambra" para morir de tanto desamor!!

Junto a aquella "Canción del Gondolero", romanza sin palabras
para mecer aquellas amistades tan risueñas en las que deslizamos unos años nuestras pequeñas vidas soñadoras, y que pudieron ser fecundas y felices como lo fue la vida entera de Felix Mendelssohn Bartholdi, admirado por Goethe desde niño.

También nos consolaba aquella "Canción triste" de Tschaikowsky, su quimérica ausencia, su balsámico acento desolado.

No nos privó Torrellas de imaginar Ballets y nos dejamos las puntas con callo de los dedos, pero felices por aquél reto azul tornasolado, en el dificilísimo "Pizzicato" de Sylvia de Delibes, arlequines que fuimos de nosotros.

Y "Bajo la doble águila" -al estilo Big Band americano-
y el "Vals del Emperador"
y la azul "Barcarola" de Los cuentos de Hoffman
y la intrincada suite de "Peer Gynt"......regocijados en el frío del invierno silbando maravillas como "Alegres campesinos" enamorados de toda ingenuidad

FELICIDADES A TODOS LOS QUE AMÁIS LA MÚSICA, A TODOS.

Sábado, 22 de Noviembre de 2008 02:08. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

Imborrable un día de Santa Cecilia.

Habíamos realizado un concierto en la Capilla de la Escuela Mayor.
Seguramente Torrellas nos había ofrecido bacalao crudo y salado en los prolegómenos, y quizá alguna aceituna. En nuestro sistema de convivencia, aquello era un extra hotelero.
Y luego el concierto con asistencia de forasteros: Un éxito, como siempre.

Pero aquél regocijo se tornó en preocupación por la noche, en las últimas oraciones de la Capilla, cuando Pedro Sánchez nos informó que habían asesinado a John F. Kennedy.

Fecha: 22/11/2008 11:45.


gravatar.comBeatriz

Santa Cecilia ya veo que trae importantes recuerdos.

Feliz día desde Valladolid. Lugar de fin de semana.

Fecha: 22/11/2008 11:55.


gravatar.comCarlos-Bañugues

Sta.Cecilia..¡Qué hermosos recuerdos!¡Qué nostalgia de emociones!.

Leo a Vibot y despierta todos mis instintos musicales.Nadie expresaría mejor las alegrías y el orgullo que sentíamos al cantar y tocar tantas partituras.Es impresionante volvernos a oir tras 40 años.

Yo escucho nuestros discos embelesado de lo bien que sonábamos.Los pianos alargados,las entradas perfectas,la afinación espectacular de las voces.

Cuando pienso en aquellas épocas me digo a mí mismo que no había Colegio como el nuestro.¡Cuanto nos regaló Angel!.Es una pena que no se conserve la música de la rondalla.Todo lo hacíamos con pasión y,cuando la obra cobraba forma,una sonrisa común de orgullo inundaba la pequeña estancia.

No olvido al P.Cura,que inició esta actividad en el colegio,ni sus ensayos en la capilla con toda la Escuela Mayor,ni su dirección y conocimiento magistral del Gregoriano,ni el sonido de su órgano de tubos artesanal.

El P.Huarte dirigiendo parte de la rondalla-no cabía toda-en la emisora.El inigualable P.Uría haciendo hablar y sentir al órgano del Santuario.Cuando le oigo tocar,me estremezco,le veo,sonrisa cómplice con Angel y los chicos,lo que indicaba que había salido todo bien.Luego le siguió el P. Fernando varios años y antiguos alumnos al órgano y en la dirección de la Escolanía.

Sabíamos música,solfeo desde crios..No había mejor enseñanza ni mejores resultados.Yo estoy inmensamente agradecido a mis educadores.Nunca pude soñar con una educación tan especial.Ver,los domingos,el Santuario lleno hasta el coro de gentes de León para seguir la Misa y escuchar a la Escolanía,era digno de ver.¡Como sonreían y miraban!
Nadie se movía hasta acabar el Alleluya,Digno es el Cordero,el Amén,La Gloria de Dios.Nos admiraban a nosotros y al colegio.

Hoy es tambien nuestro día.Leed a Vibot,porque lo dice TODO su poesía.Recoge muchas y grandes obras a las que nos enfrentamos y resolvimos.Para cada obra nos expresa el contenido,la dificultad,la sugerencia,la impresión poética.La leeré muchas veces.Me emociona.

Queridos todos,hoy se cantaban las mañanitas por las camarillas con la rondalla y vestimenta,incluída la capa de colores según instrumento.

Hoy es un día inolvidable de mi juventud.

Una canción al espíritu de todos con cariño musical.

Carlos.





Fecha: 22/11/2008 12:58.


gravatar.comLuis Heredia

Vibot, he recordado una a una acompañado del impenitente aroma nostálgico que me invade cada vez que te leo.

¿Cursilada? Es posible. Pero a mi me ayuda a recordar dónde estaba sentado en la Rondalla, a intentar de nuevo leer un pentagrama completo, y volver a dejar volar mi imaginación.

¿Será tan difícil cambiar las bombas por corcheas, los fusiles por partituras, los gritos por silencios, la vara de mando por batuta y las claves del éxito por las de Sol o Fa?

Fecha: 22/11/2008 17:17.


gravatar.comjose ignacio serrano mallada

Como una carga de profundidad retardada … (Sta. Cecilia y todo lo que tan bellamente habéis descrito.)

mueve,

remueve,

conmueve,

estás en vela ,alma mía,
todavía después de un día
como si fueras vigía,
por si el olvido me envuelve
y sienta mi mano fría,
que mi corazón se revuelve
al no sentir compañía.

Fecha: 23/11/2008 12:30.


gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

23.11.2008

Otra vez mi diario, mi refugio. ¿Otro domingo más?; otro domingo.

Holgazaneas más entre las sábanas; no controlas el despertador, tu enemigo diario, y le dejas que parpadee sin “chicharra” que te anuncie que llegó la hora de maitines. Y compruebas que al lado está tu santa, que -¡oye!- una santa cuando duerme.

Pero llega la actividad: Abandonas el lecho, llegas a calentar el café con leche dominguero con “pinganillo” escuchando algo en Radio Clásica; y en la tele un tal Vilchez, de la Complutense -a éste le tiene que conocer Vibot, pensé-. Hablaba de coros, de música, de formación en armonía, en conjuntos… Y volví a estar al lado de Oloriz, Zamanillo (José Luís), Ito (mi tocayo Andrés Cortés), Uría, Torrellas…; y Pedro Sánchez, allí abajo.

Ayer, Santa Cecilia: Es buena excusa para poner el segundo movimiento de la 7ª de Beethoven, un allegreto.

Y contaban en la tele una anécdota que me estimuló:
Un profesor había prometido a todos los alumnos de su clase que, al día siguiente, tendrían un instrumento musical.
Algunos discípulos se imaginaron aquella circunstancia con una guitarra; otros –fantaseo- con un violín, una flauta, un trombón, ¿un piano?...
Aquel maestro cumplió lo prometido y les presentó el instrumento: Un lapicero.

Fecha: 23/11/2008 15:12.


gravatar.comVibot

Gracias, Guindilla, por vaporizar de nuevo en este frío otoño mis aromas de música y rondalla.

Y gracias y a mis dos queridos compañeros de curso, Bañugues y Heredia, por aspirarlos con tanta intensidad y empatía.

Josemari, no sé qué me pasa que no me llega la inspiración para es preciosa foto que me has sugerido. Pero me diste de plazo hasta el final del otoño. Y cumpliré.

Echo mucho de menos a los que últimamente no escribís con la frecuencia de antes. Y a algunos encantadores desaparecidos. ¡No tardeis en volver!

Fecha: 24/11/2008 00:34.


gravatar.comCARLOS TEJO

Queridos amigos, estas palabras, así, una detrás de la otra, más que poesía quisieron reflejar un sentimiento de admiración, casi de veneración, hacia quien es capaz de ponernos los sentimiento de punta, cada vez que leemos y releemos: “… la intrincada suite de “Peer Gynt” …regocijados en el frío del invierno silbando maravillas como “Alegres campesinos” enamorados de toda ingenuidad”
Aún escucho, querido Vivot tus acentos y modulaciones. También tus silencios acompañados por las melodías a la guitarra de Marcelino. A nuestra derecha, las imágenes de Ángel Torrellas iban salpicando las piedras del templo con su sonrisa, penetrando en sus muros para siempre. No nos regalaste un poema, sino al poeta que llevas dentro y fuera de ti.


NOS REGALASTE UN POETA
COMO AQUEL QUE DA UNA ROSA.
NO FUE LA ROSA TAL COSA,
NOS REGALASTE EL ROSAL.
NO UN CANTAR, UN RECITAL.
NO UN ÁRBOL, MASA FRONDOSA.
NO UNA GOTA, EL MANANTIAL
DE POESÍA, DE PROSA,
MIL SUEÑOS Y UN DESPERTAR.

NOS REGALASTE UN POETA
COMO INDICANDO UN CAMINO,
AUNQUE VIEJO Y CONOCIDO
SIEMPRE LLENO DE SORPRESAS.
¿CORRE EL VIAJE POR TU CUENTA?
¡CÓMO VAMOS A PAGARTE!
HAY QUIEN PONE PRECIO AL ARTE.
HAY QUIEN ES MUY ATREVIDO

Fecha: 26/11/2008 23:00.


gravatar.comVibot

Tejito, GRACIAS, te debo un poema.- Y tanta ternura que nunca te la podré pagar.

Os he dejado a Iturriaga y a ti un regalo en "Recuerdos del Valle".

Y a tantos silenciosos.

Fecha: 28/11/2008 01:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris