Facebook Twitter Google +1     Admin

«¡Que se queden los dominicos, coño!

20110122121048-sin-titulo1.png

Los responsables de la Orden, que no acudieron ayer a la ciudad, quieren ahora que la labor de los frailes se centralice en el santuario de Las Caldas

Las movilizaciones de los vecinos de Covadonga y Campuzano evitan que los frailes dejen 

Los vecinos se concentraron por la mañana en la iglesia del Barrio Covadonga para exigir que se quedaran los dominicos. 

LOS PROTAGONISTAS

AMALITA MORILLÓN VECINA

«Tienen que seguir aquí por la gran labor que hacen»

VICENTE CERÓN VECINO

«Han hecho mucho por el Barrio, no queremos que se marchen»

TOÑO GÓMEZ VECINO

«Es muy importante que los dominicos sigan en el Barrio en el que llevan más de 35 años»

 

Lo dijeron alto y claro. «Covadonga y Campuzano con los dominicos y los dominicos con Covadonga y Campuzano». Pero, para que no quedara ninguna duda, mostraron otra pancarta en la que se podía leer: «Y dijo Dios: ¡que se queden coño!». Fue el mensaje final de las más 200 personas que se concentraron en la mañana de ayer ante la iglesia de Nuestra Señora de Covadonga para tratar de evitar la marcha de los dos frailes dominicos acordada por la Orden religiosa hace año y medio. Las movilizaciones han surtido efecto y, al parecer, los dominicos se quedarán en Torrelavega.

Tras concentrarse frente a la parroquia, los vecinos iniciaron una manifestación alrededor del templo, mientras en su interior se suponía que el máximo responsable de los dominicos en la denominada ’Provincia de España’ mantenía una reunión con los dos frailes que quedan en estos dos barrios. Pero hubo sorpresa. No había nadie dentro. La reunión se había trasladado «en secreto» al santuario de Las Caldas del Besaya, presumiblemente, para evitar la presencia masiva de los vecinos, que desconocían ese cambio de planes.

Por la tarde, fueron los propios padres dominicos del Barrio quienes informaron de la propuesta que les habían trasladado. Ya no se pone en duda que los frailes se quedarán en Torrelavega -una reivindicación básica de los vecinos- pero, ahora, se quiere centralizar la labor de la Orden en el santuario de Las Caldas del Besaya y seguir realizando por parte de los religiosos su labor pastoral en las dos parroquias de Torrelavega. Incluso se abre la puerta a que su trabajo se vea reforzado por un tercer fraile. En cualquier caso, la propuesta del provincial de la Orden no es aceptada por los vecinos. Éstos están satisfechos del avance que supone que se queden los dos frailes, pero quieren que la labor de la orden se centralice en Covadonga. No obstante, está previsto que el máximo responsable dominico reciba en los próximos días a la comisión que se ha creado en las parroquias.

Por la mañana, Juana Camacho, una de las portavoces de la comisión parroquial, aseguró que los religiosos «son parte del barrio», por lo que sus habitantes están dispuestos a mantener las movilizaciones hasta conseguir que la Orden cambie su decisión. También recordó que la parroquia «está más viva que nunca» gracias a la labor de los religiosos, como lo demuestra que, en la actualidad, existen más de 14 grupos sociales trabajando con ellos por el barrio, lo que supone más de 500 personas. La presidenta de la Asociación de Vecinos Besaya, Marián Cicero, recordó que esta Orden lleva 35 años presente en el Barrio Covadonga y Campuzano.

Falta de nuevas vocaciones

Desde hace meses, cuando se anunció la intención de recortar y trasladar a los frailes dominicos de sus actuales destinos, por la falta de nuevas vocaciones, los distintos colectivos vecinales y parroquiales adscritos a Nuestra Señora de Covadonga iniciaron una serie de medidas de protesta. Así, se personaron ante la sede de la Orden y recogieron más de 5.000 firmas en apoyo a la continuidad de los religiosos dominicos en Covadonga y Campuzano. Ante esta situación, que también afectaría a otros centros religiosos atendidos por esta Orden en Cantabria, como es el caso del monasterio de Montesclaros, la dirección de los dominicos inició hace ya varios meses el proceso de devolución de la gestión de las iglesias de Campuzano y el barrio Covadonga al Obispado de Santander. Desde 1972 han pasado varios religiosos que han dejado una profunda huella en la población. Actualmente, el equipo pastoral está formado sólo por dos frailes, Juan Antonio Sánchez y Fernando José Serrano, tras el fallecimiento, el año pasado, de Juan José González, todo un símbolo en el Barrio.

 

http://www.eldiariomontanes.es/v/20110122/torrelavega/destacados/queden-dominicos-cono-20110122.html 

http://cabeceras.eldiariomontanes.es/imagenes-municipios/torrelavega-besaya/1759/protesta-para-que-evitar-la-marcha-de-los-dominicos.html

Sábado, 22 de Enero de 2011 12:48. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comDOS

CONTRA EL TRASLADO DE LOS DOS DOMINICOS
MÁS DE 200 PERSONAS SE MANIFIESTAN EN EL BARRIO COVADONGA
Más de 200 vecinos del barrio Covadonga y Campuzano se han concentrado este mediodía ante la parroquia de Nuestra Señora de la Covadonga para mostrar su rechazo a la decisión de la Orden Dominica de que los dos religiosos que atienden la parroquia sean trasladados.

Con pancartas en las que se podía leer ’Covadonga y Campuzano con los dominicos, y los dominicos con Covadonga y Campuzano’ o ’Y dijo Dios: que se queden coño!’, que se colocaron en la verja de la iglesia, los vecinos permanecieron concentrados varios minutos ante las escaleras de acceso al templo, donde se leyó un comunicado informando de los pasos dados hasta ahora para evitar la marcha de los dos dominicos de la parroquia, que tampoco quieren irse.

Así, recordaron que esta orden lleva 35 años presente en el barrio Covadonga y Campuzano, donde han realizado "un bien tan grande que es innjusto, increíble y lamentable la orden de los superiores dominicos de abandonar la parroquia", explicó la presidenta de la asociación de vecinos Besaya, Marián Cicero.

A lo largo de la mañana, el provincial de la Orden Dominica, acompañado del secretario y de un abogado, ha mantenido sendos encuentros con los responsables de Las Caldas del Besaya y del monasterio de Montesclaros, ambos adscritos a esta orden, para comunicar la decisión de reorganizar la presencia dominica en Cantabria ante la falta de vocaciones.

Posteriormente, se reunirán con los dos frailes dominicos, los padres Fernando y Juan Antonio, que realizan su labor pastoral en el barrio Covadonga.

Los vecinos, que desde hace meses llevan movilizados para evitar la marcha de estos religiosos, habiéndose trasladado a las sedes de la orden en Burgos y Valladolid y recogiendo más de 5.000 firmas, han solicitado una reunión con el provincial de la orden "que nos ha concedido, siempre y cuando no haya vecinos fuera de la reunión presionando", han explicado.

La parroquia de Nuestra señora de Covadonga atiende a los 10.000 vecinos del barrio y de Campuzano, y dentro de ella existen 14 grupos de trabajo. "Los dominicos han decidido que aquí está todo hecho y que, como el templo es una cesión del Obispado de Santander, lo devuelven y se van", lamentó Juana Camacho, una de las laicas que trabajan en la parroquia y que también ha participado en la concentración.

Entre los presentes se encontraba también el codirector de la Escuela Municipal de Folklore y director del grupo de danzas Nuestra Señora de Covadonga, José Luis Rivera ’Chiqui’, quien destacó la labor de los religiosos dominicos en el barrio.

"Cuando se creó el grupo, nos acogieron cuando no teníamos dónde ir, y parte de la ’culpa’ de que el grupo de danzas exista es gracias a ellos", recordó.

El Faro de Cantabria

file:///C:/Users/Daniel%20y%20Mar%C3%ADa/Desktop/Torrelavega%202.htm

Fecha: 22/01/2011 15:28.


gravatar.comDOS

Juan González Maestro, dominico de Covadonga en Torrelavega
A primeros de mayo fallece a consecuencia de un fallo cardíaco, Juan González Maestro, de 69 años, uno de los tres frailes Dominicos de la parroquia del Barrio Covadonga.  El barrio quedó totalmente consternado.
“Amigo Juan, buen viaje y gracias.
Se hace tremendamente difícil escribir cuando las teclas se ven borrosas y empañadas por las lágrimas, se hace aún más difícil pensar con claridad cuando los recuerdos y las imágenes se amontonan en la mente pidiendo paso.
A menudo nos gusta decir que todos somos iguales, que todos tenemos los mismos derechos y los mismos deberes…en sentido estricto es así, en la práctica la realidad se impone. Hay personas que verdaderamente son únicas, cuyo espacio es imposible de llenar. Ni ahora, ni nunca. Personas que se marcan a fuego en nuestra piel y de cuyo recuerdo nunca más podremos desprendernos. Solemos decir que nadie es imprescindible… No es así: hay gentes imprescindibles. Juan para sus vecinos de Covadonga y Torrelavega, Pepín para sus amigos de la montaña Palentina o Pelines para sus compañeros de Orden, es imprescindible. Se hace imposible concebir un mundo, un Barrio sin su presencia.
Concebía la vida de forma simple: ser fiel a sus ideas cristianas y por lo tanto ser fiel a los demás. Denunciar las injusticias y, sobre todo, actuar frente a ellas.
Cuando cada uno de nosotros hagamos balance de nuestras vidas, veremos que hemos sido capaces de quedarnos en el corazón de unas pocas personas, sin embargo Juan ha sido capaz, sin pretenderlo, de quedarse con el corazón de miles de personas. No es nada fácil lograr encontrar un hueco en el corazón de tantas gentes… Es una hazaña sólo accesible a muy pocas personas. Seguramente estas líneas no le gustarían nada a Juan, puesto que no entraba en sus planes ser protagonista de nada. Concebía la vida de forma simple: ser fiel a sus ideas cristianas y por lo tanto ser fiel a los demás. Denunciar las injusticias y, sobre todo, actuar frente a ellas. Disimuló su enorme capacidad intelectual bajo el cotidiano aspecto de un denodado trabajador manual. Es imposible fijar la mirada en cualquier punto del Barrio Covadonga y no encontrar su impronta. Su pantalón de pana verde, su pelo perennemente alborotado y su mochila continuarán junto a nosotros trabajando en todos los rincones del Barrio, recorriendo los picos de Europa y la montaña Palentina. Su espíritu queda aquí y en su refugio del Golobar. Su último año fue difícil. La espada de Damocles que se cernía sobre su estilo de vida, sobre su manera de entregarse a los demás, ha sido excesivamente fuerte para un corazón duro, pero cercenado por las múltiples heridas de una vida entregada sin límites a los demás. Ayer cuando era vestido para su última travesía tan sólo podía calzarse un par de zapatos, no tenía más que un par de zapatos…
Disimuló su enorme capacidad intelectual bajo el cotidiano aspecto de un denodado trabajador manual.
Se ha quedado definitivamente con su gente, con quienes, además de su familia, eran sus amigos, sus compañeros, sus cómplices… El mejor homenaje: proseguir su labor, nuestra labor. No nos podemos permitir abandonar ninguna de las tareas que nos reclaman.

Si sólo mueren quienes no dejan huella y quienes no quedan en el recuerdo de las gentes, Juan ni mucho menos ha muerto, sigue vivo. Vivirá con nosotros para siempre.
Muchísimas gracias, amigo y buen viaje”.
Juan Carlos Cabria Gutiérrez.
“Asociación de Vecinos Besaya”.
http://www.cantabriareligion.es/2010/05/murio-juan-gonzalez-maestro-dominico-de-covadonga-en-torrelavega/

Fecha: 22/01/2011 20:26.


gravatar.comDOS

Un mural-grafiti recordará a Juan González Maestro en la plaza Covadonga

El Ayuntamiento de Torrelavega ha subvencionado la realización de un mural-grafiti, en el barrio Covadonga, en recuerdo de Juan González Maestro, quien fuera párroco de este barrio durante tres décadas, y que falleció, repentinamente, el pasado 3 de mayo. El mural será realizado por grafiteros integrados en la asociación 'Mens rea', a la que el departamento de participación ciudadana ha subvencionado con 550 euros para este fin.
Según ha explicado el portavoz de dicha asociación, Daniel Revenga, el lugar elegido -a falta de que sea confirmado por el concejal de vialidad- es un muro de 57 metros de longitud situado en la plaza Covadonga. La idea del dibujo parte de la plasmación de un hombre trabajando -representa al párroco- con dos imágenes del barrio, antes y después de la transformación que ha sufrido, debida en gran parte, a la iniciativa de este cura obrero. Juan González, natural de Barruelo de Santullán (Palencia), formó durante tres décadas un equipo de frailes de la parroquia de Nuestra Señora de Covadonga. Destacó siempre por su compromiso con el barrio y por el intento de solucionar los problemas más acuciantes para los vecinos. Fue el prototipo de cura obrero y ha dejado un gran impronta en este populoso barrio
http://www.eldiariomontanes.es/v/20100708/torrelavega/destacados/mural-grafiti-recordara-juan-20100708.html

Fecha: 22/01/2011 21:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris