Facebook Twitter Google +1     Admin

EL FRAILE QUE SE PARECÍA A BÚSTER KEATON y otros pecios de la memoria (I)

20120124112220-uria55.jpg

Nuestro querido compañero Marcelino Iglesias nos relata sus recuerdos y sentimientos en un viaje imprevisto al pasado de aquel colegio apostólico del que, dice Marce, ignoraba su significado, su alcance...

Espero que Marcelino no se me enface si os descubro que me ha manifestado dudas sobre la oportunidad de publicar sus relatos en el blog, pues teme que algunas de sus consideraciones, opiniones o toma de postura ideológica pudieran molestar a algunos (o muchos) compañeros.

Él conoce mi opinión sobre estos temas y como, tras leer varias veces su relato, puedo dar fé de su respeto con las personas sin renunciar al ejercicio de su libertad, ni a sus recuerdos, sensaciones y sentimientos...pues aquí os dejo la primera parte de este entrañable relato titulado EL FRAILE QUE SE PARECÍA A BÚSTER KEATON Y OTROS PECIOS DE LA MEMORIA.

Además...¡qué narices! nadie tiene que dar explicación alguna para publicar lo que le parezca en este blog.

En días sucesivos iré publicando las nuevas entregas de EL FRAILE QUE SE PARECÍA A..., y al final, lo reuniré en un documento al que os daré acceso para descargarlo. 

Ha acabado el NODO, se apagan las luces, silencio, ved y disfrutad de la primera parte de esta película, todo empieza con el recuerdo de aquel fraile delgado, cariñoso, santo, un fraile bueno, el Padre Uría...

Todavía sobreviven los recuerdos.

Gracias amigo Marcelino.

 


 

 

El fraile que se parecía a Búster Keaton y otros pecios de la memoria (I) 

  • Un viaje imprevisto
  • Del sentimiento de culpa y otros pesares, con migajas de alivio
  • Yo siempre supe qué era el amor
  • Tres navidades tan tristes


  

Un viaje imprevisto 

 

Una tarde gris de otoño, apagada como la melancolía, en un impulso —sin saber muy bien por qué ni qué quería encontrar—, decido viajar, regresar a ese espacio cerrado, a ese ámbito en que transcurrieron cinco años de mi vida. Como todo es posible en el territorio de ficción —la imaginación, la fantasía son así—, al punto levanto el vuelo. Me detengo breve instante en Soto de Rey —cruce de caminos, de líneas férreas, de sentimientos—, cuya estación marcaba bien el punto triste de la ida allá en septiembre, bien el punto alegre del regreso a primeros de julio. Una vez sobrevolada la cordillera (no sin antes echarle una mirada a ese enclave privilegiado de nombre Casorvida— único en el orbe, tal como aparece en algún texto antiguo, dicen los expertos que apócrifo—, donde, admirado sin duda por tanta grandeza, el tren siempre chifla; dicen algunos que por justa pleitesía a sus nobles moradores; otros, de colmillo retorcido, que es una simple manifestación —un alarde, vamos— de la potencia de su pitu), planeo confiado sobre el comienzo de la meseta.

 

Diviso ahora a los lejos la cruz de un santuario. Edificios simétricos, campos de deportes, una granja. Allá al fondo, según se comienza a descender la finca, camino del Tomillar, aprecio una mella en el terreno: una excavación en el talud. Ahí me veo, 45 años atrás, ultimando con otros compañeros la primera fosa, la que inauguraba lo que iba a ser cementerio. Y me acordé de un poema de Paul Celan —el poeta que decidió abreviar, poner punto final a su vida arrojándose a las aguas del Sena—, cuyos versos parafraseo: él cavó su tumba no en el agua sino en los arrebatados acordes del órgano… Y recuerdo apenado aquellos meses últimos y la fatiga con que se movía. ¿Por qué queríamos tanto a aquel fraile con algo de cara de palo, de fingida seriedad que apenas lograba disimular su alegría de vivir, la bondad que transmitía? Sigo viendo emocionado la figura de aquel organista que, con sus gestos y ademanes —conscientemente histriónicos—, provocaba nuestra sonrisa cómplice, cariñosa. Sí, lo recuerdo muy bien: en aquel octubre lejano tan lluvioso, yo también cavé en el talud de la finca.

 

 

Vuelvo grupas,  tomo tierra y entro en el Santuario. Recorro el pasillo central de la nave observando distraídamente cual si de un visitante despistado se tratara, tal vez con la actitud curiosa propia de un turista. Me siento en un rincón discreto, en un lateral, próximo a uno de los confesionarios.

 

Suenan los acordes del órgano: solemnes, rasgando el silencio, acallando los bisbiseos de los rezos. Como si saliesen de un alma intensa y apasionada, se me ocurre… Y en estado de somnolencia, acunado por la intensidad sonora de aquel órgano arrebatado, comenzaron a fluir los recuerdos. Miré hacia atrás, a la cristalera que da acceso al coro y al pasadizo que cruza por debajo de la carretera, cordón umbilical entre colegio y santuario. Fue fácil provocar la evocación, permitir que los recuerdos (caóticos, entreverándose, pugnando por ocupar un lugar en el decurso del tiempo) afloraran remansándose, estableciendo entre ellos una jerarquía ordenada. Es tan fácil moverse por el territorio de la memoria: basta proponérselo, ensoñar, recordar…

 

 

 Del sentimiento de culpa y otros pesares, con migajas de alivio

 

Un escalofrío. No, no tengo miedo, pero siento frío, mucho frío. Siempre que sueño que “todavía” estoy allí, siento frío. El frío y los sabañones. El frío y el desvalimiento; el desvalimiento propio de los huérfanos, allí recluidos en aquella estepa. El frío y lo peor: el sentimiento de culpa que cala, que taladra, que socava toda resistencia. La culpa sin encantos. Frío, mucho frío y hambre. La culpa como parte inseparable del frío: dos caras de la moneda, haz y envés. Frío exterior y frío interior. Ese frío perverso cala hasta el tuétano, se apodera de tu interior, te anula.

Culpa, pecado, tinieblas: ¿será una pesadilla recurrente, una pesadilla que se disipará al despertar? Culpables de qué, pobres muchachos. ¿Por estudiar allí aunque  muchos (¿cuántos?) ni siquiera hubiéramos entrado con el propósito de ser frailes? ¿Por ser pobres, pertenecer la mayoría a la clase obrera, al campesinado? Y recuerdo ahora el día de primavera en que se presentó en la escuela de mi pueblo, en el corazón de la cuenca minera del Nalón, aquel fraile menudo, nariz de aguijón de avispa y gafas gruesas. El P. Arruga —buen orador, con probado dominio retórico— hizo una impecable exposición propagandística de las bondades del colegio, de sus instalaciones; nos mostró fotos ilustrativas: quedé fascinado por los campos de deportes, por la piscina. Pero en absoluto nos habló (o no lo recuerda ya esta memoria enflaquecida, siempre selectiva) de la necesidad de querer ser frailes. Supongo que eso se daba por supuesto. Supongo. Ya sé, ya sé: se trataba de un colegio apostólico, pero yo entonces, antes de aquel día de principios de octubre de 1962 en que crucé sus puertas, ignoraba su significado, su alcance.

 

Desolación, sospecha: acusaciones en la capilla. Es de noche. Resuenan lúgubres, como si anillaran grilletes en los pies, cada una de las voces de quien, más que amonestarnos, nos acusa indiscriminadamente. Y veo un dedo acusador vestido de blanco que dispara. Pienso lo que no pensaba aquel cohibido niño de entonces, aquel indeciso adolescente: ¿Se puede dirigir un internado como si fuera un campo de concentración? ¿Un educador puede tener como paradigma para su delicada misión biografías de grandes militares? Esparta: sobran los débiles. La mili, años después, como unas plácidas vacaciones. ¡Parecéis niñas! Resuenan aún sus gritos en el recuerdo. Largos pasillos que se alargan y alargan: pesadilla, sudor frío. Los terrores de la noche, desvalimiento, orfandad… Los pasillos se dilatan, se curvan, se alejan perdida la perspectiva. Abismo.

 

Dicen que las verdades auténticas tienen su residencia en el corazón. Y también que es fácil y gratuito viajar con la imaginación al territorio de fantasía, donde siempre que se desee, llueve. Es posible. No sé con certeza que sea gratuito bucear en la memoria. Claroscuros: alegrías, sí, pero también tantos sinsabores… A escala, he pensado hace ya tiempo que aquel microcosmos era reflejo del exterior: de una sociedad sometida por aquella nefasta dictadura, de aquel estado perpetuo de miedo y violencia, cuya cabeza visible —criminal de paz, en acertada denominación de Manolo Vázquez Montalbán— se murió en la cama y no inmolado en africana guerra por su dios y su patria (qué lástima, ¿verdad?)… Un hombre de treinta y tantos años puede ser tan hábil en el interrogatorio…: busca las llamadas —qué crueldad— manzanas podridas. Qué fácil sonsacarles a niños de diez, once o doce años: qué cobardía, qué perversión de miras, qué torpeza absurda. Inocencia, debilidad; tal vez miedo.  Dudo que hubiera algún vocacional, algún perverso. Qué nos quedaría, sin esa confianza, esa fe antropológica, a cuantos hemos depositado nuestra creencia en los seres humanos y no en otras entelequias, llámese como se llame el dios de cada creencia religiosa… Y pienso entonces que también él, que también ellos, los hombres de hábito blanco, eran producto de la debilidad, del miedo. Pero no lo tengo tan claro: ellos eran ya adultos, sabían discernir. Eslabones del poder establecido en todo caso.

 

No todo es triste. Me gusta la nieve. Recuerdo ahora un verso del Dante: después llovió en la alta fantasía. Recurro a la paráfrasis: nieva ahora en mi fantasía. Me pasaré, como siempre que nieva, la noche en vela: mirando por la ventana a ver cómo sigue nevando sobre los campos de deportes, sobre la granja; contemplando embelesado cómo aumenta de grosor la capa que ya cubre totalmente el paisaje. Blancura en la noche, luminosidad reverberada, danza blanca de copos arremolinados. Cuanta más blancura, más nieve ha caído. Y deseo vivamente que las nevadas se prolonguen días y días.

No, no todo es tristeza: también me reconforta el cine de los domingos, ese momento mágico de la semana, ese escape a un mundo de fantasía e ilusión. Pero qué terribles domingos cuando la película era censurada o no había llegado por cualquier circunstancia. Inmensa tristeza, decaimiento, melancolía. Esperar a que llegue la noche y entonces, sí: llorar en silencio, para ti solo, porque las lágrimas son de cada uno. Llorar es tan reconfortante… Y dormirse luego profundamente. Y a esperar confiando que la semana siguiente haya más suerte.


  

Yo siempre supe qué era el amor

 

Y ahora, como contrapunto benéfico, la memoria abre una rendija de luz, rescata una bocanada cálida: la hora del reparto del correo. Es, sin embargo, un recuerdo agridulce. Por una parte, qué vileza policiaca la censura de las cartas; que impudicia el asalto a la intimidad ajena. Por otra, se me siguen soltando lágrimas de emoción al recordar con ternura cuando leía una de aquellas cartas que mi tío materno Luis, con su impecable letra pulcra, escribía al dictado de mi bisabuela, mujer sabia aun siendo analfabeta. Y entonces ensoñaba y me alegraba de las pequeñas alegrías (el parto feliz de una de nuestras vacas, la buena cosecha de manzanas o de castañas, la siembra de las patatas o la eclosión de los pitinos de la pita franciscana) y me entristecía con las penas de las que mi güelina me hacía partícipe (sus dolencias y achaques, muerte o enfermedad de algún familiar o vecino, un accidente en la mina…). Y aquellos billetes de 25 o de 50 pesetas que adjuntaba…  ¿Cómo olvidar tanta ternura, tanto sentimiento aquilatado en cada carta?  Yo siempre supe qué era el amor.


Tres navidades tan tristes

 

Y me asalta ahora a traición el recuerdo de aquellas navidades tristes, desoladoras, apenas mitigadas por el afecto mutuo, la solidaridad entre iguales; en fin, los universales del sentimiento: morriña, añoranza de los nuestros, juegos y risas compartidas, la fuerza del cariño. Un contrapunto luminoso, revelador, un bálsamo blanco para tanta melancolía: durante las navidades del curso 63-64 (¿o fueron las del 64-65?) nevó y nevó, días y días. Qué alegría, cómo palió la tristeza de estar lejos de la familia, allí encerrados, allí recluidos: esa es la sensación, ese es el recuerdo de las navidades allí pasadas,  tres tristes navidades consecutivas.

 

Cada vez que las recuerdo, siento frío, mucho frío. El frío y los sabañones, aquella tortura de picores y llagas que a tantos martirizaba durante los meses de invierno. Tristeza y dolor que algo mitigaban los villancicos por megafonía acompañándonos a todas horas, las estancias prolongadas en la recreación decorada con motivos navideños, las cenas “especiales” de Nochebuena y Nochevieja (pollo y patatas fritas como las de freiduría, y ¡hasta un poco de aquel vino aguado que nos sabía a gloria!, algo de turrón y polvorones y peladillas y uvas pasas: todo un lujo respecto al menú cotidiano). Siempre que lo recuerdo, siempre que se inmiscuye el recuerdo de aquellas navidades tan tristes, tan lejos de los nuestros, con tanta morriña acumulada, siempre se ve compensada, como un bálsamo reparador, por la nieve…Por la nieve y la programación cinematográfica especial: casi todos los días una película o, en su defecto, unos dibujos animados o unos cortos de Chaplin o algún documental. En suma, una pequeña compensación que aminora tanta tristeza, tanta añoranza, tanta pena…

 

 

Y ahora que releo lo escrito, me pregunto — ¿sorprendido?—: ¿Por qué tantos de los recuerdos que van fluyendo atropellados y con ganas de ser verbalizados se centran en o sobre motivos navideños? Soledad, tristeza, sentimiento de orfandad. En fin: los inextricables surcos de la memoria.

 

Marcelino Iglesias.

Martes, 24 de Enero de 2012 09:10. antiguosalumnosdominicos #. COLECCIÓN EL TOMILLAR

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comPedro Sánchez Menéndez

Precioso tu relato, Marcelino. Gracias. Pedro

Fecha: 24/01/2012 11:00.


gravatar.comjoaquin lopez-malla ros

marce creo que no solo no faltes a nadie con tu estupendo relato sino que muchos de los que fuimos tus compañeros nos sentiremos retratados en muchas fases de tu narracion. Gracias por publicarlo

Fecha: 24/01/2012 11:56.


gravatar.comluis barriales

maravilloso y muy objetivo relato, relacionarlo con el P.Uria un gran acierto; era de los pocos hombres de blanco que nos comprendia y nos daba paz y tranquilidad.Gracias marce y que cunda el ejemplo.

Fecha: 24/01/2012 12:37.


gravatar.comJesús Herrero Marcos

Marce, espero la continuación como agua de mayo. Gracias.

Fecha: 24/01/2012 13:29.


gravatar.comLuis Heredia

Marce, pues yo espero la continuación como nieve de Diciembre del 64-65.

Porque yo creo recordar que fue el 64-65, curso en el que entré yo por la puerta grande. Y digo puerta grande porque creo también que el destino fue excesivamente generoso conmigo al dejarme durante dos años en Sto. Domingo en Oviedo y pasar luego directamente a la Escuela Mayor. Me sentí muy frustrado al no ir a La Virgen cuando yo lo intenté. El test sicodélico me lo impidió. Pero también me impidió el sufrir o pasar por vuestras mismas experiencias en la Escuela Menor, por lo que os leo y os he escuchado tantas veces.

Mis Navidades siguen estando asociadas a la nieve del Colegio. Nunca había visto tanta belleza caer del cielo. Aquella Navidad de nieve, creo no se volvió a repetir.

Fecha: 24/01/2012 16:49.


gravatar.comJosé Manuel Bandera

Hola Marcelino: Al leer tu entrada en el blog vinieron a mi memoria varios recuerdos del día en que cabamos la fosa para el entierro del P. Uría. Era un día lluvioso. Nos caló el agua hasta los mismos huesos. Era una tierra muy dura, con muchas piedras. Cada vez que el pico encontraba un pedrusco, temblaba el mango y pegaba unas sacudidas en las manos y los brazos brutales. Me parece que todo terminó hacia las dos de la tarde. Si tú lo sabes, me gustaría conocer los nombres del resto de compañeros que estuvimos haciendo ese trabajo, yo no los recuerdo. Me paraece que eramos cuatro o cinco.

Fecha: 24/01/2012 18:31.


gravatar.comPedro López Llorente

Marce, muy interesante y precioso tu relato.

Creo que sería maravilloso para todos poder recordar muchas cosas, y por supuesto escribirlas en el blog, lo que más nos afectó cuando estuvimos en La Paramera, que como hemos comentado alguna vez, era como un campo de concentración, pasamos mucho frio; yo no he vuelto a tener sabañones desde que salí del colegio; y hambre, yo recuerdo que en la merienda cambiamos el trozo de chocolate,la naranja o lo que fuera por el trozo de pan, para quitar un poco más del hambre que pasábamos. En fin, espero poder leer muchas cosas de lo que nos pasó en el colegio. Un abrazo

Fecha: 24/01/2012 18:37.


gravatar.comJOSE MANUEL GARCÍA VALDES

Marcelino, eres un cabronazo tierno como un cordero; no hay derecho a que uno de Casorvida, con lo que eso conlleva de “machedad”, tenga que confesar que con tu relato “pingó el moco”, espero que los de la Aldea Global no lean esto porque ¿qué dirían de mí? Escribes, creo, mejor que hablas y, aunque haciéndote el disimulado, vaya lejos que estás de los dominios de Alzheimer. Todos esos recuerdos, todas esas vivencias, las llevo yo en la Memoria a largo Plazo, pero ni fui, ni soy capaz de relatarlas con esa finura y precisión, algún defecto tendríamos que tener los de allí. Me tocaste (¡ojo!) dos venas, no las del gusto, sino sensibles:
1ª. La del P. Uría, una de mis debilidades; el profesor que yo siempre pondré como ejemplo de buen profesor y de buen hombre; en el ejercicio de la profesión siempre quise parecerme a él: humor- serio, bondad-estricta, autoridad-democrática, asturiano-español, sabio que sabe que no sabe nada … Cuando me creía un negado para estudiar, cuando mis suspensos eran más numerosos que los aprobados (Antonio Úbeda a mi lado un aprendiz del suspenso) apareció él para levantar mi autoestima; me nombró junto con Joaquín, hermano de Eliseo, encargado del laboratorio de Química y aquello me hizo comprender que yo podía ser como los demás; ya comenté que acabé sacando sobresaliente en química, llegué a saber que el agua, si la metes en una cantimplora, se convierte en H2O, y lo mejor, acabé valorándome a mí mismo, ¡cómo no va a ser una de mis debilidades! Cómo sería la cosa que a partir de ahí cursé dos carreras universitarias y una tercera, civil, “la carrera del señorito”, bueno en ésta nada tuvo que ver el P. Uría; por desgracia ésta no la acabé, se me atravesó la asignatura titulada “estrategias para vivir del cuento”, por lo que hube de vivir como un pringao trabajando 38 años para, por fin, vivir, no del cuento, sino como otro pringao jubilodo.
2ª. Casorvida y, cómo no, el tren. Un día de setiembre, y esto se repitió durante 6 años, al amanecer me cogía mi padre y, me llevaba andando hasta Campomanes con la maletona de cartón, para coger el tren Rápido, así se llamaba porque era un tren lento más rápido, sólo paraba en las estaciones de pro) que me llevaría a la odiada estación de León. Lloroso y con el ánimo por los suelos, al pasar Puente los Fierros, me situaba en la plataforma, a la derecha dirección León, porque un poco más adelante tenía a mi madre y a mis abuelos a la puerta de casa para decirme adiós; si soy sincero he decir que no los veía porque llevaba en mis ojos más agua que el Caudal a su paso por Mieres. El tren en Casorvida era el taxi, el compañero, el duende, el sustento de buena parte del pueblo; si no fuera por el tren Casorvida no sería la ALDEA GLOBAL, sería la aldeína. Marcelino, no sé si te entendí bien ¿Querías decir que el tren chifla al pasar por Casorvida contagiado por sus moradores o que los moradores chiflan al pasar el tren? Siempre me pareció estar un poco chiflado, quizás me venga de ahí. Si no hubiera sido por la Paramera y porque aguanté como un chino, a estas horas sería, probablemente, un jubilado de Renfe con derecho a kilométrico, podría viajar por todo el orbe del mundo.
Al sentimiento de culpa del que hablas tendría que añadirle el sentimiento de vergüenza por mor de Ricardo y de Frutos. El primero por su ternura con la que encandiló al Julio eSe (así lo quise entender yo, sino que nos lo explique) y el segundo por su dureza de oído. Lo que no recuerdo es si rascarse era pecaminoso o acto reflejo.
No dudo, Marcelino, que todas estas vivencias que describes las has comentado y contrastado con las Pedrín; deja que él, mejor dicho, oblígale a que cuente las suyas, cuando quiere sabe, pero es un poco “vaguete” o ¿“baguette”? Dejó la Nada y ahora ya anda por N… Retiro lo dicho porque acabo de leer su entrada. Lo tuyo fue una “saciedad de hambre” y de frío. ¿Qué ye de Castañón? ¿Acaso se fue al pueblo a sembrar cebollinos? Él también viajaba en aquel tren.
Te felicito y te envidio, raro en los de Casorvida. Te envidio por tener una pluma de punta tan fina y tan certera, nada ni nadie se te resiste. Tú crítica es tan sutil que podríamos decir: lo tuyo son “críticas halagüeñas”.
Abrazos

Fecha: 24/01/2012 19:08.


gravatar.comMartín

Marce, has despertado en nosotros los recuerdos, pues yo era otro de los que aquel lejano octubre lluvioso cavaba la fosa para nuestro querido profesor/organista, el caso es que éramos unos cuantos los que nos cobijábamos bajo la lona resguardados de la lluvia esperando el turno para bajar a picar a la fosa, no me acuerdo de los demás, pero por lo visto tú eras uno de ellos y Bandera era otro, pero todavía me faltan unos cuantos.
Aunque no comparto muchos de tus sentimientos te agradezco enormemente que reavives nuestros recuerdos, es un placer leerte con los ojos cerrados y vivir nuevamente aquellos pasados tiempos que no necesariamente fueron peores ni mejores, fueron lo que fueron.
Esperamos nos sigas deleitando con tus recuerdos y tus sentimientos.
Martín

Fecha: 24/01/2012 21:14.


gravatar.comJulio S

Uno de los premios del P. Cura era la tarea del cementerio.

Bandera (¿Quién te pasaba el vino en el noviciado y compartía contigo el encendido de la máquina de calor?. ¡¡¡Vaya desayunos!!!), ese día no estaba, pero participé en todas las labores de la fase previa, en las que al pico le costaba penetrar en aquel terreno arcilloso. Uno de los días, tras dura labor, nos fueron a buscar para jugar, por la mañana (fútbol) y por la tarde (balon-mano), contra un colegio de la Coruña que estaba de visita y al que barrimos en ambos deportes. Fue la única vez en que vi al P. Cura orgulloso de sus alumnos.

Pitu, se te nota mucho la envidia, y hasta confundes el sexo, que ya no practicamos, con el afecto y el cariño.

Marcelino, espero una pronta entrega de tu maravilloso relato. ¡¡¡Pura sensibilidad!!!. Un placer leerlo. Me ha ayudado a apreciar más el colegio y la educación recibida, de los que, durante muchos años, me sentí avergonzado.

Un abrazo a todos.

Fecha: 24/01/2012 22:30.


gravatar.comSalva

Vaya, vaya...as´que aquella opresión en el pecho que muchos sentíamos no eran amagos de infarto. Enhorabuena por el qué, como, cuando y cuanto.

Fecha: 24/01/2012 22:51.


gravatar.comManolo Díaz

Paisano/amigo/colega/camarada/Marcelino: Me dirijo a ti directamente, con un doble sentimiento.
El primero, predominante, es de gratitud. Nos regalas un relato que hizo vibrar las cuerdas de la parte irracional y emocional de mi mente, el “id” freudiano.
Tú, el narrador, hablas en primera persona. Pero todas las cosas que cuentas, hasta los detalles más nimios, podrían estar protagonizados por mí, que veo mi propia biografía reflejada en ellos como en un espejo.
El segundo de los sentimientos aludidos se relaciona con el pecado capital que Santo Tomás decía ser propio de “los ambiciosos de honor, los pusilánimes y los viejos” Se trata, claro está, de la envidia. Nuestro paisano, Campoamor, en su famosa Dolora “Quién supiera escribir”, clamaba “Dios mío, ¡cuántas cosas le diría / si yo supiera escribir!...”
Tengo la suerte de que esa gracia que no quiso darme a mí el cielo, se la concedió a compañeros como tú o como Cícero, el mi Cícero, que además de bordar los relatos, conseguís que los leamos entre exclamaciones (¡Eso, ye eso!).
Si has conseguido “que i pingue el mocu” a uno de Casorvida, ¿qué nun va a pingai a unu de San Feliz? Algún día te contaré para qué sirve el “aguatuxu” que une ambos pueblos. Pero eso es otra historia. Ahora es pertinente aclarar que la envidia confesada por el Pitu hacia tu fina pluma encaja exclusivamente en el primer supuesto tomista, porque está hecho un chaval y ¡nunca fue pusilánime! ¡Pusilánimes ni los hay ni los hubo jamás en Casorvida! Doy fe.
Dices, Marcelino, “Yo siempre supe qué era el amor”. ¡Dios! ¡Cuántas connotaciones me despertaron esas palabras y las que añades a continuación. Jamás superé que las cartas de mi madre, más sagradas para mí que el Arca de la Alianza para un judío, llegasen a mis manos ajadas y magreadas por ojos y por manos que, quebrantando los más elementales derechos, se atrevían a profanar el santuario de un corazón infantil. ¿Qué les importaba si la Cachorra, la vaca que yo “lindié” tantas veces, tenía un xatín? ¿O si había una buena cosecha de cerezas en la Mexaoria? Fíjate: Mis hijos se extrañaron siempre por mi actitud hacia la correspondencia familiar. Sólo el titular nominal podía abrir la carta. Era una norma sagrada. Nunca les expliqué por qué actuaba así.
Espero, con la misma ilusión que en su día esperaba las cartas familiares en la paramera, las futuras entregas que nos prometes. Las sorberé de un trago, como hice con esta. Tiempo habrá luego para rumiarlas.
Hasta pronto, amigo.
Manolo

Fecha: 24/01/2012 23:00.


gravatar.comJosé Luis Alcalde Revilla

Y sin leerte, Marce, ver al Padre Antonio Uría me emocionó...¡Imagínate tras la lectura de tu bello trabajo...GRACIAS CON MAYÚSCULAS, pues has revitalizado nuestras vidas al son de tus palabras...GRACIAS de nuevo, con un beso de jose

Fecha: 24/01/2012 23:27.


gravatar.comLuis Heredia

Bandera, yo también fui de los que ni siquiera asistimos a la Misa de "cuerpo presente". Yo creo que nos tocaba por turnos . Ese día no lo olvidaré en mi vida. Ni la dureza del terreno. Nos tiramos dos días cavando y no logramos llegar a la "medida" que para ese menester se requería. Recuerdo oír "mínimo dos metros". La intensa lluvia y el plástico que nos servía de paraguas. Pero lo sobrecogedor para mi fue ver salir por la puerta de la recreación el féretro y la comitiva en dirección a "nuestra tumba". Le recibimos con el pico y la pala a modo de presentarle nuestros honores. A mi lado, como siempre, Martín y Bañugues, salvo que ellos me corrijan.

Y hablando del Santo P. Uría, y desear que llegaran sus clases y prácticas en el laboratorio, los experimentos, aquella tenia en el frasco de la que procuraba yo siempre apartar la vista, ¿No os acordáis de los caleidoscopios que nos enseñó a fabricar con los cristales que había en los tapones de ls tubos de algunos medicamentos, o con piedrinas muy pequeñas de colores.? ¿Fue también él quien nos enseñó cómo con un simple trozo de cristal expuesto a la luz del sol sus rayos lo atravesaban hasta quemar lo que se encontraan por delante? O fue Fernando Box

Fecha: 24/01/2012 23:44.


gravatar.comDomingo Iturgaiz

Comparto plenamente tus recuerdos, con valoraciones ponderadas y bien meditadas.
José Manuel, nuestro compañero Jesús Luis Graña participó también con el pico y la pala.

Fecha: 25/01/2012 12:36.


gravatar.comJOSE MANUEL GARCÍA VALDES

Llevo desde ayer reunido conmigo mismo pensando y llegué a la conclusión, querido Marcelino, que tu relato tampoco ye pa tanto, son palabras puestas unas detrás de otras, eso sí, bien ordenadas, pero nada más. Pensé yo que cualquiera que tenga dotes como las tuyas habría escrito eso, yo por ejemplo, te me adelantaste pero ya lo tenía yo pensado y perfilado. Teniendo buenas cualidades ye na más que ponese a ello; si se tratara de catar una buena Cachorra,20-30, como la que cita Juan, en eso te ganaríamos sin duda alguna ¿Por qué? porque tanto Juan como yo estamos bien dotados pa ello y nos resultaría fácil. Seguro que empezaríamos por "esmucila" con suavidad y paciencia, con toque suave por detrás y por delante hasta que saliera la "esguitoná". Ya casi no me acuerdo de cómo ye eso. Juan ¿tú acuerdaste? Y cómo prestaba.Pregúntai a Choche, verás cómo él sí se acuerda. Pues eso sabemos facelo nosotros como tú escribir, amigo Marcelino.
Juan, empiezo a pensar que me mentiste; siempre me dijiste que tu padre mientras facíais chocolate en la carreña os hablaba de ortofruticultura pero pa mí que os hablaba de la escolástica de la épica y de la epigrmática, sino haber porqué citas con tanta facilidad al Doctor Angélico, a Campoamor y a quien se te ponga por delante. Tú fuiste leído para el colegio. A mí, en cambio, mientras abríamos aguatochos, mi padre me rezaba el rosario, citaba con gran soltura, de carrretilla, a Dios y los santos,lo llevaba a todos en la memoria, por eso fui para el colegio muy piadoso pero sin saber hacer la o con un canuto, y así sigo. Tendríamos que reuninos cualquier día en Uvieo o Xixón, para hablar de estes coses; pa explicai a Pedrín que ye eso de la esguitoná y cómo presta cuando sale.
En la próxima cumbre en Madrid se lo explicaremos a los asistentes, vale la pena.
Juan, a ti en las cartas hablabante de la Cachorra, a mí me hablaban del parto de la gocha de la vecina que había parío varios gochinos que nun paraban de "urniar"; supongo que el que leía las cartas estará todavía buscando el significado. Juan, explícalo.
Marcelino, lo tuyo tien mérito pero no tanto; lo tendrá cuando acabes. Juan y yo hablaremos de los otros recuerdos.
Un abrazo

Fecha: 25/01/2012 17:24.


gravatar.comJavier Muñiz

¡Qué recuerdos!... Allí estuvimos con el pico y la pala, la lluvia y el frío

Fecha: 25/01/2012 19:28.


gravatar.comBenjamín Díaz Gutiérrez

Aunque no dejo de leeros, mis pocas cualidades para la redacción hacen que aparezca poco por aquí, pero hoy no puedo dejar de hacerlo para insertar un comentario sobre la inspección del correo. Una historia que no hubiera ocurrido a no ser por esa práctica. En la recreación los del 63, 62 y sección B del 61, a ver si alguien mas lo recuerda. El P.Cura con una carta en la mano nos anuncia la muerte del padre de un compañero, no diré el nombre para no herir sus sentimientos por si llega a leer esto, ese día le dispensan de las clases y le acompaña algún compañero de los más íntimos quizá esperando la llegada de algún familiar ( sé que queda un poco raro porque la noticia se había dado por correo y tardaría unos días la carta )bueno pues posteriormente, de nuevo en filas en la recreación otra vez el P.Cura con aquella cara alegre con que nos jaleaba aporreandonos con una toalla o una bufanda para iniciar la vuelta a la finca cuando estaba frío, mientras nosotros compungidos no acertábamos a entender tanta alegría, pues vuelve con la carta y nos la comenta: después de decir a su hijo cosas parecidas a lo que nos decían a nosotros ...se despide "tu padre se mato en la moto" y en la parte de atrás "en la moto el guardabosques cuando volvía..." la alegría que todos recibimos fue enorme pero las horas de angustia de nuestro compañero debieron de ser terribles. Espero que alguien más lo recuerde y pueda confirmar este relato

Fecha: 25/01/2012 19:57.


gravatar.comGracy Alonso

Marcelino, disculpa mi familiaridad, pero hace tiempo que lo son ustedes para mi.
Tu relato tiene tanta vida como transcendencia. Tu mente es hermosa, haces que mi persona se transporte a lugares y hechos inalcanzables a mi existencia, son tus sentimientos palpables al calor de cada palabra leída! Es inexplicable el sentimiento que provocan al relatar sus experiencias al lado de mi tío, santo amado por tantas almas. Un abrazo grande desde Guadalajara, México.

Fecha: 25/01/2012 20:14.


gravatar.comJosé Mª Sierra Tascón

Y yo, que no soy capaz de expresar con palabras lo que he sentido al leer tus emocionados recuerdos, siento que son todo mío lo que evocas.
Gracias la película que has hecho pasar ante mí.
Sigue filmando, por favor.
No más Navidades tristes: Aunque estas últimas han sido sin nieve.
Y que no te "acojone" el de Casorvida...
Un fuerte abrazo.

Fecha: 25/01/2012 21:48.


gravatar.comJavier Cirauqui

Gracias Marcelino por tu maravilla de artículo y en esa prosa tan hermosa. Esto me anima a seguir escribiendo mis recuerdos del Colegio.
Tengo mi ordenador estropeado y en el curro, mucho trabajo con eso de la OLA DE FRIO.
Me hubiera gustado hacer un comentario y haber desgranado unos recuerdos, al respecto. En la segunda parte, que anuncias, lo haré.
Un saludo. JAVIER

Fecha: 25/01/2012 22:57.


gravatar.comamador robles

apreciado marcelino, y doblemente apreciado por aquello de un emocionado relato de recuerdos vividos en ese sitio quee compartimos tantos y tantos aunque deyeguadas diferentes y circunstancias bien distintas. un emocionado reconocimiento a la transmisión a letras, palabras y frases con tanta carga emotiva como te ha salido desde tu enorme corazón. la gente de les cuenques y sobre todo los del nalón, habéis ido acumulando una genética plena de generosidad y entrega que nunca admiraré lo suficiente.
un abrazo, de verdad. eso sí "a pesar de Casorvida..." que como está allá arriba casi fugada sin falta de Bach acechando a los lenenses y mierenses...también parte del ribete deesa asturias NEGRA DE MINERALES....
suerte en esta noche de luna creciente a pesar de los pesares....

Fecha: 25/01/2012 23:24.


gravatar.com Juan A. Iturriaga

Unos días después del fallecimiento del P. Uría, detrás del teatro, en una hoguera que hicieron en un bidón viejo, dos frailes que ahora no recuerdo quienes eran, quemaron sus ropas.

Me dijeron que era una costumbre y que se hacía por cuestiones de salud.

Espero no haberlo soñado.
Lo digo porque ya empiezo a creer que todo aquello fue un sueño.

Fecha: 26/01/2012 13:56.


gravatar.comGracy Alonso

Josemari, podrías decirme si la segunda foto, es donde descansan los restos de mi tío? Un beso, gracias.

Fecha: 26/01/2012 17:23.


gravatar.comJosé Mª Sierra Tascón

Pues no fue un sueño. Sucedía y era una ignorancia, en mi opinión. Por cuestiones de salud deberían (deberíamos) quemar muchas má cosas que las ropas de un santo.
No es que yo sea muy creyente. Pero con la perspectiva que me da la edad (a vosotros, compañeros, os lo voy a decir) creo que se me concede el derecho de distinguir quién fue y quién no fue...
Y, por favor, el P. Uría en "madreñes", que diría el de Casorvida y su alfoz, se fue al cielo. O se quedó entre nosotros, en este cielo, menos cielo, desde que se fue.
No me tocó cavar. Pero cavo cada día para que salga alguien como él...

Fecha: 26/01/2012 17:27.


gravatar.comjosemari cortés aranaz

amiga Gracy, es el cementerio donde enterramos a tu tío el Padre Uría.
A la izquierda de la fotografía verás el tajo y la excavación en el talud que relata Marcelino.

besos cariñosos que vuelen hasta Méjico.
josemari.

Fecha: 26/01/2012 18:03.


gravatar.comFrancisco

Estoy seguro que recordareis , especialmente los que pertenecimos a la escolania, aquella tarde en que estabamos ensayando en dondo en P.Torrellas nos daba las clases de musica y hasta aquel momento todo iba bastanate bien. Por supuesto que el P.Uria estaba al mando del piano. En un momento determinado alguien de fuera le dijo al P.Torrellas que tenia una llamada telefonica o algo parecido, pero antes de irse le comento al P.Uria que se encargara de mantener el orden. Pues bien, una vez que el P.torrellas se fue aquello se convirtio en un autentico gari gai; al principio el Padre Uria trato de salvar la situacion, pero no puedo y recuerdo con agrado como el mismo participo de aquel desmadre utilizando el piano y con su musica nos animo a todos. Recuerdo que incluso mas de uno se subio encima de las mesas. Claro que cuando vino el P.Torrellas el panorama cambio completamente yel P.Uria se llevo una grandisima bronca y no se me olvidara jamas la cara del P.Uria como este hombre asumio todo lo que habia sucedido y mas llamativo fue que el en ningun momento abrio la boca en señal de disconformidad. Si alguno me preguntara que destacarias de este hombre yo sin lugar a dudas diria que fue un hombre BUENO. Que Dios os bendiga.NOTA: todo esto sucedio en la escuela mayor y probablemente durante el curso 63-64 o 64-65

Fecha: 26/01/2012 19:12.


gravatar.comjose ignacio

Ya lo escribí y lo volveré a recitar siempre que te marches…

Hace muchos años , al lado de la fuente del pulpo, tan magistralmente evocada en su día por Vibot, crecían unas catalpas en las que había un nido con cinco jilguerillos. Eran de una preciosidad tal que quedaron para siempre en la memoria de un niño.


si te cubre el negro frío
que me lleve aquel jilguero,
como si fuera en estío,
a volar sobre el otero
para verte, niño mío.

Fecha: 26/01/2012 20:03.


gravatar.comGracy Alonso

Gracias querido Josemari! Y si alguna vez le visitas, de corazón te pido le pongas una flor en mi nombre. Que Dios te bendiga amigo!

Fecha: 26/01/2012 23:23.


gravatar.comJosé Mª Sierra Tascón

Gracy Alonso: Sé que mi tocayo pondrá flores(rosas blancas, amarillas, rojas, de todos los colores) en el sitio donde está tu tío descansando y trabajando por nosotros. Pero yo prometo poner una flor cada día en su recuerdo. No sé si olerá a rosa, a jazmín, a azalaea... Pero pondré, con mi recuerdo emocionado, una flor a los dos más grandes para mí: Uría y Torrellas. Y, si acaso, si alguno más se lo merece, pondré más flores, más rosas, como Martí, cultivadas...
Un beso a los que sentí y siento mis mejores profesores y amigos.

Fecha: 26/01/2012 23:33.


gravatar.comJesús Herrero Marcos

Querida Gracy, como quedó dicho, tu tío fue un santo. Todos tenemos recuerdos muy nítidos de él, recuerdos amables, balsámicos diría yo. Con otros frailes puede que haya alguna que otra discrepancia, pero no con él. Por mi parte me uno al último en hablar, José María, para ponerle flores en el recuerdo de todos los colores posibles todos los días.

Sierra, cuando mañana sábado te juntes con los bandarras de Oviedo para comer “bichos marinos”, poned todos unas cuántas flores más. Yo me comeré el centollo en Madrid. Mi flor ya está puesta.

Fecha: 27/01/2012 09:23.


gravatar.comJosé Mª Sierra Tascón

¡Y como corren las noticias! Qué ave, pajarraco andaría por ahí diciendo que si bla, bla en Oviedo. Yo no voy a comer: Voy a ver si como si me dejan. Porque hay mucho "bicho terrestre" capaz de no dejar ni un "bicho marino"... Bueno, de todos modos, saldremos en las crónicas de este blog.
Supongo que hablaremos de lo divino y de lo humano y pondremos flores aunque sean simbólicas en recuerdo de los que lo merecen.
Un abrazo JHM. Para ti y para todos. Y ten cuidado con el centollo.

Fecha: 27/01/2012 12:12.


gravatar.comGracy Alonso

Queridos Josemari Sierra y Jesús Herrero: Gracias por sus palabras, gracias por cada flor de sus recuerdos a Antonio.
Como saben, imposible en tiempo y distancia le pudimos conocer, solo los recuerdos de mi papá. Hoy gracias a ustedes le he podido conocer más.
Dios ponga en mi camino personas que al igual que tu conocieron a mi tío, hayan conocido también a Javier y Basilio. Un fuerte abrazo!

Fecha: 27/01/2012 19:05.


gravatar.comAntonio Argüeso

Solo ahora te leo, Marcelino. Extraordinario relato; tus recuerdos son nuestros recuerdos y tus apreciaciones son ajustadísimas. Entresaco una: “qué nos quedaría, sin esa confianza, esa fe antropológica, a cuantos hemos depositado nuestra creencia en los seres humanos y no en otras entelequias, llámese como se llame el dios de cada creencia religiosa…” de las muchas que destilas en tu narración.

Y también, aunque nada tengo que ver con los de Casorvida (faltaría más) también he pingado el moco. Menos mal que a a unu de San Feliz le pasó lo mismo (y seguro que a bastantes más), que si no, hasta me hubiera inquietado.

Como Jesús Herrero, espero la continuación como agua de mayo.

Fecha: 29/01/2012 21:32.


gravatar.comSantiago Glez. Alfayate

Querido amigo Bandera, yo tampoco recuerdo exactamente los que estuvimos cavando el día que enterramos al P.Uría. Sí recuerdo que el terreno era muy arcilloso y que se quedaba pegado en el pico y en la pala; además llovía mucho. Creo que estarían además los que éramos "los encargados" de los jardines, y por ello Arango y Fueyo también estarían en el grupo. Un día comentaba José Antonio, el prior de Oviedo, que aunque llovía, quitabamos la camiseta y la lavabamos en el Bidón que había con agua, y así le quitábamos la arcilla que dejaban nuestras manos cuando tratabamos de dejarlas limpias para sujetar mejor el pico y la pala.
Muchos recuerdos y sentimientos se hacen presentes una vez más. Un saludo

Fecha: 29/01/2012 23:20.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris