Facebook Twitter Google +1     Admin

FOTOGRAFÍA ROTA Y OSCURA

20150617210849-carretera-a-a-virgen.jpg
Me encontré por Internet esta fotografía de los años 40, la explanada del vía crucis invade la toma y el viejo Santuario de la Virgen del Camino indefinido al fondo.

Me ha parecido una fotografía triste, estropedada, oscura, casi rota...pero luminosa, y no sé por qué.

Santos suárez Santamarta nos la ha querido comentar.

 


 

Ahora Josemari, exhibiendo galones, nos ha querido poner firmes y  se ocupa de “repartir leña” para atizar el fuego del blog con el fin de que éste no se extinga o detenga  su marcha por falta de combustible. Le aplaudo la idea aunque la invitación que me hace para que comente esta fotografía me resulta algo difícil de realizar por mi limitada capacidad para tejer un relato ordenado y mi visión casi monocular de las cosas. Sobre todo después de leer los enjundiosos, exuberantes y tan multidisciplinares comentarios de quienes que me han precedido.

Permanecí un buen rato contemplando esta fotografía he sentido una inquieta curiosidad por saber algo más de ella y sus circunstancias. Si hubiese tenido ante mí a su autor me hubiese gustado preguntarle acerca de ella: ¿qué quiso fotografiar ¿por qué hizo la toma desde este punto y a esta hora del día?, ¿cuál fue su motivo o propósito?.  Pero nada de esto voy a poder saber. Por eso ya desde ahora me resigno  a seguir desconociendo todos estos detalles y habré de limitarme a expresar algunas de mis espontáneas y dispersas apreciaciones.

Podría tratarse de una toma hecha sin propósito especial alguno por alguien que –hallándose a esas horas en ese lugar - de pronto se sintiese atraído estéticamente por el contraste entre esas dos partes del campo visual: la penumbra de la parte inferior y la claridad esplendente que envuelve esos cúmulos que parecen  flotar en un cielo de libertad y dicha. Como si súbitamente le hubiera surgido la idea de comparar, al igual que en el mito de la caverna platónico, la oscuridad y los males de este inframundo en que se desarrolla nuestra existencia con la claridad y la vida bienaventurada de ese otro que él nos acostumbró a situar en  la región de las alturas. Pero no parece que esta explicación sea mínimamente probable.

Hoy mucha gente puede obtener una instantánea de aceptable calidad llevando consigo bien de una diminuta cámara extraplana en el bolsillo, o bien con un teléfono móvil. Y basta con un simple toque con la yema del dedo en la pantalla para obtener una imagen como ésta sin necesitar de otros conocimiento acerca de enfoques, encuadres, medición de luz, velocidad de disparo etc. Pero en aquella época -Josemari señala que la foto es de los años cuarenta- los fotógrafos solían ser profesionales del retrato mayormente. Trabajaban habitualmente en su estudio y salían de él en ocasiones para dejar testimonio gráfico de actos sociales o fiestas populares. En su estudio recibían y atendían a los clientes que deseaban ser inmortalizados haciéndoles entrega de su retrato -en blanco y negro- en una tarjeta de escaso brillo. Eso sí, si el cliente era más cursi, más pagado de sí, o más dado a la exhibición, se le podía colorear artificialmente su estampa incrementándole el coste en algunos céntimos (una o varias “perronas” o “reales”). Estoy seguro de que algunos de quienes ahora leéis estas líneas conserváis en casa algún ejemplar de estas tarjetas postales coloreadas, con la imagen de alguno de vuestros antepasados cercanos.  Y todo ello se conseguía tras un laborioso proceso. Primero preparando su aparatoso y pesado equipo de captación de la imagen (cámara, trípode,  placas o carrete…), luego realizando la toma tras su dispositivo -no sin antes haber ocultado su cabeza bajo un faldón oscuro- y, por último, aplicándose a la laboriosa y lenta tarea de revelado realizado en un imprescindible cuarto oscuro durante un tiempo que podía ser de horas. De manera que difícilmente habremos de situar allí un fotógrafo desprovisto de una concreta intencionalidad. Pero ¿cuál?.  

Tiene algo de especial contraste este paisaje que se nos pone delante; casi tétrico y  temible por una parte y, por otra, atractivo, luminoso y alegre. El hecho de no aparecer ningún ser animado, a excepción de algunos arbolillos que escoltan el camino hasta las inmediaciones del pueblo, hace que se vea este lugar como algo inhóspito y frío en contraste con un cielo que atrae irresistiblemente nuestra mirada y parece invitarnos a volar entre sus nubes blancas. Me recuerda esta imagen a alguno de esos tantos poblados-fantasma abandonados, en los que todos sus habitantes hubieran tenido que huir o ya hubiesen muerto  hace tiempo, tal y como se nos muestra a veces en algunos  reportajes televisivos. No hay personas, ni animales, ni objetos que hagan presumir la existencia de algo de vida social o laboral. ¡Qué menos que se pudiesen percibir alguna figura humana, algún animal doméstico, algún carruaje o apero de labranza,  algo que presentase algún indicio de vida o actividad!.

 

Pero nada de esto aparece. Por el contrario una densa mancha de  oscuridad  se cierne, como un  espeso velo, cubriendo y compactando todo el conjunto de viviendas del pueblo hasta conseguir la ausencia de detalles y la indefinición de perfiles, de manera que a cualquier extraño viandante que se acercara al lugar podría producirle la impresión de sentirse en una zona desconocida y hostil o incluso inductora al miedo. Ni siquiera la silueta recortada de una torre mejora la impresión de estar en un lugar en apariencia abandonado, solitario, silencioso y triste. A esto se añade otro elemento que acentúa incluso ese carácter un tanto funesto. Me refiero a ese tramo de camino que, dejadme que os lo diga, es como una cimitarra o como una afilada guadaña cuyo brillante y corvo filo se va  estrechando hasta tocar con la punta los aledaños del templo como queriendo segar aquella torre que, como una premonición, sería demolida no mucho tiempo después.

 

Si Josemari no me hubiese advertido de ello no habría sido capaz de saber que se trata del poblado de la  Virgen del Camino y la silueta oscura que se eleva por encima del resto se corresponde con una de las torres del antiguo Santuario. Aún así a mí se me hace difícil identificarla ni saber a qué punto cardinal se orienta. Creo haber visitado este lugar –como ya conté en una ocasión anterior-  una sola vez probablemente el año 1961  cuando el antiguo santuario estaba demolido y sólo quedaban algunas piedras labradas, como pecios de un naufragio, esparcidas por los alrededores.

 

A propósito, ¿alguien sabría decirnos a dónde han ido a parar todos aquellos sillares, arcos, pilares…  tan concienzuda y meticulosamente labrados?.  Es sabido que el tándem  Juan Crisóstomo Torbado (arquitecto) y Luis Almarcha (obispo de León) hicieron que se desmontase pieza a pieza la fachada de la Iglesia del complejo monacal de Santa Olaja de Eslonza para recolocarla de nuevo en la Iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva, unos años antes del comienzo de las obras del nuevo Santuario de la Virgen del Camino. Poco tiempo después, creo que simultáneamente a la demolición del antiguo santuario se estaba construyendo la iglesia parroquial del pueblo de Vegaquemada, previa demolición –también- del templo preexistente, bajo las órdenes y la dirección del mismo tándem de actores y con el mecenazgo del hijo más ilustre y más rico de este pueblo, Don Pablo Díez, nombre tan conocido y familiar para nosotros. ¿Fueron a parar a esta nueva edificación las piezas del demolido antiguo santuario de La Virgen del Camino?

 

A mí me gustaría saber que, aunque desplazadas de su primigenio asentamiento, no hubiesen terminado siendo objeto de  especulación para el propio beneficio de los avispados de siempre o yendo a parar a esa otra clase personas que sólo ve en una biblioteca toneladas de papel o en una catedral  un gran montón de piedras. Se verían respetados, al menos en parte, los sentimientos de generaciones de  personas humildes que en el interior de su parroquia de la Virgen del Camino vivieron momentos señeros de su peripecia vital como la celebración de nacimientos, las uniones matrimoniales, las despedidas de seres queridos. Aunque enajenado parte de su paisaje biográfico, al menos les habría quedado el consuelo de saber que esas mismas piedras seguirían en algún otro lugar cumpliendo el mismo cometido, como el donante de sangre u órganos se sabe de algún modo presente en el organismo receptor.

 

Pero volviendo a la fotografía que era el objeto de este comentario. Esos dos planos tan diferenciados bien  pudieran tomarse como metáfora de una doble y sucesiva concepción religiosa, teológica y espiritual. La primera vigente en aquella época, y la segunda aparecida años más tarde alentada por el espíritu de apertura y el “aggiornamento” del concilio Vaticano II que impulsaría la renovación de la Iglesia y la iría liberando y limpiando de adherencias y deformaciones desfiguradoras.

Quienes tenemos edad para poder extender nuestros recuerdos a los años anteriores al Vaticano II recordaremos las propias vivencias y la imagen con que se presentaba ante nosotros la Iglesia de entonces. Una Iglesia casi tenebrosa, excesivamente rigorista, centrada en el ritualismo, que acentuaba como centro de preocupación y actividad pastoral los exámenes de conciencia torturadores, la predicación en sermones y programas de misiones populares (extendidas a todas las zonas urbanas y rurales de España) los sentimiento de culpa y de pecado, el temor al infierno y a la condenación eterna y con unos ministros que competían y se autocomplacían en llevar a las multitudes a ponerse en fila ante los confesionarios para liberarse de inducidos y exacerbados sentimientos de culpa. Una iglesia, por otra parte plegada al poder del Estado y en connivencia  con muchas de sus decisiones políticas aunque no estuviesen en línea con criterios evangélicos.

Qué lejos de ese otro espíritu o  mentalidad  que -aunque lentamente- se va abriendo paso y considera al cristiano como un ser adulto, dotado de libertad y autonomía, que se relaciona no con un Dios Justiciero y exterminador, sino con el Dios  de bondad y misericordia, que no quiere esclavos temerosos sino hijos confiados, como ahora el papa Francisco, parece, insiste en presentar.

Era necesario sobre todo reorientar el punto de mira y cambiar mentalidades adoptando otros criterios más evangélicos. Y a ello -sin necesidad de demoler los viejos templos-, podía contribuir también una nueva arquitectura. En este lugar de las afueras de León, se decidió que se demoliera el antiguo santuario para erigir otro de líneas modernas, sin pilares, ni columnas, ni arcos, ni bóvedas, con un espacio interior amplio y diáfano, que facilitara la unión y comunicación en igualdad entre los asistentes al culto. Con los santos al aire libre, inmunes a olores de madera humedecida y apolillada y con unas amplias vidrieras que metieran chorros de luz cromática al interior.

Difícil el  intento de dilucidar el sentido o el propósito de esta curiosa y algo extraña fotografía. ¿Y si en lugar de “trascendentalizar” su posible significado no le atribuimos un sentido algo más simple o prosaico?. Tal vez, si no fuera las espontánea toma de un bello paisaje de atardecer, podría haberse hecho con la intención de servir de información o estudio previo para convertir la extensa campa que aparece en primer término en un solar en el que poder construir desde un conjunto residencial, un espacio de servicios auxiliares al cercano aeródromo, un complejo deportivo o  -“vaya usté  a saber”- un nuevo templo que sustituyera al antiguo santuario dado que por aquellas fechas un multimillonario leonés se le había metido entre ceja y ceja gastarse los cuartos en hacer un gran monumento a La Virgen del Camino, su patrona.

 

Santos S. Santamarta

Miércoles, 17 de Junio de 2015 21:08. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comLuis Heredia

Santos, algunos privilegiados tocados por la mano de Dios, o vete tú a saber por quién, escriben prosa como si fuera comer y poesía como si fuera cantar.

Tú estás entre muchos de los nuestros que están tocados pero no del ala.

Vaya partido que sacaste a una foto en blanco y negro y sin personajes. No había ni una pared, ni un grafiti, y la negra silueta del fondo tienes que tener mucha Fé para creer que es la Virgen del Camino y su antiguo Santuario. No la pudiste estrujar más porque ya está bien doblada.

Me encantó

Fecha: 18/06/2015 14:22.


gravatar.comJoaquín Urbano

Has desplegado, Santos, el abanico y, al agitarlo, un coctail de aromas, luces y sombras, tierra y piedras, muerte aparente y vida cierta, nacimiento y permuta, estadías de toda condición, que me he sentido cómodamente instalado en el escenario previo a mi estancia, años después, en nuestro hogar colegial.
Me ha encantado leerte. Tu texto tiene excesivas variantes y yo acoté la más fácil y sencilla. Ha sido un placer. Gracias y un abrazo.

Fecha: 18/06/2015 16:56.


gravatar.comLuis Carrizo

Excelente y reposado relato, amigo Santos. Sí, yo también siento una cierta curiosidad por saber qué fue de tanta piedra. Su descubrimiento bien merecería otra sugerente glosa como la que ababas de dejar aquí.


Fecha: 18/06/2015 19:40.


gravatar.comEL FOTOGRAFO

¡Cuánta emoción!
Casi no recordaba esta fotografía. No sabía de ella desde hace décadas. En una de mis múltiples mudanzas, me fueron quedando los recuerdos entre mesitas de noche y escritorios. Mi vida fue un peregrinar sin fin. Y, ahora, ya nonagenario, aparece este recuerdo de mis primeros años de adulto incipiente. Me pregunto qué vueltas pudo dar esa fotografía para que aparezca ahora y aquí.
Sr. Santos Suárez Santamarta, no nos conocemos pero te intuyo instruido, serio, justo, también apasionado, perspicaz … y te pareces, podría casi asegurar, algo a mí.
Tu curiosidad me invita a romper un poco tu argumento. Por ello te pido disculpas. Cierto es que tú no estabas allí. Tan cierto como que no estabas ni allí ni en ningún lugar. De ahí que no estés escuchando el griterío que aún conservo en la memoria de aquellos momentos.
Perdón, amigo Santos, ¿te puedo tratar así? Se me olvidó decirte que toda mi vida fui maestro. Maestro poco ortodoxo, lo que me llevó a que las autoridades me trasladaran constantemente de un lugar a otro. Pero aquel año de 1940, “primer año triunfal” andaba yo con los chiquillos en busca de oxígeno para aquellos jóvenes pulmones débiles de posguerra. Aquel día la caminata había sido larga. Habían pasado al lado de viñas, al lado de rebaños de ovejas, al lado de una pareja de la Guardia civil a caballo, al lado de labradores.
Amigo Santos. Estos pequeños, los que aún viven, apenas tienen hoy diez años menos que yo. Aquella época los había convertido en criaturas dóciles, de ahí que estuvieran todos sentados detrás de mí, y tú no los veas. La tarde se no había echado encima y fue en esos momentos cuando me adelanté unos metros para hacer esta fotografía con la maquina que mi padre me había regalado como premio por haberme convertido en maestro.
A mi edad, espero, querido Santos, que comprendas que quiera guardar mi nombre en el anonimato y que ello no te incomode. En este momento los importantes sois vosotros, aún jóvenes, vuestra memoria y este lugar de la Virgen del Camino que, en cuanto yo dé la señal a la muchachada, echaran todos a correr sobre la explanada, camino de la iglesia. ¿No los ves ya? Están desperdigados, dando vueltas de un lugar a otro. ¡Cuánto griterío! ¡Cuánta vida!
Esta es la foto que yo recuerdo haber hecho y su memoria me emociona.
Ahora, de vez en cuando, miro al cielo y me recreo contemplando la nube de la Vía Lactea, y regreso al pasado y al lugar de mis primeras enseñanzas, allá por La Virgen del Camino.

Este año ha pasado Santiago
Su camino de luz en el cielo,
Lo comentan los niños jugando
Con el agua de un cauce sereno
¿Dónde va el peregrino celeste
Por el claro infinito sendero?
Va a la aurora que brilla en el fondo
En caballo blanco como el hielo.
¡Niños chicos, cantad en el prado
Horadando con risas al viento!
Perdón Federico, se me están escapando los verso restantes al olvido… es que soy muy viejo.
Amigo Santos, amigos todos, gracias por este día.

Fecha: 18/06/2015 22:59.


gravatar.comFernando Alonso

Sí Fotógrafo, cuanta emoción añades al relato de Santos. No sé si admirar más tu humildad o tu dignidad o ambas. Seguro que muchas generaciones de leoneses guardan en sus corazones los recuerdos de aquel, su maestro tan entrañable sensible que les enseñaba a vivir. Gracias a ti por contagiarnos tu bondad.
El relato de Santos es todo literatura, prosa poética de la buena y como tal hay que apreciarlo y degustarlo, por lo que mi comentario no puede ni debe sonar a enmienda ni tampoco a censura quisquillosa de terruño, lo que nos relata Santos cabe como licencia literaria y está muy bien dicho, simplemente hago un comentario para incluirlo en el contexto de aquellas obras que mi paisano y benefactor D. Pablo acometió también en mi pueblo, Vegaquemada, y ello para aclarar, que en la nueva iglesia de Vegaquemada no hay ni un grano de arena del viejo santuario, porque la iglesia se inauguró el 5 de septiembre de 1954 y la demolición del Santuario se efectuó por el 57. Aclarado esto, no obstante sí que me permito el siguiente comentario y es que la asociación del obispo Almarcha y el arquitecto diocesano Juan Torbado podía haber dado el fruto que no fue. En mi pueblo no tuvimos la suerte de que se cruzara en el proyecto ningún Coello de Portugal, así que la Iglesia de Vegaquemada, puro racionalismo neorrománico, no pudo ser una seña de identidad de la modernidad en la montaña leonesa, una lástima. No obstante, he de decir que es monumental, hermosa, catedralicia y con un último valor añadido en sus bodas de oro, el complemento de sus vidrieras obra del Expresionismo más actual, luz y color intensos atrapados en sus ventanales gracias al vitralista leonés Luis García Zurdo.

Fecha: 19/06/2015 18:16.


gravatar.comSantos S. Santamarta

Hola, amigos. Permitidme que me dirija en exclusiva, ahora, al fotógrafo que ha hecho la toma de la imagen que ha sido objeto de mi comentario.
Admirable y venerable maestro: A falta de conocer su nombre, lo que vivamente deseo, no he encontrado otra expresión mejor para dirigirme a Vd. que ésta que le convierte en objeto de mi admiración sincera y veneración profunda.
Qué lejos estaba mi mente -al redactar hace unos días el comentario a esta bella fotografía- de tener certificación directa y personal de la existencia de su propio autor y de conocer también las curiosas circunstancias en la que ha sido tomada -según nos dice- en aquellos difíciles aunque ya esperanzados días de año 1940. ¡Qué fuerte emoción me ha producido este inesperado hallazgo personal!. No podré reponerme tan fácilmente de ello y le agradezco sentidamente que a pesar de la dificultad que le haya podido suponerle, haya tenido a bien salir de su anonimato y de su tranquila vida de jubilado para complacer mi inquietud por saber algo de esta hermosa fotografía.

Ahora desconozco el cómo y cuándo ha tenido Ud. conocimiento de este nuestro blog que como ve es un entrañable medio de comunicarnos entre nosotros, unos cientos de niños colegiales-internos de entonces, que vivieron unos cuantos años después en el mismo lugar en el que Vd. ejerció su magisterio. Y lo mismo que sus alumnos de entonces nos hemos sentido inundados por aquellos benéficos aires con aromas de mosto, rastrojeras y tomillo. En nombre de todos mis compañeros deseo darle la bienvenida e invitarle a compartir con nosotros todo cuanto sabe y quisiera contarnos de aquel lejano tiempo y entrañable lugar que tanto ha conformado nuestras vidas. La suya también por lo que me cabe atisbar, aunque haya sido de diferente manera. ¡Cómo me gustaría dirigirme a Vd. más directamente conociendo su nombre y teniendo la ocasión de charlar largamente de tantas cosas como –según nos deja entrever- guarda en su lúcida mente!

Yo también le considero a Vd. no sólo una persona educada e instruida, sino también entrañable y sensible, amante de la poesía y practicante de modales cultivados, como si en vez de crecer y educarse en aquellos tiempos convulsos de enfrentamientos bélicos, hubiese asistido a un buen colegio en tiempos de paz y de progreso. En las pocas y delicadas líneas con que nos ha obsequiado he podido comprobar su talante amable, tolerante y propenso a respetar y valorar lo bueno de las personas sin que muestre rastro alguno aparente de heridas o resquemor que toda confrontación bélica suele dejar en el alma de quienes la viven o presencian. Ha tenido que ser Vd. un excelente maestro, muy adelantado a su tiempo. Me hubiera complacido haber sido uno de sus alumnos.

Permítame también desde la distancia (supongo que tendrá su domicilio en la región leonesa) compartir con Vd. el impresionante espectáculo que se nos ofrece en las noches de verano de esa “Vía Láctea” que nos ha causado tanta admiración y pasmo siendo niños y que nunca nos deja de sorprender. Por más que a nuestra edad, por la debilidad de la vista, esa leche de la diosa Hera la veamos ahora algo cuajada. Vuelva mi querido amigo a visitarnos tantas veces cuantas quiera que, aunque tengamos alguna diferencia en años, me da que son muchas las cosas que nos unen y nos quedan por disfrutar recordando lo vivido que - como decía el maestro Epicuro- es la mejor manera de rejuvenecer y serenar el alma.

Un fuerte abrazo mi –ya desde ahora- querido amigo.

Fecha: 19/06/2015 21:50.


gravatar.comEugenio González Núñez

Santines, tú no mereces tanto silencio, y menos de alquien que según su propia confesión, debiera estar estrenando y practicando humildes ejercicios de presentación para el futuro.

Por eso, mi palabra de hoy -hermano y amigo del alma-, es de admiración, cariño y respeto hacia tu bienamada y siempre sincera, solícita y acogedora persona.

Eugenio

Fecha: 29/06/2015 02:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris