Facebook Twitter Google +1     Admin

BAJO PALIO

20140909195931-eulalio-y-franco.jpg

 

Esta fotografía sacada de la página de la Filmoteca me ayuda a recordaros la anécdota de Franco y el P.Arenas sobre los apóstoles de la fachada del Santuario.

Os recuerdo que esta anécdota la hemos recogido en EL ÁLBUM DE LAS FOTOS, página 262, bajo el título BAJO PALIO, que os reproduzco.


 

BAJO PALIO 

LALO F. MAYO 

Aquel día de 1962, el Jefe del Estado, Su Excelencia el Generalísimo Francisco Franco, el que más mandaba en España, entró bajo palio en el Santuario de la Virgen del Camino de la mano del padre Prior de la Comunidad de Frailes Dominicos, Eulalio Calzón Ruiz, el que más mandaba en el Colegio (fotos 716 y 717). El primero vestido con el uniforme militar blanco y el segundo con el no menos blanco hábito y protegido por su habitual capa negra, observan las imágenes de la fachada que pensó Coello y realizó Subirachs. De este día es la anécdota que relata Ana María Ferrín en su libro sobre Subirachs. El pArenas hacía de cicerone: «Excelencia, ¿desea usted que le explique la fachada», le preguntó. Francisco Franco levantó los ojos, vio el conjunto y le interrogó, a su vez: «A usted parece que le gusta mucho esto, ¿verdad?». «Sí, Excelencia, me gusta mucho». «Pues a mí no me gusta nada», respondió. 

Miércoles, 24 de Septiembre de 2014 00:16. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comsantiago rodriguez

recientemente comente esta situación con José Fernandez Arenas....lo recuerda con regocijo, y no por el personaje protagonista, sino mar la situación que surgió, ya que alli termino laexplicación de Arenas...

Fecha: 24/09/2014 12:16.


gravatar.comEmiliano Luengo Becerril

Aún recuerdo la impresión que nos causaron los guardias civiles que habia en la entrada y salida del túnel que une el colegio con el Santuario, a los que ibamos a cantar el Aleluya de Handel cuando pasamo junto a ellos pues estaban con las ametralladoras en las manos.

Fecha: 24/09/2014 19:25.


gravatar.comJavier Cirauqui

No me extraña nada la contestación de Franco al entonces P. Arsenio, pues no esta hecha la miel y la belleza para la boca y los ojos del cerdo. No me sorprende que José Arenas recuerde esta anécdota con regocijo, y sienta vergüenza ajena.
Yo recuerdo este día, mejor dicho aquella tarde, como ya dije en otra ocasión, gris, triste y con una enorme contradicción en mi mente y mi corazón. Nosotros no fuimos a cantar el Aleluya de Handel, como tú Emiliano, sino esperamos a la entrada del Santuario, para hacerle un recibimiento a Franco. Había niños con banderitas españolas, mujeres y hombres que aplaudían y por todos los alrededores guardia civiles rodeando el santuario con metralletas en ristre.
Algunos de nosotros salimos en el NODO filmado para la ocasión, aplaudiendo. Mi madre me dijo que me vió en el NODO y en vacaciones en el cine de Villava, pude verme en la pantalla. No me gusto nada encontrarme en semejante compañía.
No sé por qué, siempre recuerdo este día con desasosiego y tristeza de un color verde y gris, aunque Franco y los frailes vistieran de blanco.
Esta es la sensación que me produce el recuerdo de este día.
No creo que aún tuviera conciencia de todo lo que aquello suponía, pero en mi subsconciente lo barruntaba.
Saludos a todos. Javier.

Fecha: 25/09/2014 00:27.


gravatar.comJosé Mª Sierra Tascón

Seguro que Franco, al ver tanta estutua, pensó: "¡Cuánto desperdicio de material! ¡Cuántos cañones y fusiles se habrían podido hacer para matar rojos!" Claro que, en aquel tiempo, muchos pensarían lo mismo...
Eran otros tiempos.

Fecha: 25/09/2014 16:48.


gravatar.comEugenio González Núñez

Amigo Javier, hablando del "pardo", cuando alguien se anime, pueda y quiera publicarme la siguiente novela, "el maleficio del cornezuelo", verás en las páginas que ahora te copio, lo siguiente a propósito del tema del que se habla arriba.

1 (página 85)
Franco vino a León en 1964, para el Congreso Eucarístico Nacional. Aficionado como era a relicarios y reliquias, quiso beber de la copa de doña Urraca, el santo grial, que decimos ahora, en serio conato con los canónigos de la Catedral de Valencia, que aseguran que el auténtico lo tienen ellos, me contó recientemente mi madre sobre la dichosa trifulca. Entre sonrisas y parabienes, también los palomos de la Virgen del Camino lo habían introducido dos años antes bajo palio en el santuario ecuménico que acababan de inaugurar para cobijar a la afligida patrona de León, le cantaron un Tedeum, y como hombre de bien firmó en el libro de los personajes benefactores e ilustres que habitan más allá de la paramera, y se permitió el lujo de disentir, como hombre culto que era, sobre el arte sagrado del maestro Subirachs.
2
-¿Sabes quién le puso el primer veto a Franco para entrar en el cielo? – me preguntó el día del Corpus, don Pepito, a la sazón cura de Gavilanes, en el Órbigo.
-¡Ni idea! Le contesté de mal humor, después de tenernos paseando en procesión por el pueblo casi media mañana.
-Pues, ya ves tú, fue el mismo San Pedro, por desdeñar la figura y la belleza de los apóstoles de la Virgen del Camino – nos dijo a los postres, mientras saboreaba una copita de orujo berciano que yo le había traído.

-¡Ay que ver con el tal San Pedro! - le contesté, por decir algo.

Fecha: 26/09/2014 03:50.


gravatar.comEugenio González Núñez

Amigo Javier, hablando del "pardo", cuando alguien se anime, pueda y quiera publicarme la siguiente novela, "el maleficio del cornezuelo", verás en las páginas que ahora te copio, lo siguiente a propósito del tema del que se habla arriba.

1 (página 85)
Franco vino a León en 1964, para el Congreso Eucarístico Nacional. Aficionado como era a relicarios y reliquias, quiso beber de la copa de doña Urraca, el santo grial, que decimos ahora, en serio conato con los canónigos de la Catedral de Valencia, que aseguran que el auténtico lo tienen ellos, me contó recientemente mi madre sobre la dichosa trifulca. Entre sonrisas y parabienes, también los palomos de la Virgen del Camino lo habían introducido dos años antes bajo palio en el santuario ecuménico que acababan de inaugurar para cobijar a la afligida patrona de León, le cantaron un Tedeum, y como hombre de bien firmó en el libro de los personajes benefactores e ilustres que habitan más allá de la paramera, y se permitió el lujo de disentir, como hombre culto que era, sobre el arte sagrado del maestro Subirachs.
2
-¿Sabes quién le puso el primer veto a Franco para entrar en el cielo? – me preguntó el día del Corpus, don Pepito, a la sazón cura de Gavilanes, en el Órbigo.
-¡Ni idea! Le contesté de mal humor, después de tenernos paseando en procesión por el pueblo casi media mañana.
-Pues, ya ves tú, fue el mismo San Pedro, por desdeñar la figura y la belleza de los apóstoles de la Virgen del Camino – nos dijo a los postres, mientras saboreaba una copita de orujo berciano que yo le había traído.

-¡Ay que ver con el tal San Pedro! - le contesté malhumorado.

Saludos a todos.

Fecha: 26/09/2014 03:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris