Facebook Twitter Google +1     Admin

aquella piscina

20130509135146-camarilla3.jpg

Sería por estas fechas cuando se ponía en orden aquella piscina que nos asombraba de niños y aún de mayores.

El agua fría o friísima, daba lo mismo.

También aquella piscina desapareció sepultada por los años, el desuso, el olvido y los albañiles.

Miércoles, 15 de Mayo de 2013 11:55. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comfernando muñoz box

Aunque sí parece ser verdad, por lo que dicen, que el Pisuerga pasa por Valladolid, tengo que reconocer que nunca me he bañado en sus turbulentas corrientes.
Sin embargo sí me bañé en aquellos entonces en las aguas de esa piscina que aparece en fotos.
Y me surge, con estas cosas, siempre el mismo comentario. La piscina de entonces sigue en el recuerdo, la piscina de hoy cayó en el olvido.
Aunque josemari quiera evocarnos cosas, y lo consiga, y quiera también que nos lamentemos de la incuria presente, le diré que los que rompen el presente no conseguirán nunca cambiar ni borrar nuestro pasado, aunque lo intenten. La piscina del Colegio está viva porque nosotros la usamos en su momento. Si hoy ha muerto, peor para los que la han dejado morir...

Fecha: 15/05/2013 17:25.


gravatar.comLuis Heredia

Si os ponéis en el extremo Norte de la piscina, mirando hacia La Puri, cerrad los ojos, borrad a La Puri y sustituid la fachada de entrada a las Capillas por unos arcos mozárabes. Abrid los ojos y os encontraréis entonces en el Patio de los Arrayanes de La Alhambra. Claro, antes tenéis que llenar la piscina de agua. Lo podéis hacer con los ojos cerrados también. Eso, para los que habéis visitado La Alhambra alguna vez -visita más que recomendada, obligada. Los que no la habéis visitado, no hace falta que cerréis los ojos. Mirad lo que queda de la piscina, La Puri y el frontal de entrada a las Capillas, y con un poco de imaginación al poder estaréis en el aparcamiento de La Alhambra.

Si Quique ideas tiene otra mejor que yo, podemos organizar unas excursiones a La Alhambra de La Virgen del Camino y os lo explico como si fuera el cicerón de Cicero cuando nos explicó todo lo habido y por haber sobre el Santuario, por dentro y por fuera.
Yo tampoco voy a cobrar nada por explicaros por dentro y por fuera cómo os podéis imaginar el Patio de Los Arrayanes, salvo que os imaginéis el parking de La Alhambra sobre la piscina y alrededores y entonces si os tendría que cobrar como en La Alhambra. 1€/hora. Os recomiendo que os imaginéis el patio en vez del parking porque yo soy muy lento en explicar las cosas y hay que madrugar mucho, que es lo peor.

Fecha: 15/05/2013 17:34.


gravatar.comLuis Heredia

Fernando, qué razón tienes. En lo del Pisuerga y en lo de la piscina porque las aguas no eran turbulentas sino turbias como las del Pisuerga mientras no interviniese la mano de Javier Muñiz arreglando La Puri y echando el cloro granulado o en polvo a "manaes". Con mi ayuda muchas veces. Lecciones que yo aprendí de él para hacer lo mismo en la piscina-bañera de mi casa después de muchos años. Yo, el motor ni tocarlo; no me fuera a pasar lo mismo que cuando el cortocircuito en el teatro. En fin, todo se aprende a base de fallos. De ahí que me hubiera pasado con el cloro en la piscina-bañera de mi casa porque se me pasó el verano hasta que se deshizo todo el cloro granulado. Volviendo a la imaginación anterior de La Alhambra, me había imaginado estar echando el cloro en la piscina del Colegio con El Ministro. Pero bueno, también nos confundimos a veces con las dosis de los medicamentos y de los Prieto Picudo.

¿Os acordáis del poso que quedaba en el fondo de la piscina después de clorarla que no nos podíamos bañar hasta que no se disolviera completamente pues no había skimers ni aspiradora?
¿ Os acordáis de los zancudos cuando ya el agua estaba pidiendo cloro?

Fecha: 15/05/2013 17:55.


gravatar.comJavier Cirauqui

Uno de los recuerdos más vivos de mi estancia en la Virgen del Camino de León es la piscina, y como dice Fernando, la piscina del Colegio está viva porque nosotros la usamos en su momento.
Ahi van unas coplas pitxorradicas, que se me han ocurrido al momento. Como siempre me he alargado mogollón:

¡¡La piscina, qué divina,
la piscina del Colegio,
de la Virgen del Camino.
Paramera de León.!!

Chapuzones y aguadillas,
canícula de Castilla,
vestuario, camarilla
y portando el albornoz,
sandalias o zapatillas,
bajamos las escaleras
con entusiasmo y clamor,
hasta aquel patio interior,
entre pasillos de clases,
Escuela Mayor, Menor,
un talismán escondido
refleja su resplandor:

¡¡La piscina, qué divina.
la piscina del Colegio
de la Virgen del Camino,
Paramera de León!!

Gritos de regocijo,
al zambullirnos en ella,
agarrados de la mano
o a veces en solitario,
gritan los colegiales:
"Bomba va", con gran descaro.
Subidas por la escalera
hasta el alto trmpolín,
salto desde la altura
con gracioso volatín.
Riesgo a romperte la crisma,
sobre todo si te tiras,
como algunos compañeros,
sin agua sobre el cemento,
de cabeza y con esmero,
y sin líquido elemento.
Caer de tripas o espaldas,
no era nada baladí,
pues el cuerpo se teñía,
vivo color carmesí,
puesto digan lo que digan,
estos momentos vividos,
valían un potosí.
Pero con frío o calor,
yo siempre recordaré:

¡¡La piscina, qué divina,
la piscina del Colegio
de la Virgen del Camino,
Paramera de León!!

En ella se dirimieron
grandes campeonatos,
en aquestres olimpiadas,
de crowl, braza, mariposa
y el hermoso estilo perro,
estilos libres y saltos.
Yo sólo me defendía,
y aquel Juan Ramón Arrúe
se llevaba el estrellato.
Algunos bien que flotaban,
y otros a las paredes,
con mucha fuerza agarraban,
pues hundirse era su sino,
por mucho que se empeñaran,
no encontraban su destino,
sobre el agua bien clorada.
Sobre las aguas aquellas,
se deslizaban ondinos,
y una Escuela de Sirenos,
películ de Esther Williams,
que alguna vez nos echaban.
Otra clase de animales:
delfines y tiburones,
marsopas focas, sirenas,
pingüinos y ballenatos,
tortugas y marsupiales,
estas aguas las poblaban.

¡¡La piscina, qué divina,
la piscina del Colegio,
de la Virgen del Camino,
Paramera de León.!!

Palanca del trampolín,
con dos diferentes saltos,
sobre la depuradora,
y subida la escalera,
allá arriba, en lo más alto.
Raspaduras en las piernas,
en el torso y en los brazos,
por subir de la piscina,
a pulso y sin escaleras.
Siempre con la piel arrugada,
de tanto mojarse el cuerpo,
con la carne de gallina
y con los dientes temblando.
Intentos de remojar
a ciertos frailes con hábito.
Al final de temporada
hacía un frío de pasmo,
pero algunos aguerridos
a la piscina bajábamos.

¡¡La piscina, qué divina,
la piscina del Colegio
de la Virgen del Camino,
Paramera de León!!

Como final quiero haceros
una recomendación:
No te tires, no te tires,
sino quieres bien ganarte
un jodido coscorrón,
donde estuvo, donde estuvo:

¡¡La piscina, qué divina,
la piscina del Colegio,
de la Virgen del Camino,
Paramera de León!!

Con mucho cariño. Javier.


Fecha: 15/05/2013 18:30.


gravatar.comLuis Heredia

Hombre, la verdad es que la piscina sigue viva para nosotros, como dice Fernando y Javier aunque hoy día, muerta, lo que se dice muerta, no sé si estará. Lo que si está es bien enterrada, que no sé si será lo mismo que muerta.

Fecha: 15/05/2013 18:59.


gravatar.comlalo

Glorioso, Javier.
Ahora a ver si convences a Jesús Herrero para que te haga unas viñetas y montas un pliego de cordel para ir por las ferias cantando tu composición (salmodiando, más bien) acompañado por algún voluntario a la zanfona o, en su defecto, al rabel.
Toma nota, que en la próxima reunión de las multitudinarias podría ser un éxito.

Fecha: 15/05/2013 21:46.


gravatar.comSan José

Aprobechando el Pisuerga, yo querría preguntaros.Os acordais del estilo que teniamos que era nadar de espaldas pero al reves?. Esto es con los pies como proa (o por delante, que alguno le puede encontrar otro significado). Alguno lo ha visto en otro lugar?

Fecha: 16/05/2013 01:22.


gravatar.comLuis Heredia

Pachi, me acuerdo perfectamente. Digamos que era nadar con los pies por delante.
Espectacular estilo. Lo malo era dar la vuelta al llegar al extremo.

Creamos ese estilo lo mismo que el Fitsbury, o como se llame, creo el salto de altura de espalda.

Si a alguno de nosotros se nos hubiera ocurrido en alguna de nuestras Olimpiadas haber saltado de espalda, nos hubieran tachado de chalaos.

Fecha: 16/05/2013 10:05.


gravatar.comJOSÁ MANUEL GARCÍA VALDÉS

Yo no sé si murió o no pero sí sé que yo pasé ganas de asesinarla o, mejor, asesinar a los vigilantes de la piscina y no nombro a nadie. Fue muy fuerte pasar del abrevadero a la piscinona, me parecía infinita; no me cagué por verguenza; y todo ello a pesar de ser de donde soy; allí las piscinas son tan grandes como la NADA. Cuando desde el extremo contrario miraba a la PURI no veía los Arrayanes veía la vía del tren que cruzaba el pueblo, veía la vía del tren como medio de escape del colegio; no se me arregló. Me parece mal que la "haigan" asesinado aunque yo pasara ganas. Cómo envidiaba a los Palomo cuando se sumergían en un eun extremo y aparecían en el otro. Yo no NADA-ba. En Casorvida seguimos sin piscina y ¿Pa qué? Nos damos baños de verde predera.
Abrazos

Fecha: 16/05/2013 10:44.


gravatar.comAntonio Argüeso

Luis, la Alhambra hay que ganársela y subir a pié, ¡nada de coche! Y a poder ser tras haberla contemplado desde el Paseo de los Tristes (del Padre Manjón durante los furrenta), para gozar del contraste de lo que representa desde fuera y es desde dentro (y a Roma hay que ir; ¡imperdonable que no lo hayas hecho!).

La piscina también nos la ganábamos, pues siempre, pero siempre estaba helada, aunque Javier no lo miente en su poema ni el Pitu, diga nada sobre este aspecto. Claro él andaba tan pendiente de que algún torvo vigilante no le pisara los dedos que le mantenían a flote que el frío le era secundario.

Recuerdos que me quedan de la piscina: Arrúe nadando, como lo especifica Javier y al Pitu temblando, cuando aquello yo pensaba que era de frío, ahora voy viendo que andaba equivocado.

Fecha: 18/05/2013 12:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris