Facebook Twitter Google +1     Admin

LA DESAPARICIÓN DE LOS PADRES DOMINICOS

20160513193633-captura-de-pantalla-2016-05-13-a-las-19.36.03.png

Para seguir hablando de blogs y de excolegiales de La Virgen del Camino os muestro uno que he encontrado por Internet adelante, que abre con un titular periodísticamente exagerado, expresivo y polémico si responde a la verdad, de lo que no habría que dudar porque quien lo firma esta bien informado y es serio en sus afirmaciones.

 

El titular reza:

"LA DESAPARICIÓN DE LOS PADRES DOMINICOS"

El autor es Jairo del Agua, seudónimo de Javier Bosque Martínez, compañero que llegó al Colegio en 1957 procedente de Corias para cursar cuarto curso (con él estaban Leandro Panera y Jesús Torbado).

Jairo del Agua (Javier Bosque) es un blogger prestigioso que escribe sobre religión desde posiciones vanguardistas, lo que le lleva a tener continuas disputas dialécticas que se alargan con interminables intervenciones de los lectores bajo sus comentarios.

Creo que también es el especialista colaborador en religión del diario El Mundo.

Os lo pongo aquí porque me choca la cuestión, de la que no había oído hablar aunque la información es de 2013. Y os hago "spoiler" del titular diciendo que lo de la "desaparición de los padres" es porque la Orden ha dicho que Padre solo hay uno y que los demás son "fray".

Aquí lo podréis leer en el propio blog de JAIRO DEL AGUA:

La desaparición de los Padres Dominicos (Un testimonio evangélico)

 

Santo Domingo 0

No, no es que los hayan martirizado a todos en masa. Tampoco es que se hayan extinguido por la actual decadencia de vocaciones religiosas. Queda un buen puñado de miles extendido por el mundo entero.

Estos hermanos de Domingo de Guzmán siguen predicando el Evangelio como mandó el Señor: "Id, pues, y haced discípulos míos en todos los pueblos" (Mt 28,19).

Se trata de eso que no sale en las noticiasSe trata del testimonio silencioso que alimenta la masa como la levadura y la hace crecer. Se trata de volver al Evangelio y podar las ramas secas, de limpiar la "tradición de barro" y sumergirse en las raíces.

Estos frailes predicadores, andariegos y universales, han releído el Evangelio: "Pero vosotros no os dejéis llamar maestro, porque uno es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. A nadie en la tierra llaméis padre, porque uno solo es vuestro Padre, el celestial. Ni os dejéis llamar preceptores, porque uno solo es vuestro preceptor: el Mesías. El más grande de vosotros que sea vuestro servidor" (Mt 23,8).

Y, ni cortos ni perezosos, han decidido que ya no existen "Padres" entre los Dominicos porque todos son "hermanos" entre ellos y con el resto del Pueblo de Dios. Ahora su denominación oficial es "fray", apócope de fraile, que deriva de la palabra latina "frater", es decir, hermano.

Lo encontraréis, en su forma abreviada "Fr.", en la firma de los que escriben, en los carteles anunciadores de sus predicaciones, en su correspondencia, etc. Ya no existe el P. Andrés, el P. Javier o el P. Genaro... Ahora son y se identifican como Fr. Andrés, Fr. Javier o Fr. Genaro... Puede que hasta se molesten si volvéis a la antigua denominación.

Tengo un amigo dominico que cuando, por descuido o broma, le llamo Padre se gira 360 grados y me pregunta: "¿Dónde, dónde está el padre?". Hay otro, más directo, que me responde: "Padre lo serás tú, rapaz, que tienes hijos. Yo soy solo un humilde fraile dominico, célibe por la gracia de Dios". (He de agradecerle que en mis años maduros me vea como un rapaz).
.

Dominicos predicador

¡Qué gusto da ver estos giros evangélicos! Porque la denominación tradicional y con mayúscula (la minúscula es para nosotros, los "pobres padres biológicos") no deja de ser una denominación prepotente y clasista.

Suelen decir -los que defienden la antievangélica denominación- que han renunciado al matrimonio para ser "padres de todos". Eso justifica el título, aunque no responda a la realidad, ni a las enseñanzas evangélicas. Pero la verdad es que esa pretendida "paternidad" se ha convertido en privilegio, desigualdad y sometimiento: el "Padre" siempre estará por encima de los hijos.

Me alegra muchísimo que esta Orden -que en el 2016 celebrará el octavo centenario de su aprobación- haya vuelto a leer el Evangelio, haya roto con las rutinas de la "tradición de barro" y, de común acuerdo, se hayan rebajado a ser solamente hermanos al servicio de sus hermanos:

"Sabéis que los jefes de las naciones las tiranizan y que los grandes las oprimen con su poderío. Entre vosotros no debe ser así, sino que si alguno de vosotros quiere ser grande, que sea vuestro servidor; y el que de vosotros quiera ser el primero, que sea el servidor de todos; de la misma manera que el hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida por la liberación de todos" (Mt 20,25).
.

Santo Domingo 4

Y para mayor honra y gloria de estos "hermanos Dominicos" (la honra y gloria de verdad, la del seguimiento del Maestro) he de añadir que observo también una vuelta al uso de su hábito fundacional, siquiera sea en sus ámbitos propios y en sus apariciones públicas: "El que a los suyos se parece honra merece".

Sigo insistiendo que una sociedad, no solo secularizada sino cada vez más paganizada, necesita signos religiosos. ¿Hay algún signo más evidente y real que la persona del propio religioso?

La sociedad, y en especial los católicos, necesitamos "VER" que hay personas consagradas al servicio de Dios y de su Pueblo. El "ocultismo" en que se han sumergido la casi totalidad de sacerdotes y religiosos (ellos y ellas) es, para mí, vergonzante.

Es verdad que "el hábito no hace al monje". Pero es igualmente verdad que "le identifica, le defiende y le compromete". Quien no se atreve a dar testimonio de su religiosidad con su propia persona será muy difícil que lo dé en otros perímetros.
.

Jesuita

Es alarmante ver la cantidad de Órdenes y Congregaciones religiosas que, de la noche a la mañana, se han convertido "de hecho" en asociaciones laicas, trabajadores sociales, maestros reunidos o funcionarios litúrgicos. Al menos eso es lo que aparentan.

Y me duelen especialmente los hermanos ("Padres" reclaman que les llamemos) de San Ignacio, que siempre han sido ejemplos luminosos, mientras que ahora se destacan por disfrazarse con mi corbata laica y mi vulgar americana. Demasiado "mundanizados" y "creídos" para mi gusto. (La foto que acompaño es de un eminente jesuita español con gran repercusión pública. ¡Ni el más mínimo signo de su consagración religiosa!)

Naturalmente no estoy hablando de ir con hábito (o identificación similar) a la playa, a hacer deporte, a construir una iglesia en la selva, etc. Estoy diciendo que los religiosos deben dejarse ver e identificarse, especialmente en sus círculos de actuación y en sus apariciones oficiales, porque el testimonio de su presencia es ya el primer apostolado.

Una bandera es un pequeño trapo de colores. Pero no hay nación o ejército que no se sienta identificado con su "trapo", lo defienda y lo ondee con veneración. También un hábito es una tela cosida, a veces recosida, pero con un profundo significado.
.

Santo Domingo 100

Solo arrían sus banderas los ejércitos vencidos. Estoy seguro que no es el caso de los frailes Dominicos, nuestros hermanos predicadores, a los que deseo de corazón que sigan avanzando en coherencia, presencia y testimonio.

Y, para su santo orgullo, les recordaré un extracto del "canto al hábito" del poeta dominico Fr. José Mª Guervós:

"Yo tengo un hábito, blanco
como una vida que empieza
y, como un grito de muerte,
lo cubre una capa negra...
Y no es ya la muerte signo
de terrores y tristezas,
no es ya ni muerte tan solo,
que es ¡puerta de vida eterna!...

 

Vida y muerte de la mano
juntas por la misma senda...
¡Qué meditación tan honda
mi cuerpo sobre sí lleva!
La muerte, con sus abismos.
La vida, con sus promesas.

Dominicos habito 1

Blanco es el hábito mío
lo mismo que la azucena.
Y negro como la noche
de huracanes y tormentas.
Blanco, como la sonrisa.
Negro, como la tristeza.
Blanco como la alegría
y negro como la pena...

 

Es blanco como la luna
y su cortejo de estrellas,
es negro como los vientos
gritando entre ramas secas...

 

¡Qué meditación más honda
mi cuerpo sobre sí lleva!

Dominicos habito

La vida y la muerte juntas
como alegres compañeras.
¡Qué prodigio de equilibrio
y qué lección de prudencia!

 

Negro y blanco, muerte y vida
seguiréis siendo en la tierra,
pero en el cielo seréis
negro y blanco, ¡vida eterna!"

.

¡Mi enhorabuena a los frailes Dominicos por su ejemplo evangélico, algo que hoy necesitamos en extremo! ¡Gracias, gracias, gracias!

.

Lunes, 16 de Mayo de 2016 20:15. antiguosalumnosdominicos #. VARIOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comLuis Heredia

Me quedo con el contenido íntegro del artículo y sobre todo con el último párrafo dando también las gracias.

Realmente, no sé si es cuestión trascendental la dicotomía entre Frays y Padres o entre hábito y "vestir de calle".

Para mi, fueron Padres y Frays a la vez y tan acostumbrado me tuvieron entonces a verlos vestidos de blanco y de blanco y negro como lo estoy ahora viendo a Pedro Sánchez, o a José Antonio, o al Besucón...o a tantos otros, por poner unos ejemplos. Le he despojado de su título y hábito. Lo importante es el contenido y no el continente.

Quizá debieran intervenir en este portillo los aludidos y otros por ser primeras personas aunque me temo que éstos, que viven más en la tierra que en el cielo, dirán que han colgado los hábitos hace tiempo; en sentido figurado, claro.

Frailes y Padres Dominicos, gracias, gracias y gracias.

Fecha: 17/05/2016 13:26.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris