Facebook Twitter Google +1     Admin

CENA EN FAMILIA (Crónica de una cena anunciada)

20101217162149-cena.jpg

Os diré que, pese a mis amenazas, hasta este mismo momento no había recibido la crónica detallada de la cena de nuetros compañeros "del" Madrid. Y ya me estaba mosqueando y preparando la fragata Canarias para ir hasta la capital a pedir cuentas.

Pero a puntito de zarpar, me llega la crónica del Jesusito Herrero, bueno, el preámbulo porque la crónica en sí son dos líneas de nada.

Me veo obligado, para rellenar, a dejaros el preámbulo y la croniquita.

No obstante y ya que estamos en fechas prenavideñas y debe reinar la fraternidad, perdono la tardanza y os dejo en un nuevo álbum CENA EN MADRID, en Ver Fotos/Documentos, las fotografías que de tal glorioso evento me ha enviado Jesusito Herrero, el poliédrico genio de la gloriosa del 61.

Dejadme que me sienta satisfecho, emocionado y orgulloso de que, después de casi xxxtantos años en el desierto, pueda volver a ver a mis inolvidables compañeros cenando en familia.

Y me salgo a la terraza pues empiezo a notar ciertos síntomas...


PREÁMBULO

Querido Furriel, si no te importa, la crónica que te prometí de de la cena de los madrileños te la voy a retrasar un par de días. Es que tu no veas que resacón he pillado. Claro, como no estoy acostumbrado a estos trotes y ellos sí, pues me han pillado tierno… Me duele la cabeza, la espalda, las cervicales y hasta el carnet de identidad…

Ahora, así entre tú y yo, te voy a decir una cosa. Estoy yo tan tranquilo apoyado en la barra del restaurante con una cervecita y a que no sabes quién me aparece por la puerta con un jersey amarillo. No te lo vas a creer: El Pitu, tío. Casi me da algo. ¡Claro!, dije yo, éste es el que se quedó con el jersey del Cicero. ¡Anda! Jódete. ¡Tendrá cara de presentarse así en la cena! Oye, pues el tronco paseándose por todo el restaurante:  ¡Hola buenas noches, hola  cuántos años que no nos vemos, qué es de tu vida!; ¡Como si tal cosa! Tendrá jeta… Bueno, luego me di cuenta de que el jersey del Cicero tenía pico y el suyo no, así que me quedé más relajado. Pero vaya susto…

Y no te pierdas lo del Federico. Estamos tan tranquilos haciendo fotos (oye ponte aquí, oye ponte allí, tu detrás que eres más alto, tu levanta el pie que me pisas la bufanda) cuando me doy cuenta de que el Federico se ha sentado al extremo de una mesa con todas las mujeres, incluida Carlota, la suya propia. Menuda cara. Menos mal que Eva, la del Julito eSe se vino con nosotros, que si no, con todas todas que se queda. Me imagino que estaría intentando venderle los diez libros que le sobran de la primera edición. De todas formas, el tío es hábil porque las va empujando una a una, con escusas (que si aquí hay mucho barullo, que si aquí hay mucho humo, que aquí hay menos gente…) y cuando te quieres dar cuenta ya no tiene remedio… Fíjate en la foto si no me crees…

 Bueno, bueno, y luego me pasó una cosa… Me senté enfrente de Santitos Barrigón y Pilar, su chica, y claro, pues le pregunto, ¿oyes, y qué haces tú? Y él me dice, pues soy catedrático de farmacología en la facultad de Sociología de la Complutense (bueno, de Sociología o de lo que sea, ahora mismo no me acuerdo), y claro, yo pensé…, o sea, lo de las yerbas, éste entiende de yerbas. ¡Ya está! Así que le digo, oye Santos, y ¿no tendrías por casualidad un poco de hachís u marijuana? Es por probar, porque yo nunca…. Bueno, alguna vez sí, pero pocas… Luego él me miró así como raro y ya no volví a insistir, aunque vi que Pilar se encendía un cigarrín y me quedé con la duda… No sé… De todas formas, ya tienen suerte los alumnos de Santos, porque es un tío legal legal ¿eh?, y no como otros, mira por ejemplo el Fernandito Alonso, va y se sienta enfrente del Helio que, ¡oye! es el único famoso del curso. Lo acaparó para él solo el condenado, así que los demás alrededor como moscas, y él que no le dejaba acercarse a nadie, como diciendo, eeeehhhhhh que este es mío. ¡Que se habrá creído!... Y mira que le aprecio, porque es muy buen chico, o por lo menos el Pedro y el besucón le ponen de bien que no veas, pero yo creo que desde que la gente le gasta bromas con lo de Ferrari, como que se lo ha creído y ya solo escribe de ciento en viento, parece que le cuestan las sílabas a diez céntimos la unidad, joder, y eso tampoco es ¿no, Furri?, ¡vamos, digo yo!

 Y luego oyes, el pobre Helio, tan majo él y sin embargo, algún cabronazo, porque eso no tiene otro nombre, le puso la camisa perdida con un rotulador negro, todo lleno de letrujas y rayajos, y además ni se leía bien siquiera, mira que es mala leche ¿eh? Porque si todavía se lee, pues oye, por lo menos te enteras, pero no, la cosa es joder y dejarte con la duda ¡¿Tu sabes lo que le va a costar de tintorería?! (mira las fotos y verás lo que te digo) y eso si consigue recuperarla, porque lo veo feo. Yo creo que ha sido algún envidioso por lo de la representación de Avilés, que ha debido ser la repera, por lo visto no terminaban de aplaudir. Tú fíjate como sería que algunos al salir empalmaron con el chocolate con churros. La pena es que al final no conseguí averiguar quién fue el cabrito que le jodió la camisa para decirle unas palabritas…

 Y hablando de palabritas, me apareció el Javierito Serrano y como le tenía ganas le largué otras palabritas, le dije, oyes mono, que sepas que me estoy currando todos los dibujitos de la página del Furri y no se te ha visto el pelo por allí. Me estoy comiendo yo solito todo el marrón y ni siquiera te has dignado dar los buenos días, y él, como no es tonto, ¡hombre! es que ahora tengo mucho trabajo, es que me achuchan mucho, es que no me dejan parar, es que me tienen achicharrado, ¡bah!, es que, es que… y claro, Furri, qué le vas a decir, pues tío, más achicharrado estoy yo, leches y me aguanto ¿no? Pero claro, ya sales con la sensación de que no te ha hecho ni caso… Bueno, luego al final me dijo, que vale, que ya hablaríamos, que a ver si hace un hueco, pero oyes, en eso que el Pitu que se percató y le faltó tiempo para venir corriendo disimuladamente en ayuda del Serrano (porque claro, como son de la misma promo se defienden entre ellos, aunque al final de poco les va a valer…)

 Y no digamos nada, Furri, de otro que tampoco es del 61. El Vibot. Me aparece al segundo plato, y yo claro, le suelto, pero de dónde coño sales a estas horas, y él, no, es que vengo del ballet porque tenía unas entradas y no he podido encajárselas a nadie, y claro, he tenido que ir para no desaprovecharlas. ¡Tú fíjate que escusas para no pagar el cubierto! Y claro, pues tienes que disimular, anda, Santines, tómate algo; no, si ya he cenado; vale, pero a lo mejor un pescadito…; no,  de verdad que no, si acaso un café; y tu le ves la cara de hambre y le pides al camarero un café, bien cargado, una docena de pastas gordas, tres raciones de tarta de chocolate y un chupito para lo de la digestión. Joder la gente como ahorra con lo de la crisis. Menos mal que es de Palencia como yo y se salva, que si no… Ahora, lo del azúcar en sangre lo va a tener jodido, pero bueno, para que queremos al otro Santos, al farmacéutico, digo yo…

 Voy a cambiar la postura, Furri, porque es que si no se me va a quedar tiesa la espalda, no veas como la tengo, me voy a tener que coger una baja, porque lo que es la jubilación ni de coña…

Bueno, ahora que ya me duele menos, te voy a decir una cosa, majete, llegó el Pedro y me regaló una camiseta del 50 aniversario, de esas que repartisteis cuando yo todavía no estaba, que ya podías haberme esperado, coño, que sois unos cagaprisas. Si no es por Pedro me quedo sin camiseta, porque lo que es por ti, cabrito, ya podía estar yo esperando… Ahora, digo yo, en el próximo encuentro, qué vais a dar, calzoncillos y calcetines, supongo. No estaría mal, porque yo, por ejemplo, la goma de los calzoncillos la tengo ya muy gastada y como yo habrá muchos. Luego se le puede poner el CINCO a la izquierda y el CERO a la derecha (no pienses en la manita del Barcelona, cabrito, que te estoy viendo) y lo de REENCUENTRO, en vertical, en el centro, que es donde propiamente está mejor. Incluso el efecto visual, cuando te miras en el espejo, invita a la introspección, por que lees REENCUENTRO en vertical en el centro y piensas, ¿pues desde cuándo hace que no veo yo esto en vertical? ¿desde cuándo no ENCUENTRO yo nada aquí debajo Y si te pones a hacer memoria y ni te cuento, te puedes tirar días, pero al menos te invita a hurgar por dentro para ver si REENCUENTRAS algo o qué..

Así que gracias a Pedro y a José Luis  tengo camiseta; y si tienes dudas sobre el tema de ropa interior llámame, porque no hemos hablado de las señoras, ¡claro!, y no las vas a dar también a ellas calzoncillos, tendrás que darlas bragas y medias… Pues mira, ahora que lo pienso, lo del REENCUENTRO también les podría quedar gracioso a ellas en vertical en el medio de las bragas (aunque para algunos no tenga ni pizca de gracia porque no se encuentran…)

 Oye, no te he dicho nada de Cascajares, pero el tío sigue tan majo. Lo único, que se puso al lado de Faragó y tararí que te vi, se pusieron los dos a rajar y sanseacabó. Por cierto, te escojonarías si me hubieras visto preguntando a voz en grito por Faragó, Faragoooó, nadie ha visto a Faragó?, ¿no decíais que venía Faragó? Y yo claro, apoyado con una mano en la chepa del que tenía debajo sentado, y de repente, se empieza a levantar el de la chepa y me dice, joder, que soy yo, ¿qué coños pasa? Hostia, digo yo, pero si es verdad. Pero tío, si llevo toda la noche cruzándome contigo y pensando, pues quién será este tío tan feo que me suena tanto su cara… ahora, reconoce que has cambiado cachondo, se te han rellenado los mofletes y todo el papo, y ¡claro!, ya no es lo mismo, ¡oyes!, bueno, no he querido decir feo, raro si acaso, como que te veo distinto, quiero decir… Menos mal que es un santo, porque de lo contrario no salgo vivo de allí, Furri, porque el tío está fuerte…

 Bueno, y esto te lo digo a ti pero no se te ocurra decir ni pío a nadie, ¿sabes quién se encargo de los dineros? El Julito eSe y el Dacio. ¡Tú imagínate! Eso sí, nadie protestó. Claro, yo lo dije, digo, ¡oyes!, aquí que pasa, parecéis de Hacienda, pero alguien me dijo, no hombre, no pasa nada, ten en cuenta que el Julito es de lo más juicioso y el Dacio tiene un restaurante en Alcalá de Henares, o sea, que sabe lo que hace, y además tiene un hijo cocinero pero bueno bueno; y yo digo ¡coño!, pues yo también tengo un hijo cocinero muy bueno, pero eso sí, lo que no tengo es restaurante, y ¡menos mal! porque si no estaría como una foca de gordo y eso por no hablar del colesterol.  La cosa es que yo me quedé más tranquilo y al final, y esto sí que te prohíbo que lo cuentes a nadie, les llevé a los dos., sí, al Pitu y al Julito eSe con Eva, de copas con todo el pastón que sobró, no veas cómo nos lo pasamos de bien, aunque yo creo que el resacón fue de eso, tío.

  …Bueno tú, pues ahora que lo pienso, a lo tonto a lo tonto, estoy algo mejor. Oyes, pues ya que estoy te hago aquí mismo la crónica que te dije y así me lo quito de en medio. Mira, yo creo que se podría titular algo así como “Crónica de una cena anunciada”… Que passsa, que no lo ves? Joder, se había anunciado lo menos 15 días antes, era cena y lo que voy a hacer es una crónica ¿o no? ¡ah! que se parece al título de una peli… vale, vale. ¡No hombre!, es que me había dado la impresión que te parecía una tontería… Oyes pues pongo nada más “Cena de los de Madrid”. Este ya veo que te ha gustado más. Vale, pues empiezo:

 


 

CRÓNICA EN SÍ

CENA DE LOS DE MADRID

(Bueno, tendría que poner en el título la palabra CRÓNICA, porque si no voy a tener que poner el menú y ya ni me acuerdo, creo que hubo carne y pescado ¿no? Y alguna cosa más. Bueno, esto lo dejo a tu criterio.)

 “Chavales del blog, la cena de los de Madrid fue una pasada salvaje salvaje. Nos juntamos unos doscientos tirando por lo bajo, así que ya podéis imaginaros lo bien que nos lo pasamos. Todo el mundo abrazándose, todo el mundo diciéndose cosas agradables del estilo de “pues qué bien te conservas” (y por lo bajines: en aceite, cabrón, que se te nota a la legua) y las señoras “¡uy! que vestido tan mono llevas (y que barato)…  Pero al final pudimos cenar todos bastante bien y luego, después de pagar, todo cristo se fue a su casa, unos en coche, otros en taxi y otros en metro, allá cada uno. Yo como me traje mi coche porque hacía un frío que te cagas, pues en mi coche, que además tiene calefacción (y funciona). Bueno, pues ale, feliz navidad, y a ver si ahora que tenéis más tiempo con las vacaciones escribís algo. Besines.”

 


 

(Furri, lo hago así de corto para no ser pesado, pero si tú ves sobra algo lo quitas con toda confianza… Ten en cuenta que el Pitu, también va a escribir otra crónica. Me imagino que se centrará en los de su curso y no dirá ni pío de la gloriosa del 61, el muy cabrito).

JESUSITO HERRERO

 

 

 

 

 

 

Viernes, 17 de Diciembre de 2010 16:21. antiguosalumnosdominicos #. PERSONAS QUERIDAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comfernandito alonso

No sé qué cenamos y lo siento por Eva, muy preocupada ella por las dificultades que ocasionaba la sala o por la calidad y gusto del menú, debía estar todo muy bueno, ya que nadie ha dicho lo contario, pero para tu tranquilidad, he de decirte que las posibles circunstancias adversas quedaron todas ellas superadas por la naturalidad del acontecimiento familiar. ¡Qué bien situados quedamos todos entre todas! Sería extraordinaria una crónica de las conversaciones que iban fluyendo por aquí y por allá, desde luego yo puedo hablar de lo que experimenté y disfruté tratando de tranquilizar a Eva o estirando la oreja para no perderme las ocurrencias del Pitu, que por cierto, lo adoptamos, al final se fue de copas, hasta ahí llegó su traición, amigo Argüeso. Y después, de pasar revista a las fotos de nuestra memoria con las acertadas y admirables descripciones de Javier Martín, o de resaltar lo que aquellos frailes hicieron por nuestra formación extraacadémica en teatro, música !
o periodismo, van saliendo a flor de labios las preguntas del sentido ¿qué haces con tu vida o qué voy a hacer con la mía? Y ahí ya estaban Helio y Vibot lanzados, qué lujo, cómo disfruté escuchando los comentarios de Helio sobre lo que fue, lo que es y lo que debería ser el mundo del teatro, su cierto desencanto por el momento actual, pero también, su remedio –”no me importa volver a empezar”-. Me pareció que aun tenía el vaso medio lleno y me alegré por él, porque es muy grande, aunque allí, en todo momento fue uno más de la familia, Helio Pedregal, más Pedregal que Helio, uno de los que solemos echar más en falta en las reuniones y que nos prometió volver por casa. Perdona, Evita, no recuerdo bien si fueron tres, cuatro o cinco, los platos, pero la cena sabrosísima.

Fecha: 17/12/2010 16:36.


gravatar.comJulio S.

¡¡¡Chema, más cortés que PPMarí, un montón de gracias!!!.

Como me despido de mi hija en los correos, TQMmo.

Fecha: 17/12/2010 17:34.


gravatar.comEl Mudo

Fecha: 17/12/2010 18:48.


gravatar.comlalo

Una vez disfrutado con la crónica y vistas las fotos de esta cena madrileña hay una circunstancia que destaca de forma meridiana:
Fue una cena de narices.

Jesús, te va a faltar papel para meter a todos.

Que aproveche.
Salud

Fecha: 17/12/2010 19:14.


gravatar.comJesús Herrero

Querida Eva: No creas que no me acuerdo del menú que nos preparaste con tanta dedicación y posterior preocupación. Estuvo pistonudo. A mí lo único que me pasó es que me dejé los tuper que pensaba llevar en casa, y claro, ahora mismo podría estar merendando con lo de antesdeayer, y eso me jode. Y luego también que Vibot no quiso que le pusieran plato y me quedé a dos velas, porque pensaba zamparme lo suyo. En cambio mira el Fernandito, le hacia preguntas al Helio y mientras se enrollaba, él comía y hacía que escuchaba...

Fecha: 17/12/2010 19:32.


gravatar.comenrique frade alonso

Queridos
Me dá a Mi que este n
no había bebido agua.
abrazos.

Ya nos gustaría haber estado allí.
Aúí en oviedo y aprobechando que el primo Helio Pedregal ,acababa su turné mundial co el "gordo..... nos reunimos en Su pueblo natal ,Santa Marina de Piedramuelle y todos los primos ,junto a sus esposas,sus cuatro hemanos ,hemos cenado juntos ,haciendo la Navidad adelantada.Esta reunión anual de los primos ,empezó cuando se nos marchó a la otr vida ,PEPIN,el primero en irse desde entonces una vez al año nos reunimos ,casi todos los 25`primos en memorio de Pepin .
UN abrazo.

Fecha: 18/12/2010 00:18.


gravatar.comfederico esteban monasterio

Creo que para evitar malos entendidos, Fernando debería organizar otra cena para tener la oportunidad de sentarme con otras personas, aunque de seguro estoy que no mejoraría la compañía de esa maravillosa reunión.( evitariamos suspicacias y envidias).
Fue mi debut con compañeros que sin ser del mismo curso, a todos nos envolvía una nube especial, que de seguro no era por la festividad de las fechas ni por el vino, sino por esa buena amistad que se reflejaba en la cara de todas y todos.
Un fuerte abrazo y feliz navidad.
P.D. Herrero me compraron dos libros.

Fecha: 18/12/2010 10:06.


gravatar.comfederico esteban monasterio

Estimado Vibot:
Reconozco mi poco tacto ante el comentario después de la cena. Me siento alagado que esperaras un comentario ante tu decisión y sobre todo cuando tu has estado presente, sin conocerme, en la firma de 30 dias. En mi defensa te diré que motivado por mi profesión con la campaña navideña, cuando lo leí pensé que ya no era el momento (torpe de mi). Esperando que aceptes mis disculpas, aprovecho para felicitarte por esa emotiva declaración, no por el concepto de homo sexual que para mi está superado toda condición mientras nos repetemos, es por la victoria sobre esa educación recibida donde se anteponía la santidad ( muchas veces nefasta ) a la felicidad.
Un fuerte abrazo y gracias por el perdón.

Fecha: 18/12/2010 10:38.


gravatar.comVibot

Federico, tú que estabas entre todas las mujeres, ¿es cierto que estaba allí nuestra Mariángeles? Si es así, soy yo el que tiene que pedir perdón por no haber ido a darle un beso y un abrazo. ¡Cómo no me la presentaste, hombre! Tú y yo, amigos.

Fecha: 18/12/2010 12:36.


gravatar.comJesús Herrero

Vibot, naturalmente que estuvo Mariángeles. Nos saludamos antes de empezar la cena, pero como creí que ya os habríais visto no se me ocurrió decírtelo. La tienes en las fotos de la cena (fotos y documentos) sentada enfrente de Federico que, por cierto, se está chupando un dedo el muy cochino. No sé que se habría zampado antes…

Fecha: 18/12/2010 19:51.


gravatar.comAntonio Argüeso

Buena crónica, buena. Se ve que hablas como pintas (o viceversa) pero a ver si llegan crónicas y fotos de El Pitu que los que somos de provincias y no conocemos a la gente importante, nos quedamos con las ganas. Fíjate si será seria la cosa que conocer, conocer, aparte de los decanos y formadores, sólo he reconocido a los del 59 y eso porque los dos (¡los únicos! informo) se visten con el cocodrilo ese (Serrano, como llegó tarde, no se dejó fotografiar el pecho). Bueno y a Helio por las alusiones a las pintadas…

Pitu, nos cuentas qué contó el ausente Javier. Mira tú que yo pensé que con la jubilación se había retirado no a un convento, que eso ya conoce, sino a una isla desierta y por eso no aparece por aquí. Y ¿el Julián? ¡Ah! perdón, que el Julián sigue trabajando para que otros puedan darse hartazgos como el aquí mostrado. Como con Felipe II cuando, según nos dicen los cronistas perspicaces, sólo uno trabajaba para 8 vividores, aunque con el progreso ahora los vividores son más.

Fecha: 19/12/2010 07:47.


gravatar.comAnselma

¿Fue alguno de vosotros de los de la cuchipanda esa a buscar a El Mudo? ¿No estará esperando entavia junto al caño donde para el autobús? Es que no le veo en los retratos.

Fecha: 19/12/2010 12:32.


gravatar.comJesús Herrero

Vamos a ver Anselma. Yo fui al caño donde para el autobús a buscarle y no ví a nadie. Es más, estuve esperándole un buen rato, pero me tuve que ir porque venía la policía haciendo pruebas de alcoholemia al personal, ya sabes, eso que te hacen soplar por un tubito y, la verdad, yo ya no estaba en condiciones de afrontar con garantías el test (y eso que la cena todavía no había empezado)y me tuve que ir pitando, es más, uno de los policías se quedó mosqueado olfateando el aire donde yo había estado, quita, quita... Eso sí, tuve la precaución de llevarme el caño de la parada del bus en el bolsillo. De esa manera el autobús viene al caño con el mudo y así el mudo no se me pierde.

Fecha: 19/12/2010 13:41.


gravatar.comJesús Herrero

Por cierto, ¿has reservado ya un CUADERNO DE LA MEMORIA (o varios, o cataplines, dependiendo si eres hombre o mujer), más que nada para que luego no te tengas que arrepentir de no haberlo hecho ahora mismito, bandarra? ¿Pero todavía no lo has hecho? ¡¡¡Pero tio/a!!!

Fecha: 20/12/2010 11:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris