Facebook Twitter Google +1     Admin

CALENDARIO 2017

20170123152822-portada.jpg

¿Puede haber mejor manera de abrir en el blog un nuevo año que con este precioso calendario que nace del arte de dos compañeros, pincel afilado de Jesusito Herrero y Haikus refinados de Santines Vibot?

Amigo Jesusito (genio del 61), amigo Santines (merecías ser del 61), agradecidos por vuestro arte.

Ilustrando esta buena nueva, ved la portada del Calendario. Esta portada y las hojas de los doce meses las podéis descargar, para imprimirlas, de un álbum que he titulado CALENDARIO 2017 dentro de Ver Fotos/documentos.

Pinchad en este enlace para llegar al Calendario.


https://goo.gl/photos/dE25peShB5CF44oi6

También podéis acceder pinchando en la portada del blog en:

 Enlaces -> Calendarios -> CALENDARIO 2017

Miércoles, 25 de Enero de 2017 10:41. antiguosalumnosdominicos #. CALENDARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comJavier Cirauqui

No consigo abrir el Calendario de ninguna manera. Espero me digáis como se hace.

Fecha: 25/01/2017 20:39.


gravatar.comjosemaricortes

Javier, prueba ahora y dime algo.

Fecha: 25/01/2017 21:05.


gravatar.comAMADOR ROBLES TASCÓN

Pedazo de almanaque calendario, obra de arte letra y pintura....me lo voy a imprimir y sera el vuestro mi almanaque de este 2017. Sois ambos unos megacracks...

Fecha: 25/01/2017 22:24.


gravatar.comJavier Cirauqui

Josemari: Acabo de entrar en el Calendario y es una auténtica gozada tanto de palabra como de imagen. Qué bello y hermoso va a ser mirar las fechas y los acontecimientos en este Calendario. Un fortísimo abrazo para los tres artífices. Javier

Fecha: 25/01/2017 23:26.


gravatar.comSantos Suárez Santamarta

Jesús y Santos,
-pincel y pluma- alas
tramando cielos

Fecha: 26/01/2017 00:03.


gravatar.comVibot

Josemari, gracias una vez más, una noche cualquiera de esta cuesta de Enero, por reunirnos de nuevo hace ahora casi diez años ya.
Nunca hubiera recuperado tantos buenos y perdurables amigos, ni tantos recuerdos, fotografías, músicas, testimonios candentes y sinceros abrazos y palabras.
Ni hubiera recobrado al cálido mago Lalo Mayo, ni tal vez publicado mi primer libro...
Ni a Jesús Herrero que me ha incitado en este calendario que que él ha incendiado de aromadas imágenes fluctuantes y que ahora tú nos regalas, otro regalo más de comunicación profunda, de intercambio feliz, de compañía.
Ni a tantos y tan buenos nuevos amigos con raíces lejanas pero inmensas...

Gracias, Robles, Cirauqui.
Gracias Santamarta, yo ya te dije que deberías escribir una métrica completa, te sobran ritmo e inspiración para superar la mía.

Y gracias, sobre todo, Jesusito, por tus poéticos pinceles y tu generosidad.
Besos a todos.

Fecha: 26/01/2017 01:21.


gravatar.comBaldo

Queridos Santines, amigo del alma, y Jesusito de mi vida. Miro y remiro y vuelvo a contemplar vuestras creaciones y no veo nada más que valores y contravalores. Es una deformación que tengo y que me persigue hasta mientras duermo. Lo expresaré en alto.

1. En los valores estéticos, en sus variaciones literarias y pictóricas, y en las subvariaciones poética y acuarelista habéis alcanzado un grado tal, que habéis colocado la validez en las nubes, con lo que resulta inaccesible a la mayoría de los mortales. Además, hay en vosotros tal potencia (en sentido aristotélico), que todavía no han llegado a ser las maravillas que estáis llamados a alumbrar. Serán verdad a medida que vayan apareciendo. Mientras tanto no son valores, porque todavía no se ha desocultado la verdad que guardan. Como posibles contravalores señalo estos: para leer haikus me voy a Japón, que allí son auténticos, puede decir alguno; y a Jesusito, donde esté lo figurativo y realista que se quiten esas mamarrachadas manchas y manchas, como los que puede hacer cualquier niño.

2. Valores biopsíquicos los hay en abundancia. El disfrute vuestro y de los que contemplamos cada una de las hojas del calendario, las emociones, recuerdos, pasiones, amores, etc. que sentimos, las habilidades que habéis desarrollado vosotros y nosotros (porque vuestros y nuestros ojos no son los mismos antes de contemplar el calendario que después), hacen que el calendario haya entrado en vuestra y en nuestra vida y la desarrollen, como sucede con todos los valores. Sería un grandísimo contravalor si a alguno, la emoción de contemplar y leer el calendario fuera tan intensa que le provocara un patatús y lo llevara a la otra vida. Pero para eso hay que esperar a ver lo que pasa. Menos contravalor biopsíquico sería que nos ocupara tanto tiempo su contemplación que nos quitara de hacer ejercicio, de revisar la próstata y hasta de comer.

3. También hay muchos valores y contravalores económicos. Habéis hecho un regalo que sale casi gratis a todos los millones de personas que puedan, sepan y quieran descargárselo. Algún eurillo para imprimirlo en color y plastificado, y nada más de gasto. El Pitu de Casorvida y Manolón de san Feliz, sagaces como ellos solos, estaban planificando ayer sacar un montón de calendarios y venderlos como hechos a mano por la playa de Xixón y a la entrada del Molinón al módico precio de 17'38 €. A Pedrín le iban a encargar de la zona de Oviedo. A mí, de la de las cuencas mineras, por aquello de que Julia es de Sama de Langreo. Pero para la vertiente económica de vuestra vida, casi todo han sido contravalores: tiempo de dedicación, a fondo perdido; negocio de venta en las zapaterías de Palencia, nada de nada. Sólo si Josemari os da bajo manga algo de lo él que sisa en el cepillo de la Basílica–Santuario de La Virgen, podéis hablar de haber recibido algún valor económico de vuestro calendario.

4. Valores cognitivos. Todos los pueblos han considerado un valor de alto calado saber medir el tiempo. Pues ahí lo tenemos. Como contravalores, que no trae las fases de la luna, cuándo es primavera o invierno, las previsiones del tiempo, los horóscopos, etc., que, de haber tenido todas esas cosas, hubiera sido un calendario de campanillas. Pero como altísimo valor cognitivo del calendario quiero destacar el que me permite volver a meter el ladrillo de los valores y contravalores, para que los lectores vean que los de Eladio Chávarri se pueden aplicar a todo.

5. Valores lúdicos veo muy pocos; si acaso que un grupo de chiquillos jueguen a intercambiárselos, como si fueran cromos, y a ver quién es el primero en coleccionar los trece (portada incluida). Pero los contravalores son abundantes en esta parcela la vida: no sirven para los juegos de tablero, ni para los de pelota, ni para ningún tipo de juego con el cuerpo. Si los hubierais impreso en balones de playa, en cometas o en tablas de surf, etc., hubieran ganado en valores lúdicos una burrada.

6. Valores éticos o morales. Hay generosidad a raudales por vuestra parte. ¿Justicia –el indicador por excelencia de lo moral–?, un poco menos que la generosidad, porque sólo podemos tenerlos los que disponemos de ordenador e impresora de color. Los del tercer mundo se quedan a verlas venir, como siempre. Y también es una injusticia que pueda llegar a tenerlos Trump y disfrutar de ellos.

7. Valores religiosos. Aquí es donde yo veo contravalores a espuertas. ¿Dónde están los santos de cada día? Uno quiere saber, al azar y sin pensarlo, qué santo es el del día 27 de febrero y se queda a verlas venir. Vas, por contra, al taco del Sagrado Corazón y te dirá: san Baldomero, diácono en Francia, virgen y mártir; san Gabriel de la Dolorosa; san Leandro, hermano de san Isidoro de Sevilla. Los primeros viernes de mes, están claros. Pero y las demás fiestas litúrgicas, dónde están, en qué caen, cuándo tengo que ir de vacaciones de semana santa, cuándo es el patrón de la ciudad, la novena de las ánimas y otros eventos píos. A Jesusito le dirían: ¿cómo no has pintado en cada una de las 13 láminas una iglesia del románico palentino, que es abundante y de altísima calidad? A Santines: ¿por qué no hablas en tus haikus de Dios, La Virgen, San José de Arimatea, san Pascual Bailón, san Doroteo Estili(s)ta, de las indulgencias, de las ánimas del purgatorio, etc. al estilo de santa Teresa, san Juan de la Cruz o don Luis, el cura de Báscones de Ojeda, que hacía ripios para El Promotor? Ahora bien, no son todo contravalores religiosos como la gente pía encuentra en el calendario. Yo veo que hay dos ángeles detrás de vuestras plumas y pinceles. Uno pertenece al coro de los Serafines de pinturas al agua, y el de Santines, al coro de los Querubines de la poesía de los haikus. ¿No los habéis notado?

8. Valores sociopolíticos. Habéis creado un grupo: el de los poseedores de calendarios de Jesusín–Santines. Un grupo específico e insustituible por otro grupo. Puede estar extendido por todo el mundo. Y entre nosotros se han establecido unas relaciones nuevas, que no existían antes. Y podemos mantener con otros grupos relaciones de colaboración, de intercambio, de enfrentamiento o de desconocimiento. Pero el grupo ya es un valor, en principio. Pero pueden surgir contravalores, y no pocos. Puede decir un joven de la familia: si tú pones ese calendario, yo traigo otro que me regalan en el taller de coches. Y ya se sabe lo que traen esos calendarios. Cuando hay reunión familiar y aparecen los cuñados, el lío está asegurado: mejor que ese lo hubiera pintado Cecilia Giménez, la atrevida restauradora del Ecce Homo (ecce mono) de Borja (Zaragoza). Por lo menos hubiera atraído el turismo y hubiéramos sacado perras (ya están los cuñados haciendo la modalización económica del arte).

Bueno, Santines querido y Jesusito de mi vida. Que este calendario sea la semilla del próximo, que a buen seguro alcanzará niveles de dignificación mucho más altos. Os lo deseo. Un abrazo. Baldo

Fecha: 26/01/2017 20:40.


gravatar.comLuis Heredia

Jo¡ Vaya arte.

Fecha: 26/01/2017 20:53.


gravatar.comFernando Alonso Díez

El calendario, por sus muchísimos valores, me cuesta encontrar los contravalores, ya lo tengo impreso y sobre mi mesa.
Amigo Baldío, no sólo te admiro, también te compadezco ¡cuántos ejercicios de esta guisa habrás corregido a tus millares de alumnos! Pero con esta pedagogía que nos aplicas, nosotros como ellos seguimos por el buen camino. A ver cuando salimos de esta infantil etapa del pensamiento concreto.

Fecha: 26/01/2017 21:24.


gravatar.comVibot

Querido Baldo, cuando intimamos en aquel 75-76 en el que murió su difunta excelencia y advino su esperanzadora majestad, yo tenía 22-23 años y tú unos pocos más solamente. Entonces eras muuucho menos pedagógico y nos reíamos a mansalva siempre que venías estar conmigo y no perder contacto con la escolanía, que era con frecuencia. Como por fin me has enviado las grabaciones de aquellos felices tiempos -para mí fue un curso auroral, lustral, catártico, sumamente creativo- le enviaré a Josemari una muestra de aquellas incontenibles y contagiosas carcajadas mientras intentábamos grabar aquellos tríos de D.Joaquín Hernández, risas y cantos pletóricos de juventud y pura vida sin demasiada reflexión...
Como apenas nos habremos visto dos o tres veces desde entonces extraño a este nuevo Baldo tan argumentador.
Y como siempre son más constructivas las críticas que los elogios me apunto tus contravalores para la próxima.
Salvo la del santoral, que eso ya lo bordan los del calendario-taco del Corazón de Jesús, jaja...
Te confieso, viejo amigo, que con lo que más he empatizado es con tu buen humor. Te mando un abrazo muy fuerte y te agradezco tu minucioso análisis por la parte que me toca-.

Fecha: 27/01/2017 02:12.


gravatar.comVibot

Queridos Heredia y Fernando, gracias por lo que me concierne de vuestros piropos.
Ha sido una delicia colaborar con Jesusito H. En realidad ha sido él quien me ha dado total libertad y ha interpretado después con sus pinceles, su intuición y su arte mis versillos.
Gracias, amigos.

Fecha: 27/01/2017 02:23.


gravatar.comBaldo

Querido Santines. No se os ocurra corregir para el próximo calendario ni uno solo de los contravalores que os señalo. Son pura coña pedagógica y esperpéntica, que no tienen otra función que divertir y afianzar con el humor la visión de Eladio sobre los múltiples valores y contravalores que podemos encontrar en cualquier ser, como un calendario. Los valores que señalo no son coña, sino valoración seria.
Lo que no es coña, sino algo muy serio e importante, es el penúltimo post que puse en el anterior portillo sobre el padre del Pitu. Invito a que lo leáis porque tiene mucha trascendencia. Con el cariño de siempre, Baldo.

Fecha: 27/01/2017 09:22.


gravatar.comJesús Herrero Marcos

Querido Baldo, he de decirte que el contravalor económico (tiempo gastado, no cobrar el trabajo, ni el gasto de colores y papel), tanto en el caso de Santines como en el mío, son más bien un pago por la deuda contraída con el Furriel, que ese sí que echa tiempo al blog... Así que lo nuestro es más bien el VALOR de pagar lo que se debe. Podría añadir que sí hay un contravalor y es que me avisa Santines que hay una errata en marzo: debería decir "mimosas" en vez de ninosas. Ojo a los que lo imprimáis porque yo no podré corregirlo hasta el martes ya que ahora mismo estoy en un tren (¿valor o contravalor?) camino de Palencia y no volveré a Madrid hasta ese día. Santines me dice que no he puesto mi nombre en la portada, pero creo que ya es suficiente osadía haberme atrevido a ilustrar sus versos como para encima vanogloriarme. Es un honor para mi estar simplemente.
A Santines le dije que había tratado de escribir con colores al estilo de la escritura japonesa lo que él escribe con letras. Yo no he estado en Japón pero creo que el contenido de un verso está en el alma sobre todo. El alma de un poeta se expande por el firmamento o el éter, la mía solo sobre un papel.
El próximo calendario será lunar y si tiene tanto éxito como pretende Baldo tendremos que hacer un calendario de horas, al estilo de los libros de horas medievales. Todos los días uno ¡ale!
Un beso a todos.

Fecha: 27/01/2017 09:58.


gravatar.comBaldo

Añado algo. En la misma línea humorística pedagógica estuvo mi post a la genial viñeta de Jesusito sobre los valores y el contravalor de darse con el martillo en el dedo. Sospecho que alguno lo tomó como una crítica seria y no le gustó. Y no se dio cuenta de la cantidad de valores que yo señalé, como, por ejemplo, el lamentarme de no haber tenido a Jesusito para que ilustrar mis apuntes eladianos en el bachillerato. Le he pedido una viñeta sobre un tema sobre el aborto y todavía no me ha contestado. Seguramente considera un asunto serio sobre el que no cabe el humor. Yo creo que sí, porque el humor es un medio excelentísimo para la crítica, incluso de la transustanciación.

Fecha: 27/01/2017 10:18.


gravatar.comJesús Herrero Marcos

Querido Baldo, sigo en el tren. Me quedan unos minutos de viaje aún. Tus comentarios me gustan, supongo que lo sabes, y no creo que tengan ni un gramo de contravalor. Con respecto a un dibujo sobre el asunto del aborto, tengo intención de hacerlo. Ya está contestado. En cuanto esté delante de mis herramientas trataré de hacer algo sobre ello, aunque tendrás que reconocer que tendré que echarle valor...
También tendré que echarle valor para reconocer que la catedral de Palencia está por debajo de la de Casorvida, así que también haré unos cuantos dibujos comparativos sobe el particular.
En el tren anuncian la llegada a la catedral de Palencia. Me bajo. Besos. Enviado

Fecha: 27/01/2017 10:52.


gravatar.comBaldo

Jesusito de mi vida. Ahora que ya estás en Palencia ("Palentiam mea si vis", le aconsejó fray Gerundio de Campazas a una familia que le consultó sobre cuál sería el lugar más adecuado para que su hijo cursara estudios. No olvides que el canalla del P. Isla era jesuita y creó el personaje de Fray Gerundio como dominico, al que no dejó de zaherir, satirizar, ridiculizar, desdeñar, escarnecer, despreciar, ofender y burlarse de él precisamente porque era dominico. Campazas está a media legua de mi pueblo), digo que ahora que estás en Palencia ("meare" significa en esa burla "enviar", no exonerar la vejiga. "Mándalo a Palencia, si quieres"), digo que ahora que estás en Palencia, aprovecho para escribirte un ladrillín como comentario a tu pregunta del post: "….ya que ahora mismo estoy en un tren (¿valor o contravalor?) camino de Palencia… ". Todos los seres son miles de valores y no menos de contravalores. Nunca es uno solo. De esos miles (o millones) de valores y contravalores, unos ya los hemos descubierto, y la mayoría están por desvelarse. Irán mostrándose en el futuro hasta que la especie se extinga. El otro día, viniendo de Castellón, se subió una señora en Valencia y nos acompañó en el vagón hasta Oviedo. Al principio estuvo callada. Yo oía en el iPad la octava sinfonía de Mahler, a ver si me dormía por lo menos hasta Casorvida, donde hay que apearse porque las vías están en tal estado que el tren no puede con los pasajeros. Pero la señora se cambió de asiento y empezó a hablar en alto con otra pobre mujer –que no dijo ni palabra–, y no paró de cascar hasta Oviedo. Encadenaba unos temas con otros y ninguno le duraba más de 23 segundos. Yo ni podía oír a Mahler ni dormirme. Estuve a punto de decirle: señora, que eso ya nos lo ha contado siete veces. Pero mi santa, que es en extremo tímida cuando de censurar se trata, me echó una mirada al ver mis intenciones que me dejó soportando ese CONTRAVALOR que iba agrabándose por lo reiterativo. (Si en vez de mi santa, hubiera ido con Manolón, Carrizo o el Pitu, o mejor con los tres juntos, me pongo a parlamentar en voz todavía más alta sobre la CARGA VITAL DE LA CIENCIA EN NUESTRA FORMA DE VIDA, y seguro que la mujer calla para siempre).
Así que, aunque el próximo calendario sea lunar, no os esforcéis en querer poner todos los valores que tiene la luna y evitar todos los contravalores. Es una tarea imposible para los seres humanos juntos mientras "caminemos por este valle de lágrimas. ¡Ea, pues, Señora!". Un ejemplo –no lunar, sino solar, pero que vale igual–, sacado de un ladrillo sobre la experiencia puede darte idea. Analicemos, por ejemplo, la “realidad” del sol. Para un físico es una estrella luminosa, centro de nuestro sistema planetario; para la mayoría de los mortales, un ser que nos da luz y calor; para los antiguos egipcios, el dios Ra, asociado después a Amón; para los pintores, un elemento decorativo de sus composiciones; una medida del tiempo, para otros; el motor de masivas migraciones veraniegas; la mayor fuente económica; un elemento de reparto justo (en los desafíos antiguos y públicos, “partir el sol” significaba colocar a los combatientes, o señalarles el campo, de modo que la luz del sol les sirviese a ambos por igual, sin que pudiese ninguno tener ventaja en ella). ¿Cuál es, entonces, “la realidad” del sol? Desde luego, no es una sola, sino muchas: las que aparecen en las estructuras de todas esas experiencias que hemos referido y de otras muchas más. Está claro que eso que llamamos “sol” no tiene la misma realidad para el astrofísico, para el anciano que busca calentarse en las frías mañanas del invierno, para la persona que se tuesta en la playa, para el fotógrafo que espera la calidez del sol de la tarde o para el egipcio que se postra en adoración cuando lo ve aparecer por el oriente. Lógicamente, cada una de esas experiencias con el sol desarrolla dimensiones vitales diferentes en el ser humano: la cognitiva en el físico, la estética en el pintor, la biopsíquica en el que se calienta, la religiosa en el egipcio, la económica en el que tiene un hotel en una playa soleada, etc. Por eso, para cada uno el sol tiene una realidad diferente. Pero enseguida objetamos que el sol no cambia y que físicamente es el mismo, aunque nosotros le demos un significado distinto; y por tanto es una misma y única realidad en todos los casos. A esta objeción hay que responder que, cuando decimos que el sol no cambia, lo estamos haciendo ya desde una peculiar experiencia: la del físico, para el que la masa del sol aparentemente no se altera. Pero ésta del físico es sólo “una” realidad. Las otras experiencias con el sol no tienen interés en saber si tiene la misma masa o cambia a cada hora, si es una estrella, un planeta o nada. ¿Qué parecido tiene esta riquísima ontología de Chávarri con la que se viene utilizando desde tiempos inmemoriales, que individualiza y acota cada realidad como algo inmutable? Con esta visión de Chávarri queda enormemente trastocada y enriquecida la ontología tradicional. ¿Qué te pareció, Jesusito? Ahora ya puedes ir a la cripta de san Antolín.

Fecha: 27/01/2017 12:16.


gravatar.comfernando muñoz box

Querido Baldo. No hagas afirmaciones sobre lo que dicen los físicos cuando no estés totalmente asesorado por Eladio.
Ya sabes que en Oviedo o en Salamanca sostengo con énfasis lo que dice o debe decir la ciencia. Y debería haber quedado claro que los físicos son hombres casi humanos que saben algo de ciencia, pero también de otras cosas.
Por cierto que si lo del calendario lunar va en serio preguntar a un experto en esas cosas (por ejemplo, yo el humilde) porque hay en principio que distinguir entre varios. Yo creo que puede ponerse un año el lunar de los musulmanes y al año siguiente el lunar de los hebreos, y al siguiente el de los persas, y al otro el de los chinos que están celebrando por ahora su Año Nuevo. Pedid a los cielos que yo pueda seguir vivo todos esos años para seguir incordiando. Besos

Fecha: 28/01/2017 22:05.


gravatar.comfernando muñoz box

Por cierto que eso de "preguntar" (infinitivo) en lugar de "preguntad" (imperativo) también lo usaban los griegos clásicos con total impunidad

Fecha: 28/01/2017 22:08.


gravatar.comBaldo

Querido y admirado Fernendo. Te prometo que no volveré a poner ejemplos de la ciencia física, porque estás con la escopeta cargada para desquitarte de objeciones mías para chicharte, y la tuya no es precisamente de fogueo, sino de la guerra de las galaxias. Me pasaré al campo de la peluquería, que ahí me puedo batir de igual a igual con Llongueras o con el que le corta el pelo a Tramp.

Fecha: 28/01/2017 23:26.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris