Lingotazo especial y exraordinario de la Cuaresma | Antiguos alumnos dominicos VIRGEN DEL CAMINO - LEON
Facebook Twitter Google +1     Admin

Lingotazo especial y exraordinario de la Cuaresma

20130423200357-semana-santa.jpg

El amigo Javier Cirauqui nos endulza la postcuaresma con este nuevo lingotazo de recuerdos y memoria.

 


 

LINGOTAZO DE GASEOSA ARMISÉN Y AGÜICA DE REGALIZ ESPECIAL Y EXTRORDINARIO DE LA CUARESMA Y SEMANA SANTA EN CONTRAPOSICIÓN CON DON CARNAL, DON MELON Y DOÑA ENDRINA Y SU CÓMPLICE TROTACONVENTOS.
 
Llevo varios días diciéndome, lo acabo o no lo acabo, lo mando o no lo mando. Me siento como si os estuviera haciendo un escrache, un escrache bien intencionado e inofensivo, un escrache a base de pitxorradicas, txuminadicas, y sinsorgadicas varias. Un escrache que reivindica los recuerdos  y sentimientos de aquellas SEMANAS SANTAS Y CUARESMAS, vividas en la VIRGEN DEL CAMINO DE LEON, un escrache (qué palabro más feo), que contra más avanzan las fechas se me está haciendo más largo, anacrónico y fuera del tiempo que intento recordar... Un escrache muy escrache, ni nazi, ni terrorista, pero sí muy afectivo, sentido y especial. Ahí va mi largo y enorme escrito, rememorando LAS SEMANAS SANTAS Y CUARESMAS vividas en LEÓN.


 Yo creo que nosotros hemos vivido y nos hemos relacionado más, con Doña Cuaresma que con don Carnal, el de los carnavales o las Carnestolendas aquellas de que nos hablaba el Arcipreste de Hita en su gozoso Libro del Buen Amor, escrito por Don Juan  Ruiz presbítero y arcipreste de la villa burgalesa de Hita. donde narra los amores de Don Carnal y Doña Cuaresma, Doña Endrina y Don Melón y las Andanzas de Doña  Trotaconventos, apañadora y componedora de amores entre clérigos, arciprestes dueñas, amas y doncellas de buen vivir, así como de monjas y abadesas y otras raleas de encumbrado copetín. Este Libro según algunos de intención moralizante, entre otras cosas más bien parece que nos invita al desenfreno y la orgía como dice que don Carnal:
"Puso en las delanteras     muchos buenos peones:
gallinas e perdizes,           conejos e capones,
ánades e lavancos           e gordos ansarones:
fazian su alarde              cerca de los tizones,......"
 
Y sigue describiéndonos todo un cúmulo de placeres cinegéticos, que incitan a la gula, a la ebriedad y hartura de ricos caldos y a los placeres de la carne, la concupiscencia, los dardos del amor carnal y a la orgía, el desenfreno y al pecado.
 
Pero en el inicio de la Pelea que ovo de Don Carnal con la Cuaresma, se nos dice:
 
"Acercádose viene       un tiempo de Dios santo:
fuime para mi tierra    por folgar algún rato.
Dende a siete días      era Quaresma: tanto
puso por todo el mundo   miedo e grand espanto...
...ca las cartas leídas,       dilas al mensajero.
"De mí, Santa Quaresma,   e sierva del Criador,
enviada de Dios        a todo pecador:
a todos los arciprestes  e clérigos con amor,
en Jesucristo Salut   ...fasta en Pasqua Mayor."
 
Y para combatir los desmanes que anda haciendo Don Carnal a base de orgías, desenfrenos y desvaríos, nos dice:
 
"...e por aquesta razón,         en vertut de obediencia,
vos mando firmemente      so pena de sentencia,
que por mí e mi Ayuno,     e por mi Penitencia,
que lo desafiedes luego    con mi carta de creencia.
Dezidle de todo en todo    que de oy siete días
la mi persona misma         e las compañas mías
iremos pelear con             él e con todas sus porfías:
creo que non se nos tenga    en las carnecerías."....
 
Y vaya que si combatió Doña Cuaresma con denuedo y destreza, pues en nuestros tiempos, tiempos dictatoriales, estaban prohibidas todas las celebraciones de Don Carnal, sus libertinos y pecaminosos carnavales, que según dicen, eran consecuencia de grandes desmanes y hasta de muertes amparadas en sus máscaras y disfraces. Hasta que pasados los años, algunas aguerridas gentes, desempolvaron los carnavales, tanto rurales como villanos, a veces con incomprensión y desprecio. Recuerdo a los hermanos Julio y Pío Caro Baroja con los Carnavales Rurales Navarros y en especial el de Lanz, Miel Otxin y Ziripot y su magnífica música.


De forma que después de este triunfo de Doña Quaresma, paso con fervor y recogimiento a escribir este LINGOTAZO ESPECIAL DE LAS SEMANAS SANTAS vividas en el COLECIO VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN, para lo cual, una vez abierta la GUÍA O LISTÍN DE LAS PÁGINAS BLANCAS Y  NEGRAS APOSTÓLICAS Y DOMINICANAS y marco la citada referencia.


Procedo a escanciar en mi vaso un sobre blanco y otro amarillo de Gaseosa Armisen, silenciosamente y procurando no escandalicen sus ruidosas burbujas, y en las justas medidas y tiempos, (onzas estipuladas por la Iglesia)) que marcan la guarda del ayuno y la abstinencia y preparo el agua de regaliz en botellica y sin alardes ni ostentaciones tomo un discreto LINGOTAZO DE GASEOSA ARMISÉN, y a continuación una TXORROTADA LEVE DE AGÜICA DE REGALIZ.


Como siempre decreto o permito la barra LIBRE, FREE O IREKITA para que degustéis la bebida que creáis conveniente, con sobriedad y moderación, dadas las fechas en las que nos encontramos. Una vez degustadas las pertinentes libaciones, procedo a recordar y detallar: SEMANAS SANTAS VIVIDAS EN LA VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN, años 1962, 1963, 1964 y 1965.
 
A través de los años y a través de los tiempos, algunos recuerdos menguados por el olvido, siempre he tenido presente en mi memoria las vivencias que me inspiraban la Cuaresma y Semana Santa, al principio en Burlada, cabe la Iglesia de San Juan Bautista, primero en la vieja PARROQUIA, románica y derruida y luego en la nueva anacrónica, de la cual era Párroco mi tío Basilio. En aquellos tiempos se vivía intensamente la Semana Santa  en el pueblo. Recuerdo todos los preparativos en la Iglesia y en la casa Parroquial. Compra de palmas, cortinas moradas para colocar sobre las imágenes, cirios bendecidos en La Candelaria, para adornar el Santísimo, que iba a ser colocado en el altar barroco de San Salvador,(recuerdo único que quedaba de la Ermita y hospital del Camino de Santiago y antiguo local donde se reunían las Cofradías del pueblo de Burlada).. desempolvo de las carracas (otros las llaman matracas), tabletas y preparación del Cirio Pascual, con su cruz roja, su año y las cuatro bolitas, creo yo que con granos de incienso. Quema de laureles y hojas de olivo, para la preparación de las cenizas del Miércoles Santo y preparación de los Santos Oleos y Crismas del Bautismo. No se por qué cuando estabas jugando peligrosamente, o les incordiabas te decían: "que te vas a romper la crisma o que te voy a romper la crisma".


La Semana Santa, como en todos los sitios siempre comenzaban bien, con la bendición de los Ramos y la procesión correspondiente, unos llevábamos palmas lisas, generalmente los niños, y palmas rizadas las niñas y niños pequeños, a los que algunas veces se le colgaban caramelos, que no todos duraban hasta acabar la procesión. Cuando no nos veían los mayores nos enfrentábamos a espaditas con las palmas y si eras pillado in fraganti, te daban grandes tirones de orejas, que se ponían rojas como si tuvieran sabañones. La misa de Ramos era divertida y daba gusto cantar con el pueblo de Jerusalén, pues algunas veces nos disfrazaban de judíos, con túnicas de rayas, e imaginar a Cristo subido sobre su borriquilla o asno y cantar a pleno pulmón, blandiendo las palmas y los ramos, Hosanna, Hosanna, Filio Davidi.

La mayoría de la gente llevaba ramos de laurel y de olivo, que una vez bendecidos se llevaban a casa y se colocaban en balcones y ventanas y otros lugares de la casa, para prevenir contra los rayos y pedriscos y protegerla contra todos los males y desgracias que pudieran entrar en ella. Los que habían llevado palma, colocaban la palma a todo lo largo del balcón entre los barrotes. En el centro del prebisterio ponían el enorme Cristo que durante el resto del año estaba en un lateral y hasta encerrado en un cuarto junto a la camas de la Adoración Nocturna, entrando por el baptisterio y en uno de los lados del presbiterio hacía presencia una Figura de la Virgen Dolorosa, con su corazón atravesado por siete cuchillos de dolor, quizás solo fueran cinco, como las cinco llagas, que durante todo el año estaba junto a un pasillo que daba paso de la Casa del tío cura a la Sala Dormitorio de la Adoración Nocturna, amueblado con unos veinte o treinta camastros, con colchonetas de duras hojas de maíz, que se clavaban sobre las espaldas de los adoradores. Al pasar por este lugar lo hacíamos, mis hermanos y yo, en silencio y con las puntas de los dedos de los pies, pues entraba respeto, miedo, dolor, canguelo, sobre todo, si por un casual también le acompañaba a la Dolorosa el Santo Cristo en la Cruz. Además parecía que te recriminaban la travesura que ibas a cometer, que no era otra que saltar en loca carrera, sobre las colchonetas de aquellos camastros y hasta fumar alguna colilla, que habían dejado los adoradores nocturnos, la noche anterior debajo de ellos.


En mi pueblo se celebraba la semana Santa con todo boato y devoción. Comenzando el Domingo de Ramos, como he dicho anteriormente, se celebraban todos los oficios, la mayoría del día estábamos metidos en la Iglesia, el Lunes una celebración, el Martes otra y el Miércoles otra. En alguno de estos días, no sé si eran el rezo de las horas u Oficios de Tinieblas, cuando todos los niños llevábamos carracas o tabletas, el que no las tenía cogía dos piedras, y en no se qué momento o palabra clave del rezo, comenzábamos a tocar las carracas, tabletas y piedras con un ruido ensordecedor. Al final hasta se enfadaban si no terminábamos a tiempo y acompasadamente. El Jueves ponían el monumento y nos lavaban los pies y era el día del amor fraterno y hacíamos turnos, los tarsicios y los de la Adoración Nocturna, además del resto del pueblo y algunas veces te tocaba velar el Santísimo a altas horas de la noche, lo que te hacía parecer importante. Entre Villava y Burlada había una concentración importantísima de iglesias y Conventos, por lo que se generaba un desfile continuo tarde y noche visitando los monumentos de los conventos e iglesias y creo que había que visitar hasta siete iglesias, para poder cumplir alguna devoción o rito de aquellos tiempos. Hay quienes se hacían mas de siete conventos como la infatigable Doña Trotaconventos del Arcipreste de Hita.


El Viernes se celebraba la adoración de la Cruz, los improperios, oraciones por todos y volvían a colocar el Santísimo en el Sagrario del Altar Mayor. Era un día muy triste y aun cuando luciera un magnífico sol se veía todo como con gafas de cristales muy oscuros. En mi pueblo también se cantaba la Pasión del Señor, según San Juan con Don José María, el coadjutor, que hacía de narrador, pues aparte era bajo del Orfeón Pamplonés y tenía una magnífica voz, el tío Basilio y Don Teófilo, capellán de las Siervas de María, del que recuerdo tenía una voz aguda y de tiple. En una ocasión, yo era pequeño, cuando comenzó a cantar Don Teófilo, se oyó una voz que provenía del banco de atrás al mío, que dijo: "hostias que voz". No me atreví a volver la cabeza y por si acaso me reí para adentro. Este detalle es algo que siempre he recordado de un día de Viernes Santo en la Iglesia de Burlada.


En Pamplona, este día se celebraba la procesión de la Hermandad de Pasión y subíamos todos a verla a la Calle Mayor, al escaparate de la Droguería Ardanaz, puesto que mi padre y Nicolás Ardanaz eran amigos y ambos hermanos de la Hermandad de la Pasión. En mi casa siempre había una túnica, con un número muy antiguo. Todos los hermanos vestían estas túnicas y con un caperuzón, que tapaba su cara y con dos agujeros, por donde se veía los ojos de los entunicados. Se les llamaba mozorros y cuando paraban los pasos regalaban caramelos a los niños y al iniciar la marcha, se decían unos a otros: "hermano... hermano... hermano". La procesión del Viernes Santo se componía de dos largas filas de mozorros portando cirios, que enceraban todas las calles del recorrido, con grandes gotas que caían de los hachones. En el centro se distribuían todos los pasos y personajes de la pasión, la abría el pueblo de Jerusalén, La borriquilla, los romanos, la Cena, el Sepulcro, el Descendimiento, etc.etc. La procesión terminaba con el Paso de la Dolorosa, ricamente adornada e iluminada, detrás el cabildo y los fieles, que algún mal intencionado llamaba las "pedorras". Los mozorros no tenían capirotes o cucuruchos como en otras procesiones, sino que su capucha caía sobre los hombros. Solo los cofrades que acompañaban a la Dolorosa eran diferentes y llevaban caperuzones amarillos y en punta.


Por aquellas fechas se cantaba una canción, en plan de broma en la que se iban nombrando todos los protagonistas de la procesión y terminaba de esta manera tan extraña: "y como final luego vienen las pedorras y la Verónica de Carcar que se cagó en la procesión".


En este día, cuando estábamos en Villava, nos llevaban a la procesión de Pamplona y a algún oficio de la Iglesia de Santiago, los dominicos de Pamplona. En Villava viví las Semanas Santas de 1960 y 1961. En Villava también se celebraban los oficios, pero eran más sencillos, recogidos y menos solemnes que en León. Algunos actos se celebraban en la Capilla del Besta Jira, de cara al público de los pueblos de alrededor. De mi pueblo y de Villava iba mucha gente a visitar el Monumento, el día de Jueves Santo.


Al Viernes Santo, día triste por demás, siempre pensando en la Agonía de Cristo, dichas y predicadas las 7 Palabras, rotos los cielos con tormentas, rayos, truenos, parafernalia atmosférica y rasgadura de cielos en el Consumatum est. Después de una larga noche de Viernes, que tenías un gran nudo en el pecho y como un peso o tapadera envolviéndolo todo y pesando sobre toda tu personalidad, llegaba el Sábado, día de la luz, del aleluya de la resurrección. Se te quitaba todo el peso del corazón y te sentías más alegre y más feliz. El domingo a las 6 de la mañana se celebraba la Procesión del Encuentro y la mitad del pueblo de Burlada salía de la Iglesia Vieja de Burlada con la Virgen de la Asunción, y la otra mitad con el Cristo desde la Iglesia nueva y se juntaban en las Eras, lugar multiusos del pueblo, donde se hacía la parva y la trilla, se realizaban los bailes de las Fiestas y el Burladés jugaba sus partidos de fútbol los domingos. Allí se juntaban la Madre y el Hijo, junto a una portería del Campo de Futbol, adornada con cortinas y flores. El día de resurrección era un día alegre, de comidas especiales, de alegría y aunque estuviese nublado, de mucha luz y sobre todo día de las torrijas con vino o sin vino, pero sí con azúcar y canela espolvoreadas. En este día o en el día de Ramos se estrenaba alguna prenda o alguna ropa, aunque sea unos calcetines o unos calzoncillos. Estos días de semana Santa no había cine, las televisiones se apagaban y solo daban Carta de Ajuste con Música Sacra, en los bares se bebía en silencio y no era correcto ni cantar ni hablar en voz alta en la calle y menos tocar el piano. No sé porque razones a mi siempre me apetecía cantar y tocar el piano en estos días de dolor y ya recién salido del Colegio sin darme cuenta rompía el ayuno y la abstinencia, comiéndome unos largos cachos de longaniza flaca, (hoy txistorra) que colgaban en el aparador de la despensa.


En estas fechas de Cuaresma y Semana Santa, mi tío cura me mandaba repartir unos papelitos con letras impresas y que creo que eran las bulas, que una vez pagadas eximían de guardar ayuno y abstinencia a algunos labradores, enfermos, casi siempre gente rica. Según me contaban eran unos privilegios muy antiguos y las debía promulgar el papa. También después de Pascua Florida, en la parroquia se emitían unos recibos haciendo constar que el trabajador allí citado había cumplido con Pascua comulgando y confensándose, firmados por el Cura Párroco. Este papelito se entregaba en las fábricas y los criados a su patrón.(aún conservo uno que acredita que mi padre cumplió con Pascua Florida, por lo que deduzco que no lo entregó a Asurmendi, su patrón). Mi intención con este LINGOTAZO ESPECIAL DE SEMANA SANTA no era hablar de la Semana Santa de mi pueblo, si no de la Celebración de estos días en el COLEGIO DE LA VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN y quiera o no quiera he establecido una comparación entre una y otra y me imagino que la Liturgia y los Oficios del Colegio eran más solemnes e impresionantes que los de mi pueblo, pero sin embargo la Semana Santa de mi pueblo se celebraba entre mi familia, mis gentes y en el entorno natural de Burlada.
 
Hacía años que no podía asistir a los Conciertos de Música Sacra, que se celebran todos los años en la Catedral y en el resto de Iglesias de Pamplona y pueblos limítrofes, como Burlada y Villava. Este año que ya no trabajo por las tardes y tengo fiesta por estar jubilado he asistido y los conciertos me han hecho recordar la celebración  de la SEMANA SANTA EN LA VIRGEN DEL CAMINO DE LEON, sus músicas, su liturgia y las vivencias de aquellos días especiales, tristes y alegres como un oximorón penitencial de aquellos tiempos.


Mientras escuchaba en estos conciertos, al Coro de la Capilla de la Catedral, al Coro de Aranguren, con Gaudeamus y hasta al Foro de la Música, me iban sonando todas las composiciones que interpretaban y me retrotraían a la Virgen del Camino de León y a las músicas y rituales que tanto PP. DOMINICOS, ESCOLANIA ALUMNOS Y PUEBLO TODO desgranábamos celebrando la SEMANA SANTA en CAPILLAS Y SANTUARIO. Entonces, me dije, si tengo humor voy a recrear estas fechas en un LINGOTAZO ESPECIAL Y EXTRAORDINARIO SOBRE LA SEMANA SANTA EN LA VIRGEN DEL CAMINO.

Después me anime más al leer en el Blog, unas impresiones de Trapiello sobre la maravillosa liturgia en el Santuario, digna de los mejores conciertos sacros y un vía crucis en la explanada con un frío primaveral que jodía el cutis, al igual que unas reflexiones al respecto de JAVIVí. Así que me puse a la obra, y aunque tarde y ah destiempo ahí van mis recuerdos y vivencias de estas SEMANAS SANTAS APOSTOLICAS EN LEÓN.


 Los días anteriores a la SEMANA SANTA, la semana de Pasión eran todo preparaciones, en el colegio para celebrar con solemnidad estas fechas de la muerte y sufrimiento de Jesús, se ensayaba la liturgia, el gregoriano para el rezo de las horas, las antífonas de Pascua y toda la MÚSICA SACRA, que luego cantaba la Escolanía en los Oficios de Semana Santa.


Estos días de Semana Santa teníamos vacaciones en los estudios, pero la mayoría del tiempo estaba dedicado al rezo y la oración.  Eran momentos de recogimiento y se respiraba un ambiente triste y de dolor. Por los altavoces sólo sonaba música sacra o clásica  y contenida, nada de música moderna, ni rock, ni twist, ni Beatles, ni Dúo Dinámico, ni Pequenikes, ni Bravos y de la clásica ni óperas, ni siquiera valses, ni el Cancan de Ofenbach, que a mí tanto me gustaba y que en nuestra versión de patio decía: "Somos, somos las vedettes de los cabarettes de esta gran ciudad, ciudad, ciudad, ciudad..." y levantábamos las piernas al son de la música alegre y jovial. Yo creo que tampoco nos ponían la Barcarola de "los Cuentos de Offman del mismo compositor.


En esa semana era tiempo de ayuno y de abstinencia y no se podía comer carne. No sé como  repercutía el ayuno en nosotros, pero sí la abstinencia, pues nos daban arroz  con bacalao o abadejo y acelgas con patatas, rodeadas de pespuntes y ribetes de luto cuaresmal y algunas sardinas viudas, que nos miraban con sus ojos vivos y penetrantes, y que según las clases de URBANIDAD, que nos daban una vez a la semana había que comerlas con tenedor y cuchillo, (aunque yo pensaba que a la SARDINA, ya la habían enterrado  el Martes Lardero o el MIÉRCOLES DE CENIZA. Se comía en silencio y nos leían los evangelios de San Juan, San Marcos, San Mateo y San Lucas , en la parte correspondiente a la Pasión de Cristo. Procurábamos no gritar mucho y jugar al futbol u otros juegos sin demasiadas algarabías. Si llovía en Jueves Santos alguien decía que eran las lágrimas de San Pedro, llorando por haber negado a Cristo tres veces y puede ser que si escuchases con atención se podría oír el kirikikí de un gallo desde la granja. "antes de que el gallo cante me negarás tres veces. No sé por que, aunque el día estuviera soleado parecía triste, y como si algo se hubiese posado en tu corazón y te pesara como una losa. A veces el cielo se ponía de luto y se rasgaban los cielos con parafernalia de rayos y truenos, como dicen que sucedió en el momento de la agonía de Cristo. En las películas de la Pasión o similares, se cubrían los cielos de un gran aparato eléctrico y atmosférico, que sobrecogía al sonido de la ultima Palabra: "Consumatum est". En esa época aún hacía bastante frío.


Eran tiempos de perdón y se sentía necesidad de confesar y de cumplir con Pascua florida, puesto que los placeres ocultos y solitarios te remordían mas y se convertían en desasosiego y en  lugar de placer, se sentía culpabilidad y sufrimiento, por lo que de deleite y gozo no tenían nada, parece que no había otro pecado. Era un peñazo y una cantinela repetida y aburrida.


Recuerdo haber oído recitar aquel Soneto Anónimo que decía:
 
No me mueve mi Dios para quererte,
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido,
para dejar por eso de ofenderte.
 
Tu me mueves, Señor, muéveme el verte,
clavado en una cruz y escarnecido,
muevenme ver tu cuerpo tan herido,
muevenme tus afrentas y tu muerte....
 
Y también, en alguna clase o ACADEMIA, siempre había alguien que recitaba aquella Poesía de GABRIEL Y GALAN, poeta extremeño, maestro, católico , era una larga poesía que describe una procesión de Semana Santa en un pueblo castellano y el enojo de un niño, ante el PASO O ESCULTURA de JESUS ATADO A LA COLUMNA y los azotes que un malvado sayón  le propinaba.
 
"....La procesión se movía
con honda calma doliente.
¡Qué triste el sol se ponía!
¡Cómo lloraba la gente!
¡Cómo Jesús se afligía!....
 
¡La escena a un tigre ablandara!
rapazuelo generoso.....
Se sublimó de repente,
se separó de la gente,
cogió un guijarro redondo.....
zumbó el proyectil terrible,
sonó un golpe indefinible
y del infame sayón,
cayó botando la horrible
cabezota de cartón....
Y él contestaba agresivo
con voz de aquellos que llegan
de un alma justa a lo vivo:....
-"¡Porque sí, porque le pegan!"...
 
Una vez escrito esto, el recuerdo me lleva al momento, en que unos días antes de la Semana Santa, grabábamos en la EMISORA, dirigidos por el PADRE HUARTE, como siempre, un guión radiofónico titulado: PASIÓN DE CRISTO, Poema Sacro en cinco MISTERIOS de RAIMUNDO KUPAREO, O.P. "...Indiebus aflictionis populi mei, ZAGREB, capital de CROACIA, 1946.
"En este Poema Sacro no aparece en escena la figura del Señor, ni la de las Santas personas de su Pasión.


Antes de cada Misterio, entona el Coro un motete de la liturgia de Semana Santa apropiado al mismo. Aquí como no era representación, sino grabación CARLOS JULIO ALONSO HERRERO, pondría, estoy seguro, la música adecuada para cada Misterio.
Seguí la cita de los personajes: Voz de Cristo, Barrabás conocido malhechor, Dimas, bandido, Judas Apóstol traidor, Verónica su antigua prometida, Poncio Pilato, prefecto romano de la Judea, Claudia Prócula, su mujer, Simón Cirineo, campesino, Sacerdote judío 1º, Sacerdote judío 2º, Jefe de la prisión, Centurión, el Capitán, el Diablo, Soldado 1º, Soldado 2º. Voz de un fariseo, Soldados y pueblo. Todos estos personajes estarías interpretados por Arrúe, Ariztimuño, Ibarrola, Elustondo, Mendivil, Zarzuelo, Cirauqui, Egea y alguno más que me olvido y por algún Padre, como Torrellas, Iparraguirre, Huarte, el cual además dirigía todo el cotarro con gran eficacia y brillantez.


Hasta ahora yo no había leído este poema sacro con detenimiento, pues lo miraba con prevención, pensando que sería algo rancio y mustio de aquella época. Pero con grata sorpresa descubrí que era de gran fuerza y dramatización y estaba desarrollado con personajes históricos y otros posiblemente basados en los Evangelios apócrifos.


Para esta grabación fueron llamadas dos MADRES DOMINICAS, con el fin de que pusieran voz a las dos mujeres del guión: VERÓNICA, antigua prometida de JUDAS, y CLAUDIA PRÓCULA, mujer de PILATOS. Las dos Madres Dominicas no se sintieron cómodas, ni capaces y declinaron la operación. Así que ambos papeles recayeron en las voces de ARIZTIMUÑO y CIRAUQUI, un poco comodines para todo. No estoy seguro a quien correspondió cada papel, aunque yo me inclino a que yo fui VERÓNICA, antigua prometida de JUDAS Y ARIZTIMUÑO, ( espero me perdone, si me lee y si me equivoco también)CLAUDIA PRÓCULA,mujer de PILATOS, aparte de los personajes que ya teníamos asignados. Supongo que tuvimos que impostar o engolar algo la voz. Esta grabación la ponían todos los años en Semana Santa y la radiaban por las Ondas Populares, puesto que mi madre escuchaba esta PASIÓN DE CRISTO en Burlada a través de RADIO POPULAR DE VILLAVA o quizás ya PAMPLONA.
Como recordaba anteriormente, cuando la VOZ DE CRISTO clama: ¡CONSUMMATUN EST; TODO SE HA CONCLUIDO...!
(Exánime:) PADRE: EN TUS MANOS ENTREGO MI ESPÍRITU.

La tierra tiembla con fragor de viento, truenos y centellas, y sacude con violencia las rocas a las que se agarra BARRABÁS.
 
Antes de terminar este LINGOTAZO ESPECIAL  con la magnífica LITURGIA de los OFICIOS de SEMANA SANTA desarrollados en el SANTUARIO no quiero olvidarme de los VIA CRUCIS que realizábamos en estos días, tanto en el Santuario o al aire libre en la explanada o en la CAPILLA DE LA ESCUELA MAYOR, siguiendo la representación hermosísima que LAPAYES había realizado sobre las paredes laterales de la CAPILLA.
Antes de hablar de los  Vía crucis vividos en la VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN, quisiera hacer unas consideraciones generales sobre esta celebración religiosa.


Por lo visto esta práctica comenzó en Jerusalén en la VIA DOLOROSA y era práctica desde los primeros siglos del Cristianismo, recorriendo los lugares de la Pasión de CRISTO. Desde el Pretorio de Pilatos hasta al GOLGOTA, o a la inversa. Asistían desde antiguo muchos peregrinos desde toda la Cristiandad. Los Franciscanos fueron los primeros en establecer este rezo. Desde el S. XV y XVI  se erigieron estaciones, que según creo fueron controladas por los Franciscanos y reguladas por Roma. El BEATO ALVARO DE CÓRDOBA, fraile dominico (m.. en el 1430), a su regreso de Jerusalén, de Tierra Santa, construyó, pequeñas capillas en el Convento Dominico de la Ciudad Califal.


Este rezo se extendió por numerosos países y  lugares y en la mayoría de nuestros pueblos se colocaron cruces recordando las catorce Estaciones del Vía crucis. Algunos monumentales y hermosos, con escaleras espectaculares y pintados de blanca cal, subiendo hasta una loma a las salidas de los pueblos  y ciudades, como representación del GOLGOTA, otros sobrios, como corresponde a estos días tristes, como el de la VIRGEN DEL CAMINO, que se extendía por la explanada del SANTUARIO, con unas grandes cruces de piedra sobre un basamento, sobrias e imponentes.


El rezo del VIA CRUCIS,  consistía en recorrer las 14 Estaciones de la Vía Dolorosa, desde la presencia de Jesús ante Pilatos, las tres caídas , la Verónica enjuga el rostro de Jesús, encuentro con su madre, el Cirineo, hasta la Crucifixión, hoy parece que han cambiado y también se conmemora su resurrección. Yo me ciño a lo que viví en nuestros tiempos.


Encarándonos hacia la Estación pertinente nos postrábamos de rodillas y rezábamos en cada una de ellas:
"Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo".

A continuación se hacía una meditación sobre la Estación correspondiente y al finalizar dicha meditación decíamos:
"Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí" Se reza un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloriapatris.
 
Durante mi estancia en la VIRGEN DEL CAMINO DE LEON, he vivido dos tipos de VIACRUCIS, el que hacíamos el día de Viernes Santo, creo, en la explanada del Santuario, ya anochecido, no sé exactamente a qué hora. Era un vía crucis sobrecogedor, emocionante, popular y multitudinario. Estaban las gentes de León, del pueblo de la Virgen y de algunos otros limítrofes, además de todos los PADRES Y APOSTÓLICOS DEL COLEGIO. Hacía frío, frío primaveral pero mucho frío. El cielo estaba despejado y desde el cenit  las estrellas titilaban y vigilaban la sentida procesión. Algunos padres y fieles iban recorriendo todas las cruces así hasta 14. El predicador exponía su meditación en cada una de ellas e íbamos avanzando y arrodillándonos, sobre la gravilla o cemento de algún camino transversal, mancándonos las rodillas y procurando postrarnos sobre una sola, pues sobre las dos suponía un terrible sacrificio. Al rezo de cada Estación cantábamos con devoción o arrepentimiento:
 
"Amante, Jesús mío,
¡Oh cuanto te ofendí!
Perdona mi extravío,
¡¡y ten piedad de mí!!
¿Quién al mirarte exánime
pendiente de una cruz,
por nuestras culpas víctima,
expirar buen Jesús,
de compasión y lástima,
no sienta el pecho herido,
¡¡habiéndote ofendido
con negra ingratitud!!
 
Este canto servía como desahogo a tanto pecho compungido y tanto fervor popular, y para desfogar, el dolor cantando a voz en grito y arrastrar los finales, que en el Colegió no te dejaban. A mí estas canciones y meditaciones me hacían dudar y angustiarme sobre todo cuando decían aquello de "por nuestras  culpas víctimas", pues pensaba que yo no había intervenido en tanto dolor y sufrimiento y que era injusto achacármelo. Por lo que pudiera pasar guardaba mi duda y me quedaba a solas con la incertidumbre de este dilema, mientras el pueblo seguía cantando:
 
Perdona a tu pueblo, Señor,
perdona a tu pueblo,
perdónale, Señor. (Estribillo).
 
Por tus profundas llagas crueles,
por tus salivas y por tus hieles,
Perdónale, Señor....
 
Y así sigue describiendo  todos los escarnios, afrentas, vejaciones y torturas impuestas a Cristo. Para finalizar aquel canto esperanzador:
 
Victoria, Tú reinarás,
Oh cruz, Tú nos salvarás...
 
La vuelta al colegio por el pasadizo era muy tarde y con la euforia de haber sido liberados y salvados por el perdón de Jesucristo.


Después estaban también los Vía crucis que realizábamos diariamente en la Capilla, recorriendo las figuras de Lapayés. A estos vía crucis, los recuerdo como unos vía crucis equilibristas y contorsionistas. Digo esto, porque las imágenes del Vía crucis estaban en las dos paredes de la CAPILLA de la ESCUELA MAYOR y para seguir las estaciones, teníamos que ir haciendo, desde nuestras posiciones en los bancos un giro de 360º. 1ª ESTACIÓN, giro hacia la derecha o izquierda, no recuerdo. 2ª ESTACIÓN, otra vueltica y así hasta la 14ª ESTACIÓN, en que adquiríamos la posición contraria al inicio del VIACRUCIS. Había momentos en que era difícil mantener el equilibrio y no caer de bruces, sobre todo en la inclinación profunda requerida en LAS TRES CAIDAS DE CRISTO. Era un ejercicio extremo de gimnasia, equilibrio y contorsión, un verdadero sacrificio. Además de equilibrio había que hacer un enorme esfuerzo para contener la risa, presta a escaparse por la situación. No era de recibo, ni serio, reírse en aquellos momentos tan importantes, en que conmemorábamos orando la VIA DOLOROSA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
 
Y por fin llego al motivo que me había impulsado a escribir este LINGOTAZO ESPECIAL DE LA SEMANA SANTA en la VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN, que no era otro que el recuerdo de la LITURGIA y la MÚSICA, tan magníficas e impresionantes, que se llevaban a cabo, en estas fechas, en el COLEGIO y SANTUARIO de la VIRGEN DEL CAMINO DE LEÓN.


Como dije al comienzo, las semanas anteriores era una continua preparación  de  LITURGIA Y MÚSICA de la Semana SANTA. Así como en otras fechas no acudíamos todos al SANTUARIO, sino fundamentalmente la ESCOLANIA, en estas estábamos presentes todos los PADRES Y APOSTÓLICOS, en los oficios o en casi todos.


Después de muchos años siempre he recordado momentos de esta LITURGIA y hasta me he sorprendido cantando algunas partes de ella, como el PANGE LINGUA DE SANTO TOMÁS, el AGIOS O THEOS, AGIOS ISCHYROS AGIOS ATHANATOS, ELEISON IMAS, y aquel jubiloso grito triple, cada vez en tono más elevado  de la VIGILIA PASCUAL, LUMEN CHRISTI, DEO GRATIAS, como decía en mi pueblo: "hágase la luz y la luz se hació" y como no el apoteosis final del ALLELUIA DE HAENDEL, el REGINA COELI LAETARE, ALLELUIA...y hasta el AGNUS REDEMIT OVES... Alguno que me oyera diría: "este tiene taladros múltiples y no carrula".


Hablando de MÚSICA SACRA y de conciertos he de deciros que la CELEBRACION DE LA SEMANA SANTA era un concierto continuado durante todos estos días.
Se cantaban motetes y obras de  diversos compositores, como: GUERRERO, PALESTRINA, ORLANDO DI LASSO, JOSKIN DE PRES, CRISTOBAL DE MORALES, JUAN SEBASTIAN BACH, SUS PASIONES, HAENDEL CON SU ALLELUYA, MOZART, VIVALDI, CANTOS GREGORIANOS, ETC., pero quien ocupaba el centro y el meollo de todo era: TOMAS LUIS DE VITORIA, O TOMMASO LUDOVICO O LUIGI DE VITTORIA, (n. 1940 en SANCHIDRIAN (Ávila) y fallecido el 27 de Agosto de 1611(en Madrid), del que interpretábamos numerosas obras extraídas de su OFFICCIUM HEBDOMADAE SANCTAE o TENEBRAE RESPONSORIES, FERIA SEXTA IN PASSIONE DOMINI y las LAMENTACIONES DE ISAIAS. Esta música polifónica envolvía con su belleza y fuerza todos los oficios de SEMANA SANTA.


Todo comenzaba con el día de Ramos, con la solemne MISA MAYOR, MISA DE ANGELIS, conmemorando la entrada de Cristo en Jerusalén, sobre una borriquilla. Era el día de la bendición  de las palmas, ramos de olivo, acudía mucha gente al SANTUARIO. No recuerdo si nos daban ramos de olivo o laurel, pero si recuerdo haber recogido alguna ramita y hojas para guardar en la camarilla y en las páginas de los libros. A mí me alegraba mucho cantar el: HOSANNA, HOSANNA FILIO DAVIDI. Durante el Lunes, Martes o Miércoles, había oficios, pero no recuerdo exactamente cuales. En estas fechas los FRAILES vestían capa y capucha negra sobre su habito blanco y en el Santuario ocupaban aquellos bancos del coro, dando la espalda a las vidrieras y formando unas siluetas oscuras e imponentes al trasluz de los cristales DE COLORES DE LA VIDRIERA y entonaban cantos gregorianos de hermosa ejecución, Algún día de estos, muy de mañana, algunos apostólicos íbamos al Coro y nos sentábamos en los asientos de los frailes para cantar los MAITINES. Era algo que imponía, yo me pasaba la mayoría del tiempo contando los versículos que me faltaban para preparar "in mente" el que posiblemente me tocara, con el fin de hacer las subidas y bajadas en su momento oportuno y a ser posible sin desafinar. Ponía tal empeño en ello que me era difícil sostener el cantoral en mis manos, y cuando llegaba mi turno, mi compañero de al lado me tenía que avisar, dándome con el codo, que ya había llegado mi turno. Cuando acabé, decentemente, se me encendió la cara como un semáforo en rojo y emití un suspiro de alivio.


 La parte más importante de estas celebraciones de SEMANA SANTA, era el llamado TRIDUO PASCUAL, que comenzaba el día de JUEVES SANTO y terminaban el SÁBADO DE GLORIA. Parece ser que,  en realidad,, la CUARESMA acababa el día de JUEVES SANTO al iniciarse el TRIDUO PASCUAL citado.


La LITURGIA del JUEVES SANTO se  centra en la institución de la EUCARISTÍA, en la ÚLTIMA CENA, lavatorio de los pies a vecinos y apostólicos de la Virgen del Camino de León, quizás alguna vez me los lavaron a mí y te ponían una túnica blanca.


Por las mañana el obispo celebraba una MISA CRISMAL  en la Catedral de León. Se consagraba el Santo Crisma, bendiciendo los santos óleos que  se utilizaban para impartir los SANTOS SACRAMENTOS, durante todo el año. Los sacerdotes renovaban las promesas de su consagración. No sé por qué me acuerdo de este detalle, quizás se celebrara este acto también en el SANTUARIO. La liturgia era sobria pero luminosa, tocaban aún las campanas y sonaba aún el órgano del P. URIA acompañándola.
Después de las tres de la tarde y antes de las seis se celebraban los OFICIOS DE JUEVES SANTO, Lectura del Éxodo, Evangelio de San Mateo de JUAN SEBASTIÁN BACH, Cenantibus illi.... de VITORIA, Huerto de Getsemaní, Beso de Judas, Prendimiento, cuarenta monedas, negación de San Pedro, Día del Amor Fraterno: "Un mandamiento nuevo nos dio el Señor que nos amáramos todos como él nos amó...." ¡¡Con qué ganas y entusiasmo cantaba esta estrofa!! Se dejaba el Altar Mayor vacío y el sagrario con la puerta abierta, (no recuerdo si a los santos se les tapaba con cortinas moradas o paños, como en mi pueblo, quizás ya hubiera cambiado la LITURGIA, pues eran tiempos nuevos y de renovación, de acuerdo con el CONCILIO VATICANO II). Se quitaban los adornos y se trasladaba el Santísimo a un altar lateral, podía ser el de SAN PABLO o el de SAN FROILÁN, no recuerdo, que se adornaba con velas , bendecidas en la CANDELARIA y aportadas por los feligreses, con flores, manteles, candelabros, adornos.... La custodia, cáliz o copón se colocaba en dicho altar, llamado MONUMENTO  y cantábamos el hermoso poema de SANTO TOMÁS DE AQUINO en gregoriano, o perfectamente podría ser con música de VITORIA:
 
"Pange Lingua gloriosi
Corporis mysterium
Sanguinisque pretiosi:
Quem in mundi pretium,
Fructus ventri generosi,
Rex effudit gentium....
Tamtum ergo Sacramentum......"
 
El Sacerdote portando el Copón, con las SAGRADAS FORMAS, tapándolo con un paño, lo transportaba de un altar a otro y lo colocaba en el SAGRARIO DEL MONUMENTO y arrodillado incensaba el altar, produciendo numerosas volutas de humo que se enroscaban y desenroscaban, elevándose a lo alto, y además un rico olor a incienso  envolvía todo el SANTUARIO. Acabados los oficios la gente oraba y se hacían turnos de adoración durante toda la noche.


No recuerdo si se narraba la Pasión de San Mateo, por tres de nuestros PADRES, o si sólo se hacía en  VIERNES SANTO, con el EVANGELIO DE SAN JUAN, o sí se cantaba o no (que en algún momento se hacía), la PASIÓN DE SAN MATEO DE JUAN SEBASTIÁN BACH o la no menos hermosa de TOMÁS DE VITORIA. Sí recuerdo que se realizaban turnos de vela al SANTÍSIMO, ABAJO EL PUEBLO Y ARRIBA LOS APOSTÓLICO Y FRAILES, en silencio y meditando. Algunas veces nos tocaba a altas horas de la noche y volvíamos por el pasadizo, con mucho sueño hasta las camarillas.
 
Recuerdo, entre nieblas, aquellos rezos de las Horas, Maitines, Laudes, Sexta, Nona , que alguna de ellas se celebraba al anochecer y por eso se llamaba OFICIO DE TINIEBLAS y en gregoriano o ricamente armonizadas por VITORIA:
 
"Tenebrae factae sunt
dum crucifissent Jesus Judaei
et circa horam nonam exclamavit Jesus voces magna:
Deus meus ut quid me dereliquisti?
Et inclinato capite emisit espiritum
Exclaman Jesus voce magna ait:
Pater, in manus tuas commendo spiritum meum
 El inclinato capite emisit espiritum...."
 
No sé si era en estas lamentaciones, en estas lectios o salmos había un rito que a mí me emocionaba. Se apagaban todas las luces y se ponía un candelabro de madera triangular con una base, donde se colocaban quince velas,  y según se recitaban los versículos hasta catorce, se iban apagando, con una caña que al final llevaba un apagavelas, metálico negro en forma de caperuzón, una a una todas las velas y solo quedaba la del centro, la quince, que representaba la luz de Cristo, pronto a resucitar.
 
El día grande de SEMANA SANTA era el VIERNES SANTOS. El día pasaría triste, oscuro, presagiando la MUERTE DE JESUS. En este día no se celebraba la EUCARISTÍA y se adoraba la Cruz, hacia las tres de la tarde, y antes de las seis se celebra la Liturgia de la Pasión del Señor. Luces apagadas, sin adornos en el altar e inician la oración de la Colecta. para Los Santos Lugares, donde los Franciscanos son los Custodios de Tierra Santa. Se canta Crux fidelis y Vexilla regis prodeunt, fulgen crucis mysterium. Los sacerdotes adoran la cruz junto al pedestal y se postran y la besan y más tarde la darán a besar al pueblo. Lecturas de Isaías, San Pablo y se recita la Pasión de San Juan narrando los últimos momentos de Cristo, tres frailes, (PADRE PEDRO, PADRE HUARTE, PADRE CURA) la cantan y hacen de Narrador, Sanedrín y Voz  de Jesús, hasta el CONSUMATUM EST, ELI, ELI LAMMA SABACTANI. ELOY, ELOY. al principio la Cruz está tapada y se dice: "Mirad el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo. Se hacen peticiones por la Iglesia, el Papa, los clérigos fieles y gobernantes y hasta por los judíos. Se inicia  los IMPROPERIA o REPROCHES DE JESUS AL PUEBLO  que dicen:
 
Popule meus, qui fecit tibi?
Aut in quo contristavi te?
Responde mihi.
Qua eduxi de terra Aegypti
parasti Crucem Salvatori tuo.
 
El sacerdote clamaba desde el altar AGIOS O THEOS y la ESCOLANIA, con música de VITORIA, le contesta desde el coro: AGIOS O THEOS, SANCTUS DEUS , prosigue el SACERDOTE: AGIOS ISCHIROS y el coro repite: AGIOS ISCHYROS, SANCTUS FORTIS, vuelve el celebrante a decir: AGIOS ATHANATOS, ELEISON IMAS, REPITEN LOS CANTORES: AGIOS ATHANATOS, ELEISON IMAS, SANCTUS ET INMORTALIS, MISERERE NOBIS.


Desde el Monumento se traslada el SANTÍSIMO hasta el Altar Mayor mientras se canta el PANGE LINGUA GLORIOSI y se coloca un mantel en él y se reparte la comunión entre los feligreses. Se reza un Padrenuestro.
Desde la altura la VIRGEN DEL CAMINO nos contempla y nos recuerda desde su peana: "O  vos Omnes, qui transitis per viam, attendite, el videte. Si es dolor similis sicut dolor meus..."
 
La tarde del Viernes y la noche del Sábado se suceden tristes, pero ya a la mañana se va vislumbrando una salida, a toda esta angustia y desasosiego con la presunta venida de una gran alegría y ya en la Vigilia Pascual  se va haciendo realidad y se celebra la liturgia de la luz y portando el cirio bendecido y señalado con el año e incisa una cruz, el sacerdote lo eleva y lo presenta a los fieles con viva voz:  LUMEN CHRISTI, DEO GRATIAS, un segundo grito elevando más la voz LUMEN CHRISTI. DEO GRATIAS y un tercero en toda su potencia: LUMEN CHRISTI , DEO GRATIAS.. REGINA COELI LAETARE ALELUYA, QUIA QUEM MERUISTI PORTARE  ALLELUIA, RESURREXIT SICUT DIXIT ALLELUIA y como final, colofón y apoteosis el PADRE URIA ataca el gano decisión y  y firmeza el ALLELUIA DE HAENDEL, la Escolanía se entusiasma y se sube de tono, según algunos, y el Padre Torrellas dirige entusiasmado toda aquella explosión de alegría y júbilo incontenido. Los corazones se abren y todo el peso de la semana en nuestro pecho desaparece y todos resucitamos en Cristo.


Un año, como premio y regalo final mi madre, junto con otros familiares de los de VILLAVA, estaban esperando en la puerta del Santuario, ensimismada con la interpretación del Aleluya y entusiasmada por la LITURGIA Y LA MUSICA, que había vivido en la celebración de la Vigilia Pascual, ya que estaba hospedada, junto a mis tíos en una pensión que estaba frente a la nueva CAPILLA O IGLESIA del HUMILLADEL.  Llevaba el cuello de piel del abrigo subido, tapándose la boca, pues hacía un frío primaveral, que mataba hasta las polillas, como decían en BURLADA.
En la MISA MAYOR DE PASCUA, cantamos el canto gregoriano que tanto habíamos preparado las semanas anteriores, VICTIMAE PASCHALI LAUDES:
  
Víctimae Paschalis Laudes inmolent Christiani.
Agnus redemit oves Christus inmolens Patri
reconciliavit pecatores.
Mors et vita duelo confixere mirando...
Scimus Christus surrexisse a mortus vere:
Tu nobis, victor Rex miserere.
Amen, Alleluia.
 
La vida volvió a la normalidad, la música moderna volvió a sonar por los altavoces, pudimos cantar a voz en grito, tocar el piano y hasta bailar el Can-Can de Offenbach, aquel de: "Somos, somos las vedettes de los cabarettes de esta gran ciudad, ciudad, ciudad...".levantando la pierna y hasta cantar el "Cheri te quiero, Cheri yo te adoro como la salsa del pomodoro. Ves Mustafá, ves Mustafa las chicas guapas que hay por allá....


El Domingo nos echarán una película que bien puede ser: LA TÚNICA SAGRADA, con Víctor Mature, BEN HUR, LOS 10 MANDAMIENTOS, QUO VADIS O FABIOLA, o alguna que haga referencia a la Vida de Cristo y su Pasión.


Como en todas al morir Cristo se rasgarán los cielos y se llenarán de rayos, truenos y relámpagos.


El día Primero de Pascua iremos de salida al campo. para todo el día, puede ser a Armunia, Quintana de Raneros, Fresno o Santovenia de la Valdoncina y para comer nos darán un bollo "preñau" u hornazo o panico relleno.
 
Después de tan largo LINGOTAZO-ESCRACHE estaréis secos y sedientos. Así que yo brindo con un abundante LINGOTAZO de GASEOSA ARMISÉN y una larga TXORROTADA de AGÜICA DE REGALIZ EN BOTELLICA y como siempre declaro BARRA LIBRE, IREKITA, FREE, para que podáis brindar con lo que queráis: champagne, cava, pelotazos varios y acompañados  de unas buenas torrijas, empapadas en vino y espolvoreadas con azúcar y canela. Y viva la alegría y el despendole en estos días de PASCUA FLORIDA o PASCUA DE RESURRECCIÓN.


Espero perdonéis tanta pelmada. Un fuerte abrazo y os mando todo el cariño de que soy capaz.

Un saludo. Javier
 
 
 
    
 
 
 
  

Miércoles, 24 de Abril de 2013 08:54. antiguosalumnosdominicos #. COLECCIÓN EL TOMILLAR

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAndrés Martínez Trapiello

Querido Javier: He pasado un rato muy agradable leyendo tus recuerdos de aquí, de La Paramera, y de ahí. Tienes un "disco duro" envidiable. Y, como en Facebook, pondría ME GUSTA.

Fecha: 24/04/2013 12:59.


gravatar.comJosé Luis Alcalde Revilla

Ha sido un 1er placer, Javier...y repetiré para disfrutar un 2º placer...y ss...No tengo palabras...sólo sentimientos...con un besito en cada uno de ellos, de joseito, el besuconcete

Fecha: 24/04/2013 15:12.


gravatar.comJOSÁ MANUEL GARCÍA VALDÉS

Después de reconocer por enésima vez tu buen escribir he de decirte que no me creo que recuerdes tantas cosas, pa mi que lo copiaste de la Wiquipedia o del Espasa;no puede ser que tú tanto y yo ná. Mejor pa tí. Ya verás cómo te contestan uno o ninguno.
Lingotazos, digo, abrazos.

Fecha: 24/04/2013 16:12.


gravatar.comsantiago rodriguez

Que borrachera de recuerdos,Javier, con estos lingotazos; de Villava tal vez recuerdes también, que los oficios de Jueves Santo se hacían en la capilla nuestra y después el monumento al Santisimo se trasladaba a la capilla de Besta Jira, para que estuviera mas cercana al publico exterior; no se si en tus años se llevaría a cabo, pero seguro que en las visitas a tu hermano viviste alguna vez el encuentro del domingo de Pascua se celebraba en la gruta que había en el bosque.
En la Virgen, el año que yo estuve, fue una celebración muy atípica, pues no estaba finalizado el santuario y el Santísimo se instaló en la capilla de la escuela mayor, siendo aquel día el pasillo de las clases lugar de paso para las personas que quisieran hacer una visita al monumento..
PARA LALO: no me ha llegado ningún correo tuyo,ahí va mi dirección: srodri1946@hotmail.com

Fecha: 25/04/2013 13:00.


gravatar.comlalo

Santiago, ahora mismo te acabo de enviar el correo de nuevo.
Salud

Fecha: 25/04/2013 18:39.


gravatar.comJavier del Vigo

Dice Pitu, Javier, que eres la mismísima Wikipedia, por los recuerdos que escribes. Y mira que le jode, como a mi, que tu recuerdes y lo cuentes y que nosotros"in albis" que se decía. Osea, con la mente en negro.

Detalle tan nimio como ese de que los días de Semana Santa las imágenes de Santos, Virgen, Cristo... se cubrían con un lienzo violeta ha sido para mi toda una rememoración.

Y toda esa literatura relativa a los oficios, en griego, latín, castellano viejo o español actual...

Si Santiago es el Catálogo vivo de los conventos, casas y frailes de los Predicadores de España, habremos de nombrarte a ti Relator de las vivencias, aventuras y desventuras de aquellos mozalbetes que triscamos hace tiempo por los colegios de Villava y la Virgen del Camino.

Que el cielo y tus recuerdos sigan ofreciéndonos lingotazos, porque cuanto más avanzamos hacia el futuro más necesitados estamos de Santiago y Javier, que iluminan los rincones oscuros de nuestra memoria.

Saludos, chavalería! Que la primavera os dé setas del campo y calor de naturaleza rediviva.

Fecha: 26/04/2013 10:45.


gravatar.comJavier Cirauqui

ANDRÉS TRAPIELLO:
Me encanta que hayas difrutado con mi Lingotazo y que me pongas un me gusta como en Facebook.

JOSE LUIS ALCALDE:
Es ilusionante, que digas que ha sido un placer leerme y releerme, la verdad que a mí me gusta remover los sentimientos y los recuerdos, además recibir besos es una gozada.

JOSE MANUEL GARCIA VALDÉS:
A mí también me gustaría que me contestara más gente, pero por lo menos tengo la certeza de que la gente me lee, por lo que descubro entre líneas, que no es poco. De todas formas seguiré dandoos la pelmada, si me lo permitís. De mis recuerdos tengo imágenes concretas y vivas y Wilkipedia me ayuda a darle su punto divulgativo. He de confesar que en el homenaje que me hicieron mis compañeros de trabajo, por mi jubilación, me regalaron un hermosísimo diario para escribir mis memorias, una pluma estilográfica y una camiseta, con mi fotografía y un slogan que decía lo siguiente: Pregúntaselo a la Javipedia.

SANTIAGO RODRIGUEZ:

A veces, muchas cosas que se me olvidan poner en mis escritos me las haces recordar muy certeramente. Bien recuerdo de aquellos encuentros que se hacían desde la hasta la gruta en el bosque de Villava. Eran el Domingo de Gloría, al amanecer, desde la Capilla y bordeando el campo de fútbol hasta la gruta de la Virgen. Más vale un borrachera de recuerdos y sentimientos que ser abstemio, toda la vida, de ellos.

JAVIER DEL VIGO:

Mis compañeros me han cambiado de nombre y ya no soy la mísmisima Wilkipedia, como dice el "Pitu" sino la mismísima Javipedia.
Me alegra recordarte todos esos recuerdos y vivencias y gracias por el nombramiento de Relator de las aventuras y desventuras de aquellos mozalbetes que vivimos en Villava y en la Virgen del Camino de León. Procuraré estar a la altura de este nombramiento y desde luego estoy de acuerdo contigo en nombrar a Santiago cronista laureado de la Vida Dominicana.

Un fuerte abrazo para vosotros cuatro y para todos que me habeis leído y hasta los que no me habeis leido. Con mucho cariño. Javier.

Fecha: 27/04/2013 16:29.


gravatar.comJavier Cirauqui

ANDRÉS TRAPIELLO:
Me encanta que hayas difrutado con mi Lingotazo y que me pongas un me gusta como en Facebook.

JOSE LUIS ALCALDE:
Es ilusionante, que digas que ha sido un placer leerme y releerme, la verdad que a mí me gusta remover los sentimientos y los recuerdos, además recibir besos es una gozada.

JOSE MANUEL GARCIA VALDÉS:
A mí también me gustaría que me contestara más gente, pero por lo menos tengo la certeza de que la gente me lee, por lo que descubro entre líneas, que no es poco. De todas formas seguiré dandoos la pelmada, si me lo permitís. De mis recuerdos tengo imágenes concretas y vivas y Wilkipedia me ayuda a darle su punto divulgativo. He de confesar que en el homenaje que me hicieron mis compañeros de trabajo, por mi jubilación, me regalaron un hermosísimo diario para escribir mis memorias, una pluma estilográfica y una camiseta, con mi fotografía y un slogan que decía lo siguiente: Pregúntaselo a la Javipedia.

SANTIAGO RODRIGUEZ:

A veces, muchas cosas que se me olvidan poner en mis escritos me las haces recordar muy certeramente. Bien recuerdo de aquellos encuentros que se hacían desde la hasta la gruta en el bosque de Villava. Eran el Domingo de Gloría, al amanecer, desde la Capilla y bordeando el campo de fútbol hasta la gruta de la Virgen. Más vale un borrachera de recuerdos y sentimientos que ser abstemio, toda la vida, de ellos.

JAVIER DEL VIGO:

Mis compañeros me han cambiado de nombre y ya no soy la mísmisima Wilkipedia, como dice el "Pitu" sino la mismísima Javipedia.
Me alegra recordarte todos esos recuerdos y vivencias y gracias por el nombramiento de Relator de las aventuras y desventuras de aquellos mozalbetes que vivimos en Villava y en la Virgen del Camino de León. Procuraré estar a la altura de este nombramiento y desde luego estoy de acuerdo contigo en nombrar a Santiago cronista laureado de la Vida Dominicana.

Un fuerte abrazo para vosotros cinco y para todos que me habeis leído y hasta los que no me habeis leido. Con mucho cariño. Javier.

Fecha: 27/04/2013 16:31.


gravatar.comJavier Cirauqui

La entrada se me ha repetido, dos veces, parece que lo he hecho a propósito, para así aumentar el número de entradas. Javier.

Fecha: 27/04/2013 16:36.


gravatar.comAntonio Argüeso

Javier, pues como al Pitu y al Javier, también me fastidia (el francés me ha afinado, Javivi, aunque la verdad es que me jode, pero no me atrevo a decirlo). Apruebo tu nombramiento de relator de aquellos tiempos y esperamos otros lingotazos para deleitar la bloguería. Javipedia te sienta muy bien

Tu rememoración del Arcipreste ha traído a mis papilas el regusto del mejor lechazo de la región: se prepara(ba) en Sotosalbos, junto a la extraordinaria iglesia de San Miguel, en la que ofició Don Juan. De lo que sigue, poco recuerdo; tu narración sí ha abierto algún ventanuco en mi memoria. A ver si entra algo de luz.

Fecha: 28/04/2013 07:49.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris