Facebook Twitter Google +1     Admin

PATATA-WEB

20101026095915-patata-web.jpg

Jesús Herrero nos escribe: Un día más ausente y me quedo sin patatas. Manolo, ánimo, te regalo mi patata de Campoo, a ver si con ésta ganas la próxima vez. A mí no me importa que ganes tú. Un amigo es un amigo. Todo por los amigos. ¡Ah! y por el trasporte no te preocupes, te la mando por Seur, que también te la recogen una vez ganado el premio. Tampoco te preocupes por el tamaño porque ya tengo oída la fama que han alcanzado las escaleras que fabricáis en la Cepeda.

El verdadero problema de ésta es el tema de los huevos… No creo que vaya a encontrar algo adecuado o proporcionado…, como no lo solucione la Anselma.

 

Por lo demás, Ana, no habría problema, como ves, en cocinarla de todas las maneras posibles y hasta imposibles, a gusto hasta de los más refinados y triperos. A Justino se le terminarían los problemas con el mono y, desde luego, el mudo hablaría.

 

Antonio, estoy contigo en todo menos en una cosa: A veces, cuando la cosa se pone fea, las patatas del Campoo no solo se limitan a agrandar a quién las consume, de acuerdo (eso ya se ve en la foto), sino también a empequeñecer a las demás (como también se ve en la otra foto).

A Mariángeles la mandaré un día de éstos una foto de una galleta Gullón. Lo haría hoy pero no la encuentro por ninguna parte. Por cierto, Pitu, en Gullón las siembran con un rollo de cartón y salen ya empaquetadas, y eso por no hablar de un olivo que tengo yo, que me da las aceitunas ya con el palillo. Otro día te contaré anécdotas de cruces (de cruzar, no de crucificar, que creo que es delito).

Javivi, tú y yo a lo nuestro, que es la tortilla de patata de siempre. ¡Qué tal las hacen Castro?...

 

 

Martes, 26 de Octubre de 2010 11:12. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comManuelCenteno

A quien se le ocurre ¡construir una patata al lado de la iglesia!
Si ya lo dijo Cleopatra “tanto puede dar de sí una patata como una garrapata” Cosa que más tarde corroboró Espronceda, pero en este caso ciñéndose a las de La Cepeda (las patatas) y no digamos de Sta. Teresa, que además de Ahumada era de aquí.
Valdés no se quedó atrás y también sancionó: “No, si estos acabarán sacando petróleo”.
Pues porque no nos lo proponemos, porque el biodiesel ya lo hacemos.
No dejan de ser frases célebres y muy sabias, pero lo que es un hecho es que los del 61 manejamos el “Potochof” como nadie.
Y a ver quien tiene más huevos (para la tortilla, digo)

Fecha: 26/10/2010 12:51.


gravatar.comAna

Papa, no hables de huevos, que las gallinas tuyas ya no ponen... dedícate al labriego que se te da mejor y deja los temas de huevos para los vascos. Ya lo contaba el chiste de los dos neonatos en cunita; uno dice al otro "Yo debo de ser niña porque tengo los patucos rosas". Y Javivi que estaba en la cuna de al lado respondió "Pues yo debo de ser vasco porque los huevos no me dejan verme los patucos".

Fecha: 26/10/2010 19:51.


gravatar.comEl Mudo






Fecha: 26/10/2010 20:44.


gravatar.comJesús Herrero

Manolo, la patata estaba sembrada en otro sitio. Yo la coloqué al lado de la iglesia para que el personal pudiera hacerse una idea fiable y exacta del tamaño real en comparación con el edificio.

En lo del “Putochof” estoy de acuerdo, como nosotros, los del 61, no hay muchos. Uno de estos días voy a ver a Javivi para comprobar lo que dice Ana de los huevos vascos y si es verdad les hago una foto y la pongo en el programa ese que dices (y a ver que sale). Te advierto que el problema de los huevos (cantidad, tamaño y calidad) se podría solucionar con la informática (en el asunto de las trasformaciones se parece mucho a la política, que diría Mariángeles), todo ello si el mudo no tiene nada en contra, que ya veo que ha intervenido, aunque solo haya sido para meter cizaña.

Fecha: 27/10/2010 08:50.


gravatar.comEl Mudo

Fecha: 27/10/2010 16:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris