MEMORIAS DE ÁFRICA | Antiguos alumnos dominicos VIRGEN DEL CAMINO - LEON
Facebook Twitter Google +1     Admin

MEMORIAS DE ÁFRICA

20071203164901-memorias-de-africa.jpg

Hoy nuestro corresponsal Justino Tribulete, Reportero Total, lo borda; no se me ocurre otra cosa que decir. Antonia, te enviamos muchos besines desde León a Kiev con todo nuestro cariño, respeto y amistad.

Querida Antonia:
                       No he tenido el placer de conocerte personalmente, pero tras la lectura de tu intervención en el blog, (club de los poetas vivos), y de lo poquito que de ti me ha contado tu hermano Mariano, no es que ARDA en deseos de conocerte, pero cordialmente si te digo que me gustaría hacerlo.
 
Como habrás podido observar, mis intervenciones en el blog suelen ser en un plan desenfado, os convierto en protagonistas de cine, en personajes de la mas rabiosa actualidad, llego incluso a  caricaturizaros sin previo consentimiento, abusando de vuestra bondad y sentido del humor, etc.
 
Pués bien, Antonia, en este caso te a tocado a ti. Lo siento.
El título de esta película podría tener ser entre otros:'Memorias de Camarata' (Venezuela), 'Memorias de Kiev' o 'Memorias de Zaire', destinos todos éllos a los que tu vocación te ha llevado. Al final, y aprovechando un bonito poster, he elegido el que en la foto aparece y que te va, como se dice, como anillo al dedo.
 
Has llegado a ver esta película?  Que noooooo?!!!  Pués a que esperas?. Tiene nada mas y nada menos que siete Oscar. Por algo será. Te diré brevemente por donde van los tiros:
 
Se trata de una bella historia de amor ubicada en Africa, entre un intrépido cazador y piloto de los años cuarenta del pasado siglo y una baronesa, danesa, creo recordar. Es, vuelvo a repetir, una bella historia de amor, no como el que tú conoces, pués los actores eran tan egoistas que solo se amaban el uno al otro, mientras que tú, por lo que yo intuyo, eres una enamoradiza empedernida: Amas a Dios sobre todas las cosas, amas a tu prójimo, amas a los kievitas, a los tutsis, a los indios del Amazonas, a los .... en fin. Que no hay ser humano que se te resista.
En nombre de todos los blogeros y en el mío propio quiero agradecerte las amables palabras que nos dedicas. Te animo a que sigas con tus  apreciadas y siempre bien recibidas colaboraciónes en el blog,que nos sigas relatando esas MEMORIAS que sin duda alguna a todos nos enriquecerán.
 
Finalmente decirte, que El Club de los Poetas Vivos ha decidido otorgarte tantos 'Oscar' como tuvo el auténtico film al que hemos hecho alusión:
 
                          Oscar a la entrega desinteresada al prójimo
                          Oscar a la alegría de vivir contagiosa
                          Oscar a la fundación de tu colegio para niños necesitados (Kiev)
                          Oscar a los mejores efectos especiales por donde has pasado
                          Oscar al mejor guión adaptado 'Ama al prójimo como..
                          Oscar a la mejor actriz de reparto (caridad ,amor,)      
                          Oscar a la mejor película (la de tu propia vida)    
                                           ¡ENHORABUENA!    
   
Soy consciente de que estos premios que te hemos otorgado no son los únicos cosecha- dos en tu larga carrera cinematográfica. El SEÑOR te premió con otras importantes distinciones como LA MALARIA, EL TIFUS, EL COLERA ....y tú, pisando fuerte, cruzaste la alfombra roja del glamour divino para recogerlos, no con humildad,si no con chulería,
alegando en tu discurso: 'me lo merezco'
 
Dice tu hermano Mariano en una de sus intervenciones ,que admira a unas cien mil personas, entre las cuales te incluye a ti. Yo apenas admiro a título personal a unas decenas, pero si a millones de personas que integran un colectivo que se conoce como
misioner@s y que son capaces, en lo mejor de la vida (22 años), como tú hiciste, de tratar de hacer de este mundo algo mejor.
 
Bueno, Antonia. Mi carta llega a su fin. Espero que te guste. No hagas caso a todo lo que los blogeros te digan, pués los hay algo gamberretes.   En lugar de tanto pedir (paella  en Villajoyosa, vino tinto  prieto picudo,etc.), también podríamos dar algo para esos noventa niños a los cuales en este momento acojes .


Si el Furriel Josemari quiere, podriamos ingresar la módica cantidad de seis euros (Prohibida otra cantidad, para que no haya diferencias de poder adquisitivo) en una cuenta que el citado Josemari diga.


En lugar de entregas individuales podriamos unificar nuestras entregas a través de los diferentes GX de España y de sus respectivos subfurrieles.
 
Recibe un fuerte abrazo y mi RECONOCIMIENTO sincero a ti ya todas las personas que como tú habéis apostado por la auténtica caridad.
 
Y ahora que nadie nos ve y nos oye: ¿De donde sacáis esa cara de felicidad, que no se puede aguantar, y que os proporcionan los mocos y la caca de los niños huerfanos, el estómago hinchado de un ser inocente que muere de hambre...
Está bien, está bien. Me lo dirás en Muelas personalmente.

Miércoles, 05 de Diciembre de 2007 00:37. antiguosalumnosdominicos #. PERSONAS QUERIDAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comPablo Huarte

A LOS HERMANOS ESTRADA. UNA MISIONERA, EL OTRO POETA.

Antonia: Te has metido en un terreno nuevo para ti, que, seguro, te va a granjear buenos amigos, y personas cualificadas, que te ayudarán a sentirte muy arropada.

A bote pronto, pienso que si ecribieras tus memorias como misionera, y dado el personal que configura el grupo de antuguoslumnosdominicos, bien pueden dar pie a todo lo que a continuación enumero:

- Una buena película de cine, y ¿quién sabe? si con premios incluidos.

- Una estupenda serie televisiva.

- Un buen serial de guiones radiofónicos.

- Una bella obra de teatro.

- Un caudal enorme, para que lo muchos poetas que integran el grupo, puedan explayarse a cielo abierto.

- Ocasión, para que historiadores y catedráticos las "expriman" al máximo.

- Cuadernos de dibujos explicativos, orientados especialmente a los más pequeños.

- Material único para los predicadores, necesitados de presentar a quienes les escuchen, testimonios de los que tanto se necesita hablar.

En fin, Antonia: Somos muchos los que podemos aprovecharnos de todo lo que has hecho a lo largo de tu vida. (Sé que esto que acabo de decir, halaga de manera especial a Mariano. Pues..., ya lo sabes).

¿Que soy un exagerado? Pues, no. Las cosas son como son, y, en nuestro mundo, los misioneros siempre se encuentran en vanguardia. Una vanguardia que enorgullece a cualquier humano.

Mariano: rebaja esa cifra. En lugar de 100.000, coloca la de 10. Y me parece que aún se podrá rebajar.

Un abrazo para esta simpática pareja.

Pablo Huarte

P.D. Mariano: ¿de qué congregación es tu hermana? No me suena que sea dominica, como dice Javier del Vigo.

Fecha: 05/12/2007 10:34.


gravatar.comMariano Estrada

Querido Pablo Huarte:

Vaya imaginación, la tuya. En un momento has hecho una película, una serie de televisión, nosecuantos programas radiofónicos (por cierto, hay que recordar que tú eras un gran entusiasta de la radio), una obra de teatro, una fuente para que abreven los poetas, los filósofos, los dibujantes… Todo ello pensando, supongo, en los cineastas, actores, escritores, filósofos, dibujantes, poetas y músicos de esta inagotable cantera que fue nuestro Colegio.

Pero no vas descaminado. Antonia tiene sobre sus hombros muchas experiencias acumuladas. Y algunas bien extrañas, aunque a ella no dejen de parecerle simples anécdotas, como ella misma ha dejado escrito. Leed, leed, compañeros:


“Permitidme esta anécdota. Sucedió a principios del siglo XX en la tribu de los Medje Mango Magbetu, mi primera misión en Congo - Zaire. Cuando los colonos belgas avanzaban por el Alto Uelé en el Ituri, querían pasar hacia el norte atravesando la selva. Los pigmeos los guiaban. Atravesaron el rió Nepoko y llegaron al territorio del Gran Jefe de los Medjes, bisabuelo de Ebandrombi padre de Makasi que fue el que me recibió en Medje. La gente de aquel Gran Jefe que ve llegar unos seres humanos totalmente blancos huyó despavorida a contar al Gran Jefe que habían visto a unos hombres enteramente “quemados” ( Las quemaduras en los negros no se vuelven a pigmentar y la parte afectada queda blanca para siempre)

Pasados unos meses sus vasallos volvieron a ver más hombres blancos, pero ya informados de que eran “batu na nodoki” (hombres embrujados.) y con orden formal de matarlos. Así lo hicieron y como prueba de la victoria les llevaron las cabezas al Jefe que guardó como “vaso sagrado” en cuyas calaveras, tanto él como sus sucesores sirven el “kongolo” (vino de palmera) como signo de deferencia y hospitalidad, para mostrar su real poder en sus dominios. Makasi y su hijo Achile no me hicieron este honor, por temor: azali mwasi na Nzambe (es una mujer de Dios)…”


Ésta anécdota la contó un día en el Foro de Muelas, que se nutría de amigos que andan repartidos por el mundo: en Madrid, Valencia, Canarias, Benidorm, Altea, Palma, Buenos Aires, Miami… Ella, desde Kiev nos dejaba alguna pincelada cuando buenamente podía. En su primera intervención, en la que, además de contar esa anécdota se dirigió un poco a cada uno, todos le contestaron con entusiasmo. Todos menos yo, que le contesté lo siguiente:


“Priviet, Antonia: has entrado en el foro con buen pie, a pesar de que vas por ahí regalando los zapatos (guiño personal, no intentéis entenderlo). Y has dejado una respuesta bonita, personalizada y atenta. Además de limpia, claro, como las misiones de la Madre Teresa de Calcuta que Fernando se ha ocupado de mencionar. No te extrañe que de ésta salga algún misionero... ¿José Miguel Palop? ¿Fernando Medrano? ¿Natalia? ¿Mar? A mí me ha pillado en otras cosas, de modo que conmigo no cuentes. Pero sí pasaré por ahí un día de estos...

Dicen que has contado una historia muy bonita (en realidad es una historia muy cruel) y que escribes fenomenalmente. Natalia pregunta si es cosa de familia. Pues mira, Natalia, Antonia escribe muy bien, es cierto, a pesar de que no lo ha practicado. Hubiera podido ser una excelente escritora, pero quiso ser misionera. También pintaba muy bien, y le ocurrió lo mismo: quiso ser misionera. Era una niña feliz, que adoraba a sus padres y a sus hermanos, pero quiso ser misionera...En fin, que lo dejó todo y se fue (Déjalo todo y ven), primero a Granada, después a Kamarata (Venezuela), luego al Zaire y finalmente a Ucrania. Entre todos esos sitios ha repartido la vida, especialmente en el Zaire, donde estuvo 22 largos años: hasta que la guerra de Ruanda-Burundi se llevó por delante su misión... ¿Os acordáis de esa guerra? Hutus contra Tutsis, y al revés. Una de las guerras más crueles que ha habido en el mundo.

Sí, Natalia, Antonia escribe estupendamente. Lo que pasa es que a partir de un momento empezaron a mezclársele los idiomas en la cabeza ¡Sabe tantos! ¿Torre de Babel? No, torrecilla de cabreo: “Mariano -me dijo un día-: tengo dificultades para escribir en mi propio idioma”. Pero ¿cuál es su idioma si ha pasado más de veinte años hablando en lingala?

En fin, Antonia, que quería hablarse a Natalia y a los demás de tus inclinaciones artísticas. De lo que pudiste haber sido. Pero ya ves, se interpuso una vocación en tu camino y te llevó por ahí, a ayudar a los necesitados del mundo. Y has sido, y estás siendo, lo que tú quisiste ser: misionera. Algo que sólo se consigue de verdad si uno se desprende totalmente de todos los bienes materiales, que son los que te atan al egoísmo. Por eso regalaste los zapatos. Dasvidaña”.

Notas aclaratorias:

Tengo que aclarar a los compañeros que esta película está basada en una idea original de Justino Blanco Villacé. Es cierto que a mí me llamó, porque necesitaba unas fotos de mi hermana, pero yo no sabía ni qué película era ni las fotos que iba a utilizar. Le mandé varias en las que está Antonia sola, pero tuvo que utilizar la que estaba conmigo. De este modo, convirtiéndola a ella en Meryl Street, a mi me ha convertido en Robert Redford. De manera que estoy encantado, pero también sorprendido.

Pablo Huarte: Claro que Antonia es dominica, de las de Granada. Se fue a las misiones con 22 años. Tal como dice Justino, estuvo varios años en la selva de Kamarata. De allí se fue a El Zaire, donde estuvo 22, hasta que el cuerpo, con todas sus enfermedades, no le toleraba más aquel clima. Entonces quiso ir a La India, pero Kiev se interpuso en su camino, por imperativo de la Congregación a la que pertenece. Y allí lleva ya varios años, en los que, de la nada, ha creado La Casa de los Niños, además de colaborar con algún Orfanato y otras Instituciones de acogida y ayuda. Tien un proyecto para intentar ayudar en lo posible a los niños considerados irrecuperables, que son los que crecen sin padres en la calle.

Hay más, pero tengo que dejarlo por ahora. Hay ciertas obligaciones que me están reclamando.

Un beso, Antonia.
Un abrazo a todos.

Mariano

Fecha: 05/12/2007 12:44.


gravatar.comLuis Barberia

De la mano de tu querido Marito voy conociendo como tú, Antonia, a muchos de estos blogueros ruidosos. Así es que, en ese sentido, andamos igualados.

Y creo que este silencio que ahora rompo, yo también un poco asustado, se debe a la admiración que sentimos por ti y tu vida entregada a los niños desamparados de Kiev. Es muy hermoso eso que escribes con tu vida y podrás comprender que ante tanta maravillosa historia que tú nos cuentas como si nada, nuestras palabras se vuelvan torpes y duden y naufraguen en silencios.

Y que puedes contarnos cuantas cosas te vengan en gana de tus experiencias, que lo haces muy bien y muy entretenidas y ahora me explico yo de dónde le viene a tu hermanito pequeño tanta inspiración y tan caudaloso el río de sus palabras.

Un amigo me ha escrito esta poesía para ti:

Si buscara en los límites del tiempo
y encontrara entre los árboles
esa belleza esquiva
al abrazo y a la luz de mis ojos,
también descansaría
y pondría mi tienda a su lado.
Si buscara y encontrara esa belleza,
tan sólo digo un instante,
un momento de luz,
aunque fuera entre sueños,
daría por terminada mi jornada
y dejaría los caminos
y no escribiría nunca más palabras
aunque fueran de aire y de nieve.
Callaría para siempre.

Un abrazo para ti y tus niños de Kiev

Fecha: 06/12/2007 00:34.


gravatar.comJavier del Vigo

La saga de los Estrada!.

La magia de las palabras!

Antonia, la protagonista. El hechizo de una vida dedicada a hacer el bien, dominica de humanidades largas y experiencias profundas, se ha colado ya por siempre en nuestro mundo de nostalgias recuperadas. Antonia, a pantalla completa...

Cuando leo los textos hagiográficos de Mariano -"Mariano, hagiógrafo de santos"-, siento aquella nostalgia lejana que alguna vez hemos tenido los humanos, por el hecho de serlo: hacer el bien por el ancho mundo, ayudando a nuestros semejantes.

Lejana nostalgia que alguna vez sentimos todos quienes un día recorrimos los pasillos "apostólicos" del colegio, en León, camino de la utopía, del sacerdocio, de un lugar en lo sagrado.

En el cartel de este “portillo”, queridos, sobra “este Robert Reford", -pequeñito, peludito, juguetón...- aunque pertenezca a la saga familiar de Antonia! Sé, además, que nuestro particular co-protagonista no se ofuscará. Justino: en la próxima campaña de distribución de "Memorias de África", te solicito que centres la imagen sólo en ella, Antonia, como protagonista única. El cartel ganará enteros. Y nuestra nostalgia de un pasado “benefactor”, altruista, quedará mejor enmarcado, más centrado.

¿Se puede dar alguna vuelta más a la idea que apuntáis? Tenemos ahijadas, tenemos Batahola, tenemos canciones del re-encuentro, la promesa de una película de los re-encontrados... Tenemos tantas cosas buenas!! Nos falta Kiev! Creo que Justino se siente magnánimo y, con él, algunos más. ¿Alguien se anima a concretar mejor la propuesta?

Por ser breve alguna vez, una de disculpas. Leí en el “Portillo de los Poetas Vivos” a José Miguel, -el amigo de Mariano, el poeta; ya mi amigo- “mosca” por no haber dicho nada yo a su invitación para comer una paella en Valencia juntos.

José Miguel, la bienvenida que te da Andrés Trapiello es mi propia bienvenida. Supongo que es el acogimiento que te damos todos quienes -por el blog- descabalgamos del caballo de los quehaceres, -su dueño y señor, José Mari Cortés incluido, que es tacañón con los dineros; pero con los sentimientos, no- para darnos un respiro y tomarse un vino. No tengas dudas; apunto en mi agenda: “cuando baje a Valencia, quedar con José Miguel, también”.

Cuanto más “grandullón” me hago, José Miguel, me siento más drogodependiente de la palabra en torno a una mesa con platos ricos y un buen vino. Creo que eres de ese club!

Feliz puente, compañeros y amigos. Yo, mañana, viernes, tengo que trabajar. Ya juramentaré “por lo bajinis”; unos, tanta dicha y otros tan poca!

Fecha: 06/12/2007 19:27.


gravatar.comJosé Miguel

Mis intervenciones de hoy en este blog creo que son abusivas, aunque las encuentro necesarias. Y aunque estoy algo cansado por el día que he llevado, después de leer los comentarios de esta página, siento la necesidad de , - y lo hago con ilusión y entusiasmo - ,contestar a Javier de Vigo ,y a la vez, aprovechar para comentar mi encuentro con Antonia y, mis sentimientos hacia su persona y obra.

Javier, es cierto, esperaba alguna contestación tuya en el apartado "El Club de los Poetas Vivos", y como me falta tiempo para todo, no me había dado cuenta que la tenía en primera página. Aunque he de decirte, que para nada, he llegado a ponerme "mosca", porque cada día que pasa, tengo más claro que hay que agradecer, como lo hago aquí contigo, las palabras de bienvenida que me has dado, y haber aceptado mi invitación a la paella cuando bajes a Valencia, será un honor. Y cuando alguien no da contestación a un comentario, hay que pensar que ha sido por que no ha podido, no lo ha creído conveniente,. o simplemente, no le ha apetecido, y todo es muy respetable.

He de darle la razón a Mariano, me has retratado rápidamente, soy persona de la buena mesa y de un buen vino, y de charlar con los amigos, aunque antepongo lo último a lo primero. Mis aficiones están puestas en la música (clásica, moderna y, sobre todo, la de los años 60), y también en el deporte, aunque prefiero practicarlo que verlo en un estadio o en el sillón-bool.

Y para que no creas que mi invitación es para que se la lleve el viento, aquí te dejo mi correo, me escribes cuando lo consideres oportuno, y ya te daré más datos míos para cuando llegue el momento. Gracias por tus palabras, tu amistad y por darme igual que Trapiello, la bienvenida, aunque mis intervenciones serán mínimas. (correo: jmpalop@telefonica.net) espero estar en contacto contigo y con quién lo quiera de este blog.

Sobre Antonia, os puedo decir que es una mujer o religiosa (bueno las dos cosas) :dulce, alegre, optimista y llena de amor para los demás. Personalmente la conocí en el verano del 2006, con motivo de la presentación de un pequeño libro de poemas de Mariano. Os puedo decir, también, que en su cara emana dulzura y alegría. Y sobre su obra, que voy a decir, que ese es el verdadero amor, el que se da desinteresadamente, inclusive dando su vida por la de los demás.

Y como me está entrando sueño, y suele pasar que, cuando me ocurre esto, no sé muy bien lo que digo, lo dejo aquí, no sin decir que respecto a esa aportación para ayudar a Antonia, - que ha sido aquí dónde lo he visto- me sumo, y solo os pediré que me deis quien la canalice, el número de cuenta para hacer mi ingreso.

Y a ver si me quedan fuerzas para decirle a Trapiello que, lo de bien puestos, creo que no, como otro cualquiera, con los mismos miedos, con lágrimas en algún momento cuando no puedo con ella, pero eso sí, ya ves, a las siete de la mañana estaba ante esta pantalla, he jugado mi partido a las 12, (que aunque he perdido 6-4, 6-4 ) he corrido como un enano. He estado en un restaurante en lo alto de la montaña, divisando toda la bahía de Cullera, y degustando los platos de la Casa, y ahora, cuando ya es la una de la madrugada, todavía estoy aquí, con avidez de aprender a escribir, y de comentar con mis nuevos amigos (permitirme esa confianza)

Un abrazo a todos

Fecha: 07/12/2007 01:13.


gravatar.comLuis Heredia

Queridísima Antonia:


El Reportero Justino,
entre todos, el más fino
de La Virgen del Camino,
pues sabes cuándo se va,
pero nunca cuándo vino,
me acaba de descuadrar.

La foto me hace dudar:
¿El Africa Tropical?
¿Kiev en época estival?
¿Muelas en algún erial?
¿Villajoyosa?… ¡Ni hablar¡

La cuestión no es el lugar.
La cuestión es familiar,
pues conociendo a Mariano,
ya me enseñó a su Platero,
a Charo con su perrito muelero,
y por nuestro Reportero,
a Antonia, que es misionera,
famosa en el mundo entero.

Antonia, estos ripios, como diría Javidelvigo, te los dedico con todo mi cariño. Siempre he admirado la labor de las misiones, no por proselitismo, sino por la renuncia a la vida fácil, cómoda y a la familia para darlo todo por los que realmente lo necesitan para sacarlos no de la pobreza material sino de la muerte espiritual y del desamparo.
Siempre me fascinó la vida de las misiones y, por supuesto, siempre rondó por mi cabeza la posibilidad de tal futuro. Pero no por cambiar costumbres tribales o culturales, sino por poner un grano de arena ante las injusticias y transmitir el mensaje de que todos somos merecedores de una vida digna y por ello hay que luchar.
Cada vez que veo reportajes como el de los niños de la calle, me doy cuenta de mi cobardía de espíritu, de mi egoísmo y de la hipocresía de la que soy partícipe y fomento cada día viéndome cómo vivo y de lo que me quejo. Espero que Dios sea leve con el castigo que merezco.
Si te queda algún segundo libre de tu vida, pide, por favor, a Dios que ampare a mis hijos.

Antonia, como Ucrania ya no debe ser Rusia, te mando un beso muy fuerte “Desde Marbella con amor”

Fecha: 08/12/2007 08:11.


gravatar.comMariano Estrada

Querido Luís Barbería: quienes han tenido ocasión de ver a Antonia, aunque sólo sea una vez, saben que se pueden dirigir a ella como si fuera una hermana o una amiga. Es la sencillez en persona, de manera que deja a un lado “esos miedos escénicos”. Muy bonito el poema.

Javier, nunca habré estado tan de acuerdo contigo. Justino no me hará quedar mal. En el cartel, junto a Antonia, no hubiera tenido que aparecer yo, sino un león africano, es decir, Trapiello.

José Miguel: tenías que haber sido misionero, porque, tío, es que se te cae la baba cuando hablas de Antonia. Ella te comprende, y te quiere. Y yo también.

Luisito Heredia: esos “ripios” los va a poner Antonia en un marco. Como siempre, pareces de otro mundo ¿Marbella está en otro mundo? Yo sé la respuesta.

Si Antonia no ha dicho nada hasta ahora, es porque no habrá tenido tiempo. Pero lo hará, lo hará… ¿No veis que Javier le resulta muy divertido? Y encima los Luises le han salido Poetas que le cantan, los Justinos y los Pablos y los Jesemigueles admiradores y creadores de fantasías…

Un abrazo a todos

Os voy a contar una anécdota de Antonia que a mí siempre me ha impresionado. Veréis, fue en África, estaba ella en la “chabola” de la misión, haciendo yoga. Tan concentrada estaba en el ejercicio que una hermosísima serpiente que había ido a visitarta, se le subió por un lateral del cuerpo y se le enrolló en la cabeza. Cuando Antonia se percató, tuvo la sangre fría de no moverse ni un pelo hasta que la serpiente, satisfecha con la incursión por su pensamiento, se fue deslizando poco a poco hacia la puerta de salida ¿Sabéis qué hubiera pasado de haberse movido?

Fecha: 08/12/2007 13:58.


gravatar.comJosé Miguel

Te equivocas, Mariano, yo nunca hubiera podido ser misionero, ¿Por qué? Pues porque soy un perdido: me gustan demasiado las mujeres, tambien la buena mesa, los buenos vinos, ¡vamos!, todo lo que está prohibido, sobre todo cuando vas al médico o al párroco. No soy agnóstico, pero casi. Y tú dirás que es eso de casi, pues como el chiste, que dice así: "Pepe, esta mañana casi he visto a tu padre". ¡Cómo que casi has visto a mi padre, o lo has visto, o no lo has visto! Verás, ¿tú padre no es maquinista de la línea 5 del metro? Sí. Pues yo he visto al maquinista de la línea 4.

Y una anécdota, aunque sea de mi enfermedad. Hace ocho años, cuando me la detectaron, a los dos o tres meses, vino a mi casa el padre de un compañero de colegio de mi hijo. Cuando lo recibí, lo primero que me dijo fue: Mira, José Miguel, tengo Parkinson, - yo ya lo había notado -. Mi contestación fue: "yo tambien". ¡No me digas, pues no te veo por la asociación. ¿A que asociación te refieres, Miguel Angel? A la de los nuestros. Será a los de los tuyos, porque la mia es el gimnasio, que allí, a veces, me toca una chica guapa y joven al lado de mi bici,y todos los días, casi me la ligo, como el del metro. Y mi postura creo que es, si no la más correcta, sí la más acertada.

Tú, Mariano, no me conoces. No tiene nada que ver el amor que le tengo a Antonia, es de las personas que admiro,respeto y defiendo dónde sea, porque dentro de ella solo hay bondad, no como yo, que soy un pecador, y aunque no lo creas, egoísta, como creo que todos, y eso sí, con virtudes (pocas) y defectos, es decir, humano.

En definitiva, la valoración que me doy es : ¡un pájaro! Y termino diciéndote que eso sí, pienso que en esta vida hay que ser consecuente y honrado en determinadas cosas,como es en el trabajo, con el medio y con los amigos: el médico debe ser médico, el bancario, bancario y, el misionero, misionero, y yo, a lo segundo le puse todo lo que supe, lo último, hubiese sido un desastre.Al medio, lo cuido todo lo que puedo, y los amigos, para mi, son sagrados.

UN abrazo

Fecha: 08/12/2007 15:36.


gravatar.comAntonia Estrada

La nyoka o serpiente

Amigos míos muy queridos:

No se si ahora tengo color paja o manzana. Cuando he leído tantas alabanzas y recibido siete OSCARS por ser actriz de una peli de tantas MEMORIAS… (no sólo de África) mi rostro pasaba de la palidez al carmín. ¡Que exagerados sois, aunque si creo que no pecáis de adulación! Os perdono, porque sois en el fondo “dominicos” de los de VERDAD. Sobra repetir cuánto os quiero.

La historia que cuenta Mariano, hay que matizarla. Antes de llegar a ella, os cuento por qué pudo entrar ese reptil en nuestra habitación. Estábamos solo tres hermanas, seria octubre el año 1980. Habíamos dejado la Misión de Medje Mango, porque allí la vida se nos volvió muy difícil y el desamparo era total. Los misioneros tuvieron que salir por no tener relevo y nosotras estuvimos casi cuatro años sin la Santa Misa (celebrábamos la nuestra, que decía la gente que les gustaba mas porque era mas variada. Orábamos con el pueblo y hasta nos pedían la confesión) En Navidad y Pascua venia un sacerdote dominico, administraba los sacramentos a los catecúmenos, niños y adultos, que habíamos preparado.

Como los disparates y persecución de Mubutu Seseko encizañaban al pueblo contra los “mindele” (blancos), hubo momentos en los que, por defender la justicia, la moral y el orden, con los alumnos e internas nos querían echar de la misión, nos insultaban y con sus brujerías estábamos expuestas a envenenamientos.

Digo que seria octubre porque habíamos terminado de trasladar las cosas a Isiro, que era la ciudad más grande del distrito, con aeropuerto, zona de frontera, fácil para la exportación del café, el oro, los diamantes y el coltán.
Unos doscientos mil habitantes, muchos aventureros blancos, bueno, una jauría humana donde se veía de todo. Peleas, alcohol, lujuria, muertes…
Aquí tenia la sede el Obispo, había institutos, colegios y entramos en ellos para impartir educación en valores y religión.

Teníamos catequesis en la parroquia, animación sanitaria y siempre llegábamos tarde a casa. Al llegar había que aderezar y encender las lámparas (éramos vírgenes prudentes) para preparar la cena, a la “belle etoille”, con leña, apoyada la olla sobre tres piedras. Romántico, ¿no?! Os veo con ganas de encender una fogata en una noche de luna africana. Esas noches en las que se escucha sin parar el tam tam y los gritos salvajes porque son las noches de danzas eróticas, rituales de iniciación, llenas de embrujo y de “brujos”, noches teñidas se sangre y pasión, de cantos y encantos, no se si románticos. Decía el jefe: “masere, ekoki na bino te, basi na Nzambe” (hermanas, esto no es para vosotras, que sois de Dios)

Lo de la serpiente, que era negra como la noche. Delante de la ventana de la habitación había escombros porque estábamos haciendo bloques de cemento para construir unas habitaciones, la ventana de esa casa tan vieja no tenía tela metálica, pues, qué bien, dormiría con las monjas.

La serpiente no se enrolló en mi cuello, me rodeó todo el cuerpo, creo que durante cinco minutos. Yo hacia los “asanas”del arado, muy concentrada. Como sabéis los pies tocan el suelo por detrás de la cabeza y ella me rozaba una y otra vez. Pensaba: qué grande es la cucaracha que hoy me molesta. Cuando hice un movimiento más brusco, para extender mis piernas sobre el suelo, ella se asustó, me saltó por el brazo izquierdo y yo como un resorte salté a la cama de una de las hermanas que se entretenía en tejer.

La otra nos leía en alto, Ágata Christi o el Quijote, no recuerdo, con la luz de la lámpara de petróleo. En mi selva, como veis, no había electricidad. Esta, nos miró a las dos, ¿Qué os pasa, estáis locas? Yo apuntaba muda al reptil y salí a la sala, me subí en la mesa, ¡¡¡ temblaba!!!… Ellas, cogieron un machete que estaba detrás de la puerta del dormitorio, la persiguieron entre la estrechez de las camas de bambú y le cortaron la cabeza. Me gritaron: ¡Puedes venir, la hemos mandado dormir con sus ancestros, mira su cabeza! – Oh, ¿por qué la matasteis si no me hizo daño? Claro, no querrás que durmamos las tres con ella…! Fue alimento del gato que nos defendía de ellas y las cazaba.

Bueno, hoy que es la Inmaculada, es la MUJER que venció a la serpiente del mal y del pecado. Que nos libre de “ellas”
Como todos los sábados, hemos tenido actividades con los niños hasta las cuatro, después con los jóvenes hasta pasadas las ocho. Por eso no os cuento más historias, porque esta mañana una de nuestras niñas de 11 años me contó la suya, y es muy triste, éstas de “nyokas” son más alegres.

Me despido con un beso de “miel”, pues me tendré que creer sin ruborizarme que soy dulce. En Dublín sucedió que estábamos revisando con el Profesor los adjetivos superlativos y dijo en plena clase: dulce, muy dulce y… Antoinette (así me llamaban en el Zaire y en Dublín) ¡Trágame cielo, qué vergüenza!
Gracias por los ánimos que me dais, para continuar esta obra con los niños, que no son tan pobres, materialmente, como los de África, su pobreza es “diferente”, mas fría, mas desalmada y cruel. El orgullo bolchevique parece insuperable. ¡Hay tan pocos misioneros en estas tierras!

Que vuestra generosidad se vea colmada, multiplicada por millones y bendecida por Dios.

Fecha: 09/12/2007 00:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris