Facebook Twitter Google +1     Admin

EL PALABRARIO LEONÉS

20120204140824-trapir.jpg

En la fotografía, Nicolás Miñambres, José Antonio Martínez Reñones y Pedro García Trapiello, en la presentación del libro de José María Gª Trapiello (abajo a la derecha), dominic o y compañero de la gloriosa del 61.. 


Un ambiente distendido, propio de un café literario que tuvo lugar ayer en el Hotel Conde Luna de la capital leonesa, presidió la presentación de un libro realmente singular, que sin duda marca un pequeño hito en la historia de la editorial leonesa Lobo Sapiens. Su autor, el fraile dominico José María García Trapiello, no pudo asistir a la tertulia debido a sus múltiples ocupaciones religiosas como capellán de las monjas dominicas en Santiago de Compostela, pero estuvo muy bien representado porsu hermano, el periodista y escritor Pedro García Trapiello, al que acompañaron en un acto exclusivo para los medios de comunicación por el editor José Antonio Martínez Reñones y por el crítico literario Nicolás Miñambres. 


El editor calificó ‘Igual que cerezas (El desván de las palabras)’ como una obra “para inmensas minorías” asegurando que hasta ahora no ha encontrado en la literatura en español “nada semejante” y que sólo puede hacer una obra de este calibre “alguien con un calado humanista impropio de la época en que estamos y más impropio todavía del futuro que viene”. Para Martínez Reñones “aquí confluye el genio literario que adorna toda la saga Trapiello con la semblanza de un religioso de una profundidad extraordinaria”.


Pedro García Trapiello quiso antes que nada disculpar la ausencia de su hermano José María, el autor de ‘Igual que cerezas’, por su apretada agenda de “retiros, conferencias y las tareas suyas en la capellanía de Belvis y el obispado de Compostela”, para pasar acto seguido a contar la curiosa historia que hay detrás de esta publicación en la que, a ratos perdidos y como simple divertimento, el autor se puso a redactar, “a hacer estos juegos de convocatoria de palabrario muerto o de atavismos lingüísticos que siguen y renacen con todo un fulgor y con una resonancia fascinantes, especialmente lo que se refiere a todo el capítulo de palabrario leonesista que está latiendo a lo largo de todo el relato”, apuntó Trapiello.


El azar quiso que otro hermano escritor, Andrés, también en el año 2004 estuviera haciendo un libro que no solo se asemejaba en contenido sino en el propio título. Mientras el libro de José María se llamaba inicialmente ‘El desván de las palabras’, Andrés, sin tener contacto alguno en el plano literario con su hermano, dio por llamar al suyo ‘El arca de las palabras’. Pedro García Trapiello justificó el cambio de título por el hecho de haberse editado primero el libro de Andrés, con el que ganó el Premio Miguel Delibes, y porque ‘Igual que cerezas’ se asemeja a la técnica que el autor invoca a la hora de desarrollar la sugerencia que le proporciona una palabra. “Esa palabra va arrastrando a tantas a la vez que sale una verdadera catarata en cada una de las entradas y lo ha hecho no como un trabajo de lingüista sino como el trabajo de un curioso que va comentando y va resucitando palabras muertas”, señaló Trapiello, que recordó que de este trabajo José María, dada su “modestia absolutamente delincuente”, había editado tan solo cuatro ejemplares de manera muy artesanal. “Al principio se negó cuando le hicimos la propuesta de editar su libro porque entendía que no formaba parte de lo que es su trayectoria editorial, como se desprende de anteriores publicaciones que versan sobre el esplendor de la vida contemplativa, San Agustín y un tratado sobre el manual de exorcista, ya que este papel es el que le adorna un poco exóticamente, aunque no sustancialmente, en estos momentos en la diócesis de Compostela”, dijo.


Para su hermano, el trabajo de José María García Trapiello en ‘Igual que cerezas’ es“primoroso, de orfebrería lingüística y, sobre todo, un estilo de propuesta de lectura amena para que no parezca el trabajo de un erudito sino que lo pueda leer cualquier gente. Pienso que son páginas para hacer cosquillas en los recuerdos y para lamentar que un patrimonio lingüístico tan singular, único e inédito en el panorama de las lenguas españolas se haya perdido o esté tan avergonzadamente inutilizado por parte de los propios leoneses”, subrayó Trapiello.


El crítico literario Nicolás Miñambres elogió el trabajo de edición llevado a cabo por Lobo Sapiens y ensalzó la figura de Fray José María, como firma en el libro. “Me quedé deslumbrado cuando conocí su currículo no ya erudito sino espiritual”, apuntó Miñambres, para quien el autor no ha manejado apenas bibliografía léxica sino que “une sus recuerdos, sus sentimientos personales, infantiles, las vivencias familiares, lo que oyó contar al padre, al abuelo, su conocimiento, a lo que posteriormente incorpora un significado que él ha ido deduciendo o presuponiendo del léxico leonés”.

Sábado, 04 de Febrero de 2012 14:08. antiguosalumnosdominicos #. LIBROS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comamador robles

vaya esta saga de los Trapiello, cuando no es uno es el otro y cuando no el tercero...fenomenal el trabajo de los hermanos/primos del Torío. bien sed nota que de esas aguas bravas de las hoces de vegacervera y cármenes frías como témpanos hasta que en Getino las termas las alivian un poquito para su acceso a la ribera de Pardavé, Pedrún, Garrafe, Ruiforco...Si no se me olvida cuando vaya o pase por Compostela, intentaré conocer a este otor Trapiello autor de esta obra que pronto tendrá un nuevo lector. A Pedro y a Andrés ya les digo de antemano que desobra sé que nos debemos un buen café compartido o en Oviedo o en León....cualquier día de estos que nunca acaban de llegar.
saludos a todos, y muy especiales a los "trapiello""

Fecha: 04/02/2012 23:18.


gravatar.comJosé Luis Alcalde Revilla

¡¡¡GRACIAS, ES LA PRIMERA PALABRA, GRUPETEEEE "ENFOTADO"!!!pues me recordáis y ponéis al día, la SAGA fantástica de los "TRAPIS" y toda su riqueza tan disfrutada en mis ya largos años. Desde el dominico "engallegado" JOSÉ MARY,con la "sor presa"...o "sor libre" (pues está entre hermanas monjitas),de TU libro, 'fray'hermanete...PEDRO, desde aquellas peregrinaciones campestres y catedralicias, idílicas, de actor de filmes...ANDRÉS, con tanto "volumen literario" que construye y reconstruye...BUENO...que no paroooo, y soy un pesao, pero JoseMa, me dices tantooo, que estoy deseando leerte...A NICOLAS Y JOSÉ ANTONIO, JUNTO CON PEDRO EN EL 'AFOTO', la misma palabra ¡¡GRACIAS!! y a cada uno, cómo no, de este "besuconcete", no puede faltar una sarta besos. firmo...josete

Fecha: 05/02/2012 10:36.


gravatar.comChuchi (Jesús María García García)

Vaya, este blog está lleno de sorpresas. Resulta ser y ello es que Nicolás Miñambres es paisano mío, salmantino y albense. Escribió una reseña de mi libro "Fernando Araujo. Un krausista salmantino." en el Diario de León. Filandón. Y ahora lo veo presentando el libro de un compañero. Llego un pelín tarde - solo cuatro años - porque me he incorporado hace unos días al Blog, pero no he podido por menos.

Enhorabuena José María y un abrazo de este compañero de la gloriosa del 61.

Fecha: 14/03/2016 19:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris