Facebook Twitter Google +1     Admin

Poecanciones: el discurso del presentador, Juan Manuel Díaz

20130926161325-manolu.jpg

El día 9 de diciembre de 1977, viernes por más señas, dos alumnos míos hacían autostop a la salida de Santander, dirección Asturias.

Paró un “Dos caballos” conducido por un rapaz poco mayor que ellos.

-¿A dónde vais?

-Hacia Asturias.

-Subid que os llevo hasta Unquera.

Y, como es lógico, inician la típica conversación “¿de dónde sois?”…

Así fue como surgió un nombre que al conductor le despertó un montón de recuerdos: Pola de Lena. ¡Hombre, allí tengo yo un amigo! Juan Manuel Díaz Álvarez. ¡Es nuestro profesor de filosofía!

El chaval que conducía el coche cogió lo que tenía a mano: Este libro, que yo conservo como una auténtica reliquia.

Y escribió en la primera página en blanco lo siguiente:

“Queridos Juan Manuel y familia. Que iba yo a Valdeprado –un puente es un puente- y me encontré dos chavales haciendo auto-stop que os conocían.

Un aluvión de recuerdos se me agolparon y quiero con este libro  que escribí este año mandaros mi más cariñoso saludo.

Y a ver si nos vemos, que la amistad no debe acabarse porque haya  vías de distintas direcciones. Un abrazo

Isidro Cicero Gómez

Esas “vías de distintas direcciones” convergen hoy, 53 años después, aquí, en el punto exacto de donde arrancaron un lluvioso día de octubre de 1960.

Los que emprendimos entonces desde la infancia un camino iniciático, enfrentándonos a una experiencia decisiva que marcaría nuestro futuro, confluimos ahora en una edad vetusta que nos regaló el mono, con el beneplácito de Dios.

¡Aceptad mi perdón por esto último que acabo de decir y permitid que me explique!

Y que lo haga mediante uno de los apólogos de los Hermanos Grimm, recogido posiblemente del Kalila e Dimna.

Incluso os voy a pedir que me deis vuestro permiso para leeros la versión que osadamente hice de este cuento a mi lengua natal, el bable.

La probada generosidad de Mariano perdonará mi profanación de los versos octosílabos y el abuso cansino del ripio.

Allá va, con vuestro permiso: 

El Señor que to lo fexo

a so santa voluntá

decidú al principiu’l mundu

que ca estirpe d’animal

tuviera su propia estaya

de modu muy singular.

 

Púnxose con so paciencia,

que paez que ye infinita,

a ennegociar cuántu tiempo

querían tener de vida.

 

En tonu conciliaor

chamó primeru al borricu

y faloi d’esta manera:

“Animal de buen focicu,

voy permitite que vivas

trenta años. Y hastas un picu

encima, si tas d’acuerdu.

¿Paezte bien esti sofitu?

Ximielgando les oreyes

Responde el burru: “Señor,

¿pa qué quiero tantos años

n’esti mundu tan traidor?

¡Trenta años!!Nin falar!

Yo nun tengo al mio alreor

más que palos y trabayu,

paya, fatiga y suor.

¿Borona? ¡De Pascua a Ramos!

¡Cuando l’amu ta de humor!

¡Trenta años! ¡Pa qué tantos!

¡La mitá muncho mexor! 

 

Como ye buenu a mansalva

compaeciose’l Señor

de les quexes del pollín.

Y acetoi el  Creaor

que viviera quince años

amarrau al so llabor.

 

LLuego Dios pegó un xiblíu

y chegó’l pirru al momentu.

“¿Paezte bien vivir ne’l mundu

trenta años ne’l advientu?”

“¡Trenta años! ¡Ca, Señor!

¡Si ye posible nos quieru!

Escorríu po los guajes,

llenu pulgues y famientu

rebuscando los garitos

po la falta d’alimentu

¿pa que vivir tantos años?

¡Con quince toi satisfechu!

Y Dios que ye un cachu pan

“Que así sea” diz al perru.

 

Agarrau a los xamascos

del paraísu primeru,

plantose el monu ante Dios

y falandoi al Señor

dixoi en son zalameru:

“Creaor de to les coses

que yes güenu, güenu, güenu.

Pídote por to bondá

que nun me obligues a tar

n’esti mundu munchu tiempu.

¡Paso yo de trenta años!

¡Nin venti siquiera quieru!

¡Sobrenme con esos quince

que’i disti al burru y al perru!

Pa esnidime pe les rames

y pasame’l día enteru

brincando d’árbol en árbol

desde abaxo a la cimeru,

¡tan muy bien esos tres llustros!

¡Atiende, Señor, mio ruegu!”

Golvió Dios a sonreir

y golvió a decir: “¡D’acuerdu!” 

 

Y al fin apaez bizarru

el rey de la creación.

¡Por ciertu! Salú d’el barru

que con sus manes y amor

el Alfareru Divinu

fabricó el primer cacharru

al que dio vida el Señor

con un soplu soberanu.

¡Fue aquecha una gran chabor!

 

Puestu n’el mundu el paisanu

entamose la cuestión

de los años y la vida.

Y una vez más el Buen Dios

propúnxoi lo de los trenta

como a cualquier anterior.

“¡Nin hablar! ¡Que nun pue ser!

¡Un tiempu munchu mayor

faime falta pa vivir!

¡Ruégote, Gran Creaor,

que me permitas decir

lo que va ser mió llabor!

Toi casi recién casau,

con los mozacos pequenos.

To que frayar el costau

pa criar a los mios nenos.

Y trabayar esforzau

pues hay lletres a maniegos:

del autu, del abogau,

del pisín y del colexu.

Los impuestos del estau

y los del ayuntamientu.

En fin, que toi afogau

y metíu l’entreceyu

en un inmensu fregau.

Con esi tan pocu tiempu

¿cómo voi solucionalu?

¡Más años, Señor, te ruegu!

Infinitu en so bondá,

infinitu en so consuelu,

cató Dios la solución

y dioi al home más tiempu.  

 “Vas vivir los quince años

del burru, quince del perru,

y  tamién quince del monu,

que ningunu los quixieron”. 

 

Tien, pues, la vida del home

algu  propiu y algu ajenu.

Los trenta primeros años

son los d’él. Pero del restu

quince son años del burru:

trabayas como un negreru,

lluévente palos a manta

y hasta te escasea el piensu.

Los otros quince siguientes

son los que tien por el perru:

refunfuñes to les hores,

que si el llumbagu o el fégadu,

l’estómagu, l’entroyinzu,

los xuanetes y hasta el sesu

cimeru, porque’l d’abaxu

tien equis n’el intermediu

y ye capítulu aparte

d’aquesti tiempu perreru.

¡Ay los quince que nos queden!

¡Son del monu, compañeru!

Metíos en los sesenta,

jubilau y siendo güelu,

¿qué te queda por facer?

¡El monu a diestru y siniestru!

Que si vas a Benidorm,

que si enseñes el pelyeyu,

que si ya nun te da más

que falen d’estu o d’aquellu.

 

Y así pasamos la vida.

Trenta años son los nuestros.

Cuarenta y cinco un regalu

del monu, el burru y el perru.

Y al final tamos lo mesmu.

Pero siendo Dios tan güenu

va xuntanos algún día

a vivir xuntos n’el cielu.

Sin regatiar con los años

¡porque allí el tiempu ye eternu!

 

Dicho lo cual, que en absoluto me ofende que califiqueis de soberana tontería, vuelvo al motivo por el que nos reunimos hoy aquí: Este libro, “POECANCIONES DE AMOR”

De este libro os hablarán seguidamente Lalo, Pablo, Javier, Isidro y José Luis.

No os perdáis ni una J ni una tilde de lo que cada uno de ellos nos va a decir.

Os garantizo que serán palabras con enjundia, a la altura de las personas que las van a pronunciar. El autor del libro hablará también.

El goza del carisma de la poesía. Es autor de numerosas obras (Aquí traigo algunas) y tiene reservado un lugar de privilegio en el olimpo de los poetas.

En fin, es alguien que escribe cosas así:

“El día que se calle el amor habrá un terrible silencio. O acaso empiecen a oírse los tambores sordos del vacío, de la noche recurrente y repetida y ciega, de la jungla inabarcable, la soledad frente a Dios, la nada. Por fortuna, el amor es una savia que se renueva y, mezclada en el barro, siempre habrá una gota que resista los embates de los tiempos secos. Un lágrima, una risa, una mirada…Esas cosas nos salvarán de la química o la muerte”

Juan Manuel Díaz Álvarez

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comJOSÉ MANUEL GARCÍA VALDÉS

Ah Xuan, ¿tú crees que un rapaz de S. Feliz, altu, guapu, ricu, listu como el rapusu, que pue presentase en un eventu de esos, en mangas de camisa, y hablayos a los cazurros en bable polesu? Esperaba vete con traje fechu en los "tilos", encorbatiau y seriu; nun te veo nin seriu nin, muncho menos nerviosu; podrías haberte ganao la vida como presentador de eventos. Da gusto oíte: buena dicción, buen semblante, ligero y profundo a la vez, la NADA y el SER en conjunción. Voy a facer gestiones pa que el añu que vien seas el pregonero de las dos semanas y media de fiestes que habrá en Casorvía. Y, por cierto, ¿Cuanto te suelta Mariano por esas presentaciones? ¿No serás como los tertulianos de la TV que están en todos los xaraos dando consejos paque Mariano nos recorte mientras ellos ponen la mano a diestra y a siniestra? De eso que cobraste dexa algo pa cuando nos veamos en las "Ferias de la Pola". Felicidades.
Repito lo dicho, tanto debieron hablar los intervinientes que dejaron sin palabras a los oyentes. Esto es un desierto de palabras, espero que no, en un desierto de ideas.
Juan, vuelve pronto pa casa en tren; al pasar por donde sabes, xiblas.

Fecha: 27/09/2013 10:16.


gravatar.comManolo Díaz

¡Ay, Valdés! Esti bable tuyu y míu nun tién porvenir o porchegar.
Nun te extrañe que la xente s’encurnie pa platicar d’esto.
Si fuéramos catalanes ¡utru gachón o pitu nos cantaría!
¡Gracies por el cariño que siempre me manifiestas! Ya sabes que ye recíproco.
Dai un abrezu muy grande de mio parte a esi mozecu de 91 que tienes en casa. Y a Pilina. ¡Cuánto nos hubiera prestao estar con vosotros esi día! Tanto como a aquel paisanín de Piñeres que en plenu fragor deciai a la muyer: “¡Cómo me presta esto. Tenia que durar tanto como tarda un sepu en dir d’aquí a Madrid!” Y ella añadía: “¡Y golver, y golver!”
¡Claro que voy xiblar cuando pase per Casorvía!
Aunque confiésote que’l mio péxaru ca dia pia menos.
Mientras escribía esi monólogu de la presentación, túvete presente desde la primera hasta la úlima palabra, en la certeza de que yeras el que más lu divas a palladear.
¡Bon provechu, amigu y más que amigu!

Fecha: 27/09/2013 11:31.


gravatar.comJOSÉ MANUEL GARCÍA VALDÉS

Juan, me alegro de que pongas en práctica aquella ley física que tú y yo aprendimos en la escuela con el maestro: a toda acción corresponde una reacción; si la facías la pagabas como las pagué con elP. Enrique. Qué quiero decir que lo lógico y natural es que si alguien se dirige a tí, receptor, enviándote un mensaje, tú contestes, reacción, con otru. Las que van por las que vienen o, las que entran por las que salen. Lo digo porque hailos muy zorros, que aunque los insultes nun contestan ( a la cara, por detrás se cuerdan de los tuyos). Vas a velo. ¡Todos los que estudiaron en el Colegio son unos cabrones, pasotas, indocumentados, que nun saben hablar ni escribir! (Vas a ver cuantos contestan).
Perdón, cuando digo cabrones no sé si decir buenos cabrones o cabrones buenos; alguien me dijo que según dónde se ponga el adjetivo cambia el significado. Cada cual que interprete.
Juan, ya tengo preparaes les morgaces pa dir a castañas, las que tan metíes en el "arizu", les otres repunenme. Si vienes vamos a catar un fardelaina.
Abrazos

Fecha: 27/09/2013 19:27.


gravatar.comLuis Heredia

Pitu, acuérdate del resbalón del añu pasau per dir a castañes. Nun te agarres a la morgaza porque la castaña en vez dir pal cestu vas metétela tú y bien gorda.

Por mi, puedes poner el adjetivo donde te dé la gana, dicho de la manera más fina.

El Intérprete.

Fecha: 27/09/2013 22:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris