Facebook Twitter Google +1     Admin

FALLECE RÀFOLS CASAMADA

20091218183705-rfols.jpg

Toda la prensa nacional recoge el fallecimiento, a los 86 años de edad, de D. Albert Ràfols Casamada. Como sabéis entre los años 1959 y 1960 realizó las vidrieras del Santuario de la Virgen del Camino. Descanse en paz.

Os trascribo lo publicado en El País.

Albert Ràfols-Casamada, pintor y poeta catalán

Aportó una coherente obra de abstracción colorista

VICTÒRIA COMBALÍA 18/12/2009

 El pintor Albert Ràfols-Casamada (Barcelona, l923), que hubiera cumplido 87 años el próximo 2 de febrero, falleció de un paro cardiaco en Barcelona en la noche del 16 de diciembre. Reconocido como uno de los pintores más importantes de España, aportó una de las obras más coherentes, líricas y personales de la abstracción colorista, que bebe sus fuentes de Matisse, Miró y Rothko. A ellos les debía la importancia concedida al color, que él estructuraba en un esquema geométrico extraído de su tan admirado Joaquín Torres García.
Ràfols-Casamada abandonó los estudios de arquitectura y estudió en la Academia Tárrega, en donde conoció a la que se convertiría en su esposa, la también pintora María Girona. En l950, con una beca del Cerce Maillol, se fueron a París, una estancia que fue definitiva para descubrir la modernidad.

Me preguntan los periodistas cuál ha sido su importancia en el arte de nuestro país y qué vacío dejará. El vacío será inmenso, digo, porque había pocas personas tan cultas y tan generosas, tan abiertas de espíritu y tan solidarias, tan curiosas y dinámicas. Esta última particularidad parecería imposible en alguien tan callado y tranquilo, de leve presencia, como la representación, liviana y sintética, de los objetos en sus cuadros. "Nunca aprendí tanto de alguien que hablara tan poco", me decía ayer nuestro común amigo Miguel Milá.

Sin embargo, bastaba explicarle una exposición vista, un nuevo proyecto o un libro leído, para que sus ojos brillaran con interés. En el reciente homenaje que Edicions 62 le hizo en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), Josep Maria Castellet y yo coincidimos, sin decírnoslo, en un mismo recuerdo: mientras en Cadaqués todos íbamos a la playa, Albert se quedaba dibujando o pintando, y lo mismo hacía en su querido Calaceite: cuando los demás hacíamos la siesta o charlábamos, él estaba ya con uno de sus cuadernos haciendo dibujos.

Ayudaba a los jóvenes

No puedo olvidar una cualidad que hoy ya es rara, vistos los tiempos de competitividad y de crisis que corren: Albert ayudaba siempre a los jóvenes, captaba inmediatamente el talento de los demás, se interesaba por los proyectos ajenos y fue mentor espiritual y artístico de Carlos Pazos, Ramón Herreros, Jordi Pablo, Jordi Colomer....

Él heredó lo mejor de las actitudes de la Cataluña de preguerra: la civilidad del Noucentisme y la actitud abierta y radical de las vanguardias. Cuando conjuntamente con su esposa María Girona, el pintor Joan Hernàndez Pijuan y el escritor Carles Hernàndez Mor creamos la revista AMPIT, en l982, Albert nos hablaba de las pequeñas revistas catalanas de vanguardia que él conocía perfectamente: Un enemic del poble, Trossos, Arc Voltaic, L’amic de les arts o Hèlix. Su cultura literaria y poética era grande y admiraba a Rimbaud, Mallarmé, Ausiàs March y Joan Salvat Papasseit, como a Flaubert, Henry James, Proust o Virginia Woolf. Por otro lado, pienso en su tarea de educador y de educador de gustos: la escuela EINA, que él creó, se adelantó completamente a su tiempo. No sólo porque pensó en enseñar la disciplina del diseño tan pronto como en 1967, sino porque en sus aulas y jardines se hicieron acciones conceptuales de enorme radicalidad, como las Esculturas vivientes (en el curso 1974-1975) o el proyecto En torno a un tronco. Y en l980, adelantándose al boom actual sobre la gastronomía, se dieron clases magistrales de cocina en sus aulas (con Llorenç Torrado, Xavier Olivé, Miquel Espinet y Joan Enric Lahosa ejerciendo de chefs).

Como amigo que fue desde principios de los setenta hasta hoy, Albert Ràfols fue la persona más fiel, cariñosa, alejada de conflictos y abierta a las novedades que he visto en muchos años. Él y María Girona constituían una de las parejas más queridas del mundo intelectual catalán. Lo vamos a añorar mucho.

Viernes, 18 de Diciembre de 2009 18:37. antiguosalumnosdominicos #. PERSONAS QUERIDAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comVibot

Casa amada nos dice tu apellido en castellano, y eso dicen que fue tu compañía. Nunca te conocí, Ràfols perdido, pero llevo en el alma tus cristales trizados en aquella vidriera que no cesa, rayo de inspiraciones y tormentos:

R áfagas incendiarias de colores,
À mbitos celestiales e infernales,
F osforescentes luces prodigiosas,
O ros, glaciares, férvidos amores,
L ívidos contraluces invernales,
S imas, redes ingentes, tenebrosas.



Y mucho más diría, si pudiera.







Fecha: 19/12/2009 01:07.


gravatar.comLuis Heredia

Hombre, pues que queréis que os diga. Que ma da pena esta pérdida como la de otros que nos dejaron aunque no hayan sido compañeros.

Yo le había hecho ya uno de los nuestros y mira tú por dónde,le pongo cara ahora.

Este gran artista y mejor persona merece nuestro más profundo reconocimiento por el legado que nos dejó y del que aún hasta ahora mismo nos sigue uniendo más que nunca.

El mejor recuerdo nuestro para su familia sería enviarles todos los comentarios que a los largo de estos tres años surgieron a la luz de las vidrieras.

Espero que Rafols esté descansando en paz y que le lleguen los aromas que tan intensamente Vibot le dedicó en vida.

Hasta siempre,Albert Ráfols-Casamada y que sepas que fuiste inspiración silenciosa de muchos para mantener cierta paz espiritual. Yo quedé atrapado en tus vidrieras y nunca las quise traspasar. No me interesaba lo que había fuera.

Fecha: 19/12/2009 13:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris