Facebook Twitter Google +1     Admin

ERAN OTROS TIEMPOS

20130326174426-semana-santa.jpg

Recuerdos y reflexiones de Carlos Tejo.

¡SILENCIO, SE RUEGA !

 

Os leía, os leo,día tras día, y me decía “hoy escribo”, pero se fueron quedando, un día si y otro también, Chema sin mi felicitación, los mineros sin mi solidaridad, Centeno sin que le dijera cuanto me fascina su elocuente timidez, su grandeza en la amistad y cuanto me acuerdo de él, en esa carrera de fondo en la que siempre se sale ganador. Qué decir de las disertaciones de tantos (bueno, no tantos) de vosotros y sus secuelas compartidas o no, y participativas, sin olvidar el encuentro último en Avilés, gracias a los de siempre y al querido José I. Mallada, encuentros estos que son cual pócima milagrosa a nuestras edades.

Como estoy en estado de hibernación laboral, me dedico a leer. Me dio, en este momento, por Julio Llamazares y creo que compré toda su producción. Además revuelvo mis antiguallas y atrapo lo que caiga. 

Entre las carpetas de cosas muy viejas que guardo, me tropecé con un periódico, “PUEBLO”, del día 25 de Marzo de 1972. La Cultural Leonesa, que estaba entonces en segunda división, se medía esa semana al Rayo Vallecano, y formaban parte de la quiniela. Los pronósticos daban un empate. El Real Oviedo era segundo, a un punto del Castellón que entrenaba Lucien Müller. Pero esto no fue lo que me llamó la atención, tampoco la noticia del fallecimiento del modista Balenciaga, la última página estaba dedicada, toda ella, para el “Modista de las reinas”, como se destacaba en letras de gran tamaño. 

Lo que me llamó la atención fue un anuncio. Un anuncio  de cuatro salas de baile, Club que decían entonces que, por lo que se ve, pertenecían todas ellas a una cadena del ramo. El anuncio decía lo siguiente:  

El Madison, el Real Club, Hamilton y Tiber comunican a su distinguido público que, con motivo de la Semana Santa, cerrarán desde el Lunes día 27 de Marzo hasta el sábado día 1 de abril.

¿Cómo explicar ese cierre de locales de ocio, hoy en día, durante el periodo de la Semana Santa, a los “chavalucos”, que diría el profesor de Cifras y Letras? Imposible.

Ya veis, no estábamos solos en aquellos silencios de nuestras Semanas Santas en la Virgen, que sólo interrumpían las lecturas de La Pasión y las voces de la Escolanía. En aquellos años enmudecían también las Salas de baile de toda España. 

De hecho, toda España estaba muda. 

Quedaba solo un trienio para que yo estuviera haciendo el servicio militar y entonces ocurrió lo que todos sabemos, que el gran tapador de bocas se fue, eso si,  bajo palio, pero se fue. Y os juro que la coincidencia de esos dos acontecimientos (mi estancia en Valladolid y el by by del Caudillo) fueron fruto de la casualidad.

Lo dicho, no estábamos solos en el silencio, este era general, aunque no se si debería escribir General con mayúscula...

Tengo ganas de escaparme a León esta Semana Santa. A ver si lo conseguimos mi santa y yo, depende de sus padres, que están para mimos.

Como todos los días, saludo a Ana Obregón y a la preciosa pequeña, que me sonríen desde el mes de Marzo de Amidown,  y os dejo con el abrazo de este fan del blog, felicitándonos por el sexto aniversario.

Un abrazo

Carlos Tejo

Miércoles, 27 de Marzo de 2013 08:51. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAntonio Argüeso

Oye, Carlos, ahora que te has destapado, a entrar con lápiz en ristre de vez en cuándo, aunque no estés en período de hibernación laboral. Que este blog se lee por el ancho mundo y por todo el país.

Muy a propósito las reflexiones sobre los forrenta años: acertadas, comedidas y justas. Creo haber dicho ya alguna vez que los tiempos eran lo que tú tan bien describes dentro y, posiblemente, sobre todo fuera. Muchos de nosotros, a la postre, si pudimos formarnos fue por la Paramera, que fuera…. Ni en Reinosa había centro de bachillerato.

PS/No te olvides de pasar la página del calendario Amidown dentro de unos días; no sé por qué pero para mí que tú empezaste el año en marzo….

Fecha: 27/03/2013 17:47.


gravatar.comJavier del Vigo

El Gran Tapador de Bocas se fue, querido Carlos, pero con la boca tapada por unos cuantos tubos; tantos o más como los que se le habían ido colando por otras zonas de su cuerpo moribundo...¡Tremendos el azar y el destino!

Pero no quería yo traer a aquel personaje, que ya es historia pasada sin que debamos olvidarla, al escenario, hoy, Viernes Santo. No.

Quería hoy, como tú el otro día, echar al patio de los recuerdos mis primeras Semanas Santas tras la experiencia de La Paramera.

Aquellas Semanas Santas en las que, de pronto, las radios dejaban de poner música de los Beatles, de Raphael o de Miguel Ríos. Ni siquiera se oía a Los Pekenikes o Los Relámpagos. Nada. De pronto, las emisoras se lanzaban a la música clásica, aquella que nos acompañó en el comedor del colegio o en las largas sesiones de la conmemoración de la muerte de Cristo, en el Santuario.

Igual que sucedía con la única televisión, TVE. Oficios religiosos, misas, procesiones, pasiones...

Tú recuerdas las salas de fiestas cerradas. Ahondo en ello; al menos en Bilbao, salas de fiestas, cines y espectáculos públicos. Los cines se cerraban a cal y canto. Ni siquiera exhibían películas de contenido religioso. Nada.

Sólo las iglesias estaban abiertas día y noche. Todas las iglesias de Bilbao. Últimos años de aquella catolicidad bajo palio, oficial. Como yo aún venía con un cierto espíritu "apostólico", fue el tiempo en que frecuenté varias de las iglesias bilbaínas. Era una especie de viacrucis ritual, de iglesia en iglesia. Incluso pude paladear el gótico bilbaíno, periférico a aquel majestuoso de León. O Burgos.Pero gótico también: catedral de Santiago, San Antón, La Encarnación de los dominicos en Atxuri....

Pero un Viernes Santo tal que hoy, llegando a la década de los 70, está guardado en mi memoria. Comenzaba a romper con tradiciones y normas religiosas. En colectividad. La cuadrilla decidimos salir del agobio de la ciudad. Y nos fuimos a pasar unos días al monte. Monte Amboto, donde la tradición sitúa las viejas brujas vascas, lamias de distinto plumaje. Para aquellos jovenzuelos que queríamos comer el mundo fue un viernes santo de auténtico sentimiento de libertad: comimos alubias -de lata, eso sí- con todos sus sacramentos. Y carne de segundo. Mucha carne. Una gran chuletada asada en día de abstinencia.

Ilusos que fuimos: en la punta de un monte, transgrediendo, nos sentimos los reyes del mambo.

Que descanséis estos días y que la Pascua os halle más buenos y más guapos, queridos!

Fecha: 29/03/2013 09:24.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris