Facebook Twitter Google +1     Admin

Fundaciones Cepa y Cerezales: grandes activos para toda la provincia de León

20190810205447-azpml-.-fundacion-cerezales-antonino-y-cinia-.-cerezales-del-condado-4.jpg

DIARIO DE LEÓN 27/07/2019

Vegaquemada, ese precioso lugar de la montaña leonesa, es para mí un paraíso. Cuando era niño mis padres recalaron allí sorprendidos por la hermosura de su iglesia y por los servicios que tenía el pueblo y que entonces no eran habituales en otros: agua corriente, alcantarillado, calles asfaltadas, grupo escolar propio, médico, cancha polideportiva, etcétera. Poco a poco fuimos conociendo otra historia de enorme calado personal y humano que, trascendiendo a la del propio pueblo, explicaba el bienestar existente en el mismo, y que ha condicionado su devenir desde mediados del siglo pasado: la de don Pablo Díez y su familia. Un gran hombre, muy singular en todas sus facetas.

De la nada supo levantar un imperio industrial y financiero con profundas raíces en su amado México y en otros países. Con motivo de mi desempeño profesional he tenido ocasión de conocer en primera persona lo que el Grupo Modelo y sus empresas satélites han representado, y aún representan, en el país americano. Don Pablo fue un empresario de gran visión y valentía; pero también de enorme inteligencia y contrastado talento para los negocios. Supo apostar en cada momento por sectores clave. En 1913 entró como socio en la empresa fundada por donBraulio Iriarte, Levadura Comprimida Leviatán, SA. Más tarde, en 1922, accedió al capital de la incipiente Cervecería Modelo, SA, promovida también por don Braulio. Al producirse el fallecimiento de éste, en el año 1932, sus herederos le vendieron su participación accionarial. Pudo así tomar las riendas de un negocio cuyos cimientos consolidaría cuatro años más tarde, en 1936, al adquirir junto con don Félix Aranburuzabala los intereses de donMartín Oyamburu en la empresa y conseguir el control definitivo de la misma.

Sin duda poseía también habilidades de organización y gestión poco comunes en su tiempo. De una de las pocas entrevistas que concedió entresaco lo que él mismo consideraba como bases de su éxito: la incansable actividad, el sentido de la previsión y la confianza ciega en la voluntad humana. Cualidades a las que de mi cosecha añadiría al menos dos más.

La primera, es la de implicar a la familia en la gestión de sus intereses empresariales. De ahí surgen nombres que han tenido una profunda influencia en la evolución de este grupo empresarial, como los de don Antonino Fernández, don Cesáreo, D. Luis y don Pablo González Díez, fallecido a principios de este año en Ciudad de México; o más recientemente, don Carlos Fernández González, presidente del consejo de administración del Grupo Modelo entre los años 2005 y 2013, cuando fue vendido al conglomerado multinacional Inbev.

La segunda, una profunda vocación humanística hacia sus empleados y filantrópica en las comunidades que le eran afines; con la inestimable connivencia de su esposa, doña Rosario Guerrero Herrero. En un país y un tiempo en los que no era habitual, proporcionó a sus trabajadores guarderías, escuelas, servicios sanitarios y otros beneficios sociales. También promovió en México asilos para ancianos, hospitales y diferentes servicios y equipamientos siempre para y en beneficio de la comunidad. Y qué decir de sus aportaciones para la constitución de la Fundación Virgen del Camino y su santuario, en León; de la Basílica de Guadalupe, en Ciudad de México; o de los decididos apoyos a centros de educación, a la promoción del arte, la cultura y la ciencia.

Esas prácticas de responsabilidad social corporativa perfilan la dimensión humana de un empresario que fue pionero en la aplicación de estos conceptos, recogidos por primera vez en la historiografía económica en 1953 por el profesor Howard R. Bowen en su obra Social Responsibilities of the Businessmen, y que él ya venía aplicando desde mucho antes.

La convicción de que hay que devolver a la sociedad parte de lo que ésta facilita a las empresas ha sido no sólo inspiración, sino norma, para sus dignos sucesores. Así, la familia González Díez ha constituido en el año 2013 la Fundación Cepa González Díez, con domicilio fiscal en Vegaquemada y sede social en la ciudad de León, cuya presidencia ostenta don Carlos Fernández González. Y en Cerezales del Condado radica la Fundación Cerezales Antonino y Cinia, con actividad desde el año 2008, presidida por Dña. Rosa María Juárez Fernández.

Los objetivos estatutarios de sendas instituciones son muy claros y no dejan lugar a duda sobre su compromiso con León y sus gentes, a saber: la primera, impulsar el desarrollo humano, personal, cultural e intelectual de las personas, especialmente de las más necesitadas, y favorecer sin exclusividad el desarrollo económico y social de la zona; y la segunda, el desarrollo del territorio y la transferencia de conocimiento a la sociedad mediante la producción cultural y la etnoeducación.

No quiero extenderme en los muchos y buenos proyectos que ambas fundaciones están desarrollando. El detalle figura en sus respectivas páginas web. Pero cabe destacar que colaboran en múltiples iniciativas de contenido social enfocadas a la atención de los más necesitados; conceden becas de estudio; patrocinan el equipamiento y docencia de centros educativos; promueven la inserción laboral de personas con discapacidad; facilitan la atención a mayores y enfermos; respaldan la investigación científica y técnica; despliegan acciones innovadoras en formación, como la de estimulación neuronal en niños. También apoyan el arte y la cultura en sus diversas formas de expresión, el deporte y la conservación de tradiciones autóctonas. Y contribuyen a la recuperación y puesta en valor del patrimonio cultural, humano, económico y social de León con apoyos, por ejemplo, a la Catedral o al Museo de la Emigración.

No soy leonés de nacimiento, pero siento esta tierra como si fuera la mía propia. Por eso, y a la vista de lo que estas dos fundaciones están haciendo en León, creo que es de justicia reconocer y agradecer a sus promotores, bien que modestamente, el compromiso con sus paisanos, con el sitio que los vio nacer, con el presente y el futuro de un territorio que necesita no sólo recursos, que ellos aportan, sino también ideas, impulsos, proyectos; aires nuevos en añejos terruños que a través de sus fundaciones contribuyen a generar y potenciar.

Gracias es siempre una hermosa palabra que es de justicia regalar a esta gran familia empresaria. Son dignos depositarios de la memoria de don Pablo. Y, con sus acciones, también un ejemplo a seguir para otras compañías.

https://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/fundaciones-cepa-cerezales-grandes-activos-toda-provincia-leon_1351700.html

Alberto Glez. Director general de la Fed.asturioana de empresarios.


 

Sábado, 10 de Agosto de 2019 20:54. antiguosalumnosdominicos #. PERSONAS QUERIDAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comRamón Hernández Martín

Me complace recrear la mirada en Vegaquemada porque fue allí, en el homenaje a fray Pedro Rey, donde realmente se fraguó mi condición de "partícipe adoptivo" de este blog y de la fraternidad que lo sustenta. Es ese un título, el de "partícipe adoptivo" que me permite abusar de este espacio para incrustar en él el correo que acabo de enviar a mis contactos:
"Queridos amigos:
Acabo de dejar en mi blog una reflexión atrevida sobre la piedra angular del cristianismo. Agosto es tiempo de luz que deslumbra y de calor que fríe. Creo que necesitamos todavía mucha luz en los tiempos que corren y que vivimos ateridos por la falta del calor humano que necesitamos. Feliz domingo para todos y atreveos con el bocado fuerte de la reflexión propuesta, cuyo enlace es: https://www.religiondigital.org/esperanza_radical/Jesus-Senor_7_2148455138.html

Fecha: 11/08/2019 11:51.


gravatar.comFernando Alonso Díez

Hace unos días cuando leí la semblanza y el agradecimiento explícito a D. Pablo y a su familia publicado recientemente en el Diario de León, me emocioné y me sentí identificado con lo profundo de ese mensaje en el que el Sr. Alberto González, desde su contexto de empresario, pero también como conocedor de otros aspectos vitales de D. Pablo y su familia, nos describía sintéticamente con análisis argumentado las muchas proyecciones que ha tenido su impresionante obra y legado.
Si escribo esta nota al pie de lo publicado en el Diario de León, y resaltado hoy por Josemari en el blog, es porque también me siento enormemente agradecido a D. Pablo y a su familia. Soy paisano suyo, le conocí de niño a él y a su esposa Dña. Rosario, conozco a su familia y sé del cariño con que siguen tratándonos a sus paisanos, soy uno más de los afortunados que le debemos gran parte de lo que somos y tal vez en mayor medida que muchos de vosotros, compañeros-amigos de este blog y por eso, en esta ocasión me siento obligado a "representaros", si me lo permitís. Nos podemos remontar a la formación que recibimos de niños y adolescentes en aquel magnífico Colegio Apostólico de La Virgen del Camino, en aquellos tan lejanos ya "años 60", un extraordinario colegio, inimaginable para muchos de los que allí llegábamos . Ese punto de partida fue, sin duda, la punta de lanza de lo que en el futuro-presente, tan bien ha descrito y argumentado el Sr. Alberto González: fue y sigue siendo una seña de identidad de D. Pablo y de la familia González a los que doy gracias por su constante compromiso con la sociedad, la cultura, la educación y por su presencia y compromiso ahora en las varias empresas y acciones que hoy desarrolla lo que antaño fue La Fundación Virgen del Camino. Mi reconocimiento impagable y muchas gracias.
PD. Os deseo a todos feliz descanso en estas vacaciones de verano.

Fecha: 11/08/2019 14:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris