Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Vulnerables del mundo, uníos!

Artículo de nuestro copmpañero Eugenio González publlicado en TRIBUNA del Diario de León del pasado día 2.



EUGENIO GONZÁLEZ NÚÑEZ PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE MISSOURI-KANSAS CITY

02/11/2018

La enfermedad, la discapacidad, la carencia de trabajo o de igualdad de oportunidades en los estudios, las presiones sobre nuestra libertad de conciencia y de pensamiento, la falta de respeto a nuestra dignidad como seres humanos de cualquier edad, sexo, raza, credo político o religión, la pobreza en todos sus niveles, pueden hacernos a todos vulnerables en cualquier país y en cualquier momento de la vida.

Cada vez que visito el Salvador, la tierra de San Romero de América, viendo tanta pobreza, tanta injusticia, tantos niños y jóvenes que mendigan y roban sin asomo de un futuro mejor, es como si se nublara el alba. Si me acerco a la planicie de Chalatenango, descubro aterrorizado la brutalidad del asesinato del padre Rutilio Grande (1977), capaz de cambiar la vida del acomodado Obispo Romero, para convertirlo en voz y arma del pueblo salvadoreño. Si trepo a las colinas, con la altura de los cerros, la pobreza y la injusticia siguen creciendo para quienes apenas tienen un trocito de tierra árida, salada, improductiva. Si con suerte alcanzo las lomas de El Higueral, descalzos y en vulnerables casitas de barro, asustados, harapientos y desnutridos fueron ametrallados, desde los aviones, y perseguidos y masacrados, riachuelo arriba, sus habitantes, en la conocida como ‘Masacre de El Higueral’» (1981), cuando ya Romero (1980), había pagado con su propia sangre la redención de su pueblo, aunque todavía quedaran diez largos años de guerra fraterna hasta la firma del último acuerdo de paz (México, 1992). Hoy, las maras ponen la gota que colma el comal para que los pobres, ni de día ni de noche, puedan sobrevivir, contando sus muertos en cifras más elevadas que las de los propios tiempos de guerra. Viendo la película Romero, uno se da cuenta de cómo en tiempos de dictadura y represión, todos somos vulnerables, porque los poderosos arrasan —como plaga de langosta en el trigal—, con los derechos todos, y de todos.

Cuando ya de mañana, enciendo la tele, veo que el grupo de hondureños, con decisión y coraje van camino y se atreven a perseguir el sueño americano, ignorando que el sueño de este país se cierra en las fronteras de alambres, espinos, bayonetas que con saña levantan los hombres impíos y de rostro como pedernal. «Los dos mil», son los nuevos cruzados que, armados de valor, humildad, paciencia, van en busca de la Jerusalén prometida, aunque ya alguien les amenaza para que no se hagan ilusiones, porque «si la caravana sigue, caerá sobre ellos todo el plomo de… y ya no habrá más dinero para Honduras», tuitea el rumor con el chantaje que vulnera y ataca su dignidad y su libertad de hombres sin tierra. Muchos gobiernos latinoamericanos convierten a las gentes en vulnerables por el hambre, la falta de trabajo, la mengua de libertades, al lado de unos pocos que lo acaparan todo, y aún así, nunca se llenan, u otros que, ingenuamente felices, se venden por un plato de lentejas.

Cuando a diario, veo salir «de los barcos de la esperanza» los rostros embetunados de hombres, mujeres y niños, pienso en seres vulnerables en sus países, en busca de una tierra de promisión a la que arriban inhumanamente vulnerables, y vayan donde vayan, desangelados se van a quedar. Y es que hoy, en los países pobres, la fragilidad forma legión desarmada que merodea, va y viene, se esconde, husmea, huye asustada, sin destino final. ¡Ah los vulnerables, quién quita que algún día se conviertan en dueños y señores de la tierra de quienes hoy los miran con desprecio, empacho, o una mala y desacertada compasión, no exenta de un cierto temor!

…Cuando me sumerjo en las noticias de mi añorada España, de vez en cuando se me encoge el corazón, se me corta el aliento, y mi alma se subleva escuchando a esa mujer, cargada de humildad y de años que, sin perder la sonrisa, nos confiesa, «yo no sé leer, y por eso las cuentas y los dineros los lleva mi hijo. La pensión que tengo no da para mucho, pero vamos sobreviviendo», y me quedo boquiabierto ante esa mirada limpia y serena, enmarcada entre un pañolón negro y un rostro tan tierno y bondadoso, que yo llamaría materno. ¡Que vaya creciendo el número de mujeres maltratadas, asesinadas, que sean millones los pobres en España, es para llorar!, y casi llorando estoy, porque viendo gastos y despilfarros en aumento, es increíble que la pobreza y la mendicidad crezcan al mismo tiempo y a mayor celeridad que la justicia y la igualdad.

En el país de la opulencia, del capitalismo puro y duro, los pobres, los emigrantes, los niños y los enfermos, están llevando las de perder. Las leyes promulgadas por el Gran Jefe, benefician en su mayor parte a los poderosos. Aún en el frágil y delicado campo de la moral, en el país que en el pasado celebró el voto, la libertad, el respeto a la mujer, siga siendo maltratada, abusada, no siempre creíble, mofa de alguien que debiera apostar por el respeto a todos los ciudadanos, especialmente a los más débiles. Por todo ello, hoy, haciéndome solidario con las palabras de algunos de los premios Princesa de Asturias, me uno a todos los movimientos que en este país y en el mundo luchan por la dignidad, el respeto y el amor para los más vulnerables y frágiles, y con entusiasmo les grito: ¡Maltratados seres del mundo, uníos!, para expresar una vez más nuestro grito desgarrado ante un mundo que olvida el luminoso y bonancible pregón pascual elevado a la categoría de bienaventuranza, aunque siga habiendo males, y seres que involuntariamente tengan que resistirlos.

Domingo, 11 de Noviembre de 2018 10:39. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comRamón Hernández Martín

Gracias, Eugenio González, por haber entrado esta mañana en el meollo de mis preocupaciones y sentimientos. Aplaudo como se merece tu desenvoltura en un diagnóstico que nos pone los pelos de punta. Contemplo el ser humano como un desvalido que se enfrenta con tanto coraje, por un lado, a los embates de la naturaleza y, por otro, a los vaivenes de las fluctuaciones terribles de su propia salud (cualquier paseo por el interior de cualquier hospital te enciende esa conciencia). Con todo eso mucho, lo que más me enerva es la enorme cantidad de sufrimiento que al hombre le viene del hombre, muchas de cuyas aristas más cortantes has recogido en tu repaso. Mi empeño, a la sombra de Baldo y siguiendo ambos la estela de fray Eladio Chávarri, se cifra en que no depongamos la guardia para ir pacientemente, día a día, luchando por una forma de vida mejor. ¡Cuánto se puede mejorar! Te contaré una anécdota curiosa: trabajando en el verano de 1970 en el Saint Vincent Hospital de Nueva York, el director me reprendió un día amablemente diciéndome que no podía meter a menesterosos en el hall del hospital para darles comida porque su presencia allí desprestigiaba el centro. Yo me había hecho amigo de los cocineros y, la verdad, me daban todo lo que quisiera de comida siempre sobrante. A partir de aquel día no me quedó más remedio que sacar la comida en bolsas y dárselas en la calle. ¡Verano de 1970! Eladio habla de paciencia infinita para mejorar nuestra forma de vida.

Fecha: 11/11/2018 12:21.


gravatar.comRamón Hernández Martín

De rodillas, con los brazos en cruz y un pesado libro en cada mano, os pido perdón por "abusar" tanto de vosotros y atreverme, ya que de publicaciones se trata, a transmitiros el siguiente correo que acabo de enviar a mis contactos: "Ayer por la tarde, cuando ya tenía preparado un tema para publicar hoy en mi blog, me lié la manta a la cabeza y me decanté por escribir algo sobre la pederastia, tema que acabo de colgar en mi blog con el número 26 de "Audaz relectura del cristianismo". Aunque mucho se ha escrito sobre algo tan doloroso y asqueroso, cualquier propuesta, si se hace de forma rigurosa y equilibrada, puede contribuir a arrojar luz. Estoy seguro de que lo que he escrito os va a sorprender. Para mayor comodidad vuestra, ahí va el enlace:
http://blogs.periodistadigital.com/esperanza-radical.php/2018/11/11/p419659#more419659
Feliz domingo para todos y un fuerte abrazo".
A quien ya lo haya recibido por el otro conducto, doble perdón.

Fecha: 11/11/2018 13:50.


gravatar.comPedro Sánchez Menéndez

Querido Eugenio: Tu escrito me ha impactado profundamente. Esa reflexión que haces me recuerda el impacto que yo mismo sufrí al llegar a México y conocer desde allí también otros pueblos de América Latina, allá por los años setenta, cuando comenzaba, con dificultad, la "teología de la liberación" (¿por qué tarde tanto en abrir los ojos?). La pobreza a la que están sometidos tanta gente y tantos pueblos, es un crimen que clama al cielo. Todos estamos llamados a luchar por un mundo de hermanos e iguales para "humanizar" este mundo nuestro terriblemente deshumanizado.

Fecha: 11/11/2018 18:02.


gravatar.comFrancisco Javier Cirauqui

Querido Eugenio:
Estos escritos como el tuyo debían ser publicados más de vez en cuando, para recordarnos los sufrimientos, enfermedades, injusticias, hambres, exilios, migraciones y, en definitiva miserias y tristeza. La pobreza genera rechazo y está mal vista, como si fuera una enfermedad contagiosa, se aísla y se margina.

Vosotros habéis conocido los desastres, que causa la pobreza en América latina, yo he conocido la pobreza en nuestro entorno. Personas sin hogar, parados, sin trabajo, con adiciones, sida, rechazados, sin reconocimiento de la sociedad, pobres, solos, sin amor y en la miseria, hombres, mujeres, niños, diferentes, lgt, con la indiferencia a sus espaldas, con el sufrimiento a cuestas, provocado por otros hombres.

Por eso me uno a tu grito: ¡Maltratados seres del mundo uníos!, para luchar contra la injusticia, la pobreza y la miseria, siendo consciente de que mi aportación es mínima, estoy con todos vosotros y llenáis de amor mi corazón.
Gracias Eugenio, por tu artículo.

Fecha: 13/11/2018 00:57.


gravatar.comEugenio González Nuúñez

Ramón, paPedro, Javier, Santines, gracias por vuestros comentarios. Todos debemos recordar que quien escribe ayuda, y que quien contesta, aún ayuda más. La vida es interacción, reparto y 'comparto' de palabras, ideas, sentimientos y vivencias comunes...olvidar a los vulnerables, en el fondo, es olvidarnos a nosotros mismos...
Un gran abrazo y hasta la próxima.

Fecha: 21/11/2018 04:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris