Facebook Twitter Google +1     Admin

Ácueos Senderos

20100318195602-b3.-de-aqui-a-liverpool.jpg

Efectivamente Luis no echó en saco sin culo mi petición de poner digno pie a esta fotografía. ¡Y mira que le costó profundizar en sus recuerdos!

Hoy os invito a la lectura del relato que suscita a nuestro querido compañero Luis Carrizo el descubrimiento de esta fotografía. Hasta los escarabajos de Liverpool llegaron a temblar ante el empuje musico-innovador de este cuarteto imperecedero.

¿Quién se aventuraba en aquellos años a enfrentarse ante los virtuosos de la tiorba, el figle, el fiscorno y el archilaúd?

Leed sus cuitas, Luis me asegura que todo es verídicamente improbable.

Gracias, amigo Luis. Feliz fin de semana y reiros un rato.

Nota.- Lo de la fotografía son gestos, no es que fuesen así, ¿estamos?


 Pie de foto

No quisiera defraudar tus expectativas, querido Josemari, pero los recuerdos que esta foto me evocan, dada su antigüedad, se me presentan de manera algo confusa en mi imaginación, por lo que, te prevengo, solo encontrarás aquí la crónica deshilvanada de mi vaga memoria

En la época en que fue tomada la instantánea, los componentes de lo que acabaría convirtiéndose en el cuarteto Ácueos Senderos estaban aún en los primeros compases de su carrera artística, y muy lejos por tanto de imaginar siquiera, que la fortuna, con sus vueltas y revueltas, y sus idas y venidas, acabaría conduciéndolos por otros muy diferentes e inesperados caminos.

Por aquellas fechas – quiero recordar–, llegaron a alcanzar cierta notoriedad entre el público de internados, asilos y sociedades benéficas, interpretando country alternativo con una estética un tanto irreverente, tributo inevitable a la influencia de los de Liverpool. De allí, y degenerando (como el banderillero aquél que llegó a Gobernador Civil), pasaron al rock psicodélico, para acabar desembocando, sin solución de continuidad, en la música acuática. Pero, como un abismo llama a otro abismo, tras advertir que algunos otros colegas comenzaban a experimentar con el dodecafonismo y otras músicas aleatorias y desconcertantes, y no eran apedreados, decidieron  por su parte cambiar también de registro y navegar las aguas de lo que ciertos especialistas calificaban como música minimalista.

Fue a raíz de esta aventura cuando juzgaron muy pertinente adoptar el nombre que arriba quedó dicho, así como renovar su instrumental, por considerarlo más acorde con su nueva imagen. En consecuencia,  Ximo se pertrechó de un figle en el que soplaba con esmero; Medarde pulsaba la tiorba; José Luis chiflaba en el fiscorno; y, el cuarto en discordia, de quien solo recuerdo que era de Golpejar de la Sobarriba, tañía el archilaúd. “Cuatro poco usitados instrumentos”, solían informar con intención, en los programas de mano.

No podría darte excesivos ni más precisos detalles de este período, porque, la verdad sea dicha, su música, contrariamente a lo que sucedía a sus colegas de Liverpool, nunca llegó a calar entre el gran público, y sus actuaciones siempre discurrieron con infinita más pena que gloria.

Fue durante aquella larga época de penalidades cuando quiso la caprichosa fortuna que, todos al unísono, después de tantos años de disonancias, sintieran despertar en su interior la irrefrenable llamada del arte culinaria (misterios del insondable corazón humano). Y, como si de una obra bien ensayada se tratase, un buen día, casi sin darse explicaciones, casi en silencio, como en los grandes dramas, abandonaron el mezquino patrocinio de Euterpe, se dijeron adiós, y se adentraron en la jurisdicción de la desconocida musa de los fogones.

Aunque sé, amigo Cortés, que tu curiosidad por los cuatro protagonistas de la fotografía, se circunscribía a su exclusivo período musical,  no quiero dejar de apuntarte, siquiera brevemente, las últimas noticias que, sobre ellos, han llegado a mi conocimiento.

De Ximo alcancé a saber que, tras unos difíciles y finalmente fallidos intentos con la marisquería ¡Ah, Coruña!,  con que abrió el fuego en la capital de La Rioja, optó por buscar nuevas oportunidades, esta vez en Valencia del Cid, con la hamburguesería ¡Oh, qué sabroso!, de cuyo buen suceso vive cómodamente, una vez enjuagadas las deudas de la marisquería.

Medarde  –por lo que han llegado a contarme – se está hartando de palear duros, gracias a un restaurante para exquisitos y gente cultivada, al que intituló Amicus plato, sito en Carretera de Barañaín, 26, Pamplona. Su clientela, para que te hagas una idea, come siempre el croasán con cuchillo y tenedor.

El de Golpejar –según me dijeron– tuvo peor suerte al dejarse engañar con el señuelo del ecologismo. Regentó, en sus inicios, el restaurante semi-vegetariano Biotipo, pero las poco apasionadas reacciones que desataban entre su target objetivo las ensaladas de diente de león y los yogures desnatados, le obligaron a echar el cierre y probar nueva fortuna en Viloria de la Jurisdicción, donde abrió con nuevas ínfulas (¡nuca lo hiciera!) la casa de comidas New Gandi.

José Luis, sin embargo, ha sido un águila para los negocios (todo esto lo conozco  a raíz de una entrevista que le hicieron en el periódico, con ocasión de ser nombrado empresario ejemplar). Leyó varios libros de márketing –según sus propias declaraciones–, antes de definir sus estrategias; y, desde el principio, tuvo muy claro que tenía que segmentar el mercado y focalizar su oferta en dos nichos de clientes potenciales. Empujado seguramente por antiguas querencias, bautizó sus boyantes locales como El templo del café, y La catedral del jamón. Significaba el periodista, a modo de anécdota, que es norma preceptiva y marca de la casa, tener siempre, como fondo, en todos sus establecimientos, música de la Escolanía de la Virgen del Camino.

Luis Carrizo

Sábado, 20 de Marzo de 2010 08:42. antiguosalumnosdominicos #. FOTOS Y DOCUMENTOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comManolo Díaz

Para situarnos comienzo con una confesión pública: Soy un radioadicto. Mi adicción, como la de Lázaro de Tormes (“Yo, que estaba hecho al vino, moría por él”) no es una adicción superable.
Si en uno de esos viajes que ahora frecuento se me olvidan las gafas me resigno. Si es la pastilla crónica, por un día no pasa nada. Pero si es la radio… ¡tragedia! Salgo a la calle con el síndrome de abstinencia a trapichear por vía de urgencia la compra de un aparato. Ahora, para evitar males mayores, llevo tres en el maletero del coche.
En una ocasión Margarita y Cícero charlaban relajadamente en su hogar santanderino, con la compañía de una emisión radiofónica a la que no prestaban especial atención. De repente algo dijeron sobre la escolanía de la Virgen del Camino. Y pasaron de oír a escuchar y Cícero nos lo hizo saber en el blog para que alguien ampliara la noticia.
No sé muy bien en que paró todo aquello. Tampoco viene ahora al caso.
Lo que me interesa demostrar es que Margarita y Cícero escuchan la radio, aunque no estoy en condiciones de afirmar si lo suyo es también radioadicción.
Lo sea o no lo sea me voy a permitir un silogismo disparatado, que no encaja en ninguno de los modos aristotélicos y quebranta todas las normas de construcción.
Os aseguro que hace un año no me habría atrevido a quebrantar los sagrados principios del razonamiento deductivo. ¿Sabéis por qué me atrevo ahora? Pensad, pensad… Doy pistas: Valdés, Pajarín, Baldomero, Baizán, etc. ¿Qué son ahora? ¡Perceptores de una pensión a cargo de la maltrecha S.S.! Y claro, sin ellos en la cancha mete goles hasta un cojo. Ahí va el mío:
Premisa mayor: Margarita y Cícero escuchan la radio.
Premisa menor: Margarita y Cícero son mis amigos.
Conclusión: Todos mis amigos escuchan la radio.
Luis Carrizo Medina es mi amigo. Ergo…
Que estaba Carrizo en cierta ocasión escuchando la radio y comenzó a sentirse fatigado porque todos los oyentes a quienes se facilitaba la intervención iniciaban su perorata con un reiterativo “muchas felicidades por el programa…”
A Luis le pareció cansino. Pero como es persona de inmensurable ingenio, enseguida le encontró una aplicación práctica.
Asumo la libertad de contárosla tal como él me la relató a mí mientras ascendíamos a la alcazaba del castillo de Santa Bárbara (existen testimonios gráficos)
¿Recordáis las postrimerías? Una vez se produzca la extinción del proceso homeostático, por ende el fin de la vida (cosa que deseamos muuuuuuuuuuy luenga) nos encontraremos en presencia de Díos Nuestro Señor. ¿Alguien tiene preparado el discurso? ¿Qué decir en tal momento?
Pues Luis captó la aplicación.
Imaginaos la escena (por supuesto, en un plazo de 80 ó 90 años). Llegas al Cielo. Allí está Dios que, como buen Padre, sale a recibirte.
“¡Hombre, Luisín, ya estás tú aquí!”
Y Luis, un tanto nervioso: “Señor, lo primero de todo gracias por tu obra. Me refiero a la tierra. ¡Te salió redonda! ¡Ese pequeño achatamiento en los polos casi ni se nota!”
Lo último es cosa mía. Dios, interiormente, se sonreirá. Y con palabras tranquilizadoras responderá: “¡Pasa hasta el fondo Luisín, que te voy a perdonar hasta los años de Purgatorio! ¡Ahí te están esperando un tal Cervantes y un tal Cela!”
Manolo

Fecha: 20/03/2010 20:06.


gravatar.commariángeles

La Virgen del Camino,Carrizo de la Ribera ,Benavides de Órbigo,Villaseca de la Sobarriba,Valencia de la Ó,Que recuerdos tan nostálgicos,¡que joven era !.....Y de mi recorrido por esos lares,esta coplilla: Comer y beber,es un verdadero placer,y poder saborearun buen queso con vino,es para mi paladar un placer casi divino...(consejo,come y bebe,que la vida es breve)...Un besin Mary

Fecha: 22/03/2010 08:50.


gravatar.commariángeles

He cometido un error,¡me acabo de pesar!...Empiezo el día madrugando,en Oviedo hay cielo nublado,por lo tanto todo invita a la melancolía,aunque no sea Septiembre,y he tenido la fatal ocurrencia de pesarme,no soporto eso de "tienes que adelgazar",aunque confieso ,que no sé si me pesan más los kilos ó los años.....Es triste asumir todo esto ,creo que para una mujer es bastante duro,en especial cuando has sido un "pivón",pero yo que cuando jovencita no engordaba con nada,ahora nada más que me paso lo noto,el "quesín" de Cabrales me pierde y la sidrina es mi fuente de vida,(no la puedo dejar,es mi "droga blanda",en fin que esta ocurrencia de hoy me está dando la mañana....me voy a seguir la dieta de los grillos....pero eso sí los fines de semana,me resarciré,no quiero tentar a la "depre"pero por supuesto no me gusta estar "fondona",empezaré a caminar,pero este Oviedín con tanta cuesta....Cada vez tengo más claro que terminaré en el Gijón del alma,al fin y al cabo tengo amigos y familia,y allí tengo a mi gran pasión ,ese Cantabrico que siempre me quitó penas y nostalgias...Bueno,ha sido buena terapia la de esta reflexión,se me está pasando la mala sintonia,empiezo a estar optimista...¡a luchar contra los kilos!.....Un besín,.....Mary

Fecha: 23/03/2010 11:35.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris