Blogia
Antiguos alumnos dominicos VIRGEN DEL CAMINO - LEON

CON SIERRA Y CENTENO

CON SIERRA Y CENTENO

Podríais pensar que me refiero al título de una novela o al nombre de un grupo de música popular. Pues ni lo uno ni lo segundo. Es que nos fuimos el Quique Muñiz, mi hijo Alberto y un servidor a comer en Nocedo con Josemari Sierra y Manolo Centeno, mi tocayo en víspera de su operación quirúrgica y Manolo siguiendo su tratamiento.

¿Por qué nos queremos tanto?

7 comentarios

José Mª Sierra Tascón -

Pero acrodaréis conmigo que, los más de lo más, más guapos y todo, Alberto y un servidor.
Besos.

Luis Heredia Alvarez -

Pues a mi me gustaaaasss, guarrón.

josemari cortés -

sí, sí, mucho Sean Connery y Fernando Rey, pero en casa no paso de "guarro" y me conminan a afeitarme.

Luis Heredia Alvarez -

Total, que el que peor estaba del cuarteto era Alberto por tener que sostener a los tres mocetones. De su padre, Sean Connery, no digo nada porque le tiene que sostener y soportar a diario.
Estais los cuatro fenomenalmente bien. Lo sé porque hablé con Manolo hace poco y Josemari Sierra ya me lanzó una sonda para confirmarme que iba todo según lo previsto; o sea, cojonudamente bien.
Al Quique, ni se le nota la inyección ni la fiebre. Debe ser porque siempre anduvo muy caliente.

Y al Sean Connery, le cambiamos el hábito blanco por uno marrón y le decimos a Chema Sarmiento que ruede En el Nombre de la Rosa II con exteriores en La Paramera.

quique muñiz -

Y sí, Jose Mari:
NOS QUEREMOS TODOS más de lo que es habitual.
Y en estos casos en que a alguno de "los nuestros" se le quiere doblar el calendario, lo percibimos con absoluta nitidez y nos alegramos de poder ofrecer y recibir este sentimiento tan inusitado como auténtico.
Y es que hace cinco años que están amaneciendo abrazos que hibernaron más de cuarenta años.

Y Manolo y Jose Mari tienen un corazón imparable.
Y abrazan casi como Alberto.

quique muñiz -

Pero Jesusito... si ya te perdoné en menos de hora y media...!
No sé para qué lo cuentas.
Y yo tampoco voy a decir lo que comimos por que no tiene nada que ver con los menús que estuvimos decidiendo para el "PALENCIA EN EL CAMINO" y que son mucho más apetitosos.
Contaré, pero sólo por que tú me lo pides, y para que veas que tengo narices (sin que otros de mayor y más aplaudido apéndice se molesten)que yo te invité a tí a comer.
Pero también me fui sin pagar mi cuenta.
. . .
Oye: en cuanto me detalles los últimos matices de los acuerdos con restarurante y Hotel, de tus llamadas telefónicas de hoy, preparo una nota para el Furri y para que publique con exactitud definitiva los datos de programa y costes definitivos a que hemos llegado.
Y lo recordaremos más veces, pero insisto, adelantándome, en que el ÚLTIMO DÍA de reserva del hotel es el próximo 20 DE SEPTIEMBRE.
El sábado éstaba reservada la habitación de A. Argüeso, dando ejemplo de actitud y exactitud (aún después de su comentario de hace días no sé si sigo perteneciendo al GL o sólo a la Organización de este evento).
Allí formalicé mi reserva y la del Furri.Isabel.Alberto. Además de la de Froi.Angelines.
Hay que concretar, y después de las aclaraciones que hagamos en el portillo de estos días, las reservas de habitaciones cuanto antes. Por que hay algunos gastos fijos que hemos prorrateado entre todos los que calculamos que asistirán.
Y, si despues de los malos tratos de Jesús Herrero, aún nos pillamos los dedos...

Jesús Herrero Marcos -

¡Vaya quinteto de bandarras! A los malitos, aunque se les ve ya casi buenos, les deseo una recuperación rápida y total. Al Furri le pregunto: ¿y esa barbita, so cachondo? Supongo que será el nuevo look para Palencia. Si vas así yo me dejo flequillo.
Con Superquique estuve el sábado de manera es que le ví bien, quitando unas pequeñas molestias que le causó una antitetánica (me refiero a la del tétanos, o sea, teta no, no vayais a pensar mal). Andaba con 39 de fiebre y luego le rematé con unas palmaditas en el brazo de la inyección. No dijo nada porque es educado, pero le salía humo por las orejas y se puso de colores. Además creí oírle mascullar por lo bajines algo así como “mecagüentoloquesemenea” mientras me miraba con los ojos perdidos hacia la infinitud del azul celestial. Supongo que estuvo a punto de desmayarse, pero yo le sostuve agarrándole fuertemente (porque el tío es grande) por donde la inyección. Finalmente todo pasó, o sea que bien. Quique, si tienes narices cuéntales a éstos lo que comimos y quién invitó a quién…