Facebook Twitter Google +1     Admin

DISCURSO DE LALO F. MAYO, EL AUSENTE

20130922153019-lalo.jpg

Y estas son las palabras del gran Lalo. F. Mayo, editor de POECANCIONES DE AMOR, que debía de habernos dirigido en persona de no haber sido por una maldita indigestión alimentaria (lo cierto es que le atacó un berberecho venenoso) que le impidió presentar su espléndida figura junto a su Rosa en la Virgen del Camino.

Y yo tuve el honor de leerlas.

 


 

 

Presentación de Poecanciones: Discurso de Lalo F. Mayo, el ausente
Doy por sabido todo lo que rodeó la reciente presentación del último libro de Mariano Estrada, "Poecanciones de amor" en la tarde-noche el sábado 14 de septiembre en La Virgen del Camino (León). Solo debo añadir que yo debiera haber estado allí, pero un mal berberecho se cruzó ante mis deseos/obligaciones y me impidió estar presente en un acto en el que llevaba varias semanas trabajando.
Algo del último libro de Mariano (en realidad, de los últimos libros) es también mío. Con su permiso, el del autor, he cogido sus poemas y les he dado forma física en cuatro libros, de ellos tres ya impresos y el cuarto pendiente de enviar a la imprenta en cuanto llegue la orden.
Para quienes no me conozcan he de decir que mi último trabajo ha sido, durante 35 años, el de editar textos de otros cada día en un periódico; entre otras labores editoriales, porque en un periódico hay mucho para hacer. Así que movido por la inercia laboral y pese a que ahora disfruto de esa que dicen dulce laxitud de la prejubilación, no me puedo estar quieto y casi obligué a Mariano a que me dejara jugar con sus poemas. 
A Mariano le encantó mi juego y aquí me tienen, en los créditos de cuatro de sus libros (mancheta, decimos en los periódicos) tras unas larguísimas jornadas de disfrute por amor al noble, viejo (y ahora en crisis) arte de la tipografía y el diseño gráfico.
Con todo lo dicho anteriormente a nadie se le ocultará mi decepción cuando el sábado por la mañana debía ponerme en marcha para bajar a León (desde Galicia se baja) pero mi estado físico, intensa y por fortuna temporalmente deteriorado, me lo impidió.
Yo había meditado ya mi intervención en la presentación de las "Poecanciones de amor" y la pensaba escribir entre el jueves y el viernes. El jueves preparé el primer folio y la continuación estaba prevista para el viernes, pero ya no pudo ser. Así que el texto pasó esta jornada inconcluso y fue el mismo sábado por la mañana, para que pudiera estar presente a las siete y media de la tarde en La Virgen, cuando le tuve que dar el final apresurado que se adivina tras la frase: "Y eso de editar es lo que he seguido haciendo en los últimos 36 años."
                              
Tras enviar el texto por el inmediato correo electrónico, los dos folios estaban sobre la mesa presidencial y al lado de la etiqueta con mi nombre a la hora prevista. Solo faltaba el lector previsto. Pero, también por sorpresa, apareció Josemari Cortés, nuestro querido furriel, ese ser querido que da sentido a ese blog a punto de marcar los dos millones de entradas que confirma cada día lo que dijo otro poeta, Rilke: "La patria del hombre es la infancia". Su voz dio cuerpo al texto y así, finalmente, algo de mi sí pudo acudir a ese acto que, Mariano lo sabe, era mucho más que la presentación de un libro ante casi un centenar de "patriotas".
Por eso lo mucho que yo podría decir sobre la edición de textos de otros deberá quedar para otra ocasión. Por suerte, Mariano Estrada tiene muchos más libros pendientes y yo ganas de editárselos.
Esto fue lo que les quise decir:

No vengo hoy aquí a hablar de mi libro

Ni siquiera del de Mariano. 

De los de Mariano, que ya veis que son dos y aún queda otro, de momento oculto en el disco duro de mi ordenador pero ya en línea de salida. Y en el disco duro de Mariano aún quedan muchos más.

Pues eso. Que no hablaré de mi/nuestro libro, sino de todos los libros.

Como sabéis, escribir es muy fácil. 

Especialmente para nosotros, que tuvimos la educación que tuvimos, hace hoy medio siglo y más, precisamente en este mismo sitio. Aunque creo recordar que entonces las sillas no estaban forradas.

Más que Orden de Predicadores, debería haber sido Orden de escribidores, calificativo este que se lo apropiaron después los jesuitas. A la callada, claro.

Aunque viendo el poder que ahora tienen los que solo hablan, por encima de los que escriben, habrá que admitir que Domingo de Guzmán ya pensaba en cómo serían las cosas por el siglo XXI.


Decía yo que escribir es fácil.

Y escribir poesía, más fácil aún. 

Sí. Porque escribir un reportaje para un periódico, pongo por caso, es más comprometido. 

Su autor se la juega en cada frase ante a el lector crítico, que por fortuna para los malos reporteros no abundan, por cierto.

Pero el poeta no. El poeta lo tiene más fácil porque solo necesita sentir emociones y emocionar al expresarlas. Pero nadie le pide cuentas de sus afirmaciones.

Lo leen o no. Lo compran o no. 

Más bien no, hay que reconocerlo. Aunque eso ya no es culpa del poeta ni, mucho menos, de nuestro Mariano, que cada poco tiempo lleva alguno de sus libros a las librerías. Y a veces dos al tiempo.

Sigo manteniendo que escribir es fácil. Ah¡, pero hacerlo bien ya no lo es. 

Y esa es la cuestión. El “quid”, que diría el Pa Tascón. 

En el caso que hoy nos reúne, la mencionada cuestión, el quid tasconiano, está fuera de toda duda, aunque lejos de mí la intención de disfrazarme de crítico, algo a lo que nunca me atreví.


Pero iba yo a otra cosa. 

Pongamos que se escribe fácil y, además, que se escribe bien. Ahora solo falta que, para que te puedan leer, alguien te edite lo escrito.

Y ahí es donde está lo difícil. 

Mucho podría hablar yo de la edición de los textos de otros, que lo empecé a hacer en el año 1966, cuando el Pa Naranjo, a la sazón subdirector de la Escuela Menor con el Pa Huarte, me encargó la dirección de aquel periódico mural aperiódico que se llamó Pantalla. 

Y eso de editar es lo que he seguido haciendo en los últimos 36 años.

Así que quede bien claro que sobre la edición de los textos de otros, como los que hoy Mariano nos ha traído, podría yo estar hablando rato largo.

Pero por no alargar este acto lo voy a dejar para cuando presentemos el tercer libro de la Colección El Tomillar, que se llamará El álbum de las fotos.  Y que será, lo habéis adivinado, un álbum de fotos. De las nuestras, un millar de imágenes de los años sesenta, cuando nuestra vida todavía era  en blanco y negro, como ese hábito tan próximo al que tan bien cantó el Pa Guervós.

Salud a todos.

Lalo F. Mayo

 

Un servidor leyendo los folios de Lalo.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comjoaquin lopez-malla ros

como dice la canción en la distancia no te he olvidado sino que comentamos todos que faltaba algi y va y resulta que era un tal LALO editor y mecenas de las letras y poesias dominicanas. Espero que ya se haya cerrado el grifo y obres en condiciones de dureza y frecuencia racionales. Fue todo super emotivo y con una organizacion inmejorable. Un abrazo Ximo-Rosa

Fecha: 22/09/2013 17:31.


gravatar.comlalo

Gracias, querido Chimo. Te diré, y por extensión a todos, que fue un mal pasajero al que su fugaz brevedad no impidió destrozar mis expectativas de disfrutar de un gran fin de semana en vuestra compañía.
Otra vez obraré en consecuencia.
Salud

Fecha: 22/09/2013 18:09.


gravatar.comjose ignacio

Mi querido Lalo,

Muy bonita la introducción y muy concisa y precisa, como todo lo tuyo.

Sentí no veros a Rosa y a ti en la presentación del libro. Ya me explicó Mariano el motivo y fue una pena.

Te remití correo hace unos días.

Un abrazo,

Fecha: 22/09/2013 23:43.


gravatar.comLuis Heredia

Lalo, El Furri leyó muy bien tu presentación. Pero no fué lo mismo que si lo hubieras leído tú. No porque no estuviera él a tu altura, algo evidente por lo demás comparando estaturas, sino porque El Furri se trabó en algunos momentos cruciales de tu/su discurso pensando en que estaba suplantando tu personalidad. De verdad, vuestra ausencia se notó. El Prota, Marianín para nosotros y Maritos para la familia,para Muelas de los Caballeros y animales y bichos que con él convivieron antaño y siguen haciéndolo cada vez que el tiempo se lo permite, como ahora que se encontró con muchos de nuevo en La Paramera, más creciditos y hasta con descendencia, se cagó como vosotros pero en los berberchos que impidieron vuestra presencia. Hubo ausencias notables. La vuestra fue de Matrícula de Honor y por eso el argüeso que hiciste está suficientemente justificado. Menos mal que se anuncia un nuevo libro, bien sea lleno de letras o de fotos. El lugar para su presentación está por decidir pero eso es lo de menos. Lo importante es que para entonces sopeses con 7 días de antelación el plan de alimentación. Me puedes llamar para probar antes los berberechos, los centollos,los bogavantes o les andariques. Total, yo no voy a leer ni dar discurso alguno el día de la presentación.

Fecha: 24/09/2013 18:53.


gravatar.comMariano Estrada

Nunca digas de Steagua no beberé, Luisito, porque a lo mejor en la próxima te toca. ¿Quién? La señora lectura, la señora presentación, el señor discurso…O el señorito mantenedor, que es el mismo diablo, por más que el diablo sea devil y tenga faltas de ortografía. Para el libro de las fotos, que está pendiente de que el Consejo Asesor se reúna en Ponferrada (que le lo explique Julio Correas), Lalo va a necesitar colaboradores de altura, y algunos tenemos la talla de los percebes. Eso sí, no intoxicamos a traición, como los que se comió Lalo y pudo haber comido Mariano, que son dos jardineros con distinta Rosa. La suya fue la que mordió la potera. Vamos, la que se comió la mitad de los percebes que intoxicaron sus vientres inmaculados, por decirlo de una forma fina, ya que los percebes cuando intoxican lo que producen son auténticas cagaleras. ¡Ostras! Sí, las ostras también, pero me consta que fueron los percebes, porque Lalo y Rosa nos los presentaron a Rosa y a mí, la mía y yo, y nosotros solo comimos de los buenos, o sea, los que rezaron la oración de los querubines arrodillados junto a la almohada, aunque tal vez fuera almohade, antes de soñar con los angelitos. Los malos quedaron en la nevera y a la noche siguiente fornicaron y fueron mucho peores. Pero, ¿cómo pueden ser buenos unos percebes de fornica? No sé si me doy a entender. Para ser buenos no hay que hacer el amor, eso ya lo explicó Isidro Cicero. Y los percebes que hacen el amor se vuelven pecaminosos y malos y mandan a la gente al servicio. ¿Al servicio de Dios? No, a las letrinas de la mili, que es donde el cólera esperaba antiguamente a los defensores de la patria, hasta que Suárez le dijo al Rey: Señor, o suprimimos los percebes o los Soldados de Salamina morirán de la más ponzoñosa de las cagaleras. Y no creo que esa sea forma de morir. “¿Quién dice morir? ¡Oh, nunca! Vivir, gozar, trabajar… Y algunas veces reír, y algunas veces llorar”… De acuerdo, de acuerdo. ¿Y podremos comer algunos percebes en La Coruña? Por supuesto, Luisito, veo que intentas evitar tu nombramiento como presentador. Aunque, no sé, tal vez yo me haya hecho lío levuelto. Fin de la cita.

Fecha: 25/09/2013 00:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris